7 de marzo de 2010

El Bronchú de Catalino













Catalino tiene un Bronchú. Aunque en realidad quién debiera estar ahíto de gozo es Bronchú por tener a Catalino cuidándole.





&



Desconectados (por Ana Amigo)


Asturias, siete personajes latiendo y palpitando. Su historia, su vida real, la normalidad de su locura tiene valles, ruidos, dolor, humor, comida, psiquiatras, hadas madrinas, bailes caribeños, ángeles, demonios, árboles, poemas de Neruda, un gigante, fábricas, barcos, nubes, supermercados, trenes, muchas olas, niños, coches, montañas, películas de kárate, un faro y las blancas y sinuosas curvas de Niemeyer.








&

Hay momentos en la vida en que uno tiene que pararse y pensar. Pensar en lo que se ha hecho, en lo que se está haciendo y en lo que se va a hacer. Esto es algo nuevo en mí, que siempre he sido un mal inversor y poco calculador. Pero ahora me lo piden el cuerpo y la ocasión. Empiezo a estar cansado y me despierto soñando cambios. Y el cuerpo pide desconectar (nunca mejor dicho) un tiempo. Necesito silencio, ese silencio grave y germinal que tanto aprecia Sara Maitland. No sé cuánto resistiré sin escribir. Tampoco hay más vueltas que darle. Lo que viene ahora ya lo escribieron dos argentinos que además eran hermanos: Virgilio y Homero Expósito:

Vivir es cambiar, en cualquier foto vieja lo verás.
¡Chau, no va más!...
Dale un tiro al pasado y empezá,
si lo nuestro no fue ni ganar ni perder,
¡fue tan solo la vida, no más!

Pues eso. Hasta pronto.

55 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte.

Catalino dijo...

Estaba en el comedor de mis abuelos. Me daba un poco de miedo. Ahora no haré ficción con el verde del sembrado, el barro, los charcos, la mancha roja o las dos figuras paradas en el camino.
Son a esos árboles a los que busco un significado en su salvaje mutilación: ¡leña al fuego!

Si ha llegado ese momento: ¡Muchas gracias, amigos!


Apunto estuve ayer de dejar escrito que me quedo con la Ana osito, más confortable sin duda que la otra. Me ha leído el pensamiento, jefe.

Música maestro

M.A. dijo...

Me lo venía barruntando. Admiras aquello de lo que careces: aquel extremo derecho que en diez metros te saca doce de ventaja, el tipo que tocaba la guitarra como si fuera Santana, aquella chica que te sumía en la duda permanente: ¿cómo se puede bailar así el tango con esas tetas?, o, ¿serán sus magníficas tetas las que le hacen bailar así? Y, por supuesto, aquellos que sin ser su profesión ni estar por el negocio (eso no tiene mérito) son capaces de mantener un diario abierto durante años aportando algo todos los días. Admiro ese don de dar saltos mortales ante una pantalla en blanco. Para mí sería una condena.

Espero su invitación para el estreno de “Desconectados”.

Cat, ¿cómo se llama el Bronchú? Letra y música por favor.

cat dijo...

N.p.i., MA. Si alguna vez me entero...

c h dijo...

Hasta pronto.

pipurrax dijo...

Esperemos que sea pronto.

Jordi Bernal dijo...

No se me raje, maese Jambri, que usted está empezando a crear escuela. Valor y a seguir escribiendo.

Veremos "Desenchufados", ok, pero usted no pare de darle a la tecla. Todos los días del mundo.

mecanikong dijo...

No me creo que no vaya a contarnos el estreno de la peli. Además, por definición, los jefes no se cansan. Ahora que me había comprado yo el libro de Siri Hustvedt. Empecé a leerelo en la FNAC y tiene buena pinta. Compré también el último de Amelie Nothomb. Tengo que compensar el exceso de testosterona de El poder del perro.

ana dijo...

¡Anda! Yo creía que el último párrafo lo había escrito Villelard.

Mercutio dijo...

Estaremos esperando asomados a la ventana.

fernando terreiro dijo...

Venga, Sarapo, y con quién va a fardar de viajes, películas, etc. No nos dejé huerfanitos y sin braserillo.

Yo no tengo un Bronchú en el salón, como soy muy moderno tengo este

Me alegro de que no le hayan dado casi nada a Avatar. Pero la mejor era Up.

fernando terreiro dijo...

Bueno en realidad tengo el de tonos blancos con una mancha roja que viene abajo del todo. Pegaba mejor con los muebles del salón.

Anónimo dijo...

¿Sarapo deja el blog? ¿es eso? pues vaya...

BT

maite dijo...

Espero que el retiro sea para volver con más fuerza. Un saludo

Anónimo dijo...

Nooo.
Fanny

Bruno dijo...

Los ciudadanos podrán usar el bable en sus relaciones con la Administración asturiana

ho!

sirkan dijo...

Es un desaguisado más de la política del Consejero Quirós. Todo lo que toca lo envenena ...

ana dijo...

Hoy crucé los dedos al abrir el blog deseando que hubiese entrada nueva. ¡Que me quedo sin vida social!

ana dijo...

Bueno, para aliviar un poco nuestro aislamiento, ¿nos invita al estreno de la peli? Prometo ir presentable y depilarme el bigote, que un día es un día.

ana dijo...

TheoSarapo (1 de enero de 2006):

Hay días que cuesta un horror componer estas líneas. Lucho por no abandonarme al canto de las sirenas que me incitan al silencio. Empiezo a comprobar cómo te obligan los diarios a palpar el paso de la vida. Y el peso del tiempo. Y es que como dice Jose Carlos Cataño, "hacia la incertidumbre se tarda más".
Sigue el concierto.

¡Qué sirenas ni qué sirenas! Eso ye un cuentu danés. ¡Que siga el concierto!

ana dijo...

Las dos últimas líneas del comentario anterior son mías (por si a alguien le cabía alguna duda).

don´t dijo...

¿Pronto empiezas?.

ana dijo...

Sarapo cierra el chiringuito y la Esteban se divorcia: esto es el acabose.

mecanikong dijo...

No se pierdan la entrevista a Miguel Bosé de hoy en EP. Qué majo, qué buena persona, qué solidario.

Sarapo está nervioso con lospreparativos de la premier de la peli. Tiene que escoger el traje para la alfombra roja.

cat dijo...

Este es el primer blog que para sin quedada previa multitudinaria. ¡Todos al estreno! Me pienso poner chaqué (cual pájaro), pero no admitiré video: solo quedo bien a chaqué parao.

Pablo dijo...

Yo no conocía a Bronchú.

Yo no entiendo nada. Y además cada vez menos.

fernando terreiro dijo...

A mí se mi invitan a la premier le diré tres palabritas a Gómez Pereira-

fernando terreiro dijo...

Ejem, encantando de conocerle.

blanca andreu dijo...

“Los dioses halagan a quienes quieren perder”

De modo que, aunque os agradezco mucho vuestros elogios, que de veras no merezco, procuraré que no se me suban a la cabeza.

En cuanto a escribir sobre Benet: Lo he hecho por aquí y por allá, con ocasión o sin ella, y me figuro que lo continuaré haciendo.

Juan Pedro: decías que te gustaría saber más de esa cena en Budapest. Lo cierto es que sólo recuerdo el arranque de la filípica que lanzó Juan, lleno de indignación, sobre aquella mesa rebosante de repugnantes alimentos chinos, huevos milenarios incluídos (negros como si estuvieran lacados) que se fueron tal como llegaron.

Además de Solana -que, francamente, es un maleducado de miedo, como he visto pocos-estaba su mujer, Concha, Máximo Cajal y Beatriz de Laiglesia.

Veníamos de Praga, donde habíamos visto a las claras lo que había por allí: una represión carcelaria y unas condiciones de vida más que penosas.

También habíamos pasado hambre. Y por cierto, cuando aparecían las pobres soperas de los restaurantes de Praga, Solana se servía todas las patatas y nos dejaba sólo lo que llamábamos “la suela moldava” (incomible). Si se le afeaba este proceder, se hacía el sueco.

De pronto, aquella noche, en Pest, Juan se puso de pie -cosa que no hacía nunca para hablar en la mesa- y empezó a arremeter con toda su alma contra Marx. El arranque fue algo así como: “CUALQUIER HOMBRE QUE SE SUBE A UN PULPITO Y SOSTIENE QUE TIENE LA SOLUCION PARA LA HUMANIDAD ES UN MISERABLE”…

Pensándolo bien, tal vez no le falte razón: todos los que han logrado grandes cosas para la humanidad lo han hecho a pie, y con el ejemplo.

Aunque quizá, por otro lado, sea una frase fácilmente refutable, que sólo le sirvió para encender motores. Cuando terminó su arenga, Solana le llevó la contraria con argumentos que Juan demolió uno a uno sin ninguna dificultad, ya que era un polemista extremadamente diestro. En esos tiempos Solana -me figuro que, como no es tonto, habrá procurado formarse- era un hombre muy ignorante, muy poco leído.

Durante ese viaje, Juan le tuvo que explicar la historia de Europa, que Solana desconocía casi por completo. Ni siquiera había oído hablar del “cuadrilátero de Bohemia”. Como es tan astuto, la última vez que vio a Juan -cuando ya estaba enfermo- se llevó un cuaderno y -sin compasión por su estado terminal- lo asaeteó a preguntas sobre el destino de Europa. Todo lo anotó. A veces me imagino que habrá rentabilizado enormemente esas notas. Tal vez sin ellas no habría llegado a donde está, pues pueden haberle servido quizá para aparentar una profundidad de conocimientos de la que -al menos en aquel momento- carecía por completo.
Al revés que Felipe, que nunca lo “chuleó”intelectualmente, Solana, jamás lo ha citado, por cierto.

c h dijo...

Llevo varios días con la sensación de tener algo en la punta de la lengua....
The Division Bell de Pink Floyd

silvio dijo...

Pero mi historia es distinta...

c h dijo...

El Orbyt de El Mundo tiene un cierto parecido a lo que debería haber sido Factual.

fernando terreiro dijo...

Sabía que cuando se muriese al final también oiría esta frase: era un hombre al que no le importaba el dinero. Agh!

Umbral dijo...

Pocos autores han seguido a Delibes en la vuelta al realismo, y no muy afortunados. Hay ejemplos discretos, pero excesivamente académicos. Delibes, en su realismo, nunca perdió una lozanía de actualidad y una gracia redentora, un humor de hombre serio. Una vez, a la salida de la Academia, Cela le preguntó:

-¿Tú no usas helicóptero para las conferencias?
-Nunca lo había pensado.
-Pues yo uso helicóptero y doy tres conferencias en una tarde.

(El procedimiento del Cordobés en las corridas). Y Miguel:

-Tú, Camilo, es que siempre has sido de mucho aparentar.

mecanikong dijo...

Pero si los castellanos sois muy austeros, ¿no?.

fernando terreiro dijo...

Hay quien lleva la austeridad a límites insospechados.

mecanikong dijo...

Respetemos al finado entonces.

fernando terreiro dijo...

No si lo único que quería decir es que cuando alguien se muere todo el periodismo abandona (como siempre) su labor fáctica y coge el derrotero de lo ficiticio. Hay que ser objetivo. Tel tipo fue escritor, escribió algunos buenos libro, otros no tanto, gano tales premios, fue director de tales periódicos, acádemico, cazador, amante de la naturaleza y de su tierra, padre de hijos notables y amantísimo esposo. Todo eso es objetivo, todo eso lo sabemos casi todos los vallisoletanos. ¿Por qué decir más que eso que ya es demasiado y demasiado bueno de una persona influyente? ¿Por qué el periodismo fuerza la máquina hasta el extremo del elogio constante y reiterativo y pleno? Aunque se haya muerto fue humano, bien está, digamos lo bueno y callemos lo que a nadie importa. Pero dejemos de lado las mentiras elogiosas porque esas si que nos on respetuosas.

Anónimo dijo...

Ésta es la única novela de toda su producción que puede calificarse de optimista.

«En todas las demás —dice— este problema de la frustración, del acoso del entorno, es una constante. Únicamente se evade este cazador, que se conoce que me cogió en un momento de optimismo infrecuente en mí, y lo parí, le di a luz con unos atributos diferentes» («Miguel Delibes. Un castellano de tierra adentro», entrevista por Joaquín Soler Serrano, Escritores a fondo. Entrevistas con las grandes figuras literarias de nuestro tiempo, Barcelona, Editorial Planeta, 1986, pp. 21-22).

cat dijo...

Me lo imagino como un recto vuelo de perdiz ...

cat dijo...

Cuando deja de batir las alas y embalada desciende una ladera seca.

cat dijo...

a cruzarse con el certero cazador.
In memoriam.

fritz perls dijo...

Buen artículo de CAR en el ABC sobre Delibes. Un hombre, una pasión, un paisaje.





El alma de Castilla se apaga poco a poco.

mecanikong dijo...

Milana bonita.
In memoriam.

mecanikong dijo...

Cat, su Bronchú es muy desasosegante.

enhorabuena a terreiro dijo...

tras la cena el primer mojito se toma en el largo adiós (pablo léon, el El País viajero, hoy)

Anónimo dijo...

Decía Delibes que se atrevía a matar pájaros porque son animales que no tienen una mirada humana. Que no hubiese podido matar ciervos.

Anónimo dijo...

No habría problema, Terreiro podría seguir con sus críticas cinéfilas, Cat con sus historias, BT con sus breves lapidarias, Ch con sus enfados, Mercutio... Pero no será así y se hará el silencio.
Me pregunto cuanto tiempo tardarán los marineros en darse cuenta que el patrón ha abandonado el timón. Salud.

c h dijo...

El "hasta pronto", es eso. Yo interpreto que esto sigue abierto y pronto se volverán a actualizar las entradas. ¿O no?

cat dijo...

Sigo pasando todos los días; la costumbre de abrir los favoritos. Contaré lo que me sugieran los comentarios o las circustancias hasta que quede como loco hablando solo.

Creo, Meca, que son los árboles.

fernando terreiro dijo...

El secreto de sus ojos se Campanella. Argentina hasta los topes, para lo bueno y para lo malo. es decir estupendamente contado, una buena historia, magníficamente contada y bien interprentada, pero con esa tendencia a un excesivo sentimentalismo, a las miradas melosas, a esos personajes que de tan cariñosos dan ganos de abrazarlos o de quitártelos de encima.. Pero al final, la cosa funciona, o por lo menos yo me lo trago, conmigo funciona a pesar del maquillaje imperfecto que no refleja bienel paso de los años. Cre que la historia bien contada y esa verborrea con la que siempre te envuelven los porteños al final te hace dejarte llevar y todo encaja, y el mal es mucho mas comprensible y comprendido que en La cinta blanca, su competidora en los oscar.

Espero que esta fidelidad de los comentadores huérfanos sea de alguna forma recompensada.

mecanikong dijo...

Menos mal. Me corté con el comentario del mal rollo. Ahí voy.

An education.
Primero lo que pensaba mientras la veía: ¡mi Sabelita nooooo!
Leído lo de Elvira lindo hoy no tengo mucho más que decir.
Salvo que me gustan las pelis inglesas. Una buena película.

terreiro dijo...

Ni un miembro de la familia real, ni el presidente del gobierno.

Pero ese gesto soberano del escritor que solo quiso ser enterrado en el Panteón de los Ilustres si con él estaban los restos de su esposa. Sólo sé es ilustre cuando el amor es verdadero.

mecanikong dijo...

No son árboles, Cat, son tridentes.

meca dijo...

An education por Elvira Lindo