18 de mayo de 2011

Cosas vistas

Ha sido extenderse la spanish revolución y entrarme una afición desmedida por los mítines. Esa cosa a la que llaman Democracia Real. Me imagino al pobre Ferlosio desesperado con tanta contradicción...El ser humano, perro que habla, es básicamente un ente imitativo.

55 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenas noches y buena suerte

Gutiérrez dijo...

El cinismo de gabilondo dando pisto a los indignados y de paso advirtiendo que ojito con abstenerse o votar en blanco. Iñaqui tendrá que refundarse.

cat dijo...

"Cosas Vistas," y yo;
con la única variante posible: de aquel esos son los malos al actual todos son igual de malos. ¡Prefecto!

Echo en falta a garra rufa.

Loiayirga dijo...

Qué lastima que Zapatero no esté en la oposición. Con lo bonito que sería verlo acudir la puerta del Sol con los parados cabreados como uno más. Qué bonitas frases podría inventar y qué hermosas fotos saldrían del encuentro con los jóvenes utópicos. Y para terminar podía coger una pancarta y protestar contra esta Guerra que Europa le ha montado a Gadafi.
Qué duro es estar en el poder, ¡¡te impide tanta demagogía!!

Loiayirga dijo...

El ser humano, perro que habla, es básicamente un ente imitativo.
----------------
Como esto no lo explique un poquito más me parece que algunos se van a quedar sin entenderlo. No lo digo por mi, que conste, yo lo entiendo todo, que para algo soy tan listo.

Loiayirga dijo...

Qué quiere decir Ferlosio.
¿Democracia y real son términos incompatibles?

Hable por el hygiaphone dijo...

La estupidez de la izquierda llega a veces a niveles insospechados: ahí está la Sexta, jaleando a los perroflautas de Sol, ninguno con perfil de votante del PP. Los del PP, mientras tanto, riendose, claro. Llevando las cosas al extremo, los del PP querrían que que TODOS los de izquierdas hicieran lo mismo. Que acamparan en las plazas y no fueran a votar.
Dios, qué país.

esto sí que mola dijo...

Cuatro donaciones multiorgánicas en los hospitales Puerta del Mar de Cádiz y La Axarquía, de Málaga, han permitido realizar 13 trasplantes de órganos en 24 horas en varios centros andaluces y en Valladolid, según la Consejería andaluza de Salud, informa Efe.

Anónimo dijo...

Es que son ustedes muy mayores para comprender estas cosas de los jóvenes. De la mocedad, quiero decir.
pipurrax

Anónimo dijo...

Loia, no estás bien.


Tantos y tantos foros y webs políticas como he visto en 11 años, en algunos incluso participé, tanto individuo que se dedicaba a arreglar el mundo desde la silla de un ordenador, unos como entretenimiento y con buenas argumentaciones, otros con quilos de tonterías, tanto supuesto militante de partidos o movimientos de todo tipo, tanto comprometido social y resulta que por lo que he observado por los paseos virtuales que me he dado por algunos de ellos, unos atacan al movimiento DRY, y otros se descojonan. Al menos al principio, que ahora se están quedando alelados, pero como les conozco de muchos años, noto perfectamente quiénes han acudido y quién no, y van muy pocos procedentes de esas webs.

La dinamo que ha estado alimentando el motor han sido redes sociales que nunca fueron creadas para menesteres políticos ni sociales, principalmente twitter y facebook y los que se han movido han sido principalmente estudiantes, de ideas políticas moderadas, no vinculados a partido alguno, ni a sindicatos, ni a nada, aunque en su mayoría sean de izquierdas. También trabajadores/as., y algunos miembros de sindicatos, en representación individual, ya que no van representando al sindicato ni a partido alguno sino a ellos mismos, que están puteados como cualquiera, y que además eran gente que no se movía por foros o webs políticas.

¡Qué paradojas! Y para remate, mientras los ultraderechistas manifiestan que detrás del movimiento están anarquistas, resulta que estos atacan a los DRY, o los critican, y no está acudiendo ninguno.


Pese a que las manifas acudamos pocos salvo en las grandes ciudades, en realidad representamos a millones en todo el mundo. Hemos despertado la simpatía de sectores amplios de la población, cosa nada difícil, porque somos sus hijos, sus amigos, sus hermanos. Y porque no son tontos, y ven cotidianamente la falta de perspectivas de millones de personas, que les trastoca todo, su vida, sus ilusiones, etc, que por mucho que seamos países ricos y con recursos, y aunque tengamos unos mínimos básicos, carecemos de muchos derechos en determinados ámbitos, y de oportunidades, en silencio, se transforma calladamente un país. Porque mucha gente solamente se puede plantear tener un hijo, ya que a duras penas puede con más, para acceder a viviendas necesitan dos sueldos, hipotecados de por vida, sus estudios no les valen para nada, su experiencia profesional en los casos de los que la tienen, tampoco. Aumentan los divorcios, los problemas psicológicos, etc, se transforma todo, porque si una pareja convencional no puede crear proyectos familiares (por cierto, que a la Iglesia, tan defensora de la familia parece no importarle la situación), si se divorcian, tendrán más problemas económicos ambas partes. De hecho, o pro ejemplo, habrá gente que no pueda siquiera hacerlo debido a que no tendría alternativa económica, y tiene que convivir en un núcleo familiar que le está amargando. Y así, millones de pequeñas vidas, no apagadas, pero si bastante tocadas. No hablemos ya de los que están todos los miembros en situación precaria, con todos los familiares parados, y los que no se casan, porque no pueden mantenerse ni ellos.

Así que eso conlleva despoblación por narices, en zonas con tendencia a la misma, con el consiguiente problema que se deriva de la misma, y con ser estos grave, los problemas se podrían estirar hasta la saciedad. De ahí que aunque en ciudades pequeñas acuda poca gente, el movimiento haya despertado tanta atención y tanta simpatía, y precisamente los ataques hayan venido de supuestos militantes políticos supercomprometidos que te cagas con la sociedad, ¡anda ya! Iros a cagar. La gente pasa de utópicos, de extremistas, y de montones de cosas, quiere ver cambios, aunque sea poco a poco. La gente quiere proyectos de vida, dignos, quiere sus derechos, pues las obligaciones ya las soporta, y quiere cosas justas.

Anónimo dijo...

DocJambri, no se haga el oscuro que no le pega. Usted, hombre de frente despejada. No he entendido nada de su entrada.

Yo sólo digo que más allá del marqueting sonso de la "democracia real" existe un cabreo generalizado. Y que se note y que se sienta. Harto ya de que las únicas aglomeraciones se produzcan a la salida del fútbol, un espectáculo que, si no es para joderte a ti y a Mercutio, no me interesa lo más mínimo.

JB

Loiayirga dijo...

He oído hoy por TV que uno de los puntos de las asambleas de Sol pide un referendum para saber si queremos República o Monarquía.
¡Dios nos pille confesaos!
Craneos privilegiados.
Esta gente nos va a arreglar España en dos días a poquito que se esfuercen.

Alvaro Delgado Gal en ABC dijo el 12 del 5 dijo...

ESTÁ enrareciéndose el temple de los ciudadanos. O para ser más exactos, comienza a cambiar su percepción de ese gran hecho, económico al principio pero ya mucho más que económico, que llamamos «la crisis». La crisis con artículo determinado; la conmoción, o el desorden, o el desconcierto, que trae al retortero a las administraciones y los analistas económicos desde hace tres años por lo menos. O quizá más, según el país y las circunstancias. Delego en los expertos la fechación rigurosa de los procesos, causas y concausas cuyo desenlace fue eso, la crisis. El caso es que para los profanos, quiero decir, para casi todo el mundo, la crisis ha dejado de integrar un evento, una súbita frustración de las expectativas, para convertirse en una situación. Políticamente, y vitalmente, las situaciones se caracterizan por no estar circunscritas en el tiempo. El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo fue un evento. Pero la Gran Guerra, hacia 1917, no constituía un evento sino un estado de ánimo: una manera de sufrir las cosas que había anulado el recuerdo de la historia anterior y que obligaba a los europeos a existir de otra manera. No pretendo que se desmesure la analogía, y que se me interprete en clave cataclísmica. A lo mejor resulta, vaya usted a saber, que los síntomas de recuperación en dos o tres economías se extienden y que dentro de un par de años volvemos a estar la mar de contentos. Todo lo que quiero decir es que la mayoría hemos renunciado a cerrar los ojos y contener la respiración a la espera de que, ¡hop!, haya pasado la crisis. A decir verdad, no esperamos nada en especial, sino más de lo mismo. Somos como el pasajero que, aburrido de que no llegue el tren que ha ido a coger a la estación, abandona la posición sedente en el banquito de madera —una posición de alerta— y acomoda su anatomía al decúbito supino, fijos los ojos en el techo. Por el techo se deslizan sombras, espectros de cosas en movimiento. Y el pasajero se pone a

imaginar historias, al borde del sueño o del caos. Un examen rápido, objetivo, de las especies que atraviesan la opinión confirman que esta ha ingresado en una fase inédita de volubilidad y, me aventuraría a añadir, de potencial peligrosidad.

Y continuó dijo...

D Tras una primera etapa en que se cedió la palabra a los economistas profesionales, en ocasiones insoportablemente reiterativos, han empezado a entrar desde los arrabales otras voces, desmarcadas de la disciplina partidaria y de la circunspección que se gasta en los ámbitos académicos. Hasta cierto punto, esto es saludable, ya que los problemas de todos son eso, de todos, y por tanto no deben quedar confinados en el área jurisdiccional del que exhibe un diploma o un premio Nobel. Pero la novedad también representa, o podría representar, una señal incipiente de descomposición. Entiéndanme, de descomposición del sistema. Durante la Revolución, Marat agitaba los distritos de París echando por delante a los colporteurs, a los vendedores de periódicos ambulantes. Los buhoneros perforaban con noticias delirantes un espacio público que se había hecho vulnerable precisamente porque nadie mandaba: no mandaba la corte, no mandaba la Iglesia, y empezaban a no mandar los philosophes, entregados a la tarea infinita de construir castillos en el aire desde los escaños de la Asamblea Nacional. Yendo a lo nuestro: tras una reacción muy conservadora de los gobiernos, conservadora por cuanto se ha procurado preservar al máximo la estructura financiera, a costa en esencia del dinero del contribuyente, lo que ha venido a ocurrir es que nos encontramos en un cruce de caminos verdaderamente delicado. Los problemas se despejan a medias en tal o cual enclave y en absoluto en tal otro, no es posible seguir haciendo lo mismo, y no se atisban alternativas, dentro de la política regular, a eso que no se puede seguir haciendo. Financieros, políticos, instituciones, aparecen, vistos desde fuera, y aunque su grado de responsabilidad sea muy distinto, formando un solo cuerpo. Si la cosa sale mal, que quiera Dios que no, financieros, políticos, instituciones, serán recordados, sin meterse en dibujos, como matices, expresiones diversas, de un Antiguo Régimen que experimentó su

asalto a la Bastilla con la quiebra, digamos, de Lehman Brothers. Tal principian a proclamar los buhoneros. Unas veces con cierto grado de elaboración, y otras dando al aire mensajes pintorescos.

Y aún dijo más dijo...

En el haber de la buhonería inteligente, hay que incluir Inside Job, uno de los pocos filmes que lleva aguantando meses en las carteleras de Madrid y de todo el mundo. La tesis de Inside Job, un documental premiado con el Óscar, es que una oligarquía rapaz e improvisada ha secuestrado a la clase política y desviado la acción del Gobierno en provecho propio. No se salva nadie: ni Reagan, ni Clinton, ni Bush, ni Obama ni, por descontado, los peces gordos de Wall Street. Aunque panfletaria, la película logra, como se dice en los policiales, montar bien el caso. Un libro reciente y serio —Winner-Take-All-Politics: How Washington Made The Rich Richer And Turned Its Back On The Middle Class—, firmado por un catedrático de Yale y otro de Berkeley, redunda, fundamentalmente, en la misma idea, y según revela la adenda al título, insiste mucho sobre el grado creciente de desigualdad que las malas prácticas económico-políticas han introducido en la sociedad americana. El mensaje de Inside Jobsuena a izquierdas. Pero podría sonar igualmente a las protestas del Tea Party, descalificado en España como de extrema derecha. ¿Lo es? Permítanme que no me tome estas excomuniones demasiado en serio. Cuando el núcleo se fragiliza, lo extremo se hace ambidiestro: dice más la distancia respecto de los poderes establecidos que el corrimiento hacia a un lado u otro del espectro.

Y para terminar... dijo...

El segundo gran suceso ha sido literario. Stéphane Hessel, un hombre de noventa y tres años y antiguo resistente, invita, desde un panfleto mínimo —¡Indignaos!— a nacionalizar la economía, levantarse contra los periódicos cómplices del desaguisado —no los enumera, pero se tiene la impresión de que no se salva ninguno con más de diez mil ejemplares de tirada— y poner a los ricachones cleptómanos en su sitio. En la edición española, José Luis Sampedro, el prologuista, desciende a precisiones y empeora todavía más el portentoso ensayo del prologado. Sampedro iguala a los pudientes con los que se han quedado con el dinero de todos. La ecuación, leída de derecha a izquierda, identifica como pudientes a Madoff y compañía. Recorrida de izquierda a derecha, condena como ladrón a Bill Gates o un empresario que haya tenido suerte vendiendo utillaje agrícola. Dado que Sampedro no distingue entre condiciones necesarias y suficientes, ahí se vaya lo comido por lo servido, y a quien Dios se la dé san Pedro se la bendiga.

No creo que el rugido de dinosaurio que han emitido estos escritores célebres, airados, e infantiles, señale el curso de las cosas por venir, incluso en la peor de las hipótesis. El hecho, sin embargo, de que su libro se esté vendiendo como rosquillas anuncia que los clamores y las invectivas irán subiendo tanto más de tono cuanto más tarden los que están arriba, bien a impulsos del voto, bien del dinero, en sacar el negocio adelante. La voz del socializante Krugman era, si bien se mira, una voz de felpa, de esas que glosan jazz minoritario en FM a altas horas de la madrugada. Ahora llegan los auténticos chillones. Esperemos, por el bien de todos, que no tengan ocasión ni coartada para chillar por mucho tiempo.

enrique hugo dijo...

Dicen que DSK ya tenía previsto un metisaca rápido con una azafataen el vuelo de vuelta a París cuando fue detenido. Se ve que quedó con ganas.


¡Ah¡ ¡La France¡
¡Ah¡¡ la Gauche¡

TheoSarapo dijo...

Bernales, no te hagas el izquierdidta sensato que todos sabemos lo que piensas de los perroflautas indignantes. Que tú todo lo más revolucionario que ha hecho es cantar Si yo tuviera una escoba...

heptafon dijo...

No hace falta mucha imaginación para entender el proceso. Tenemos una inmensa cantera de veinteañeros bien en paro bien submileuristas, con posibilidades remotas de acceder a una vivienda, con posibilidades escasas de un trabajo estable.
Asisten a un espectáculo político desolador. Los principales partidos enfangados en una continua disputa casi colegial cara a la galeria, convenientemente amplificada por los voceros de uno y otro signo.

Ven la cifras que se manejan: miles de millones de euros citados con ligereza.

Si a esto añadimos una herramienta muy poderosa: internet, es relativamente fácil canalizar ese descontento.

Loia, es libre vd de criticar a ZP; se lo merece. Pero estar en el poder no exime de la demagogia. Ni de las estupideces: "toda España esta esperando un cambio. Empieza el 22" Pues en Madrid, para cambiar hay que votar a alguien distinto al suscriptor del slogan.

Por último, para enterase de lo que pasa hay que olvidarse de TV y demás: Facebook y twitter nos dan la fuente misma de los protagonistas, sin intermediarios y a través de ahí se accede a más información.

En FB han pasado de 80000 a 180000 amigos en un par de días.

Por último, puede que repitan el pasado, pero para ellos es la primera vez. Es preferible esto al botellón ¿o no?

Anónimo dijo...

Hepta, como bien sugeriste ayer, todo esto es como una digestión pesada.

enrique hugo dijo...

Jode que tomen el pelo.

Jode que vayan de no votes les votes y de antisistema y saquen un manifiesto que es el catálogo de peticiones de Izquierda Unida. ¿A quién quieren engañar?

Anónimo dijo...

1º Si el PP no fuese a arrasar el domingo aquí no se movía ni Dios.

2º Mucho circunloquio para no decir la verdad: ZP eres el principal responsable de lo que nos pasa porque eres un irresponsable.

Cat dijo...

Con el Tamayazo ya votamos cambio. Puede que sea el momento de otro: ¡Queremos una deuda graaaande y libre, como todos!

Loiayirga dijo...

Mis alumnos de cuarto de la ESO, los que más participan en la asignatura de Ética, se sienten todos bastante solidarios con los acampados de Sol.
Mi hijo (21 años) nunca va a votar. Hay un descontento lógico entre la gente que no consigue trabajo o no puede pagar la hipoteca. El problema es que toda esa masa indignada no tiene grandes ideas (al menos eso creo yo) de como pueden cambiarse las cosas. Son gente absolutamente heterogenea que no puede articular nada minimamente presentable.

A mi me ponen un montón estos chicos.

TheoSarapo dijo...

A mi me ponen un montón estos chicos.





Ya, ya

Loiayirga dijo...

Cuando no se puede hacer cumplir la ley.

El Gobierno del PP no pudo mandar a la policía a desalojar la calle Génova cuando la abucheaban el día de reflexión. ¿Por qué? No porque fuera legal aquello sino porque una carga policial los hubiera hundido aún más.
Algo parecido le pasa a Rubalcaba. ¿Cómo desaloja a los de Sol el día de reflexión sin hundirse en la misería?
Supongo que tendría que hacer cumplir la ley (estamos pendientes de la decisión de la Junta Electoral Central) pero ¿puede permitirse ser tan impopular?

Loiayirga dijo...

Sarapo, no he querido nombrar la cantidad de pechos turgentes que tienen que moverse por Sol sin que yo pueda disfrutar de su apariencia.

TheoSarapo dijo...

Sarapo, no he querido nombrar la cantidad de pechos turgentes que tienen que moverse por Sol sin que yo pueda disfrutar de su apariencia.

10:42 PM


La pena es que esos pechos luego escriben lo que escriben y se te viene todo abajo ¿ a que sí?

Loiayirga dijo...

Según Victoria Prego no hay que tener en cuenta las propuestas (que son tonterías) pero sí el malestar ciudadano que nos muestran.
Ay, si no tuviera que ponerme a corregir exámenes ahora mismo me iba a acampar. A ver si podía intercambiar pareceres con alguna indignada receptiva.

Loiayirga dijo...

Sarapo, está usted críptico.
¿Los pechos escriben?

Loiayirga dijo...

Sarapo, no se puede venir muy abajo aquello no está arriba. No sé si me explico.
Ya solo me funciona el mando a distancia: la vista.

Loiayirga dijo...

Y me pongo a corregir, ¡leche!

Anónimo dijo...

yo siempre imagino estas movidas de la siguiente manera: ex-boy scout con barbita grunge amigo de las mujeres que toca la guitarra y finalmente se zumba a la típica solidaria de tetas grandes e ideales no menos grandes al final de la asamblea.

lo siento, pero soy un miserable con una imaginación muy pobre.

BT

Loiayirga dijo...

Qué rabia me da no ser joven y guapo.




Dios me ha condenado a ser solo guapo.

Loiayirga dijo...

Me temo que las relaciones sexuales que nazcan de estos encuentros no sean todo lo tiernas que sería deseable. La indignación es lo que tiene: los encuentros me temo que tendrán un caracter un poco sado.

Loiayirga dijo...

JODAMOS AL CAPITAL

y de momento apañémonos un poco entre nosotros.

Loiayirga dijo...

Me dicen a través de Twitter que como son contrarios al bipartidismo están absolutamente probidas las parejas. Solo se permiten tríos.

Loiayirga dijo...

probidas? podridas? prohibidas?

Loiayirga dijo...

Por favor que alguien me quite el teclado de las manos.






Y la botella de orujo.

Loiayirga dijo...

Soy heterosexual. Ya lo tengo claro.
Pero no me decido a decírselo a mi esposa. No le dije nada antes de casarnos y ahora me da no se qué.

Anónimo dijo...

Un talk show para loiayirga ya!

Loiayirga dijo...

Si me acerco mañana a donde están acampados en Salamanca a lo mejor les llevo alguna lectura. Pensaba llevarles lo de “Indignados” de Hessel y el especial que sacó “Hola” sobre la boda del príncipe Guillermo que tiene unas fotos muy chulas.

Anónimo dijo...

loia dijo
Qué rabia me da no ser joven y guapo.
Dios me ha condenado a ser solo guapo.
...................
Si yo hiciese ese chiste, no tendría gracia.
pipurrax

Hable por el hygiaphone dijo...

De momento, además de tocar la guitarra, lo único que hacen es beber -es un botellón gigante- y fumar petas.
Nuestros "jóvenes" son realmente, ridículos.
Ya le hubiera gustado a Mubarak tener una protesta semejante.

M.A. dijo...

Voy con el Depor.

El que tocaba la guitarra nunca se comía nada. Éramos los demás los que tocábamos lo adecuado.

TheoSarapo dijo...

Pipurrax, eres un genio. Por soporatr con tan buen talante esa condena de ser hoy más guapo que mañana

TheoSarapo dijo...

HASTA DONDE YO SÉ EL QUE PILLABA FIJO ERA EL GUITARRA, EL QUE CANTABA: VEO UNA LUZ QUE VASILA...Y PROMETE DEJANOS A OSCURAS....

OTRA COSA ERA LA CALIDAD DE LO QUE PILLABA Y LAS CONSECUENCIAS DEL PILLAJE PASADOS UNOS MESES. AL TERCER TRIMESTRE MUCHAS VECES NO QUEDABA YA CLARO QUIEN HABÍA PILLADO A QUIEN

L.A. Confidential. dijo...

¡Indignaos!
Esta noche, María Dolores Pradera en el Campoamor de Oviedo repasará sus grandes éxitos.

L.A. Confidential dijo...

Los indignados alientan la movilización de la derecha.
Encuestas hechas entre ayer y hoy en Asturias coinciden: la ola FAC será un tsunami.

Anónimo dijo...

¿quién bajará mañana?

BT

ana dijo...

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo...

ana dijo...

Me voy a ve Atrapa un millón ¡Con ordenador y todo!

perroflauta dijo...

El Perroflautista es la mejor aportación del 15M a la historia española

M.A. dijo...

Mecagüen, USTED TOCA LA GUITARRA. Si lo sé no digo nada.

Yo creo que hablamos de cosas distintas. Usted de grupos más o menos organizados y yo de reuniones en la playa a la noche, cervezas, y uno que solo acariciaba la guitarra (más bien mal) mientras los demás estábamos a lo que estábamos; mordisqueando lo que nos dejaban.

BT, le deben una al Depor.

heptafon dijo...

Si a alguien le parece una novedad el perroflauta o una aportación reciente, una de dos:
* o es Pedro J
* o hace más de 15 años que no pisa una ciudad en España