9 de noviembre de 2012

Azzurra (III)

Es salir de España y darse cuenta uno de lo mucho que sostiene nuestra vida Internet. En Italia es verdaderamente difícil encontrar lugares donde haya wifi gratis. Y aunque viene bien desconectar algún rato, uno piensa que lo mejor es tener la posibilidad de pecar de vez en cuando. Pecar en esta ciudad santa tiene su aquel. No faltan ofertas para infringir todos los pecados. Pero no. La red gratuita, la que en breve dominará el mundo porque es como el beber, está inaccesible en la mayoría de locales de ocio italianos. Y no será porque los italianos no usen el móvil...
Visitado El Vaticano e intuida la amplísima colección de iglesias y palazzos. Revisada la biografía entre disoluta, alucinada o anodina de tantos y tantos Papas. Se deduce que solo el poder del dinero ha podido mantener a flote esta historia. Esta maravillosa historia del arte religioso, expresión mundana de un reino que no es de este mundo ni, casi con toda certeza, de ningún otro.  Hay un momento en que el turista y el creyente tienen que elegir entre visitar Pignetto o pasarse la mañana en Villa Borghese. El dinero, la curia y el dinero, la religión y el dinero, la virtud y el dinero, el dinero, dinero, dinero... Come together¡¡¡



*****

Según palabras de la señora viuda de Aldo Moro, en 1978, meses antes del secuestro, el secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger había amenazado a Moro: "Te pasará como a Allende si la Democracia Cristiana pacta con los comunistas". La señora viuda de Moro recuerda el miedo que pasó su marido aquellos días y que llegó a enfermar por ello.
En mayo de 1978, el cadáver de Aldo Moro apareció en el maletero de un coche abandonado en pleno centro de Roma a mitad de camino entre la sede de la DC y la del PCE. Creo que fue el primer cadáver fotografiado que me impresionó al verlo.





*****
Goethe, gran viajero por Italia: "Pero sus estridentes ladridos solo son señal de que cabalgamos...."

4 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte

ch dijo...

¿Pero ya estás de vuelta?

ch dijo...

No recuerdo el momento en que apareció el cadáver de Aldo Moro pero sí la desaparición de Emanuela Orlandi.

TheoSarapo dijo...

Orlandi, Bolonia, Aldo Moro, achille lauro


Aqui nadie aclara nada