13 de agosto de 2009

Nuestro pequeño mundo





Ha muerto Jesús Pastor, fundador y dueño de la que pasa por ser la mejor tienda de libros de León. Su figura quijotesca era omnipresente en aquella librería por la que había que pasar si querías ver un libro de novedad en una ciudad que salía de una larga siesta. Jesús Pastor es una de las extrañas figuras que perviven en la costra de mi adolescencia. Nunca me cayó bien. Siempre hacía lo que nunca debe hacer un librero con un lector: no dejarle buscar un libro a solas, no dejarle hojear, no dejarle siquiera ¡ay que tortura! acariciar el lomo de un libro intonso. Su interés por aconsejar en la compra era directamente proporcional a su interés porque corriese el aire en su tienda. Jesús Pastor se convirtió para muchos de nosotros, bolsillos pelados, en un ominoso peaje. Un canon digital, una incomodísima SGAE antes de Teddy Bautista. A Pastor le retrató bien Andrés Trapiello en UNA CAÑA QUE PIENSA. Andrés cuenta su relación con el librero en términos similares a los arriba narrados. De hecho, su descripción del tendero fue una de las razones por las que antaño me arrimé con fuerza a los diarios de Trapiello. Cuenta Trapiello una anécdota concluyente, holística. Al de Manzaneda, que también había sido visitante de Pastor en su juventud, le conceden un importante premio nacional y tiene que ir a León a promocionarlo. Y le hacen firmar ejemplares cara al público. Y tiene que hacerlo en la librería Pastor. Y allí le espera el dueño que le conoce de joven ya que gasta cierta amistad con un tío cura de Andrés. El dueño le mira con frialdad y tras alguna pregunta impertinente le señala la mesita donde debe empezar su tarea. El público que acude a que Trapiello le firme el libro es escaso. Tal vez un par de docenas de amigos. Y Jesús Pastor, que tenía poca piedad con el débil, va y le espeta: "Vaya, tienes poca gente... Pues ahí donde tú estás ayer mismo firmó libros Vizcaíno Casas y la gente abarrotaba la plaza...la cola llegaba hasta la iglesia de San Marcelo". Bueno. Eso. Adiós, adiós.


_______________________________________________________________________________


El próximo viaje empezó ayer en una librería. Bryson, Armada, González, Muñoz, Henry Levy y Camba balizan el camino.

__________________________________________________________________


Y el martilleo de aquella frase de Castilla del Pino en la que se definía a sí mismo "como una flecha camino del blanco".



____________________________________________________________________________


Me capó mi madre.

14 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Buenas tardes y buena suerte

Bruno dijo...

si es por flechas, yo me quedo con aquella de sean connery-robin hood cuando en el lecho de muerte le dice a little john:

Give me my bow... Where this falls, John, Put us close, and leave us there.

Anónimo dijo...

Hoy es el día mundial de los zurdos.

BT

M.A. dijo...

¡Qué envidia! Sarapo. Hace dieciocho años, dos jóvenes bastante tontos (pleonasmo) se hicieron la promesa de volver a aquel lugar llevando consigo a “lo que viniera”. No por la comida, bastante mejorable, sino por verla (verlo) con los ojos desorbitados y un ¡qué pasada! en la boca. No podrá ser; Windows on the World ya no existe.

M.A. dijo...

Al Espanyol siempre le costó salir en la televisión, en parte por la omnipresencia del Barça, y puede que penalice también hacer constar en el currículo la condición de perico cuando se trata de aspirar a un cargo, de manera que a veces se impone silenciar el amor a los colores blanquiazules, sufrir en el anonimato, o, por el contrario, se exagera el gesto como signo de resistencia, lejos en cualquier caso de la normalidad. Nunca ha sido un club mediático y hasta alguno de sus mejores escribientes se cambió de equipo para favorecer sus aspiraciones periodísticas.

Ramón Besa en El País.

TheoSarapo dijo...

MA. Desconocía ese texto de Besa. Es muy serio lo que cuenta. Muy serio.

ramon lobo dijo...

En Kabul, los periodistas extranjeros se han repartido en hoteles pequeños. Todos huyen de los grandes como el Intercontinental y el Serena porque existe la sensación de que los talibanes van a intentar algo sonado dentro de Kabul antes de las elecciones. Se suceden las bromas sobre la cercanía de las habitaciones a los muros exteriores y la exposición de su inquilino a un posible coche bomba. El humor negro es una forma de espantar los miedos y de pasar el rato. Aunque las nuevas guest house están haciendo su agosto, se mantienen en unos precios aceptables. No hay inflación de avaricia. Después lo compensan con algún exceso en el cobro de las cervezas turcas Effes Pilsen.

El mío dispone de aire acondicionado, agua más o menos caliente (aunque tiene sus momentos: de repente helada; de repente, ardiendo), buena conexión wifi y televisión por satélite en la que es posible ver todos los canales árabes del mundo, que tienen su punto cuando te acostumbras.

Anónimo dijo...

Nueva York? Los autores guías parecen generalistas, de familia.
Leído 4 del saco de liibros que me traje constato el desacierto de su elección. De Trapiello, monada por la falta del diario de este ano y por ser Trapiello,
me perdono. Pero a los otros 3 (a saber: millenium 3, la esfinge de camilleri y el desapacible y solitario números primos) los ataría con una cuerda y con ella al fondo del mar.
Dv

Anónimo dijo...

Pippa lee es una gran novela.

TheoSarapo dijo...

Yo creo que a Devisita le ha dejado de interesar la novela. Meibi?

TheoSarapo dijo...

Bonita flecha, Bruno, bonita flecha.

Anónimo dijo...

Probablemente y seria una pena.
Por eso, me apunto y pido la recomendación del anónimo.

Dv

Fernando del Busto dijo...

También es brillante la descripción de un librero de Avilés, que le invita a comer y pide media razón de angula para los dos porque es muy cara y, para probarla, es suficiente...

TheoSarapo dijo...

Sí, Fernando. Con el librero de Avilés se cebó sin motivo alguno.