1 de agosto de 2009

Una novela rusa


El último libro de Emmanuel Carrère ha sido la alegría del verano. Desde que lo abrí por primera vez hasta el final, sin interrupción. Bueno sí. Se me perdió el primer ejemplar en un aeropuerto canario y tuve que reponerlo en pleno síndrome de abstinencia. Carrère escribe un diario novelesco ahíto de realidad. Una realidad a caballo entre el horror y la locura que acaba llevándose por delante una incipiente historia de amor. Cierto que la realidad-Carrère siempre me ha atraído desde que leí El Adversario. Y más cierto que esta novela rusa me engancha doblemente porque en ella se narra la muerte civil de un presunto enfermo mental en un manicomio ruso. Pero es que el mundo Carrère es muy absorbente. ¿Cómo no va a ser absorbente el despelote mundial de un escritor tan egocéntrico y torturado? ¿Cómo no va a resultar atractivo un libro tan puro como franco? ¡ Si estamos tan rodeados de impostores! Se me ocurre que la más taxativa diferencia entre la obra de Carrère y la narrativa actual se encuentra en la página 28 de Una novela rusa, cuando Emmanuel Carrère cuenta cómo tras una conversación telefónica con su pareja se la menea en la soledad de su hotel. ¿Cuántos escritores conocen que puedan hacerlo? ¿Y contarlo?

PARA CARRÈRE. DE PARTE DE MICHEL DE MONTAIGNE:

"Pero ¿es razonable que, con una vida tan privada, pretenda ser conocido públicamente? ¿Es, asimismo, razonable que muestre al mundo, donde la costumbre y el artificio gozan de tanto crédito y autoridad, hechos naturales crudos y simples, y surgidos, además, de una naturaleza muy endeble? […] Para llevarla a cabo, sólo necesito aportar fidelidad. Aquí, la hay, la más sincera y pura que pueda encontrarse. Digo la verdad, no toda la que se me antoja, sino hasta donde me atrevo a decirla; y me atrevo un poco más al envejecer, pues parece que la costumbre concede a esta edad más libertad para parlotear, y más indiscreción para hablar de uno mismo. Aquí no puede suceder lo que veo ocurrir a menudo: que el artesano y su obra se oponen."



___________________________________________________________________________________


Esta noche ha llovido a conciencia. Ahora hace calor y la playa está llena de paseantes y surferos que hoy celebran su concurso anual de longboard con la presencia de destacadas tablas internacionales. En el escenario del Spectamusic un coro de trombones interpreta una versión swingueada del Let it be. De las ciento y pico tiendas de campaña no dejan de entrar y salir tipos de neopreno. Como casi siempre tras cuatro días de solana se agradece que llueva. Porque seguro que está tarde sale el sol.

18 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenos días y buena suerte.

TheoSarapo dijo...

Sí, Terreiro, sí. Fignon parece un cretino total.

javier dijo...

En Gijón llueve a esgaya.

Anónimo dijo...

Busco y no encuentro el libro en otro aeropuerto canario.
Mi primer día de vacaciones.
devisita

TheoSarapo dijo...

Pese a la lluvia estamos ante uno de los días más hermosos de Salinas. Cuando la lluvia fina se funde suavemente contra el verde de la pradera y el gris perla del mar, que además está revuelto y lleno de surferos. Como hace calor apetece pasear. E incluso correr.

TheoSarapo dijo...

Devisita: a pasarlo bien¡¡¡

Intenté encontrar Una novela rusa en las islas: Fue imposible. Y en Asturias, con reparos pero al fin llegó. A mí me ha desbordado. Es de los libros que me gustaría poder llegar a...intuir.

Simón suerte dijo...

Llueve también en la Artabria, y las vacaciones llegan a su fin, el lunes al tajo...
Disfrute de un agosto vacional devisita.

mecanikong dijo...

El blog está muy guapetón. Ese libro dejó también muy impresionado a mecanikong XY.

sarapo dijo...

Estamos de pruebas. A ver si acertamos con un estilo tan propio y personal como sobrio y sencillo.

Anónimo dijo...

Los enlaces a otros blogs molaban. Así nos divertimos leyendo cómo discuten las intelectuales mujer-pez y Ana Nuño. Claro que merman sencillez al actual estilo del blog. Muy chulo, de verdad.

mecanikong de guardia dijo...

soy yo

TheoSarapo dijo...

Los enlaces me parecen fundamentales. Estoy tratando de recuperarlos.

catalino dijo...

Un chaparrón corto con sol oblicuo. Cúmulos hacia la sierra. La temperatura exterior ha bajado cinco grados; en el interior apenas dos. Casa limpia y cerrable. Mañana parto, supongo. Palmada a los chicos y bicos a ellas. Al agosto no lo felicito que no es mes que me guste mucho; me tocó este año.

Brillante diseño. Me gusta. Gran Pavlov. Yo también quiero enlaces y contador. Sí, eso de entrar y saber que hay más, aunque no hablen, era como tener compañía siempre agradable.

Ártabro dijo...

A Fernando le cae mal Fignon.

Catalino quiere “contador”, ¿o será Lance?

Sarapo se quita de encima los enlaces que le oprimían el cráneo.

Simón sigue siendo el anónimo anterior.

A Sarapo la verde pradera lo invita a pasear. Normal. Lo anormal es cuando invita a pastar.

La mayoría del personal sigue saliendo de vacaciones en agosto. Cuando se les pregunta casi todos responden que detestan agosto.
CONCLUSIÓN: la mayoría detesta las vacaciones.

Meca de guardia, como casi siempre.

Chema se supone que de vacaciones en julio. CONCLUSIÓN: le gustan las vacaciones.

Ártabro lleva diez años de vacaciones y como en agosto esto se convierte en un erial regresa para hacer sustituciones.

Además, la nueva casa está quedando guapa.

Catalino dijo...

SÍ, las detesto. Las detesto y además me pongo malo; pero malo pa morirse. Con lo a gusto y feliz que estoy trabajando rodeado de realidades y jóvenes médicos llenos de aventuras nuevas e interesantes: que si la hipoteca sube o baja; que si me compro un piso, me caso, paro una preciosa ranita, me amplían el contrato, ¡tengo un caso apasionante!, …
Y ahora qué. ¿Bañarse? ¿Comer? Y qué decir de las fiestas de pueblo gallego ¡Puagggggggg! Como pueda me escapo.

Anónimo dijo...

Hay demasiado rojo, Sarapo.


Paula

Mercutio dijo...

Bonito blog, Sarapo. Le ha quedado muy elegante.

Fernando del Busto dijo...

Lo que más me duele es que sigas sin leer La soledad... Felicidades por el rediseño, siempre se agradece.