21 de julio de 2009

CANCIONES DEL VERANO

No me atrevo a decir el daño que Patrizia D´Addario puede hacerle a Berlusconi pero me temo que al periodista Miguel Mora puede quemarle las manos. Y es que las hay que cobran tres veces (" Patrizia D'Addario no mentía. La prostituta, de 42 años, afirmó que había visitado dos veces a Silvio Berlusconi en su residencia de palazzo Grazioli y que había entregado las cintas que prueban dichos encuentros al fiscal Giuseppe Scelsi. Ahora, la revista L'Espresso ha publicado esas cintas")aunque algunos de sus clientes se resistan a creerlo. Tan enamorados, ellos, del amor. Miguel Mora le ha puesto banda sonora en su artículo de hoy a este verano triste, destemplado y crítico."Como fondo se escucha música: es la voz del cantante neomelódico napolitano nacido en Nueva York, que hace furor entre los jóvenes camorristas, Sal da Vinci. La canción se titula Zoccole zoccole (putas, putas)". ¿A que no adivinan quién puso la cinta? Zoccole, zoccole, zoccole, sono tanti¡¡¡¡



_________________________________________________________________________




Juan Antonio Ruiz Espartaco. Ex-matador de toros. Allá por los años ochenta acuñó un concepto: "lamueredelazureja" con el que designaba a ciertas mujeres más peligrosas que los toros, que se acercan a los toreros en sus tardes de triunfos para arrebatarles, una vez embobados, las ganancias y las mieles del éxito. Aconsejaba con firmeza el diestro Espartaco cuidarse mucho de de esas mujeres que solo están con los matadores en las maduras, cuando cortan orejas.
La relación de Espartaco con las mujeres merece ser estudiada con detenimiento. En el diario El Mundo de este sábado entrevistan al héroe de Espartinas. El ex matador matiza percepciones pero sigue con miedo:" A las mujeres no se las ve venir" y funda una nueva variante de la lógica, la lógica espartaquina: "Si una mujer torea, la respeto. Simplemente, no me gusta." Dieciocho años casado con una mujer ejemplar. Espartaco.

32 comentarios:

sarapo dijo...

Buenos días y buena suerte.

sarapo dijo...

Pipurrax, la clozapina se usa menos de lo que quisiéramos pero no es culpa nuestra. A ver si convencéis a los hematólogos de que los secundarismos son prácticamente irrelevantes. Pero exigir un análisis de sangre semanal durante 18 semanas seguidas no parece una buena medida que incentive su prescripción. Asi que no es un capricho de los psiquiatras.

Luego, la noticia juega con lo que pudo haber sido y no fue.


Mecanikong,en Teimpo de Silencio hay un par de escenas donde el protagonista se pega unas frases citando mitología griega a porrillo. Pero eran otras épocas.

M.A. dijo...

Enhorabuena a Enric. El tío se va de vacaciones y le caen 24.000€.

catalino dijo...

Eso es, Meka. Conocer la Biblia y la mitología griega era, en otras épocas, signo de cultura y tal … Ahora lo fetén es afirmar: yo nunca leo ficción.

Muy bueno lo de Jenofonte. ¿Lo dices por cobarde y domador de yeguas, no?

Pablo dijo...

Hoy he visto la etapa del Tour por televisión. Impresionante.

Velina dijo...

Lo malo de Silvio es que no usa funda.

Anónimo dijo...

No se preocupe Velina. Silvio la tiene plastificada.

Moratinos ha protagonizado en Gibraltar, una de las fotos más vergonzosas de los últimos tiempos, tan sólo superada por la de Aznar en las Azores.

I. dijo...

De pequeño era lector contumaz del Antiguo Testamento. Una gran novela: sexo, guerras, violencia y venganzas. El Nuevo Testamento me parecía aburridísimo: la magia no me interesaba nada.
Yo recomiendo que los niños empiecen con un antiguo testamento con ilustraciones. ¡Coño, es que ahí está todo el cine!: Moisés, Noe, los diez mandamientos...

Luego me dio, como a Mekanikong, por las deidades griegas. Lo mío no fue por Jenofonte, sino por Homero, aunque confieso que no logré acabar la Iliada, y eso que salgo yo. Me sabía todos los dioses en sus nombres griegos/latinos, gracias a un juego con cartas en los que salían todos,incluso las deidades menores, tipo las musas, o los héroes.

Me temo que le cuentas todo esto a un bachillerando actual y te llama Cebolleta.

ana dijo...

Pues mis hijas también le encuentran la gracia (nunca mejor dicho) al Nuevo Testamento.

-Mamá, ¿y Jesús para qué andaba sobre las aguas?

-Supongo que porque le gustaba.

-¿Cómo a tí hacer planos?

Simón Suerte dijo...

A pesar de compartir creencias con Catalino, siempre he sentido una especial predilección por el Antiguo Testamento, a pesar de haber estudiado en colegio público, y optar por Ética en el instituto (¡ah, que tiempos!)
Tal vez mi cariño por las fábulas biblicas vengan de EGB, y la culpa la tenga Don Alonso. Don Alonso impartía Historia y Religión en sexto. Sus clases de esta última materia consistían en un largo monólogo de una hora al que asistiamos absortos y en el contaba una de esas maravillosas historias del Antiguo Testamento. Es díficil conseguir que 20 pequeños vándalos de 10 años permanezcan completamente en silencio y extasiados ante el largo discurso de su profesor, pero don Alonso lo lograba clase tras clase. Se me ha quedado grabado a fuego su relato de Moisés: el río, las plagas, la huida, el Mar Rojo abriéndose, el becerro de oro, los cuarenta años perdidos en el Sinaí... Al final de la historía (ya saben, Moisés ve la Tierra Prometida, pero muere sin poder pisarla) los veinte pequeños salvajes estallamos de forma espontánea en un gran aplauso, no lo habíamos hecho antes, ni lo volveriamos a hacer después... Aún hoy me parece estar viendo la cara de profunda emoción que el bueno de Don Alonso tenía durante nuestro largo aplauso.

M.A. dijo...

Mis personajes favoritos eran el Comandante de los Ejércitos de Dios y Judas Iscariote. A todo niño le molan los jefes de un ejército y si es tocayo tuyo, más y mejor. Claro que, por esa torpeza que empecé a desarrollar a temprana edad, durante bastante tiempo también lo hice responsable de las muertes de los primogénitos. Me lo imaginaba alto, rubio, guapo, con uniforme de las SS; cumpliendo órdenes sin rechistar. No había escuchado a los Rolling y casi sentía simpatía por el Devil.

Con Judas Iscariote fue otra historia. Cuanto más lo pensaba, menos entendía la tremenda injusticia que se había cometido con él. Cómo era posible que el cura, por otra parte con pinta de inteligente, no nos explicara lo que estaba tan claro. ¿Acaso no lo veía, acaso el adoctrinamiento lo hacía tonto? Me creía el niño más inteligente del mundo: allí donde todos veían una historia de celos y codicia, yo, YO, un niño; veía la verdad. Que Judas era un elegido de Dios, alguien sin más salida que obedecer y cumplir su destino, marcado por El Señor, mientras charlaba con los siete Ángeles que tenían derecho a verlo. No recuerdo cómo cuadraba mi brillante hipótesis con el libre arbitrio. Seguramente no lo hacía.

Y luego vi Jesucristo Superstar. Todo estaba ya pensado.

TheoSarapo dijo...

Alucino con Contador. Alberto II de Francia.

ana dijo...

M.A. no es un ángel, ¡es un arcángel!
Aunque en realidad no tengo muy clara la jerarquía de la corte celestial...

TheoSarapo dijo...

Personaje favorito bíblico? Onán, sin duda. Patrón de las imposibles.

ana dijo...

En Primero de B.U.P. (esto del B.U.P. suena ya tan antiguo como el Imperio Austro-Húngaro) mi profesor (¿?) de religión, que era cura (esto sí que no necesita interrogaciones) se llamaba Donsantiago. Donsantiago nos dijo el primer día de clase que íbamos a dedicar el curso a buscar nuestra identidad, es decir, a la búsqueda del yo. La verdad es que con catorce años y teniendo en cuenta que yo soy muy -pero que muy- literal, lo de la identidad me sonaba a mi recién estrenado D.N.I.; pero peor era todavía lo de la búsqueda del yo, porque menos sentido le veía a buscar a Donsantiago durante todo un curso.

Para ponernos (en situación) Donsantiago nos decía: "Pensar (así: terminado en r) que estáis durmiendo y de repente os despertáis; no estáis en vuestro lecho (Donsantiago jamás decía cama): estáis en un tren. Entonces empezáis a haceros preguntas: ¿qué hago yo aquí? (dormir), ¿a dónde voy? (déjame mirar que pone el billete), ¿quién soy? (Ana)''.

Para ilustrar "el asunto" a veces nos leía pasajes de El Principito con los que yo no veía conexión alguna salvo, naturalmente, uno en el que aparecían trenes, pero que resultaban estimulantes en medio de aquel sinsentido. También nos ponía a menudo unas diapositivas con una narración de radiocasette (me remito de nuevo al Imperio Austro-Húngaro) sobre Juan Salvador Gaviota (qué gran bestseller se perdió Claudio Coelho). Aunque a mí me resultaba muy aburrida la historia del pajarraco eran unas tardes deliciosas porque siempre he disfrutado de esos pequeños placeres que te ofrece la vida (léase con mucho acento gallego):

-Ana Rosa (en el pupitre de atrás), anda, ráscame la espalda.
-Es que no llego.
-Pues aunque sea con un lápiz.

Esto era todo lo que se le ocurría al buen hombre -no hacía exámenes. También nos ponía unas diapositivas sobre la Sábana Santa que a mí me gustaban mucho; supongo que la narración que las acompañaba estaría muy escorada: de hecho no recuerdo ninguna referencia a la prueba del Carbono 14, pero ¿que más le da a la Iglesia el Carbono 14 que el 15?

----------------------------

Esto lo escribí hace un tiempo en el blog de otro amigo hablando también religión, así que es posible que alguno de los que pasa por aquí lo haya leído, les pido disculpas por repetirme. Como tengo la fea costumbre de escribir los comentarios largos con otro editor, tengo muchos de ellos guardados en el ordenador y hoy me he ahorrado un poco de trabajo. (¡Pero qué pesadiña soy!)

ana dijo...

En el Cristianismo arcángeles son una categoría de ángeles. Constituyen uno de los nueve coros de la jerarquía. Los arcángeles son los penúltimos, antes de los propios ángeles (tal y como lo indica el prefijo arc, que significa superior).


Wikipedia dixit.

catalino dijo...

¡Ah! Si vale copiarse de otro lado pongo esto.

EL PADRE ESPIRITUAL MÁS TURBADO
Ejercicios Espirituales.

No tendríamos ni diez años cuando los Padres … decidieron que era el momento de empezar con Ejercicios Espirituales. Un día sin clase para todos ¡Bien! A los más pequeños nos colocaron en el transepto (ver google&wiki) derecho.
Un curilla joven, gesticulante y que soltaba perdigones al hablar nos reconvenía duramente. Repasó todos los pecados y en llegando a la masturbación afirmó que éramos capaces de manchar con … (sí) hasta los objetos más sagrados ¡Hostia!
Catalino no se sentía aludido. Él a lo más que había llegado era a jugar a papás y mamás (casados, claro) que era la forma como Dios manda de disfrutar de la visión del sexo propio y del ajeno femenino sin otro efecto que un cambio en tamaño y posición del propio que le produjo un gran orgullo y paseó triunfal por la habitación convencido de que así no se podía mear.
Tanto bramó aquel aspirante a subir en el escalafón que cada vez más chicos se levantaban de los bancos camino de los confesonarios en los que ya había colas.
Catalino recordaba sus pecados capitales, dos, confesados y perdonados el día de su primera confesión. A saber:
a) Al asomarse por una ventana vio debajo la calva de D. Bernardo, el padre prefecto, y dejó caer un salivazo sin intención … pero dio en el blanco pues tenía un cabezón monumental y ,además, muy mal genio que pagó con otro de la clase al que acusaron y condenaron sin pruebas.
b) A Catalino, a veces, le dolía la tripa y su madre, una mujer moderna, le administraba sólo dieta absoluta. Los días de ayuno acogotaba a los pequeños en el recreo y les amenazaba con una zurra si no le daban del bocata que tenían (los mejores eran los de atún o los de sobrasada).

[Sepan los incrédulos que le tocó preparar la confesión con la madre y hacerlo con el Prefecto. Bien empleado les está a los dos]

De pronto le entraron unos sudores fríos, temblaba al recordar la culpa, la grandísima culpa de haber robado un melón. Buscó confesionario al que acercarse; se dio cuenta de que en uno despachaban rápidamente. Allá que se va sin atender más a lo que decía el que seguía machacando desde el púlpito.

-Ave María Purísima.
-Sin pecado concebida, hijo.
-Padre me acuso de haber robado un melón.
-¿Cómo?
El anciano sacerdote parecía distraído, se agitaba inquieto en el cubil, rezongaba.
-Es que habíamos salido de excursión en bicicleta. Mmmm. Se nos terminó el agua y teníamos mucha sed … No nos la quitó: estaba verde y caliente.
-¡Ah!
Debe ser un viejo lelo, pensó Catalino, vuelve a estar distraído, no me hace caso, está pensando en otra cosa …
Soltó, el confesor, alto y claro un
-¡Será imbéeecil! (Hay que asegurarse de que se entienda que se refería al curilla que predicaba y no al niño)
-¿Cómo? ¿Quién, yo?
-No, hijo, no. Reza un Padre Nuestro y no lo hagas más.

¡Hala!

fernando terreiro dijo...

¡Qué infancias tan divians!

Mis clases de religión las recuerdo como un coñazo de catecismo por un hermano amanerado (el Pepe Charly) de las que no recuerdo nada sustancialmente positivo. En B.U.P., un grupo de radicales conseguimos que nos pusieran clase de ética donde un dominico muy majete intentaba volvernos al redil (esas si que eran clases de religión) de todas ellas no tengo un especial recuerdo de la Biblia cuya especial afición me viene en los últimos años que me la he leído enterita y de la que confieso que hay partes inigualables, otras tremendamente aburridas, otra sorprendentes (ustedes han leido todo lo que no pueden comer los judíos ¡gaviota! les dicen que no pueden comer gaviota) y aquellas con las que no he podido. El Nuevo Testamento me parece un texto revolucionario que no sé como acabó donde acabó, (es decir leo a Marx y ya se podía oler el odio, la lucha de clases y de todo eso se podía presagiar lo que vino, pero que el poder hicera de esos primeros textos cristianos lo que se hizo, uf!).

La mitología griega es total. Es decir abarca la totalidad de las pasiones de lo humano, y creo que nuestrós jóvenes alucinarían con ella, aunque estas son batallas pérdidas. Eso si, les llevaran a los museos y estos serán jeroglíficos indescifrables para todos ellos y no sabrán que la mitad de las insulseces que ven ya se inventó antes con mayor sentido. Lástima no haber tenido aquella baraja de I.

Anónimo dijo...

Mi personaje preferido Barrabás. Pero siempre por detrás de Kempes.

BT

mecanikong dijo...

De la biblia creo que basta con tener unas nociones generales para ir por la vida y punto. Si esas nociones llevan a uno a leerla entera pues bien, y si no, pues bien también.
En 1º de BUP dejamos de ir a las misas del día de Don Bosco y de la Virgen Mª Auxiliadora. Los curas nunca me presionaron para que fuera. Jamás se metieron en mi vida. Claro que yo era una empollona terrible. Con mis amigos no pasó lo mismo. Aprovechando que estudiaban fatal, a alguno lo expulsaron por injurias a la iglesia y comportamiento desleal a las normas del colegio. Tanto insistían estos curas salesianos (curas para los obreros) que Jesús y sus padres eran unos currantes como nosotros, que mis colegas, como mural para el día de la virgen, dibujaron a Mª Auxiliadora junto a unas compresas y lo titularon "ella también tiene la regla".

mecanikong dijo...

Armstrong y Bruyneel son un par de capullos fantasmones. Y Contador es demasiado bueno.

TheoSarapo dijo...

Acabo de ver la repetición de la crono. Un gran Contador. Enorme. Hay ciclista para años.

ana dijo...

Sarapo dijo:

Acabo de ver la repetición de...

Ya creí que me iba a caer la bronca por la repetición del comentario.

ana dijo...

BT dijo:

Mi personaje preferido Barrabás
pero siempre por detrás...

¡Qué bonito pareado!

TheoSarapo dijo...

Ana, usted nunca está de más.

TheoSarapo dijo...

BT ¿se acuerda de nodigakempesdigagol?

¡Qué tiempos!

TheoSarapo dijo...

¿Salesianos en Avilés?

Anónimo dijo...

Teruel está que arde. Mis suegros han abandonado Urrea de Gaén aunque el fuego más cercano está a 20 kilómetros. Esto es un puto desastre. Bomberos de Asturias y de Madrid a punto de llegar.

Paula

marni dijo...

Un gran cabronazo el dios del antiguo testamento, cruel y despiadado, nada que ver con el tierno abuelito de barba blanca en quien yo creía (deseaba), de pequeña. Algo me olía, no obstante. En clase de religión me portaba mal, hablaba, me reía y hacía preguntas incómodas...¡marnieto, fuera de la clase, abróchate el babi!
Les admiro y, además, me hacen reir. Siempre están ahí. Gracias.

marni dijo...

Catalino, hace unos días un paciente me habló de usted, bien, por supuesto, un ex-tuberculoso, le recordaba con cariño.

M.A: dijo...

Sí, Sarapo, Salesianos en Avilés. Me sonaban por Llaranes y así fue. No sabía que los “piojos azules” eran ahora un colegio salesiano.

http://www.salesianos-leon.com/posplamostrar.asp?id=168&comunidad=1

catalino dijo...

¡Marniii, que alegría verla por aquí! Sepa que mi fama (y la del sistema sanitario español) ha llegado a todos los continentes (boca a oído y efecto llamada) y tengo ex-pacientes de todos ellos. Bueno, mmmmm, me falta un esquimal. Si lo vuelve a ver déle recuerdos.

Paula, lo siento de veras. He regresado a un panteísmo y esto hace que sufra al saberlo. En dos me vi envuelto y se me erizan los pelos del cogote al recordarlo. Uno se llevo medio escenario de mi infancia y no he podido volver a él sin dolerme por todo lo desaparecido. En el otro, estando de guardia, me enfrenté con una manguera al pasto seco ardiendo bajo los pinos hasta que llegaron los bomberos y, como fieras, lo apagaron rápidamente.