22 de agosto de 2009

Vida de pueblo

El 22 de Agosto de 1919 el escritor Josep Pla anota en su cuaderno gris que deja Palafrugell porque la vida de pueblo arruina la poca voluntad que pueda tener una persona. Y que el tedio degrada las facultades intelectuales. A Pla le parece que solo hay algo más difícil que vivir en un pueblo: irse de un pueblo. Por eso, por superar ese reto, se va a la ciudad. Esto andaba yo mascullando estos días en que Salinas parece menos pueblo que nunca, lleno como está de veraneantes que no saben muy bien qué hacer con esta joya de tiempo que tenemos. Creo que Pla, como casi siempre, lleva razón. La vida de pueblo acaba atrofiando la musculatura más estriada e inyectando gotas de grasa parda en las fibras nerviosas. No conviene, pues, envanecerse demasiado en el retiro y en la proximidad. Pasión y distancia, amores, pasión y distancia.


____________________________________________________________________________________

Alguien a quien aprecio severamente me habla de Ciao, Verona, un cuento de Julio Cortázar que se publicó en Babelia hace dos años y que ahora recupera Aurora Bernárdez, marinera mercante, en los Papeles inesperados. Una historia de amor triangulada: una mujer le cuenta a otra, antigua amante, una historia de pasión por un hombre que la desea de una forma imposible. Una escena cosmopolita, complicada. ¿A qué nivel de obsesión y de sofisticación intelectual hay que llegar para sentirse vivo leyendo un cuento así? Me pregunto.


____________________________________________________________________________________


5 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte

Catalino dijo...

Meca
Necesito 30 cm de aire libre a mi alrrederor para no ponerme histérico en público. No voy a conciertos, ni buenos ni malos, nunca pues. Me gusta también la música popular y verbenera. El verdadero espectáculo está abajo, en la gente.
Dicen que las mejores orquestas son para los últimos días ¡JA! No lo veo yo así. Siendo un gourmet exquisito me emocionaron las primeras cuando unos músicos viejos ¿casi ridículos? sin aspavientos ni parafernalia luminosas, sin pedir un solo aplauso pero con mucho oficio detrás encadenaban corrido con bolero, pasodoble con merenge, copla con vals, tango con marcha a un ritmo compatible con la respiración que dio lugar a mi primer comentario tan alabado.  
Lo que vino después es la misma mierda de ruido, colorines,ppl falsedad, dinero del contibuyente, bisbales y gochonas pidiendo aplausos tras cada intervención falluta y que no vienen a cuento. A venderse a los escaparates! 

Sarapo
Pero volvió al Mas ¿no? Viejo y casi jubilado volvió.      

pipurrax dijo...

Ayer Enric González escribía sobre la hiperconservadora cadena Fox.

mecanikong dijo...

Durante varios veranos nos dedicamos a ir de romería en romería. Cuando los veranos duraban meses, los fines de semana 4 dias y al caer la tarde empezaba lo bueno. Llegué a diferenciar las orquestas decentes de las malas, y las muy malas son esas que tú dices. Años más tarde trabajé con un ATS que había currado en una orquesta, y me explicó un poco sobre la vida de la gente que forma parte de ellas. Un tipo curioso este enfermero. Al dejar aquella plaza me enteré que estaba liado con la administrativo del centro. Seis meses con ellos y no me enteré de nada. Un pillo de orquesta, sin duda.
Le había entendido, Cat. Sólo que no me lo imaginaba bailando esas horteradas. Y llevaba razón.
Hay mucho que leer en lo que cuelga Sarapo.
En catalán no voy a leer, excuse me.

pedrowesterman dijo...

Sarapo, ¿Cómo ha sido la mareona?