20 de julio de 2010

Historia de un diván


Cuando Freud llegó a Londres ya estaba muy enfermo. Por si no fuera poco con el cáncer que le roía la mandíbula la represión nazi sobre los judíos acabó por amargarle el resto de sus días. Así y todo, pudo escapar de Viena en 1938 y aposentarse con casi toda su familia en Londres gracias a los buenos manejos de Ernest Jones. Jones consiguió que con Freud viajasen sus recuerdos más queridos: su biblioteca, sus útiles personales, su colección de esculturas y... su diván. El famoso diván que durante 42 años había usado en su consulta vienesa de la Bergasse. La casa de Freud en Londres fue elegida con mimo y se diría que fue planificada ya en 1939 para que fuese una casa-museo. Está en uno de los mejores barrios de Londres, Hampstead, uno de los barrios altos de la capital inglesa. Porque para acceder al número 20 de Maresfield Garden hace falta trepar hasta bien cerca del cielo. No sabía nada el judío errante de cómo montar un negocio que durase con el tiempo. Una casa amplia de tres pisos con zona amplia ajardinada. Ahí acabó sus días el genio vienés una tarde de setiembre de 1939.
El diván de los desvelos. El viejo diván cubierto con una manta multicolor para ocultar su desgaste ha sido motivo de litigios entre sus seguidores. En concreto, entre Ana Freud, albacea del museo paterno y los psicoanalistas vieneses que con mil excusas han intentado que vuelva a su lugar primigenio. Pero Anna Freud siempre lo tuvo muy claro y así lo han defendido sus herederos. El diván, el viejo diván se queda donde cayó muerto el abuelo. Bello diván...siempre fue tierno...









*****

Es llegar a Londres y encontrarme con aromas de febrero. Sus ladrillos, su hollín, su hastío, sus autobuses rojos y sus brillos grises. Londres sin hojarasca es una ciudad distinta. No es cierto que sea una ciudad para vivir toda la vida. Ni siquiera diez años. Porque de vez en cuando se agradece ver luz en el cielo. Aquí, Londres, a veinte de Julio de dos mil diez.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y el buenos días, buena suerte?

TheoSarapo dijo...

Buenas tardes y buena suerte

fernando terreiro dijo...

Yo en Agosto me voy a París, no creo que vaya a ver la casa de Lacan.

sarapo dijo...

Pues no se la pierda, Terre. Es una pasada.


Sobre el escritorio, papeles, libros abiertos, hojas cubiertas de su fina escritura de agradable grafismo, a veces escrita con una delgada estilográfica de oro, regalo de una mujer, según él, y que, siempre según él, únicamente Gloria sabía llenar. Al pie de su escritorio, pilas de libros.

Jean-Guy Goldin, Jacques Lacan, calle de Lille n°5

fernando terreiro dijo...

Vale si me queda cerca de un paseo me paso a ver la zona, pero no entro ni pa´ dios.

Cat dijo...

¿Cuando este se puso malito ingresó en un hospital de Portugal? Ya decía yo que no me gustaban sus novelas.
Sí, Foca, hay que cambiar las perspectivas, no hacer caso al encuadre y ser muy escéptico con lo que dice cualquiera si no se le conoce muy pero que muy bien .

Jamás he visto un diván pero sí una cama turca; era esa especie de sofá ancho y largo sin brazos con una almohada redonda en un extremo que estaba en la sala de estar de casa de mis abuelos. Siempre lo relacioné con la voluptuosidad y el sexo ¡qué cosas!

sirkan dijo...

Marco Polo nacio en Leon

Anónimo dijo...

Maravilloso daguerrotipo en forma de tierno museo. Allí me fui devotamente el año pasado, muy recomendable su visita. El diván...sin palabras
Eva

Rosa Belmonte dijo...

Con un bañador de Nadal se hace siete armani.

Cat dijo...

¡Qué alegría mas grande, amigos! Ni la banca ni el gobierno de España sufren de estrés. No sé a qué viene quitarme doscientos € en la nómina del mes pasado. Incomprensible, oye.
¿Todos de vacaciones?
Por aquí ha refrescado bastante y se duerme fenomenal.
Movistar me regala un móvil viejo por ser un cliente excelente (¿o será que no tienen sitio para almacenarlos?)
Nada más, de momento.

fernando terreiro dijo...

Mi Caja tiene stress.

Pero para eso tengo esta otra caja

c h dijo...

Pedazo de cafetería pija en el paseo de Salinas.
La gente va a dejarse ver y poner posturas.

ana dijo...

Llevo unos días en una orgía perpetua: estoy releyendo Madame Bovary. ¡Qué novelón!

anx dijo...

Cómo para que me hablen a mi de imposturas la salud que no sabe estar ocupada es una señora