25 de noviembre de 2009

Envidia

Escribe Carlos Castilla que probablemente no hay sentimiento más complejo que la envidia. Porque en el envidioso ha de darse un triple proceso de negación. Solo la atención a este proceso representa un enorme gasto en la economía mental del envidioso y en la que ha de basar la relación con los demás. Las tres negaciones son:
-Negar que envidia
-Con mayor motivo el envidioso niega envidiar a quien envidia.
-El sujeto que envidia ha de negar aquello de que carece y que el otro posee; esto es, el objeto por el que el cual envidia.
Estas tres facetas obligan al envidioso a un enorme rechazo de sí mismo que se traduce en desconocimiento y deformación. El envidioso no se acepta.
Pero la envidia es imposible de ocultar. Pese a que la oculta cuanto puede es fácilmente sospechada por los demás.
La envidia se traduce en "grandes molestias corporales: palidez lívida, consunción, ojos hundidos, aspecto torvo y degenerado".
Pero a donde realmente dirige el envidioso sus intentos de demolición es a la imagen que los demás se han construido sobre bases equivocadas. ¿Cómo conseguirlo? Mediante la difamación porque la fama es resultado de la imagen. Por eso, lo que quiere el envidioso es convertir al envidiado en censurable y odioso.

(Conductas y actitudes, Carlos Castilla del Pino, 2009)

No se lo pierdan.
_______________________________________________


Y sigue Villelard en el Hospital: Este Hospital es un laberinto: cortafuegos, ascensores, escaleras y colores entre los que te pierdes y de hecho resultar milagroso conseguir salir vivo de aquí.


___

37 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte.

TheoSarapo dijo...

Mañana les contaré una historia de amor contenido e imposible ntre una bailarina de topless, un enfermería de una clínica de cirugía estética que le quita las grasas amándola en silencio y una noche de amor entre gtarrinas de helados de crocanti que a ella le privan y entre chupitos de licor de pera muy dría que a él le quitan el miedo a decirle que la quiere. 30 años de edad les separan...

TheoSarapo dijo...

un enfermero

TheoSarapo dijo...

la pera muy fría

pipurrax dijo...

Tenía una envidia sana que lo enfermaba.

fernando terreiro dijo...

Tarrina.

Por precisarlo todo.

fernando terreiro dijo...

Si recomienda a Ana recomiéndeme también a mí para lo del cine. Es que si no me da envidia.

c h dijo...

Me entero ahora que en Polonia no han comprado vacunas ni Tamiflus.
----
Yo envidio a mucha gente, que quieren que les diga.

c h dijo...

Dejé de ver FlashForward en el capítulo 4 por que me parecía mala.
Han dejado de grabar en el 8 para replantear el guión.
Enric Gonzalez lo dejó en el 2º oó 3º... lo cuenta hoy en su columna.
Enric González me empieza a gustar ¿por qué lo mandarán a Israel?

I. dijo...

No me extraña lo de Polonia. Tienen un presidente completamente imbécil, que supongo que ni creerá en la existencia de los virus, Lech Kaczynski. Tiene un hermano gemelo igual de imbécil que él. Vamos, que entre los dos suman un tonto.

Cat dijo...

Iba a disertar sobre la sana envidia y resulta que sobra sana ya en el mismo DRAE.
Si vamos al de A. Bierce -también con dos entradas- dice que es la emulación reducida a su más mezquina expresión o el sentimiento que lleva al predicador a denunciar a Satán y añade verso: Te maldigo, Satán, con tus cuernos y pezuñas,/ pues eres un rival divino,/ y las almas que arrojas a tu pozo son la prueba/ de que tu púlpito es más grande que el mío.

Los carteles y señales crecen como hongos y aumentan con los años. Es inútil. Lo seguro, si vas a pie, es preguntar (en coche ya tenemos GPS). Entrando en un hospital -llenetito de carteles, flechas, colores, dibujos,…- es imprescindible hacerlo mucho más a los uniformados del lugar; son los únicos capaces de llegar a saber a qué y dónde vas. Ciencia y humanismo, que decía Meca por ahí.

envidia de pene dijo...

calentólogo mundial:


http://www.frikipedia.es/images/thumb/e/e3/FEO.jpg/180px-FEO.jpg

ana dijo...

Mi aspecto torvo y degenerado se debe a que el otro día vi a Elsa Pataky llena (es un decir) de cristales de Swarovski.

ana dijo...

¡Es que eran unos cristales! ¡De Swarovski, no te digo más!

c h dijo...

I. pasate por el blog de Vicente Baos... está lleno de entusiastas de Polonia.

fernando terreiro dijo...

Yo creo que a Enric le mandan a Israel por lo mismo que a usted le empieza a gustar, Chema.

Cat dijo...

Y no será que, como todo el mundo dice, si empieza la tercera guerra mundial va a ser allí.

anx dijo...

Aburrido sin desván... Ahí va mi opinión peñazo:

Lo de Castilla (Teoría de sentimientos) me parece muy bonito como casi todas las conceptualizaciones suyas pero sólo una de sus intelectualizaciones psicologistas más, la generalización de un caso extremo concreto transformado en una bella abstracción cargada de moralina, algo de lo que Castilla casi nunca parece poder escapar. No toda, cualquier envidia, rezuma vicaria e improductivamente "deformidad", autorepudio y "maldad"; a veces, muchas veces, en la envidia no-simpática se entremezcla un sentido de justicia, que no siempre es doloroso porque se llega con ser su propio valedor. En lo que tiene de reivindicación de lo justo, y de vivir, anticipadamente, un cambio, quizá ilusorio (qué relación no es en última instancia abstraida e imaginaria) pero muchas veces compensatorio, de las coordenadas de lo que otros han considerado realidad inapelable. Francamente, siempre he tenido más respeto a toda la progresía media, al tomar partido ideológico por la lucha de clases o a muchas de las sinceras vivencias del dolor por las desigualdades sociales, todos sentimientos identitarios de minusvalía inspirados profundamente en la envidia.

Bajaré seguramente de la azotea.

Horrach dijo...

La envidia es muy girardiana. Quero decir que ocupa un lugar privilegiado en la teoría del deseo mimético de René Girard. Se encontraría en la base de toda forma de ser, porque todo desear no es más que una proyección de la envidia, con el detalle de que el envidioso no sabe en realidad que lo es. oculta su deseo mimético, pero no su condición de envidioso, que ya es una elaboración posterior. La estructura de desear lo que tiene o lo que es el envidiado, es decir, el modelo del sujeto deseante, acaba convirtiendo al citado modelo en el principal rival del sujeto. ¿Ha leído a Girard, JJ? Hay algunas corrientes por ahí, sobre todo francesas, que le han sacado mucho provecho desde la psiquiatría (Lefort y Oughourlian, entre otros).

saludos

I. dijo...

Hay que ver: la lucha por el euro de la subvención se ha convertido en una lucha fratricida/suicida que va a acabar con el cine español. Al final no van a ser los espectadores, sino los propios directores y productores -"idiotas"- les ha llamado Gerardo Herrero, los que claven la tapa del ataúd.
Y yo que me alegro.

Anónimo dijo...

Se acerca la libertad provisional: (week end).Soñemos...

http://www.youtube.com/watch?v=T7qpfGVUd8c&feature=related

Urgencias dijo...

"Feo,gafudo y orelludo"; así se designaba a sí mismo mi primo Edu, basculando entre la resignación y la autocomplacencia (un tonto de remate, pero genio del ripio).

derrota dijo...

Harrison en Bangladesh(1971)
Ese año produjo la mayor generación de imbéciles de toda la Historia: los neonatos que no asistieron al concierto gracias a Dios my Sweet Lord.
Esa fecha marca el inicio de la deriva cósmica...

Anónimo dijo...

Me cuentan, se rumorea. óyese, que en el sitio donde trabaja ch, una consulta más allá según se va hacia la ventana, hubo pacientes a los que nadie avisó de que hoy la médica y el enfermero no iban a estar. Y allí esperaron hasta que se decidieron a preguntar.

Paula

Anónimo dijo...

Pasen por el blog de Cristina Fallaras i ríanse un rato. Deben de estar contentos los de Factual, y esto antes del primer núnmero. Pobre Arcadi.

c h dijo...

¿Pero hubo alguna vez 12 periódicos catalanes?

c h dijo...

y yo sin enterarme, Paula.

Anónimo dijo...

Usted, enterándose o no, iba a tener que estar allí hasta las tres, supongo. Mi amiga, que es tímida y de poco molestar, hasta hora y cuarto después de la cita permaneció a la espera. Pobriña.


Paula

Anónimo dijo...

Mire como es mi amiga, que el que está una puerta antes que usted, le da miedo. Y que si le tocara ese médico, nunca se pondría enferma.

Paula

c h dijo...

Sinceramente le digo que siento que haya sucedido algo así, me pongo a ello. Yo estuve todo el rato y mis últimos clientes esperaron una hora... cosa de los escasos minutos de agenda para cada cliente.
----
JLGM ya se ha leído Troppo Vero.
---

Anónimo dijo...

¿Trapiello lee a JLGM?


Paula

c h dijo...

AT lo lee todo... hasta este blog, eso se sabe.

Anónimo dijo...

Hola Trapiello, ¿qué tal?


Las molestias por el tiempo de espera son inversamente proporcionales al cariño que se le tenga al médico. No sé en Llano Ponte porque lo frecuenté poco, pero en el Quirinal la espera con Amor llegaba a las dos horas y la gente no solo no protestaba sino que estaba encantada.

Paula

catalino dijo...

¡Oño! Chm, si salimos, nos nombra diserta, cita o copia a alguno nos avise, porfa; aunque pase mucho tiempo y el chiringito esté cerrado yo conservaré el correo de siempre. Va por el 2002 aún ¡Qué nervios!

Mira que te gusta enredar, Paula. ¿Cómo va tu escafoides?

Anónimo dijo...

Mientras estuve de baja el escafoides iba mal. Ahora que trabajo, el escafoides duele lo mismo o más y sigue fastidiando pero me encuentro mucho mejor. No entiendo porqué me gusta trabajar.

A JLGM cada vez le sobra menos Trapiello, en 2008 a "La Manía" pretendía quitarle 410 páginas.

Paula

Anónimo dijo...

Lo de Dubai tiene muy mala pinta. He visto a gente "importante" más nerviosa que un caracol en un gallinero.

Paula

TheoSarapo dijo...

Yo creo que este año tardaré en comprar Troppo vero. Ando con sobre-carga de libros y el tamaño del morlaco me acojona.