5 de diciembre de 2010

Un beso inteligente

"No me des un beso inteligente. No quiero un beso cruel". El recuerdo de Pedro Casariego Córdoba desde uno de sus mejores versos. PeCasCor no tuvo suerte en la vida. Uno de sus libros, Pánicos y pómulos, fue prologado por Pedro Laín Entralgo. Para el finísimo poeta, la vida se acabó convirtiendo en una lata. Abrasado por el fuego, escribiendo poemas que eran como cuadros, combates de angustia contra razón, como le describió Ricardo Barnatán, PeCasCor se tumbó sobre las vías del tren una fría mañana de 1993. No estaba Millás para indultarlo.


*****

Son estas tardes que preludian el invierno, frías, cortas y tristonas. Vayas donde vayas la luz siempre escasea. Ni siquiera nieva. Ni siquiera hace frío. Ni siquiera pasa nada. Todo es silencio y espera contenida. Estos días miserables.


*****

Cuando Jordi Bernal entrega su cuerpo a la alegría escribe sobre Casavettes de manera tal que ni el propio Cassavettes lo habría hecho. Es curiosa la devoción de Bernal por Cassavettes. Tal vez la mirada madura, entristecida, compasiva y dulce de Gena Rowlands tenga mucho que ver en esa filia. Pero sin especulaciones vagas, a Cassavettes le pega y mucho el lento y denso blues bernaliano.




*****

Se espera con ansiedad la columna de Sostres defendiendo a los controladores aéreos.

15 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenas noches y buena suerte.

meca dijo...

Me voy apañando con este post y sus links. Madre mía, qué nivelón...

gandul dijo...

Mas que Cassavettes por Cassavettes a mí lo que me gustaría leer es Cassavettes por Rowlands.

Anónimo dijo...

MEMORIAL DE AGRAVIOS

Con la elegancia que le caracteriza y el señorío del que siempre ha hecho gala, el Real Madrid se lavó las manos y dejó que el árbitro hiciera el trabajo sucio del partido. Así que Pérez Lasa fue ablandando al Valencia hasta que, con la expulsión de Albelda, el equipo de Emery alcanzó el punto óptimo de maceración. Y, superada la indigestión que había sufrido, el Madrid se lo zampó.
De nada valieron las pataletas previas del otrora capitán —y todavía, vigente hechicero del vestuario— sacando a relucir el «memorial de greuges» sufridos por el VCF en el Bernabéu. Más aún: a la vista de los acontecimientos, la rememoración de las infamias padecidas ante el Madrid, devino en contra de Albelda y de su equipo. Pérez Lasa pertenece a esa especie de árbitros chulapones que marcan territorio. Aquí estoy yo, porque he venido, y os vais a enterar. Y a fe que así sucedió. Frente al inocente pío pío valencianista, el poderoso gallo indiano se pasó la semana denunciando no sé qué imaginarios atracos perpetrados la semana anterior en el Camp Nou y demandando sobreprotección arbitral para Cristiano Ronaldo.
El redoble atronador de los tambores madridistas de guerra logra, semana sí y la otra también, predisponer la voluntad de los jueces, a los que se acoquina o reblandece según convenga a la causa. La División Panzer mediática arrambla sin miramiento con los más elementales principios de equidad informativa, tratamiento igualitario o mirada desapasionada.
Total, que el VCF volvió a ser mano de santo para un rival que precisaba de urgentes cuidados paliativos, después del tremendo manotazo que le tumbó en el Camp Nou. A Unai, la manta se le quedó corta. Le dio para taparse los pies, pero le dejó al descubierto la cabeza. Es lo que hay. Y no da para más.

J.V ALEIXANDRE

Anónimo dijo...

LA HISTORIA INTERMINABLE

Un capítulo más para la extensa e inacabable historia de agravios sufridos por el Valencia en el feudo del Real Madrid. Antes de la República, el equipo se retiró del terreno de juego indignado por un arbitraje que les hurtó con descaro una remontada épica. Aquel árbitro nunca más volvió a pitar. En los cincuenta le pitaron tres penaltis en contra cuando el Valencia iba ganando y, por supuesto, acabó con diez. En los sesenta le anularon tres goles y aún así arrancó un empate que debió ser un triunfo claro, en los setenta le robaron con premeditación y alevosía la liga del 72- sucedió en Mestalla, el día de San José- y en tiempos recientes la colección es variada, hay de todo un poco: cada año, variaciones sobre un mismo tema. Este partido nos lo sabemos de memoria.
Albelda representa mejor que nadie la indignación legítima que sufre el valencianismo. Su expulsión viene a demostrar que existe una vara de medir diferente para determinados equipos. También viene a ratificar algo que ya se sabe desde hace mucho tiempo- la sospecha se ha convertido en evidencia- a tenor de lo visto: en el Bernabéu, los árbitros se vienen abajo y barren para casa. Por supuesto, no lo hacen de forma descarada, al contrario, es un goteo en ocasiones imperceptible, hecho con oficio y de forma sibilina, minan al contrario del Real Madrid con una sucesión interminable de faltas o de tarjetas, le condicionan, le cortan las alas poco a poco, sin que se note demasiado. La valentía y la personalidad que demuestran en otros escenarios, desaparece en el campo de La Castellana. Saben las consecuencias que les reportaría no ser consentidores con el anfitrión, no quieren exponerse a una feroz campaña de descrédito del arrollador entorno mediático madridista. Se quitan del medio y se ahorran problemas, ya escampará.
El Valencia no se cortó un ápice, desde el presidente a los jugadores, con Albelda a la cabeza, pasando por el entrenador. Llorente acertó con el titular: “cuando no es por el árbitro, es por el árbitro”. De acuerdo, toda la España neutral lo vio y lo sabe, pero es el momento de rebelarse contra ese injusto orden establecido y revertir la situación. Ya está bien de robos e injusticias. El Valencia tenía a los diez minutos dos jugadores amonestados, a la media hora tres, antes del descanso cuatro. No se puede consentir esa persecución gratuita. No se le deja jugar, cuando en otros partidos para sacar la primera amarilla se lo piensan y se lo repiensan.
Es el momento de la acción. Con el presidente del club a la cabeza, se debe luchar por una causa legítima. El resultado del partido queda desvirtuado por el arbitraje de Pérez Lasa, cuyas credenciales hacían temer lo peor. ¿Qué baremos se siguen para la designación arbitral?, misterio inescrutable, pero desde luego, con este sistema todo sigue igual que siempre y ya estamos hartos de esta historia interminable, hay que acabar con un régimen discriminatorio e inmovilista. Por dignidad y respeto aunque luego los papanatas de turno se desgañiten con alabanzas al ser superior y sus endiosados caprichos. Han logrado el prodigio de poner en su contra a todos los demás. Los bocazas y los estómagos agradecidos del florentinismo cumplen de forma tan obediente su papel como la mayoría de los árbitros cuando le pitan al Madrid. Una vergüenza.

PACO LLORET

Anónimo dijo...

Entrevista a Aleixandre en mayo de este año.

¿De qué equipo eres?

Del Real Madrid, no. Esa es mi primera militancia futbolística. Así de fuerte, de negativista y de paranóico estoy, ya lo sé, no hace falta que me lo digan los demás. Y así de feliz estoy esta temporada, disfrutando con los "éxitos" de mis colores favoritos.


Una pena que esté tan mayor y tenga todas las papeletas para dejarnos pronto. Gente así hace falta para tirar del país.

Anónimo dijo...

Paco LLoret, en cambio, no tiene ninguna pinta de ir a palmarla. Solamente escribe mal y es un estómago agradecido.

Anónimo dijo...

Y dedicado al que ha colgado los artículos de Aleixandre y Lloret desde aquí mi emocionado recuerdo y mi gratitud eterna a Inchausti y Fausto Martín.

Anónimo dijo...

De estómagos agradecidos se trata precisamente. Empezando por Indra y acabando por Relaño. Ese es el tema. O Enrique Ortego, o el jefecillo de la Sexta. A estómagos agradecidos nadie les gana.

Lo que me emociona es que para saber quien fue Fausto Martín hace falta haber estudiado el tema. Es decir, anónimo, ha hecho usted los deberes...felicidades.

BT

Anónimo dijo...

Caray BT parece mentira que no me conozca, para mí la historia del REAL MADRID no arranca enj el año 2000. De antes también sé algo.

Anónimo dijo...

He escrito enj y es una errata, no que el anónimo sea Bono.

Anónimo dijo...

Cuando niño uno de los grupos de música que me gustaban eran Intocables. Loquillo y los Intocables. Luego descubrí la referencia. Un grupo de ley que luchaba contra la Cosa Nostra. Contra Sostres, por ejemplo.

http://www.youtube.com/watch?v=_61X4_RL3CU

-"Tú amigo murió gritando como un cerdo irlandés".
(Arrojando al vacío al terrorista)

-¡¿Es así como gritaba mi amigo?!"

España, un país ciertamente curioso para con el terrorismo...

James Boswell

SARAPO dijo...

Cierto que hay cosas de las que no debe hablarse. Sobre esas cosas es sobre las que hay que escribir.




ENCONTRADO ESTA MAÑANA EN UN LIBRO DE MARÍA ZAMBRANO

menudo... dijo...

7 de diciembre.
El día en que Cantona había llamado a las víctimas del capitalismo a retirar el dinero de las malvadas entidades bancarias.
Ni él mismo ha acudido a las sucursal que indicó a sacar 1.500 € como había prometido.

Anónimo dijo...

Anonymous tira las webs de Paypal, la Fiscalía sueca, Twitter, Joe Lieberman, Post Finance y Mastercard. Por ahora, que parece que no se acaba ahí el ataque.