26 de octubre de 2009

Cannery Row

Las personas se van pero sus obras se quedan. Eso parece indicar la frase rotulada en la matrícula de un imponenente Lexus negro que nos precede por la 101 camino de Monterey: Gone but not forgotten. La cita viene al pelo porque estamos circuvalando Salinas, la patria chica del gran Steinbeck. Y en un cruce muy cercano a este poblachón agrícola y californiano se mató hace unos cuantos años James Dean. Pero como quedó escrito, aún nos queda su aliento en películas como Al este del Edén, precisamente ambientada en estos campos que vamos atravesando. No es difícil recordar a Dean arrastrándose por la tierra seca para intentar salvar su cosecha de lechugas. Porque eso es lo que nos ofrece el extrarradio de Salinas: unos inmensos y bien cuidados cultivos de lechugas, calabazas y alcachofas.
Llegamos a Monterey al anochecer y tras deambular por la periferia fuimos a dar con los cansados huesos en un pequeño motel en pleno Cannery Row. No entraba en el plan de viaje esta excursión al barrio predilecto de Steinbeck en el que ambientó una de sus más destacadas obras. Aquella que empieza: "Cannery Row in Monterey in California is a poem, a stink, a grating noise, a quality of light, a tone, a habit, a nostalgia, a dream." . Atinó Steinbeck al alertar de la explotación masiva y desaforada de los caladeros de pescado. Cannery Row, una preciosa zona portuaria en una deliciosa bahía, ha visto desaparecer una a una todas las industrias conserveras que le daban vida en los años cincuenta y sesenta. Ya no queda nada que pescar en aquella zona, cuentan las guías locales. Cannery Row ahora es, como no, un parque temático donde los centros comerciales se alternan con estatuas y recuerdos de Steinbeck y sus amistades. Y uno ya no sabe si reír o si llorar con estas cosas porque bien pensado, la zona ofrece unas interesantes perspectivas para el paseo mañanero. Pero allí del aliento de Steinbeck, como pasaba con Dean, solo queda el celuloide.






De Monterey se llega fácil a Carmel, uno de los lugares mas estúpidos que uno ha conocido jamás. Impecable, elitista, snob, con unas mansiones impresionantes sobre los cantiles (allí está la casa de Sharon Stone en Instinto Básico y de allí sacó Fitzgerald las fiestas para El Gran Gatsby neoyorquino) pero un pueblo asfixiante con sus múltiples prohibiciones. ¡Cómo me desazonan los integristas!
Un par de horas en Carmel y uno acaba dando gracias a Steinbeck por haber escrito sobre el sufrimiento de quienes hacen posible que unos cuantos listos se lo pasen pipa en Carmel. Porque estamos recorriendo una tierra plagada de residencias de actores famosos y de escenarios de famosas películas. La realidad es otra. La mayoría de la población son figurantes hispanoamericanos que nunca alcanzan papeles principales. Esta realidad, esta triste situación de la ola latina, la esbozó Steinbeck en Las uvas de la ira y ahora me viene a la memoria en la voz de Springsteen cuando escribió sobre los cowboys de Sinaloa.
A media tarde, tras pasar Atascadero y Santacruz, llegamos a San Francisco.

14 comentarios:

chm dijo...

Mientras tanto en Avilés ha cerrado "Casa Claudio".

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte. A Chema y a todos.

ana dijo...

Carmel es el pueblo de Clint Eastwood. ¡Hasta fue alcalde!

asurbanipal dijo...

Si, dicen que a Eastwood le hincharon tanto las pelotas que se echo al monte. Logrando abolir la ley que no dejaba comer helados por la calle. A los veinte meses lo dejaba, amargado.

catalino dijo...

chm dijo...
"...como se sabe las pirámides se construyeron con esclavos"
y una magnífica organización, ciertamente.

Protactínio dijo...

Saliendo de Monterrey camino de Salinas y el sur (por donde llegó Sarapo, pero en dirección contraria) puede verse un cartel indicador que reza: "Corral de Tierra Road". Y uno se pregunta, claro: ¿cómo coño pronunciarás eso los yankis...?

chm dijo...

El presidente del gobierno no ha ido al tanatorio dónde tienen a Sabino.
Es más yo creo que el presidente del gobierno ni ha ido... ni se le espera.

M.A. dijo...

De Salinas a Salinas. Estoy haciendo el viaje con usted, Sarapo. Que por otra parte, es lo menos que nos debe a los que nos quedamos aquí, sacando el país adelante.

heptafon dijo...

Eastwood y los helados en el estado donde es gobernador Arnold y fue candidato Jello Biafra(dead kennedys). Buen viaje.

Sarapo dijo...

Que gran asesor presidencial seria westernan. Tendría el funeral de sabino como los chorros del oro.

Sarapo dijo...

Ma: creo que usted y yo tenemos los mismos días vacacionales. Pero si insiste seguiré viajando y contandoselo a condición de que usted no deje de trabajar.

M.A. dijo...

Hecho, Sarapo. No deje de relatar (que no pase lo de Australia) y yo sigo sacrificándome. Por los amigos, lo que sea; menos dinero, que donde no hay harina…

chm dijo...

Sarapo... si le hiciesen caso en La Moncloa y me contratasen como uno de los 666 asesores.

Entonces... M.A. ¿es del gremio médico? ya me parecía a mi que encofraba poco.

don´t dijo...

A este paso va a tener más Iberia Plus que Sarapo. En mi juventud pasé unas semanas en Frisco y San José. No había SIDA ni se había estrenado ET.