30 de noviembre de 2010

Los lobos y Cantona

Excelente el artículo de Antonio Lucas sobre las declaraciones de Cantona aconsejando a la peña sacar el dinero de los bancos. ¡Nos han estado tomando el pelo unos cuantos buitres! ¡Si hasta un futbolista se da cuenta! concluye Lucas.

*****


Fino apunte al natural de Espada sobre Wikileaks. Para, templa y manda. Espada es un grande cuando es capaz de dominar su egolatría y se dedica al periodismo. ¡Que pequeña queda hoy a su lado Soledad Gallego-Díaz! También escribe en acertado Anna Bosch desde Londres. Les llama wikichismes. O sea, chismorreo.


*****

No soy del Madrid. No soy culé. Pero aún me duele lo de ayer. No llevo bien a los santos: Guardiola, Messi, etc. Sí en cambio adoro a los genios sin pulir para los medios Iniesta, Xavi, Puyi, Casillas. Pero no, los santos, no por favor. Y menos cuando tienen tanto dóping que ocultar. De la nandrolona a la GH. Y lo de Valdés a Cristiano fue penalty claro y expulsión. Acabáramos.



*****


Esta perla que llega de un IES de Santiago de Compostela. Conocía la historia, aprovechada por Trapiello, de los hemisferios de Magdeburgo. Pero nunca lo había visto en vivo. Ciencia en acción a ritmo de gaita gallega

40 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte

M.A. dijo...

Buenos días.

Preciado denuncia: Mou ha adulterado la liga.

Trece compañeros se han ido, los han ido, a la calle. Uno de ellos con veintidós años en la empresa. Sólo nos queda el fútbol: aún me duele el 1-3.

Billete de avión: 308,28 euros. Subo en el finger charlando con importante político asturiano. Yo sigo hacia turista, él se queda en business class. La crisis.

fernando terreiro dijo...

Guardioooooola.

c h dijo...

"No soy de del Madrid".

Por lo que dices y me has dicho en otras ocasiones yo creía que eras del Madrid bien está que lo aclares y mejor en un día como hoy.
Yo por mi parte pensaba que era del Barça, pero ya hace meses que tú me aclaraste que yo no era de ningún equipo por que no siento los colores como un verdadero aficionado y esas cosas. ¿Entonces eres solo del Athletic? ¿O vas según los resultados?

sarapo dijo...

Ch: solo tengo dos equipos, el bilbao y la cultural leonesa. Luego, hay amores petisos: el Oviedo, el Salamanca, o sea, las ciudades en las que he vivido. El Depor, el Valencia, porque supieron romper a los grandes en el mismo cielo.

El Barsa y el Madrid me joden por igual. Pero no soporto al impostado Guardiola.

Ahora bien, nadie ha jugado mejor al fútbol en los últimos 20 años que este Barsa.

c h dijo...

Típico discurso de madridista después de una manita.

c h dijo...

¿Por qué Cantona tiene tanta importancia en el país vecino?

V07768198309 dijo...

______________________________________________________

Atención: BankRun 2010 .

Pensé que como muchos otros que el movimiento iniciado por Eric Cantona fue espontáneo e ingenuo y pensaba que me podía pasar a ella a fin de establecer La Nouvelle Économie. Después de una Skype discusión con Géraldine Feuillien llegué a la conclusión de que era un movimiento cuyo cerebro manipulador aún se desconoce, pero cuya finalidad es establecer un sistema económico probablemente fascistas que surgirán por el terror en lugar de un movimiento que promueva los intereses económicos de cada uno de nosotros.
______________________________________________________

c h dijo...

La situación es insostenible.
Ahora es la comunidad autónoma canaria la que se lanza a los brazos de la homeopatía.Titular:

"Canarias avalará la homeopatía antes de mayo
Los tres partidos de las islas acuerdan aprobar una iniciativa en el Parlamento"

Una sanidad entendida como un modo de ganar votos desde la manipulación de la ignorancia, como cementerio de políticos desahuciados o como un medio de recorte está destinada al fracaso.

Lo dejo todo, abandono la vida activa, en la pasividad está la respuesta.

Adiós, amigos, nos vemos quién sabe cuándo ni dónde.

Anónimo dijo...

Guardiola es impostado pero maneja su impostura con una inteligencia superior. Eso y que sea capaz de frenar las acometidas de la prensa nacionalmadridista (toda la de ámbito estatal)hace que mi opinión sobre él haya variado. Cada día me gusta más. El partido no lo vi. Faltaría más. Nunca se me perdió nada en un Barça-Madrí.

BT

ana dijo...

¡Mi instituto!

Anónimo dijo...

foca JO DE TE

sarapo dijo...

¡Coño! sí que hay venganzas en el aire.


Hoy unos amigos ultramadridistas que regentan un bar en Salinas me han dicho que le regalan al Barsa ya los tres puntos del partido de vuelta con tal de no aguantar otro bochorno. Y piden que el Madrid no vuekva al Camp Nou hasta que exta generación de La Masía se jubile.

sarapo dijo...

Ana, ¿no conocerás a alguien de ese maravilloso IES?

cat dijo...

Comentaba con un madridista … Él decía que era una especie de milagro o una suerte inmensa la existencia de esos jugadores juntos en lugar y tiempo. No creo ni en milagros ni en la suerte. Allí pasa algo que en otros sitios no pasa. Sospecho: Hay escuela, el que vale vale, se le enseña, se le cuida y no valen mandangas ni papás.
A ver si cunde el ejemplo en la gobernanza.

Anónimo dijo...

"Guardiola es impostado pero maneja su impostura con una inteligencia superior. Eso y que sea capaz de frenar las acometidas de la prensa nacionalmadridista (toda la de ámbito estatal)hace que mi opinión sobre él haya variado".

Completamente de acuerdo con BT

*

Todos los que conozco que dicen ser del Bilbao en el fondo son madridistas acomplejados y por ende antibarcelonistas furibundos.

*

Guardiola recordó en la victoria a Cruyff y Reixach. Ya saben, aquellos dos grandes filósofos del fútbol (¡qué coño Valdano!) esculpidores de dos grandes apotegmas: "Si tu tienes el balón, el contrario no puede marcarte un gol"; "correr es de cobardes".


James Boswell

M.A. dijo...

La impostura de Guardiola: una verdad teologal en TL que nadie discute. Doy por hecho que todos conocen en profundidad al personaje para saber que todo es fingimiento y engaño, que no cree en lo que dice.

Es cierto, Cat. Pero no suficiente. Se necesita cierta masa crítica, además. Fichar a un Ronaldinho que revuelva el gallinero cuando la cantera no basta, poder comprar a Ibra y al año siguiente a Villa… O, en otro nivel: evitar que Guerrero, Yeste, Llorente o Javi Martínez te dejen tirado, por ejemplo.

Meca dijo...

yo la discuto

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Gran ejemplo de bilbaínista merengón, Segurola.

BT

Y esta joya de J. V. Aleixandre

EL DULCE PLACER DE LA DERROTA

Entre la cara babeante del culé, o el rostro desencajado del madridista, me quedo con éste último. Primero, por razones filantrópicas: la Biblia recomienda consolar al afligido. En segundo lugar, por motivos estéticos: me gustan más los perfiles ascéticos de Velázquez, que los mamelucos gordinflones de Goya. Existen también argumentos literarios: el perdedor posee mucho más atractivo narrativo que el triunfador. Y, sobre todo, me interesan los aspectos psicológicos de quien, de repente, se ve descalabrado contra todo pronóstico.
Asistir a la humillación pública del soberbio de Cristiano; del engreído Mourinho, del petulante Florentino, del logorréico Valdano o del garrulo de Sergio Ramos, provoca salivación a quienes militan en las filas del laicismo madridista, al margen de sus otras creencias. Es como una especie de venganza histórica por tanto desplante acumulado, tanta afrenta aguantada y tanta tabarra mediática tragada, quieras o no quieras y aunque quieras que no.
Así pues, consumado el suculento festín barcelonista del Camp Nou, trato, el día después, de indagar en la mirada huidiza del ultrasur del vecindario, a ver qué descubro. No se deja escrutar. Traga saliva sin disimulo, tuerce el gesto hacia otro lado, y hace como que no me ve. Es evidente que lo está pasando fatal. Abducido por el indaismo truculento y enfebrecido por el roncerismo provocador, se había autoconvencido de que el Madrid actual era Jauja y la liga, un paseo. El batacazo ha sido morrocotudo; el baño de fútbol recibido, congelante.
Para su graduación en la mejor liga del mundo, Mourinho eligió como escenario el paraninfo del Camp Nou y a Pep Guardiola como padrino de la ceremonia. El portugués obtuvo una nota de suspenso cum laudem. Llevaba semanas prologando el choque con desafíos provocadores para sacar ventaja de antemano y reducir el partido a una simple batalla dialéctica. Pero la convocatoria era para los futbolistas, no para los técnicos, tal como él había intentado diseñarla. Así que, a la hora de la verdad, el choque se le hizo interminable. Y sus estratagemas psicológicas han postrado al madridismo en el diván.

Anónimo dijo...

Lo siento.

BT

Caín dijo...

Darwinismo balompédico.

La rubia que sea tonta y los del fútbol lerdos. Aceptamos nuestra torpeza con los pies a cambio de que nos consideraran los más listos de la clase.

¿Impostura?, ¿Santos?, ¿Genios sin pulir?.....¿Pero no quedamos que ganaba el que metía más goles?

Anónimo dijo...

lo peor es que el Valencia pagará los platos rotos...seguro.

BT

Anónimo dijo...

¿Alguien podría colgar el bellísimo artículo que anteayer publicaron LNE y Levante escrito por J.V. Aleixandre?

meca dijo...

"De la nandrolona a la GH (hormona del crecimiento)".

Esto sólo lo dice un madridista recalcitrante.

Mercutio dijo...

Esa joya de J. V. Aleixandre es el sermón que necesitaba.

ana dijo...

Sarapo, no conozco a nadie del Instituto Rosalía Castro directamente pero callejeando un poco seguro que llego. Concrete, pod favod.

meca dijo...

Queridos colegas médicos y demás fauna de TL,

estos días he estado en un curso muy interesante sobre atención integral al paciente con cáncer. Me he acordado de Uds., y no sólo por el gran triunfo de Guardiola. No digo del Barcelona, que también, sino de Guardiola.
En fin, vengo para decirles que algo está cambiando. Algo se mueve. Y no son placas tectónicas. ¿Y dónde se mueve? Pues dónde va a ser. En USA. Que aquí no hay un mísero euro. Den Uds. la bienvenida a la Medicina Integrativa (toma anglicismo) o integradora. Los americanos otorgan una evidencia IA a cierta medicina complementaria o alternativa. Las terapias mente-cuerpo (como el yoga), la acupuntura, los masajes, la musicoterapia se usan en pacientes que están recibiendo quimioterapia. IA.
Con esto no piensen (me defiendo) que estoy a favor de cátedras de homeopatía, que no. Y fíjense en todos los matices, como que son medicinas com-ple-men-ta-rias a lo importante que son cirugía, quimio y radioterapia. Pero los supervivientes a un cáncer tienen muchos problemas y se busca lo que funciona. Tampoco descubren la pólvora.

M.A. dijo...

Evidencia IA: ¿Inteligencia Artificial?

Me aclara usted lo de la EG y de paso me mete en otra duda.

Una vez le pregunté a un médico el porqué de la mala letra en la profesión. Me dijo que todo se debía a las facultades de Medicina: “Los libros no tienen tanta importancia como lo que dice el profesor en la clase. Hay que tomar apuntes a toda hostia”. Otro, me dio una explicación alternativa: “Ni apuntes ni leches: así los pacientes no se enteran de lo que escribimos”. Me convenció más la segunda.

Nivel de evidencia
Ia: La evidencia proviene de metaanálisis de ensayos controlados, aleatorizados, bien diseñados. (Fuente: Filtración de WikiLeaks)

fernando terreiro dijo...

Dos rayos de esperanza:

No solo Gorosito ha sido contratado como entrenador del Real Valladolid, sino que Zapatero ha dicho que España será de las que me crezcan en 2011.

Abate Marchena dijo...

"Pero no soporto al impostado Guardiola".

Esa definición de la personalidad del noi de Santpedor ¿lleva ejerciéndola cerca de 40 años?.

¡¡Vamos hombre!! Mírate al espejo Eres una acémila en psiquiatría.

Anónimo dijo...

RUSIA 2018

La estrella será Muniain.

Anónimo dijo...

Acémila, segundo significado en el DRAE: persona ruda, sin educación.
¿Acemila en psiquiatría?
Hay personas que no saben lo que dicen.

Anónimo dijo...

Sí anonimo, el dueño del blog sin ir mas lejos.

Anónimo dijo...

Davvero, come la progettazione grafica e la navigazione del sito, piacevole alla vista e buoni contenuti. altri siti sono semplicemente troppo traboccante aggiunge