24 de diciembre de 2009

El circo de la mariposa

Un hermoso cuento para la Navidad. Solo le falta la nieve. Son veinte maravillosos minutos. Disfrútenlos y disfruten de estos días. Besos y abrazos desde esta Tierra.






7 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte.

fernando terreiro dijo...

Feliz Navidad a todos. Incluido BT.

Fernando del Busto dijo...

Feliz Navidad, maestro. ¿Para Reyes convocarás una rueda de prensa para destacar el trabajo que los medios de comunicación locales hacen sobre el Modelo Avilés o eso sólo lo dejas para los de Madrid?

TheoSarapo dijo...

Fernandos, Feliz Año.

Señor del Busto: la convocatoria de la rueda de prensa correspondió a la productora. No puedo hacer más por ahí.

obama dijo...

El Senado de EE UU aprueba su versión de la reforma sanitaria.

Anónimo dijo...

Hermann Tertsch: Buscan a un chulo




• No fueron “moros, ni gente del cine, ni antifascistas, ni miembros de la SGAE”. El hombre que asestó el brutal golpe que dejó malherido al periodista Hermann Tertsch no pertenece a ninguno de estos colectivos, de los que el presentador del espacio de Telemadrid ‘Diario de la noche’ dijo sospechar.
Reportaje por: Manuel MARLASCA / Luis RENDUELES
Fotografías por:
21/12/09





Pocos parroquianos quedaban ya en el bar Toni 2, situado en la calle Almirante, en el corazón de Madrid, a las seis de la mañana del 8 de diciembre. Uno de ellos era Hermann Tertsch, que había llegado al local en torno a las tres de la madrugada, según la reconstrucción hecha por la policía madrileña, que investiga la brutal agresión que sufrió allí el periodista. Otro de los clientes que quedaban en el local era el que propinó a Tertsch el salvaje golpe que le dejó malherido. Y, al menos, otras nueve personas –entre clientela y empleados– estaban en el escenario de los hechos en el momento de la agresión.
Pese a ello, sólo una testigo ha declarado a la policía que vio como “un hombre fuerte, grande, pero no muy alto”, dio un puñetazo en la espalda al periodista, aunque la mujer aseguró a los agentes que no pudo ver el rostro del agresor. Otro de los testigos afirma que vio a Tertsch en el suelo tras ser agredido, que lo recogió y lo ayudó a sentarse en un sofá. Este hombre, relacionado con locales de alterne de Madrid, es la persona sobre la que recaen las sospechas de la policía, que cree que el atacante se encuentra, en cualquier caso, entre las personas que ya han sido interrogadas.
Respecto a los motivos del ataque, un testigo afirmó a la policía que Tertsch, con síntomas de embriaguez, agarró del brazo y trató de retener a la mujer que iba con él. “Me quedé con ganas de darle una hostia”, llegó a decir este hombre ante los agentes. Instantes antes de la agresión, el periodista tuvo un incidente similar con otra chica, según otro de los testimonios recogidos por la policía.
El propio Tertsch prestó declaración en el hospital donde está ingresado. Dijo desconocer quién le pegó y negó haber llegado acompañado de tres jóvenes, como aseguran los testigos. Dijo que permaneció solo en todo momento y que sufrió la agresión tras llegar a la barra desde el lugar en el que está el pianista del bar, junto al que el periodista pasó gran parte de la velada. Tertsch dijo que creía haber recibido una patada, aunque no descartó que pudiera ser un puñetazo. Los dos camareros y el dueño del local también han sido interrogados por los agentes, aunque ninguno de ellos ha podido aportar detalles importantes sobre lo ocurrido, al igual que el cliente que acompañó a Tertsch hasta su casa.
La policía también ha recabado el testimonio del primer médico que atendió al presentador, unas tres horas después de ser agredido. Se trata de un doctor de la clínica La Milagrosa, que ordenó que se le hiciesen unas radiografías y que tuvo un incidente con el periodista, ya que éste se marchó del centro sin esperar el resultado de las pruebas, pese a la gravedad de su estado. Finalmente, Tertsch fue al Hospital de Madrid, desde donde el 15 de diciembre hizo un comentario editorial para su informativo.

Ártabro dijo...

Bo Nadal.