14 de febrero de 2010

Áspero Mundo

La que se está montando en la Fundación Ángel González. Yo, con certeza, no sé nada. Lo poco que sé del asunto me lo dijo una persona allegada al poeta a los pocos días de su muerte: "Parece que deja viuda. No sabíamos nada. Parece que lleva bastantes años casado con una mujer mejicana que conoció en Albuquerque y con la que pasa unos meses al año". También sé que en sus últimas madrugadas, ebrio, neumónico y cariacontecido, quién le dejaba en casa era Luis García Montero.


__________________________________________________________


Morir de amor.


__________________________________________________________

Se aplaza la Revolución.

22 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buen suerte.

Anónimo dijo...

No es lo mismo

http://www.youtube.com/watch?v=1KcBiZ4EA-I&feature=related

(para mi amoroso-mujeriego suegro, el desertor; que en gloria esté)

sirkan dijo...

Hay que plasmar el amor en boda.Da dinero a todo el mundo .

TheoSarapo dijo...

Sirkan, ya sabes que si ese día llega alguna vez serás el segundo en saberlo.

heptafon dijo...

Dan tiempo para que cada manifestante se lleve su cubo de arena en vez de un granito.

Pero parece que van escasos de recursos los convocantes...

Mercutio dijo...

DE ENTRE LOS MUERTOS (I)

[354] Escrito por: la última del viejo Casale - 30 Diciembre 2005 12:27 AM

El Forrest Gump de Sant Bult
Estaba desenganchado de los episodios paranormales. Al menos eso pensaba. Mi vida era ya la vida gris y rutinaria del hombre tranquilo y sedentario que siempre he querido ser. Pero no. Ha bastado una sola noche de rular en solitario para que el destino y los freakis vuelvan a mi. No hay duda, tengo un don.
De la bruma de los primeros años 90' ha reaparecido el Forrest Gump de Sant Bult, reconvertido, con los años, en un pastillero compulsivo y tembloroso. Un espectro enjuto y desahuciado. Forrest Gump.
Le pusieron ese mote porque llevaba aparato y perseguía a los otros nanos del barrio con movimientos espasmódicos. Su madre era una de las clavariesas más pías del barrio de Sant Bult. Una bruja beata y blavera, de las de misa diaria en la parroquia de la plaza de los patos. Todos los veranos nos apostábamos en la puerta del "Comic" para ver el desfile de señoronas enlutadas y con peineta. Demoledor. La procesión era siempre el domingo por la tarde, y la Valencia olvidada y menestral que dormita entre los puentes de la Trinidad y el Real paseaba a su santo entre callejones y ruinas. En el "Comic", junto a los desaparecidos cines Xerea, la turba de farloperos y gañanes se asomaba a la ventana para disfrutar con sorna del balancín del santo y la cofradía de vecinos y visitantes. Todos los años, Forrest Gump pasaba ante nosotros de la mano de su madre, aquella arpía facha y cruel. Sin duda, ese era para mi el momento álgido del ceremonial. Ver a Forrest con su madre, y adivinar en el rostro deforme del niño el trágico destino que sin duda le esperaba.
Como Paquirrín, como el hijo de Ana Obregón, como tantos y tantos hijos sobreprotegidos y envilecidos por el furor materno, había en Forrest restos de odio hacia esa mujer que cada año le obligaba a disfrazarse de clavario y parecer una especie de jorobado de Notre Dame. La gente se reía de él con crueldad. Y después de la procesión, cuando el aire se llenaba del humo festivo de la pólvora, siempre había terribles bromas infantiles que acababan con el pobre Forrest por los suelos.
El tiempo pasó. Cerró el "Comic" y dejé de ir por Sant Bult, perdiéndole la pista al enjuto y a su madre. Hace 4 años, cuando el VCF ganó la primera liga con Benitez, volví a verlo. Iba sin el aparato, pero sus ademanes eran los de de alguien que se ha quedado atrapado para siempre en la herradura invisible y oxidada de sus pesadillas infantiles. Borracho como una cuba se acercó a darme un abrazo. Uno de esos estúpidos abrazos de hincha anónimo y enloquecido. "Yo te conozco", me dijo. "Tú estabas todos los años allí, en la procesión de San Bult". No le dije nada. Como tampoco le hubiera dicho nada esta noche si no hubiera intentado atracarme. Tal cual.

Mercutio dijo...

DE ENTRE LOS MUERTOS (y II)

Después de trabajar he ido al Django a comerme un bocata. Me gusta ese garito. Está en la frontera, entre el barrio chino y el mercado central. Desde su puerta se ve la cúpula azul de los Escolapios y el zumbido ciego de los gatos que van y vienen. Ya me iba para casa. Estaba descandando la vespa cuando he notado la punta de una navaja en el costado y la voz de alguien que me pedía la pasta que llevara encima. Al darme la vuelta nos hemos reconocido enseguida. Forrest, el viejo Forrest Gump de Sant Bult. Sin tiempo para que reaccionara, le he metido un bofetón con la mano abierta. Uno de esas señales humillantes y claras que lo dejan todo en su sitio. "¿Dónde vas gilipollas? ¿a quién vas a atracar tú, Forrest Gump dels collons? Díme, a quién, tonto del culo". Le he vuelto a meter un par de hostias más. Después le he cogido la navaja y por pura lástima le he dado 20 euros. Cuando se iba le he metido otra colleja, esta en la nuca. Y me he cagado en su puta madre.
"Por tu culpa, voy a tener que volver a escribir en el blog del Arcadi Espada para contar esta historia, so capullo. Mira por donde vas a convertirte en un freak de FACTION" he pensado que le debía haber dicho mientras volvía a casa por las calles de Sant Bult. Este verano volveré para la procesión.

Mercutio dijo...

DE ENTRE LOS MUERTOS RELOADED

[526] Escrito por: Viejo Casale - 23 Enero 2006 11:29 PM

SALAMANCA, CUATRO PAPELES Y UN RÍO
(escuchando misteriosamente al amigo Happel)

Hay que vagabundear siempre. Es mi única certeza. Hay que llegar a ciudades desconocidas y dejarse envolver por su danza: Salamanca, cuatro papeles y un río. Noche de lunes. Enero. Sube del Tormes una ligera niebla que desdibuja las calles. Parece lógico pensar que soy un hombre solo en mitad de un laberinto monumental y memorioso. Camino sin rumbo. A mi aire. Por momentos, las piedras sólo hablan para mi. Sobrecoge ser el único paseante a este lado del Tormes. Busco, en vano, ojos que mirar. Y sólo al cabo de un rato me encuentro con una chica de languidez brumosa y sugerente. Le pregunto por una calle y caminamos juntos un buen trecho. Es bibliotecaria. Y sólo por ese dato anecdótico y menor me enamoro de ella. Un amor etéreo de apenas tres minutos. Por eso y porque me acompaña como si nos conociéramos de toda la vida. "Aquí es" me dice. Remoloneo, claro. Y la invito a tomar algo. Pero es no. "Lo siento, tengo marido y dos niñas pequeñas, pero me encantaría" miente con elegancia. Sonrío. Y vuelvo a perderme en el misterio de la ciudad adormilada. Mis pasos contagian invierno. Ceno. En casa Paca. Sopa de rabo de toro. Mollejas. Setas. Y salgo a la plaza Mayor, donde encuentro un ciber que parece una pensión. Un primer piso desde cuya ventana leo una pancarta que pende del balcón consistorial: "venceréis pero no convenceréis. En defensa del archivo". Y escribo, que es lo que uno hace cuando aparece una bibliotecaria de ojos azules y dice NO. Mañana, si puedo, buscaré el Pachi's. Prometo beberme una a su salud, amigo Jambrina.

M.A. dijo...

Yo, sólo sé lo publicado en prensa. Sí sé, con certeza, que Ángel González debía ser la personificación del hermetismo. O bien, la persona allegada al poeta no lo era tanto como creía. Suele pasar.

Daniel Tercero cita TierraLibertad. En su blog cuelga una entrevista a Enric González.

También, como Mercutio, he estado removiendo el pasado. Me encontré con Ana, Pablo y Sarapo seis años más jóvenes. Y con un estupendo relato de Carlos Marzal; otro valenciano.

TheoSarapo dijo...

Un forlanazo relanza la Liga.

Queda claro que Valdés canta de lo lindo.

Anónimo dijo...

Excelente Sostres en Factual. Si escribe eso otro plumilla se monta gorda.

Anónimo dijo...

Excelente Sostres en Factual. Si escribe eso otro plumilla -en cualquier medio de los que alguien lee alguna vez- se monta gorda.

Anónimo dijo...

Vuelve De Paco con su Playa Libre, y tengo que decir que de LIBRE no tiene nada. Dejé un comentario, y le decía que yo "Ya lo decía", y que le podía decir la hora y el lugar de cuando lo dije. Y el chaval no deja que se publique ningún comentario si antes no lo revisa él. No los suprime, para que no se note, sino que directamente no deja que se publiquen.
Saludos. ¿Cómo llamamos a esto?

Mercutio dijo...

'el chaval no deja que se publique ningún comentario si antes no lo revisa él. No los suprime, para que no se note, sino que directamente no deja que se publiquen.
Saludos. ¿Cómo llamamos a esto?'


Mmm... ¿qué tal 'moderación de comentarios'?

Anónimo dijo...

No, Mercutio, no te confundas, esto no es una moderación de comentarios. Esto es censura. Yo no insultaba, ni faltaba al respeto de nadie, tan sólo opinaba. Pero bueno, si tú crees que esto es moderar, aunque yo no lo crea, y te lo digo de verdad, no vamos muy bien. Lo repito, mi comentario no era despreciativo ni siquiera, se puede decir que seguramente no era del gusto de sus orejas, pero si tiene un blog,y él opina, se supone que todos tenemos derecho a dar nuestra opinión con educación. Abrazos. Guille.

Anónimo dijo...

Mercutio, tiene razón Guille, vamos va, por una vez no la tienes tú, sólo por una vez.

Anónimo dijo...

Uno de los progres jóvenes airados defendiendo la censura. Esto es requetechuli.

no juguéis dijo...

En Madrid está nevando.

tiempos desapacibles dijo...

http://www.youtube.com/watch? v=IyGrtC0S5MY&feature=related

pusimos mal el enlace dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=IyGrtC0S5MY

garcía jaén dijo...

John Carlin, un reportero de El País, visita Islandia. El 6 de abril de 2008 publica “La buena vida“, en cuya entradilla dice:

“Aislamiento. Frío. Naturaleza hostil. Los islandeses han hecho frente a sus problemas. Hoy son los seres humanos más felices, y su país, el lugar donde mejor se vive del mundo. Ellos mismos explican por qué.” (El País, 06/04/2008)

Seis meses después publica “El primero en caer“, aunque la entradilla aclara que no se refiere al periodismo y su lugar en el mundo:

“Hasta hace unas semanas era considerado el mejor lugar para vivir del mundo. Y sus habitantes, los más felices del planeta. Pero, arrasada por el terremoto de la crisis financiera, Islandia se ha convertido en un país en bancarrota, con una población en estado de ’shock’ y unas autoridades balbuceantes. ¿Un anticipo de lo que les espera a otros países?” (El País, 19/10/2008)

¡Ese sujeto elíptico! Era considerado, dice. La lectura íntegra de los dos reportajes instruye mucho sobre el viaje a lo real del periodismo simbólico. Por ejemplos:

“También hablamos de cómo los islandeses –que hoy día cuentan con excelentes restaurantes y cuya energía para trasnochar debe de proceder del ADN vikingo– parecen tener mucho del savoir-vivre del sur de Europa.” (El País, 06/04/2008)

“Pero los logros acumulados a lo largo de los mil años de presencia humana en la isla se ven ahora en riesgo debido a la exuberancia vikinga, que muchos habían identificado como el motor del milagro islandés, como el motivo por el cual el país pasó en medio siglo de ser el más pobre de Europa a uno de los más ricos, con desempleo cero.” (El País, 19/10/2008)

“Es uno de los problemas de abusar de los símbolos: algunos no simbolizan una puta mierda” (La Prensa, víctima de la mafia)

cat dijo...

¡Pues eso!

¡Qué dolor!, por un descuido
Micifuz y Zapirón
se comieron un capón,
en un asador metido.
Después de haberse lamido
trataron en conferencia,
si obrarían con prudencia
en comerse el asador.

¿Lo comieron? No señor.
Era un caso de conciencia.