20 de septiembre de 2009

Pruebas de New York

Un dinamismo fabuloso y magnético. Pero no sé si sería capaz de vivir en esta ciudad. Mejor aún, no sé si sería capaz de vivir entre estos individuos que todo se lo creen si va en dólares. Dejemos la ciudad, otro personaje, aparte.
Despistado, perplejo, semialucinado. Esto lo captó el malagueño Moreno Villa, otro andaluz profesional: "Como un topo que sale a la luz y se ciega va ese español por las calles".

__________________________________________________________________

Sunday, Central Park, footing and Ray-Ban... ¿Who is he?



______________________________________________


Para Pipurrax. Bar Masa. Nada hay más cool in NYC

24 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenas tardes y buena suerte.

TheoSarapo dijo...

Pipurrax: ante el toro con caviar pensé en tí.

TheoSarapo dijo...

Artabro: lo más intelectual ya no es NYC. A fecha de hoy pega más Ciudad del Cabo o Ulan Bator.

sirkan dijo...

Harper, queremos una foto tuya con Norm... en CHEER'S (ó como se escriba)
Estoy seguro que ya viste a gente de la Cuenca por ahí...

ch dijo...

¿Pero no te has comido una hamburguesa en el Corner Bistro?

ch dijo...

Espada ha ido a un concierto de Raphael y lo cuenta

Cat dijo...

Para Paula (sin prisas): ver página anterior.

ch dijo...

1-1 en el descanso del VCF-Sporting.
En Baloncesto vamos bien.

Sarapo, si no me das más datos...no sé quien es el que hace footing en Central Park. ¿Tú has corrido alrededor del lago?

ch dijo...

2-2 en Valencia y España campeona.

ch dijo...

El creador de Shin Chan encontrado muerto en un barranco.

Anónimo dijo...

Hola, Cat. BT el primero en caerse del cuarteto.

Paula

Anónimo dijo...

Este curso no pienso hablar sobre fútbol en TL. Ya lo dije la semana pasada. De hecho, este curso he conseguido dos pases en la última fila del graderío, donde reina la más absoluta soledad, para no discutir con nadie.

saludos a todos.

BT

I... dijo...

Como estarás harto de recomendaciones para comer la mejor hamburguesa, la mejor pizza, el mejor pastrami... te daré una recomendación de verdad: aprovecha el bajo precio del dólar y cena en Nobu, en alguno de los tres.

Anónimo dijo...

Zapatero se presentó como un paladín frente a unos imprecisos "poderosos" dispuestos a liquidar las políticas sociales, subrepticio preámbulo para justificar la necesidad de subir los impuestos. En una democracia consolidada, nadie puede haber más poderoso que el propio Gobierno y, por tanto, la retórica presidencial resulta difícil de admitir. La opción de elevar la carga fiscal de una economía que destruye masivamente empleo entraña el grave riesgo de contraer aún más el consumo y la inversión, ahondando las causas que han dejado a cuatro millones y medio de ciudadanos en el paro. Y si este riesgo se materializase, el culpable no sería ningún oscuro poderoso sino el Gobierno, responsable de la política fiscal.

Anónimo dijo...

TRIBUNA / REFORMA SANITARIA EN EEUU

Un debate con falta de sinceridad

El autor acusa a Obama de no decir toda la verdad sobre las consecuencias de su proyecto sobre la sanidad l Sostiene que la cobertura a toda la población supondrá un aumento progresivo del gasto que será incontrolable

ROBERT J. SAMUELSON

NO PODEMOS, según parece, tener una conversación franca en torno a la sanidad. El reciente discurso del presidente fue una actuación brillante, y podría mejorar las esperanzas de aprobación de su reforma en el Congreso. Sin embargo, ningún plan posible va a solucionar el problema de la sanidad de forma totalmente satisfactoria. Cuando Obama dice «no soy el primer presidente en asumir esta causa, pero estoy decidido a ser el último», está dando rienda suelta a su ambición de ocupar un lugar especial en la historia, e ilustra el motivo de que los estadounidenses no discutan con sinceridad sobre la sanidad.
El problema de Obama es muy simple: el apoyo a la reforma se estaba viniendo abajo. En abril, el 43% consideraba que estaría más protegido con el plan del presidente y sólo el 14% no pensaba así, según un estudio encargado por la Kaiser Family Foundation. Hacia el mes de agosto, era un 36% frente al 31%. Para ganar fuerza, Obama tenía que convencer a más gente de que su programa les iba a ayudar.

Los estadounidenses en general esperan tres cosas de su sistema de salud. En primer lugar, creen que todo el mundo tiene derecho moral a la atención médica imprescindible; eso favorece un seguro universal. En segundo lugar, quieren tener opciones; quieren elegir a sus médicos y quieren que los médicos decidan el tratamiento con libertad. Por último, la gente quiere control del gasto; la sanidad no debería consumir todas las compensaciones privadas ni los impuestos.

Apelando a estas expectativas, Obama dijo a los estadounidenses lo que quieren oír. Las personas con seguro no estarán obligadas a cambiar de planes ni de médicos; disfrutarán de más seguridad porque no se permitirá a las aseguradoras negar la cobertura basándose en «enfermedades anteriores a la firma de la póliza» ni anular pólizas cuando el firmante esté enfermo. Todos los estadounidenses estarán obligados a tener un seguro, pero aquellos que no se lo puedan permitir recibirán subsidios.

En cuanto a los costos, no se preocupe. «Reducir el despilfarro y la ineficacia de los programas públicos asistenciales Medicare [para los mayores de 65 años] y Medicaid [para los indigentes sin ningún tipo de cobertura] sufragará la mayor parte de este plan», dijo Obama. Se comprometió a «no implantar un plan que añada un solo centavo a nuestro déficit presupuestario ni ahora ni en el futuro». Obama ofrece protección universal, opciones de elección y menores gastos. ¿Se lo creen los ciudadanos?

Anónimo dijo...

El problema es que no se puede creer por completo al presidente. Si fuera sincero, si todos fuéramos sinceros, tendríamos que reconocer que todos esos objetivos de nuestro sistema sanitario ideal chocan entre sí. Tal vez podamos tener dos de ellos cualesquiera, pero los tres a la vez no.

Si queremos sanidad universal y opciones ilimitadas de pacientes y médicos, los gastos se elevarán progresivamente porque no habrá razón ni autoridad que los detenga. Contamos con una variante de eso hoy en día -el sistema de coste con reembolso por minuta de consulta-. Pero el aumento del gasto empuja al alza las pólizas y los impuestos. Ese es uno de los motivos de que el gasto sanitario haya pasado del 5% del PIB en 1960 al 16% en 2007. Otras razones son las nuevas tecnologías y el aumento progresivo de los ingresos personales. Pero controlar el gasto exige imponer límites a pacientes y médicos.

Los estudios de diversas instituciones de salud concluyen que sus costes a largo plazo superan los recursos a largo plazo. Durante su segunda década - desde 2020 a 2029- , el proyecto de ley que defienden la mayoría de los demócratas elevará el déficit presupuestario federal en un billón de dólares, según estima la firma consultora Lewin Group. El total del gasto sanitario alcanzará el 28% del PIB hacia el año 2029. ¿Cómo es posible que Obama pretenda controlar el gasto y no añadir carga en ningún momento al déficit? Bueno, se ha comprometido a promulgar una medida legislativa que obligará a realizar «más recortes del gasto si el ahorro proyectado no se materializa.» ¿Suena convincente?

No lo es. El Congreso a menudo promulga legislaciones con condiciones para controlar el gasto. Esas condiciones en general no funcionan. Siempre que pueden servir para algo, el Congreso las aplaza o las modifica. Considere una de tales normas: la del ritmo de crecimiento sostenible que el Congreso aprobó en 1997 para controlar el gasto de las consultas de Medicare. Desde el año 2002, la fórmula establecida ha permitido imponer recortes anuales en las compensaciones de las minutas de las consultas. El Congreso ha anulado sistemáticamente esa fórmula. Hoy hay presiones para prescindir por completo del ritmo de crecimiento sostenible que limita el gasto sanitario.

La venta de la reforma por parte de Obama es equiparable a charlatanería de alto nivel, pero siendo justos, muchos detractores conservadores igualan o superan sus distorsiones y exageraciones con la demagogia encaminada a sembrar el miedo.

Estos críticos lanzan la acusación de que Obama reducirá las prestaciones de Medicare o de que va a crear «tribunales de eutanasia» para privar a los ancianos enfermos del tratamiento deseable. Estas acusaciones no sólo son antes que nada falsas (como dice Obama), sino que sugieren erróneamente que dejemos a un lado ciertas materias importantes. Medicare supone la quinta parte del gasto en salud. ¿Por qué no debatir lo que debe de estar cubierto y lo que habría que pagar? Del mismo modo, los médicos, pacientes y sus familias deberían discutir la atención clínica en los últimos momentos de vida. No es sólo que entre el 25 y el 30% del gasto de Medicare se produzca durante el último año de vida del paciente. Es que la atención médica cara y estoica a menudo se acompaña de sufrimiento innecesario.

Las lagunas de sinceridad en el debate reflejan una condescendencia común. Una parte está segura de que tiene que convencer a los estadounidenses de que la reforma va a servir para más de lo que va a servir; la otra cree que tiene que asustar a los estadounidenses de forma que crean que les va a perjudicar. Habida cuenta de las expectativas contradictorias de los ciudadanos, cualquier reforma sanitaria puede ser criticada por cargarse algún objetivo popular.

Lo que sucede es que nos negamos a enfrentarnos a las elecciones inevitables y desagradables.

Robert J. Samuelson es columnista de The Washington Post y autor de diversos libros de economía.

la cosa está bien jodida dijo...

Estos críticos lanzan la acusación de que Obama reducirá las prestaciones de Medicare o de que va a crear «tribunales de eutanasia» para privar a los ancianos enfermos del tratamiento deseable. Estas acusaciones no sólo son antes que nada falsas (como dice Obama), sino que sugieren erróneamente que dejemos a un lado ciertas materias importantes. Medicare supone la quinta parte del gasto en salud. ¿Por qué no debatir lo que debe de estar cubierto y lo que habría que pagar? Del mismo modo, los médicos, pacientes y sus familias deberían discutir la atención clínica en los últimos momentos de vida. No es sólo que entre el 25 y el 30% del gasto de Medicare se produzca durante el último año de vida del paciente. Es que la atención médica cara y estoica a menudo se acompaña de sufrimiento innecesario.

M.A: dijo...

Sarapo: ¿les está gustando o no?

Ana, ¿qué le parece lo del rango de autoridad pública a los profesores?

Tres partidos jugados, dos ganados y uno empatado. Debe ser su amor a la pólvora. No hay equipo en España capaz de esa combustión espontánea. Tal vez los colchoneros.

M.A. dijo...

La última exclusiva mundial de
El Mundo. Menos mal que Espada sigue de vacaciones, ¿o no?

Por BLANDINE GROSJEAN (RUE89*)

Las 'revelaciones' mundiales aparecieron el domingo 13 de septiembre en la edición dominical del periódico madrileño de derechas, que, los fines de semana, da mayor protagonismo a los grandes reportajes de investigación.

El artículo, muy extenso, cuenta con todo detalle las vicisitudes de esta historia que llevó a dos belgas hasta Long Island, donde se entiende que "encontraron" a los tres sobrinos nietos de Hitler (los nietos de su hermanastro Aloïs), sitiando su casa durante siete días y siete noches en pleno temporal de nieve, hasta que el mayor, de 60 años, terminó por abandonar su escondite, hambriento.
[...]

Una vez recogida la servilleta con todas precauciones, el ADN fue analizado en Bélgica y permitió, entre otras cosas, poner fin a la leyenda del abuelo judío de Hitler (alimentada por el hecho de que su abuela paterna había concebido al padre del Führer antes de casarse cuando era empleada doméstica de una familia judía).

En la tercera parte del texto, el periodista español deja caer, como anécdota final, la parte francesa de la persecución de las muestras de ADN de los Hitler: Jean-Marie Loret, presentado por ciertos historiadores como el hijo oculto de Hitler, resulta que no comparte con los sobrinos nietos norteamericanos el famoso cromosoma Y, que portan los varones de una familia.

"Todo forma parte de una obra que leí hace algunos años..."

Caramba. 41 primicias en un único artículo. Los 39 parientes vivos de Hitler y el punto y final a dos leyendas que han hecho correr ríos de tinta: el hijo francés y el abuelo judío. "Una bomba", dirían los jóvenes de la redacción.

Jean-Paul Mulders no es francófono de nacimiento, pero se defiende en francés. En cambio, no habla una palabra de español, así que no ha entendido lo que se cuenta de él en El Mundo. Tampoco sabe por qué ese periodista español fue a verle hace dos semanas. "¿Tal vez porque era el aniversario de la invasión de Polonia?"
[…]

El periodista español confirma que ha "vendido" este artículo a El Mundo puesto que el tema estaba candente por el aniversario de la Segunda Guerra Mundial. Su reportaje no alude a los artículos de Het Laast Nieuws, no menciona más que de pasada el libro de Mulders (quien le pasó su traducción al inglés, que aún no ha sido publicada) y no llega a contar de qué trata realmente el libro, a pesar de que estuvo con el belga varias horas. El falso hijo francés no es muy buen vendedor, admite Mulders.

Albert Serena publica el artículo el domingo 13 de septiembre anteponiendo la cifra de 39 a los descendientes de Hitler, cifra que tomarán todos los medios del mundo entero para turbación de Jean-Paul Mulders:

El resto, aquí.

I... dijo...

Peliculón: District 9. Extraordinariamente irónica (la elección de Suráfrica, con un guetto para extraterrestres donde años antes había un guetto para negros, y la hostilidad manifiesta de los negros contra los alien) no debe de ser casual.
Muy crítica contra la ONU, también, que crea un organismo, similar al ACNUR para manejar el problema de 1,8 millones de extraterrestres (bichos, les llaman) refugiados en la Tierra.
Aunque parezca exagerado, los campos de refugiados ruandeses de Goma no se diferenciaban demasiado del vertedero en el que viven los "bichos". ACNUR también cometió desmanes como los que se ven en la peli.
Desde el punto de vista cinematográfico: correcta, aunque un poco forzada, la elección del formato de documental de la primera mitad de la película.
Homenajes por todos lados a lo mejor del género: Predator, Alien, Enemigo mío, La Mosca...
Altamente recomendable, aunque no guste, quizás, a los amantes de Lars von Trier.

javier dijo...

En el arranque de su recital, su primer intercambio de palabras con el público fue un escueto «muchas gracias». Una pausa mínima y el gesto de la cantante indicó al respetable que ella quería palmas. Se supo al instante qué era lo que iba a suceder. «Así fue», esa que arranca con el famosísimo «Perdona si te hago llorar» puso a toda la plaza a corear la composición del mexicano Juan Gabriel. Voz y público fueron uno y así siguió durante toda la noche. Pantoja, lo más grande.

javier dijo...

M.A. EM conseguirá reabrir el juicio por el 11M. Las declaraciones de Manzano acabarán con el Gobierno en unos meses.

Fernando del Busto dijo...

Menudo verano: entrevista en La Voz, Lanzarote, Nueva York... ¿Cual es la próxima?

pipurrax dijo...

Vaya sitios más cojonudos Sarapo. Pensar que hace 20 años los bocadillos de La Esquinita, de lomo con pimientos, nos parecían lo máximo...