19 de diciembre de 2010

Pasa la vida

Ayer, los 8 kilómetros de Castrillón. Pese a los temores, igual que el año pasado. Hice el mismo tiempo aunque este año el recorrido aumentó en 500 metros. Más gente que nunca. Unos 1200 corredores. Mejores sensaciones. Hay que seguir trabajando. Como el año pasado, coincidí con Harry que me recordó las reglas básicas de la carrera: la cabeza alta para respirar lo mejor posible, el braceo constante, regular y la respiración, rítmica. En realidad, las reglas de la carrera son las reglas de la vida: llevar la cabeza alta y mirar siempre adelante y respirar bien. No nos damos cuenta de lo importante que es saber respirar. Un tipo que no respiraba bien escribió un libro de seis tomos para contar sus dificultades con la falta de aire. El libro ha tenido muy buena acogida. Se titula En busca del tiempo perdido.


*****

Algo tiene que romperse en la pareja cuando nace un hijo. Los hijos reordenan la dinámica de la pareja. Los hijos unen pero también desunen, decía Felicidad Blanc en El Desencanto. Ella, tan fría y tan distante... Pero algo importante tiene que romperse para que una madre vallisoletana envenene a sus dos hijos antes de que se vayan con su padre o para que un señor de Denia le pegue un tiro a un niño para no verle marchar con su madre. Algo importante, insisto.


*****

Desde mi ventana. Foto Apresurada.

15 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días. Y buena suerte.

M.A. dijo...

No sé si la palabra es “romperse”. Te conviertes, nos convertimos (padre y madre) en insignificantes planetas orbitando la nueva estrella.

Y Ch, ¿no fue a Castrillón?

Luego paso, que tengo que llevar a la estrella al SanFer.

Anónimo dijo...

LNE, edición de hoy.

De acuerdo con la Policía, el presunto asesino alquiló un coche con el que se desplazó hasta el domicilio de la víctima, compró un cuchillo en las inmediaciones y después le apuñaló tras esperar durante varias horas frente a la vivienda.

¿No se supone que la policía está para todo lo contrario?

el caso dijo...

Detenido un hombre que voló de Madrid a Berlín para matar al presunto amante de su esposa
El presunto asesino esperó ante la vivienda de un ciudadano alemán que mantenía una "relación de amistad" con su mujer y le apuñaló


JESÚS DUVA - Madrid - 19/12/2010



Agentes del Grupo VI de la Brigada Judicial de Madrid han detenido en la capital a Teodoro Martínez Esteban, de 47 años, como presunto autor de la muerte de un alemán, Bernard Khöler, que creía que mantenía relaciones sentimentales con su esposa. Para ello, voló a Berlín, mató a la víctima e inmediatamente regresó a Madrid. Todo en 31 horas. Para justificar esta ausencia le dijo a su mujer que iba a hacer un curso laboral de dos días fuera de la ciudad. El presunto autor alquiló un coche con el que se desplazó hasta el domicilio de la víctima, compró un cuchillo en las inmediaciones y después le apuñaló tras esperar durante varias horas frente a la vivienda. La rápida actuación conjunta de las policías española y alemana con el concurso de Interpol permitieron arrestar al responsable, que ha sido trasladado a Alemania para proseguir las investigaciones.


El día 5 de noviembre, un ciudadano alemán fue apuñalado cerca de su domicilio en Berlín, falleciendo poco después. La policía alemana averiguó que la víctima tenía algún tipo de relación con una ciudadana austriaca residente en Madrid. El mismo día del homicidio, los agentes germanos contactaron telefónicamente con ella y le informaron de lo sucedido. Asimismo, le dijeron que había indicios de que su marido podría estar implicado en el crimen ya que había volado a Berlin un día antes.

Rápidamente, la mujer, junto con sus dos hijos menores, se dirigió hasta la comisaria de Getafe (Madrid), donde manifestó el contenido de la llamada que había recibido horas antes. También informó a la policía que su marido le había dicho que tenía un cursillo laboral a las afueras de Madrid los días 4 y 5, por lo que se ausentaría de su domicilio durante esas jornadas. Igualmente, la mujer confirmó que conocía al fallecido, con quien mantenía una relación de amistad por medio del correo electrónico y SMS, y que temía que su marido pudiera haber descubierto los mensajes y hubiera sido víctima de un ataque de celos.

En ese momento, se inició una urgente colaboración entre las policías española y alemana a través de Interpol, ante las sospechas de que su marido pudiera ser el responsable del crimen. Averiguaron que éste había regresado a España el día 5, por lo que condujeron a la mujer y a los dos menores hasta una casa de acogida. Las autoridades judiciales alemanas emitieron una orden europea de detención y entrega que fue trasladada de forma urgente a los agentes españoles. Finalmente, Teodoro Martínez Esteban fue detenido en las inmediaciones de su trabajo, en Tres Cantos (Madrid). Tras ser puesto a disposición judicial, fue trasladado a Alemania donde continúan las investigaciones.

Anónimo dijo...

Por el camino de Swann (1913)
A la sombra de las muchachas en flor (1919)
El mundo de Guermantes I y II (1921–1922)
Sodoma y Gomorra I y II (1922–1923)
La prisionera (póstuma, 1925)
La fugitiva (póstuma, 1927)
El tiempo recobrado (póstuma 1927)

¿Ustedes no cuentan siete?

Anónimo dijo...

Deppiendde d cmo ze mire poooooorqueeeeeeeee e venio d muxa farra y conteo catorseeeeeeeeee.

Anónimo dijo...

http://huidadelmundanalruido.zoomblog.com/archivo/2010/08/25/el-Sindrome-De-Medea-Madres-Y-Padres-Q.html

Anónimo dijo...

Respirar mal fue condición necesaria pero no suficiente para escribir En busca del tiempo perdido. Lo mas común es respirar mal y escribir peor.

gandul dijo...

Marcel Proust, un asmático en busca del tiempo perdido



El asma marcó la vida de Marcel Proust. El escritor francés, nacido en 1871 y muerto en 1922, fue un niño débil, muy protegido por su madre, que a los nueve años sufrió su primer ataque de asma.

La enfermedad nunca lo abandonó a pesar de intentar combatirla de muchas maneras diferentes: tomando café, inyectándose adrenalina, inhalando estramonio, fumando tabaco y marihuana y recurriendo inútilmente a otras drogas.


El estilo es muy personal con frases muy largas, difíciles de leer en voz alta sin quedar sin aliento. Sin embargo, quienes lo conocían, dicen que Proust hablaba así a pesar del asma.

gandul dijo...

Marcel Proust, un asmático en busca del tiempo perdido



El asma marcó la vida de Marcel Proust. El escritor francés, nacido en 1871 y muerto en 1922, fue un niño débil, muy protegido por su madre, que a los nueve años sufrió su primer ataque de asma.

La enfermedad nunca lo abandonó a pesar de intentar combatirla de muchas maneras diferentes: tomando café, inyectándose adrenalina, inhalando estramonio, fumando tabaco y marihuana y recurriendo inútilmente a otras drogas.


El estilo es muy personal con frases muy largas, difíciles de leer en voz alta sin quedar sin aliento. Sin embargo, quienes lo conocían, dicen que Proust hablaba así a pesar del asma.

Anónimo dijo...

“¡Porqué el asma cual certero enemigo espera la noche para atacar? se preguntaba Marcel Proust, quién fue una sensible víctima del asma nocturna, según nos lo refiere Pietro Citat en La paloma apuñalada”. “La hora favorita era la noche. Sin previo aviso llegaba cuando dormía profundamente, lo despertaba y lo aterrorizaba. Sufría de terribles crisis de asfixia en las que no podía respirar, ni hablar, ni comer, ni escribir, de pronto empalidecía, tenía sudores fríos y el cuerpo se helaba. Solo podía permanecer inmóvil como un cadáver, esperando que la atroz divinidad se fuera. El asma recluyó a Proust en la noche. La hora de ir a la cama se desplazó hacia la mañana. Al final se estableció un ritual donde saludaba la luz del sol, besaba a su madre que venía a darle el buendía y se dormía entre las ocho o nueve de la mañana para despertarse entre las tres y cuatro de la tarde.”. Así se creó la leyenda tenebrosa sobre Proust que decía “…Yo el ser extraño, que esperando a que la muerte lo libere, permanece inmóvil como el búho y como él ve claro solamente en las tinieblas”.

Anónimo dijo...

yo por ejemplo respiro mal porque tengo el tabique nasal desviado...

por cierto muy floja "Balada triste de trompeta"...sólo hay un momento en que me descojono...cuando el hombre bala se mete la gran hostia final contra la cruz del valle de los caídos...la peli ni conmueve, ni entretiene, ni enseña nada que no sea pensar que el director es un enfermo...

BT

marsel proust dijo...

Madre, prefiero tener crisis y tenerte que no tenerlas y no tenerte.

Anónimo dijo...

AVILES
«Sí, me estoy dando a la fuga»
Un joven pide ayuda para localizar al individuo que, según sostiene, escapó tras dañar su coche
20.12.10 - 02:18 - R. D. | AVILÉS.




Eran las ocho y veinte de la tarde del viernes cuando Sergio Miguel Aguilera circulaba con su turismo, un BMW de color azul, por la avenida de Portugal. Al llegar al entronque con Severo Ochoa se detuvo ante un paso el paso de peatones cuando, según señala, recibió el impacto de otro vehículo, un Fiat de color claro, en la zona trasera del suyo.
«Entonces me bajé y hablé con el conductor del otro vehículo. Quedamos, de muy buenas maneras, en hacer un parte amistoso». Su sorpresa, según relata, llegó cuando la persona que, según sostiene, golpeó su coche, volvió a su vehículo a buscar la documentación, metió la primera y lo adelantó. «Me metí en mi coche y empecé a perseguirlo», explica Sergio Miguel Aguilera.
Su siguiente encuentro, al toparse con una caravana, fue aún más soprendente, según relata el afectado. «Me bajé del coche y le pregunté si lo que hacía era darse a la fuga. Contestó: sí me doy a la fuga».
Según relata Sergio Miguel Aguilera, el supuesto infractor se dirigió a un garaje, hasta donde le siguió el afectado que fue después a la Policía Local a presentar una denuncia. «Allí me preguntaron si tenía testigos, pero es que con las prisas de seguirlo no me dio tiempo de conseguirlos». Por eso pide que si alguien vio la escena se ponga en contacto con él a través del teléfono 622789423.

meca dijo...

Vaya cara. Echarle la culpa a los niños. Sólo podría aceptar esta tesis de que algo se rompe en casos extremos. Nosotros somos, o estamos, muy dinámicos, sí señor. Y mira que éramos estáticos. Benditas fieras.