12 de junio de 2011

Mares de dudas

Sí, es cierto. La entrada del partido de Cascos en la vida política asturiana ha dejado a los periódicos, a unos mas que a otros, sumidos en un mar de dudas. Y eso que la estrategia del ganador está clara y bien clara. Es como si el momento por el que pasamos segregase una extraña melaza de cansancio y torpor mental que bloquea los circuitos neuronales de los escritores. No me he repuesto aún del torpor mental que me produjo el Correo catalán que se marcó ayer Espada. Hoy he tenido que agarrarme a la mesa para no caerme de la silla tras leer el comentario de Millás sobre la foto de Zapatero, aquél a quién Millás comparó con JFK. Ya estaba un poco mejor pero tras la lectura de los dos editoriales de El País me ha dado un vahído y he tenido que ponerme las sales. Yo, así, no sigo.


*****

Rosalía Mera, una millonaria de izquierdas. Es lo bueno que tiene la socialdemocracia, que todo es posible en Granada...y en La Coruña. Cuenta el reportaje que la ex señora de Ortega al separarse se psicoanalizó y estudió Magisterio. Por lo que a su curación psíquica respecta nos tememos que hubiese salido adelante incluso con la bendición de agua bendita. Es con este tipo de pacientes donde funciona bien el psicoanálisis. A fin de cuentas las buenas neurosis las sufren los que pueden permitírselas. ¡Anda que no estuvo vivo el judío!


*****

En la ingrata labor de volver a poner a Avilés en el mapa tras las varias reconversiones sufridas, este salto de un joven atleta local en Maebashi hacia 1999 tuvo una cierta relevancia.

26 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días. Y buena suerte.

Anónimo dijo...

Se ha caído Lorenzo en moto GP y se baja del liderato. Me alegro.

Josepepe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josepepe dijo...

Era abril y estábamos en el pueblino más alto del conceyu pegando la hebra con el único celta allí empadronado cuando aparecieron tres en un coche a hacer campaña por Cascos...

*****

Mucha gana tengo de permitirme una neurosis.

Loiayirga dijo...

Si un millonario no puede pagarse una imagen presentable de persona de izquierdas es que no es un millonario.

Anónimo dijo...

que raru ye todu.

BT

Anónimo dijo...

La socialdemocracia es una chorrada al lado de la versatilidad del liberalismo: por el flanco de la libertad de empresa tenemos a Pinochet y sus Chicago boys, a los Bush, a Berlusconi, ...; por el flanco político a Vaclav Klaus, Reagan, Thatcher, Aznar, ...; por el ideológico-cultural a FAES, Jiménez Losantos, Ramírez, ...
Si Adam Smith y Stuart Mill levantaran la cabeza correrían a gorrazos a toda esta patulea que se ha quedado con el santo y con la limosna (si sólo fuera la limosna ...).
Y Sarapix, emulando a su maestro, dando su pellizquito de monja.

Loiayirga dijo...

La película de París de W Allen me ha parecido una birria. Horrosa, aburrida y completamente prescindible.
No es para verla dos veces, decía una señora al salir.
Ni una, si uno pudiera.

TheoSarapo dijo...

Como bien dice Mario bunge, el liberalismo aúna oportunismo e improvisación. No seré yo quien lo desmenta

Anónimo dijo...

Si todo es posible también en el liberalismo ¿a cuento de qué viene ese pellizquito? A fin de cuentas la fauna sedicentemente liberal es bastante más variopinta y contiene más hipócritas y delincuentes.

cat dijo...

Si aquí ya todo el mundo es liberal: que va por libre, que hace lo que le da la gana. Y punto.

M.A. dijo...

En La Voz-El Comercio se han hecho algunos buenos análisis.
****

No lo acabo de entender. Es millonaria, no Misionera de la Caridad. ¿O acaso no hay pobres de derechas?
***

Que se mejore lo antes posible. Está en las mejores manos para ello.

M.A. dijo...

Es interesante eso que dice BT: lo de cerrar la boca. Cada vez que creo tener algo que decir, y consigo callarme unos minutos, me doy cuenta de que la realidad se las apaña perfectamente sin mis delirios. Como se puede ver, pocas veces lo consigo.

Anónimo dijo...

LUNES 13 DE JUNIO DE 2011

Hoy todos somos Hemos leído
.



Muchos lectores habituales de Hemos leído habréis comprobado que el blog hoy no está accesible. Nos hemos puestos en contacto con Marisol Galeote y nos ha contado que un hacker (o sea, un mierda) ha entrado en el servidor y ha borrado su contenido.

Fuente: Sala de lectura.

cat dijo...

No creo que discuta nadie que de callarse casi nunca te arrepientes y de hablar sí, como que de callándose todos esto se vuelve no aburrido si no aburridísimo. Si se calla no leo los Diarios.

Anónimo dijo...

En el diario socialdemócrata de la mañana publica hoy Félix Ovejero un artículo que merece la pena.

Anónimo dijo...

España está económicamente KO. Dirigida por un hombre políticamente KO”, dice Le Monde.

matias valles dijo...

Debí advertir a Ryan Giggs





MATÍAS VALLÉS
La película ¡Qué dilema! -espero que este texto no le gane demasiados espectadores- narra las tribulaciones de un ejecutivo que descubre la infidelidad de la esposa de su mejor amigo, sin que ni siquiera lo haya elegido a él para consumar su pasión adúltera. Durante dos horas, que al espectador le parecen bastantes más, el dueño del secreto se debate entre ocultar o comunicar la traición conyugal a su compinche. La trama recuerda a una novela ejemplar de Cervantes, pese a la evidencia de que nada satisface tanto a un ser humano como dar una mala noticia. En especial, a alguien próximo y querido.

Una variante del dilema examinaría la conveniencia de advertir seriamente a nuestras amistades de los riesgos en que incurrirán, si se embarcan en aventuras extramaritales. En este concepto de la denuncia preventiva encaja mi experiencia personal con Ryan Giggs, estrella futbolística del Manchester United, finalista de la última Champions y ahora pasto de la prensa tabloide y de las gradas, donde recibe más insultos por sus infidelidades que si se hubiera emparejado con Shakira.

Hace exactamente un año, me encontraba en un gimnasio entrenando con Ryan Giggs. Es decir, yo trotaba miserablemente mientras el futbolista desarrollaba la exigente tabla que llevaba anotada en un papel, con puntillosa disciplina prusiana. La mera contemplación de sus contorsiones me provocaba más sudores que mi esfuerzo agónico. Lo vi tenso, pero lo atribuí a la concentración que necesita un hombre al borde de los 37 para mantenerse en la altísima competición. Su cuerpo había expulsado hasta la última molécula de grasa. Me recordaba a Luis Enrique, otro prodigio atlético. La esposa del inglés paseaba por los alrededores de nuestro santuario.

Giggs no tenía lípidos, pero tenía libidos. Como compañero de fatigas, debí advertirle de los riesgos para su carrera de una vida sexualmente desordenada. Válgame de excusa el régimen espartano a que se sometía, donde percibí una entrega familiar sin fisuras. Pensé que no engañaría a su mujer salvo que esa instrucción figurara en su carnet gimnástico. No adiviné una relación de ocho años con su cuñada, entre muchas otras. Aquel día aprendí dos cosas. Primo, el sexo mantiene el cuerpo más fibroso que el gimnasio. Secundo, en todo varón anida un abominable Tiger Woods, no siempre con el mismo swing que el golfante.

M.A. dijo...

Acabo de leer la última entrada de “Cine y política” (link a la derecha). Tiene razón Ovejero: suficiencia.

Loiayirga dijo...

Está muy bien el artículo M.A.
¿Qué os parece lo del hijo puta que se hacía pasar por una lesbiana siria?
La gente cree que hace las cosas bien y lo que sucede es que al final nadie se va a creer nada. Menudo memo.
Anda que menuda putada para la tia americana que cruzó 500 mensajes con ella. Un HIJO DE PUTA, con todas las letras. La historia me suena.

Anónimo dijo...

A los suplantadores que van de izquierdistas había que cortarles la polla con la hoz y metersela por el culo a martillazos

Loiayirga dijo...

Me parece exagerado el correctivo pero no me parece del todo mal para cualquier tipo de suplantador.

lafoca dijo...

Cada día leo comentarios más atinados en este blog. Menos los míos, que soy una insultadora profesional. Y a mí también hay historias que me suenan.

M.A. dijo...

Poco que decir, Loia. Estoy de acuerdo con Espada. ¿La analogía con Paz Vega López? Bueno, está bien como recurso, pero nada más. Es como comparar la plaza Tahrir y Sol.

M.A. dijo...

BT, ¿qué le parece la nueva camiseta?

cat dijo...

Parece ser que AE copio la comparanza a Mercutio, o coincidieron.

Un lector de novelas empieza pensando que son fiel reflejo de la realidad y acaba sabiendo, se tarda más, que lo real es, casi, otra historia bien aderezada. Se vuelve más escéptico (primera acepción de escepticismo), descreído, le resulta todo más ajeno.

La impostura está a la orden del día y desde siempre, aquí y allí fuera.