14 de abril de 2011

El buen Gabilondo

Lo de Iñaki Gabilondo es adictivo. Afloja razones y las anega de sentimientos. Ayer, el columnista Antonio Rico le proponía como paradigma de la seriedad como la esfera lo es de la redondez y Jorge Javier Vázquez lo es de la zafiedad. La última vez que oí diagnosticar esta forma de pensar alguien la llamó fanatismo o al menos forofismo. Pero estando el buen Iñaki por medio se llamará de alguna forma inteligente y aplicada.
El buen Gabilondo, que tantas cosas ha hecho bien, no ha sabido irse a tiempo. Esa derrota cruel de su telediario a manos de Gran Hermano. Y esta última aventura. Ese ¿Qué diría Iñaki? o La voz de Iñaki. Pura filfa. Si algo saben sus devotos de antemano es qué dirá Iñaki ante cualquier tema. Como lo saben los feligreses que acuden ritualmente los domingos a escuchar la homilía de su párroco de cupo y acaban elogiándole hasta el levantamiento de hostia. Es la agonía del periodista esa predecibilidad. En la alargada sombra del buen Gabilondo rebullen dos conversaciones que son como plomo en las alas. Aquel patético "Presidente ¿ordenó usted el terrorismo? "y esa otra que empezaba.."Os conviene, os conviene la crispación.." mientras sobre su espalda se proyectaba en HD una parábola entre un fariseo y un publicano.
No. No creo que Gabilondo sea un librepensador, un verso libre. Gabilondo no pasa de ser el manual científico adoptado de manera férrea y hegemónica por una poderosa manada, el catón moral de una comunidad de creyentes algo evolucionada. De ahí su rabiosa vigencia. Pero ese valor, como el de los sacerdotes que ocupan esos púlpitos, está programado en el tiempo. Entre cinco a diez años se escritura la caducidad de los libros de ciencia.Gabilondo nunca ha sentido el frío de la soledad del pensador que va por libre ni ha asumido el tremendo riesgo que supone fallar sin contar con el apoyo fiel e incondicional de una intifada.



*****

La vió entrar en el autobús con la risa alborotada. La reconoció al instante pese a que habían pasado tantos años...Ella pareció no reconocerle. Refugiado tras las gafas de sol la recorrió con la mirada. Por primera vez en su vida sintió que le dolían mucho, muy fuerte los ojos. Hasta que se le escapó una lágrima.



*****

El segurata del detector de metales. A voces desencajadas: "¡Vayan quitándose todos los objetos metálicos: cinturones, chaquetas, relojes, botas¡ ¡Repito! ¡todo lo metálico! ¡cinturones, chaquetas y ordenadores!"


*****

Se presentan en en el Círculo de Bellas Artes las Obras Completas de Carlos Castilla del Pino, uno que sí se atrevió a trascender a la manada y a crear un mundo y un pensamiento propios. Asistieron una treintena de personas y Juan Cruz. La falta de verguenza de la psiquiatría, de la psicología y de la medicina nacional pasa por hechos como este. A Don Carlos, al revés que a tanto pope de pacotilla, cada día se le lee más y mejor.

11 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días. Y buena suerte

Anónimo dijo...

El es absolutamente independiente. Lo que pasa es que, casualmente, lo que piensa coincide punto por punto con el ideario, pero es coincidencia.
Pipurrax

del blog de josepepe dijo...

A los 33 años Cristo dejó de predicar, Buda se sentó y no se paró más y Raúl marco su gol número 71 en la Liga europea.

Ch dijo...

No sé que interés puede tener el videoblog de Gabilondo.
No encuentro ningún informativo ni intento de análisis de la actualidad en el periodismo que aporte nada al ruido de fondo.
Las tertulias de radio y televisión se han convertido en miniparlamentos donde se reproducen los argumentos de sus amos punto por punto y en las que se opina sin una mínima reflexión previa.
Resulta curioso ver en los canales digitales por la noche las tertulia de LaSexta, la de Veo7, la de tve, la de Telemadrid... antes de que hablen ya sé que es lo que van a decir. Mientras uno habla la mayoría de los tertulianos teclean en sus iPads e iPhones sin ninguna vergüenza. No puedo descartar que alguno consulte las instrucciones de su enlace en el pp o en el psoe.
Pues esto de Gabilondo lo mismo.
Sólo leo a MMF y a JPQ. No me interesa nada de los demás.

Para hoy:
1-3.

TheoSarapo dijo...

Dos a uno

Anónimo dijo...

Está muy bien su reflexión sobre Gabilondo, pero lo mejor es su polivalencia: si cambiamos de cofradía, estaríamos hablando por ejemplo de Arcadi Espada. Y Gabilondo nunca ha perdido el oremus hasta el punto de creerse un demiurgo capaz de formar partidos o de montar empresas periodísticas, con el ya sabido éxito de público y crítica.

Anónimo dijo...

"Esa derrota cruel de su telediario a manos de Gran Hermano."
Al menos lo suyo fue una derrota ante la inexorable voracidad del dinero. Y cayó con dignidad.
¿Cómo calificaría usted lo de Espada con Factual?

TheoSarapo dijo...

Asumo la poli ale CIA en otros casos. No en de espada. Cierto que no es un gestor ni un político. Pero no ha sobreseido el gal ni alentado las majaderías de idiota solemne como hizo el buen Iñaki.

Con respecto a la manada observes e la relación de espada con sus compañeros de periódico.

Anónimo dijo...

Razona usted como cofrade arrobado que no ve defectos en su ídolo (sólo le falta decir que además es más guapo) y creo que sobran los insultos. Ambas cosas debilitan su argumentación.

Anónimo dijo...

Mezclar a Gabilondo con Espada... Si algún día un Messi calvo y regordete se arrastra por esos campos algún gili sarapiano lo comparará con aquel Mané que le metió un gol imposible al Oviedo.

Anónimo dijo...

Ciertamente, es un dislate comparar a Gabilondo con Espada. Además de más guapo, Arcadi tiene unos colegas más divertidos y variados: Ramírez, Sostres, Losantos, ...