14 de abril de 2009

CAMPUS BERLÍN


Con pocos escritores habrá que tener tanto cuidado en el futuro como con Joseph Roth. Cada página suya que aparece ahora vertida al castellano le afianza como uno de los más vigorosos intérpretes de la modernidad. "Yo dibujo el rostro del tiempo", dijo en una frase para masticar muy lentamente.
A Roth no le gustaba Berlín. Le parecía insoportable frente a Viena y París, sus otros destinos. A Roth, judío y vagamente izquierdoso, el Berlín de los años treinta le daba miedo. Y con miedo no hay felicidad que valga, dice Punset.
"Berlín es una ciudad joven e infeliz. Su tradición es de naturaleza fragmentaria. Su crecimiento se ha visto interrumpido con frecuencia y así impedido e impulsado por errores inconscientes y por malas intenciones. Los resultados-esta ciudad tiene tantas fisonomías que no puede hablarse de un resultado- son un sinfín de plazas, calles, bloques de pisos, iglesias, parques y palacios que se agrupan en un minucioso conglomerado. Una confusión ordenada, una arbitrariedad exacta, una falta de rumbo fijo que parece estar planificada. Nunca antes se invirtió tanto orden en el caos, tanta reflexión en el absurdo, tanto sistema en la locura.¡Cómo si quisiéramos mostrarle al mundo que para nosotros todo es más difícil que para los demás¡ Como si aún hicieran falta pruebas de que somos el pueblo más paciente o dicho con maldad, más masoquista de todos..."
Esto escribía el periodista Roth en 1930. Roth, que falleció en 1939. El Berlín de hoy a uno le parece un poco tal y como lo cuenta el sobrio periodista. Todas mis impresiones sobre Berlín descansan sobre el supuesto de que no parece una ciudad sino que remeda un campus universitario de los que se pusieron de moda en las últimas décadas del siglo pasado: una colección de hermosos edificios, ordenados con tiento y vigor, separados entre sí por varios hectómetros de cemento y abundantes zonas verdes. Todo esto contando con que los berlineses, en el caso de que existan berlineses en el centro de la ciudad, ni hacen ruido ni dejan huella. Así no hay ciudad que valga.

38 comentarios:

acraciacosmopolita dijo...

No será Don Theo una Stella sincrónica y Berlín un poco diacrónico.

Anónimo dijo...

Bueno Theo, cuando quieras nos dices si te gustó (o no) Berlín.
First we take Manhattan.

Untalch.

Anónimo dijo...

PROGRAMA DE AYUDAS PARA PROYECTOS DE TERAPIA CON ANIMALES

I... dijo...

Vivo anclado en el pasado. He escrito tres comentarios en el post de hace varios días... Snif.

Creo que el próximo presidente de la Junta de Andalucía es primo de Untalch:
Untalgriñán, se llama.
Familia debe de ser, también, de Untalblázquez, opispo de Bilbao.

Anónimo dijo...

Pero si untalgriñán fue hasta ministro de sanidad.

Untalch.

Acracia dijo...

< a href "http://divulgamat.ehu.es/weborriak/TestuakOnLine/01-02/PG01-02-mmacho.pdf" > El efecto Hall cuántico < /a>

Acracias dijo...

http://divulgamat.ehu.es/weborriak/TestuakOnLine/01-02/PG01-02-mmacho.pdf

M.A. dijo...

I... dijo...
Catalino ¿se encontraron?
No nos deje con la intriga...

5:51 PM
I... dijo...
Herencia... No sé qué decir. El otro día venía en El Mundo, creo (no sé si Arcadi habrá escrito algo en contra) que un equipo de neurólogos habían descubierto una zona del cerebro donde "habita" Dios. O más bien, donde "se piensa" a Dios.
A mí me dieron muchos golpes en la cabeza de pequeño (peleas a piedras y tal). Puede que sea zona la tenga inutilizada, porque me parece que nunca he creído en Dios.
Si esa zona existe ¿Se inculca la religión, se hereda como parte de la biología..?
Ya ni me acuerdo de qué decía Dawkins sobre esto.

5:59 PM
I... dijo...
Hay una vieja frase que encierra la verdad sobre este tema: Lo que Natura no da, Salamanca no presta. Si sólo fuera por dinero, Borja Thyssen sería un genio.

6:09 PM

Anónimo dijo...

El efecto Hall cuántico.

Anónimo dijo...

Acracia:

El efecto Hall cuántico

Anónimo dijo...

Perdón:

El efecto Hall cuántico

Catalino dijo...

"I... dijo...
Catalino ¿se encontraron?
No nos deje con la intriga..."

No he sido capaz de encontrar ese comentario en los post anteriores y si no es por MA no me entero de la pregunta que supongo se referirá a la gran cama nupcial...
Respuesta: NO. Ambos somos heteros estrictos.

Él hablaba regular el alemán y yo nada. El hotel parecia lleno y no quiso meterse en dibujos. Tras comentarnos nuestras particularidades -que no pienso repetir aquí aunque son graciosas e inocentes- optamos por dejar las cosas así.

Nos gustaba jugar a una especie de Absalom, Absalom de ir por la calle. Consistía en tratar de saber quiénes eran, qué eran o a qué se dedicaban las personas que nos llamaban la atención; con unos pocos datos y lo que se veía montarnos la historieta u opinión.
Subíamos en el ascensor de aquel hotel con un señor mayor y bastante viejo, alemán sin duda por lo gordo y colorado, que iba acompañado de un par de bellezones muy puestas. Al salir del ascensor me preguntó que que me pareció aquello y yo le dije que a ellos les vendría bien nuestra cama. Se echo a reir y me comentó que ellas le iban diciendo a él que se tomará las pastillas antes de acostarse como si se tratase de una madre e hija preocupadas por la salud del caballero pero que a él también le pareció lo mismo que a mí.
-¿Y tú qué crees que pueden pensar ellos de nuestra "convivencia"? le dije.

Yo no pero él si era de los que creía que en una ciudad desconocida y en la que nadie te conoce podrías ser algo distinto a lo que siempre eras, o eso decía.

Anónimo dijo...

Berlín, lo de siempre. Ya no hay ciudades. Sólo tipos que buscan ciudades. Que han leído ciudades y repiten ciudades. Pero las ciudades son una trampa. Uno busca el sentido donde sólo hay restos de mala literatura. Mejor quedarse en casa y no viajar nunca más.

RL

Anónimo dijo...

Haga el viaje más barato, viaje con su imaginación.

catalino dijo...

Como nadie cuenta nada hablaré solo.

Lo de la idea de Dios que han localizado unos científicos bajo el cráneo me pareció muy propia ya que les dejo a ustedes que elijan otro órgano diferente donde buscarla, que a mi me da la risa.

Gusto por la lectura.

Me inclino a pensar que se nace, se tiene la capacidad de apañarse en soledad y es la lectura una forma estupenda de entretenerse, divertirse y aprender … o de que se te seque el cerebro y des con la idea de irte por el mundo a desfacer entuertos. Hoy puede que se lea más pero está de capa caída como método de aprender entretenido.

Se cuentan dos versiones. Es la misma respuesta de un sabio erudito amante de los libros a) Recomiéndame un libro bueno para leer. b) ¿Te has leído todos los libros de tu biblioteca?
a) Los libros buenos no se leen, se estudian. b) Leídos no, estudiados todos.
Ninguno de sus tres hijos, del sabio erudito, sacó la afición. Vendieron la biblioteca paterna a una Universidad.
También hay dos versiones a) los libros alejaron al padre de los hijos y a estos no les gustó como modelo a seguir. b) Se casó con una tonta guapísima y todo fue bien hasta que le dio por parir hijos tontos. Esto es una verdad universal y en el caso de que sea él el tonto -lo creo posible- los engendra en vez de parirlos.

Me voy a la cama a ver si pillo el sueño. Bona nit

mecanikong dijo...

Cat: se tiene la capacidad de apañarse en soledad.

Yo: Eso. Y además: un sabio erudito amante de los libros, que puede cagarla como padre, educador o transmisor. Y un encofrador puede, con menos de todo, hacerlo mejor.

mecanikong dijo...

Lo de hetero estricto es simpático.


RL: Mejor quedarse en casa y no viajar nunca más.

Yo: pero qué dice, hombre. Éste se pasó de vueltas con la lectura.

Buenos días

samaria dijo...

Mecanikong y el enconfrador: a Crhitsmas´s tale.



Solo diré una cosa:Ich traume mit dir, Berlín.

I... dijo...

CLaro que fue ministro, Untalch. Pero cuando le nombraron, se acuñó aquello de "un tal Griñán". No recuerdo al autor de la frase, que triunfó en las redacciones.

ana dijo...

Estos días hablábamos sobre cómo la crianza y la herencia influyen en nuestros gustos y nuestro carácter. Es posible que me equivoque pero me quedó la sensación de que estábamos suponiendo que ambos quedan prácticamente determinados en la infancia y la adolescencia. Es posible que esto sea así aunque yo creo que uno va cambiando a lo largo de toda su vida (recuerdo una discusión sobre la coherencia en esta misma pantalla). Uno va picando de aquí y de allí y, unas veces por imitación, otras por aversión y otras por circunstancias personales, va cambiando gustos, costumbres e incluso carácter. Supongo que algo habrá de cierto en el conocido refrán: los que duermen en el mismo colchón... (y no lo digo por Catalino).

(Esta costumbre mía de escribir con tantos parántesis no la tenía en la infancia, ni siquiera en la adolescencia: es un vicio adquirido en la madurez. ¿A que queda mejor "madura" (que suena a aplomo) que "cuarentona" (que suena a celulitis)?)

samaria dijo...

Amiga Ana, somos fruta madura... por muchísimo tiempo.

fernando terreiro dijo...

Cat, genial lo de Absalom, Absalom.

Lo de los paréntesis, Ana, también es muy de Absalom, Absalom.

Por cierto, ayer terminé un libro que he estudiado en varias ocasiones, se llama Absalom, Absalom.

fernando terreiro dijo...

Hoy creo que volveré al cine. He visto un par de ellas pero no las he criticado aquí porque creo que estoy en crisis autoral. Ya veremos hoy.

Anónimo dijo...

"Pero cuando le nombraron, se acuñó aquello de "un tal Griñán". "

No lo sabía, pensaba que se había acuñado para "Untal Blazquez".

Untalch.

Untali... dijo...

Bah, quién quiere viajar pudiendo enviar a su osito de peluche...

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/04/14/union_europea/1239726339.html

Ahí está Sarapo, el osito que etc como pionero del tema.

heptafon dijo...

Efectivamente: si lees ciudades, quédate en casa.

Limonessa dijo...

Ir por el mundo desfaciendo entuertos (o faciendolos, según a quién le preguntemos lo que tiene a bien que facemos).
Has de saber Sancho, lo que dijo el erudito Catalino "se tiene capacidad de apañarse en soledad" y estando conforme con el sabio, más pareceme a mí que se tiene capacidad de alimentar la propia imaginación, la ilusión de vivir e introducirse en aventuras y desventuras varias y así sentirlas como reales.

Y !Vive Dios! que no es por racanería como dijo aquí algún rufián que por guardarse uno los cuartos en la faltriquera prefería el viaje con la imaginación. Sino por enriquecer la emoción de la jornada y aspirar a metas de moralidad elevada.

Y es que la lectura y el viaje son las dos formas de enriquecimiento de más alta envergadura.

"Quién lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho"
El Glorioso Caballero Don Quijote de la Mancha.

Limonessa dijo...

Por cierto, la fruta madura es la única que merece la pena comerse.
De limonessa a madura.

Anónimo dijo...

Susan Boyle, seis millones de visitas youtubianas en tres días.


Paula

Anónimo dijo...

Sarapo, hay ya un clamor para que abandones tus crónicas berlinesas y trates el asunto de la violencia en la pareja homosexual masculina.
Ha respondido el juez de la audiencia provincial de almería a lo que muchos nos preguntábamos:
Si fuese pareja homosexual femenina se trataría de violencia de género, al ser un asesinato entre homosexuales masculinos no es el caso.
Ateme esa mosca por el rabo.

Untalch.

Anónimo dijo...

Sarapo, hay ya un clamor para que abandones tus crónicas berlinesas y trates el asunto de la violencia en la pareja homosexual masculina.
Ha respondido el juez de la audiencia provincial de almería a lo que muchos nos preguntábamos:
Si fuese pareja homosexual femenina se trataría de violencia de género, al ser un asesinato entre homosexuales masculinos no es el caso.
Ateme esa mosca por el rabo.

Untalch.

TheoSarapo dijo...

Chema, de meomento hay temas que me tienen absorbido: los hikikomoris o la suerte de Margaret Trudeau. Siento no poder brindarle una impresión de peso sobre esa ¡primera? batalla de amor y celos entre gays.

Anónimo dijo...

Limonessa-Paula esquizoide dijo:
Una de las dos tendrá que desaparecer

Anónimo dijo...

¿Limonessa se llama también Paula? ¿El anónimo piensa que somos una? ¿Una duplicada y ambas un único ente esquizoide? ¿O no tiene nada que ver y ando a uvas?

Paula

Anónimo dijo...

Busquen a

Susan Boyle

en youtube.

Untalch.

M.A. dijo...

mecanikong dijo...

Y además: un sabio erudito amante de los libros, que puede cagarla como padre, educador o transmisor. Y un encofrador puede, con menos de todo, hacerlo mejor.Así leído de corrido, parece arduo superarlo. En caso de necesidad, los grandes hombres, bien que mal, sabemos arreglárnoslas. La puedo desheredar, mandarla a Mauritania, apañarle allí un matrimonio con alguien de mi edad…

M.A. dijo...

Tiene razón Paula: están ustedes muy mal. Empezamos en una cama stadium en Berlín, con dos heteros estrictos compartiéndola y, acabamos en Faulkner.
Kate Chopin lo contó mejor, más corto y 144 años antes.

(que F., no que Cat)

Cat, cervantino él dijo...

"Quién lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho"


“Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros [De la caída del Muro a la de las Torres me toca] … En fin: pues ya esta ocasión se pasó, y yo he quedado en blanco y sin figura, será forzoso valerme por mi pico, que, aunque tartamudo, no lo será para decir verdades, que dichas por señas suelen ser entendidas ...
Mi intento ha sido poner en la plaza de nuestra república una mesa de trucos, donde cada uno pueda llegar a entretenerse sin daño de barras; digo sin daño del alma y del cuerpo, porque los ejercicios honestos y agradables antes aprovechan que dañan.
Sí; que no siempre se está en los templos, no siempre se ocupan los oratorios, no siempre se asiste a los negocios, por calificados que sean; horas hay de recreación donde el afligido espíritu descanse.
Para este objeto se plantan las alamedas, se buscan las fuentes, se allanan las cuestas y se cultivan con curiosidad los jardines.”

Solo hay una cosa que envidio y lamento no poseer: lo de cantar bien. Ya que voz no me falta es de oído y modulación que ando flojito.