19 de febrero de 2009

OJO (por Enric González)

Esto es indiscutible: las cosas parecen más interesantes vistas a través del ojo de una cerradura. Ahí tienen el caso de Jade Goody, que vivió un momento de gloria en 2007, cuando su paso por el Gran Hermano británico la convirtió en popularísimo objeto de vilipendio (exhibió su racismo y su ignorancia con gran naturalidad ante las cámaras); y vivirá este año un apoteósico fin de carrera y de vida.


      ¿Les parece mal lo que hace Jade Goody? Su padre era toxicómano. Su madre, lesbiana. Careció de educación y de expectativas. En otra época, habría vendido lo que vendía el proletariado: su trabajo o su cuerpo. Esos servicios, sin embargo, se han devaluado con la globalización. Ahora se pagan bien la intimidad y la dignidad, y ella está dispuesta a poner las suyas, por última vez, en el mercado. Dice que el dinero permitirá que sus dos hijos tengan estudios y una infancia apacible, lo que ella nunca tuvo. ¿Se escandalizan? Es una historia tan vieja como el mundo.

      Lo escandaloso es que exista tanto mercado para algo tan vulgar como una agonía. Cada día muere mucha gente. No es un espectáculo atractivo, pero no cuesta demasiado conseguir una entrada gratuita: basta con mirar alrededor. El caso es que, si una televisión se hace finalmente con la exclusiva, el final de Jade Goody dispondrá de audiencia y de anunciantes. Es el curioso fenómeno del ojo de la cerradura.

      Hace tiempo era un tópico preguntarse, como si se hablara del colmo de los colmos, cuánta audiencia televisiva obtendría un suicidio en directo. Bien, puede decirse que ya hemos llegado a ese punto. Y más allá. En Internet se encuentra eso y cosas mucho peores. Nada es nuevo. La única diferencia con el pasado consiste en que ahora podemos mirar por el ojo de la cerradura. Y miramos. Supongo que eso dice algo sobre nuestra catadura moral.

      11 comentarios:

      fernando terreiro dijo...

      El desafío: Frost contra Nixon
      de Ron Howard

      Los americanos saben hacer estas cosas, los españoles evidentemente no. Cogen a un director con oficio, a un actor brutal y a unos técnicos brillantes y montan una película que funciona sobre un hecho periodístico y político de importancia, sobre uno de los programas más istos en la historia de la televisión. La cosa funciona aunque a mí en parte se me queda corta, yo hubiese aguantado una hora más de película intentado comprender el éxito y el fracaso de la entrevista, fascinado con el personaje que de Nixon se crea en la pantalla. Pero bueno, ya no se llevan ls películas de tres horas. Ahora dos parece un límite insalvable para el cine comercial excepto para tipos como Fincher. Dicho todo esto, es decir que la película es interesantísia y que merece la pena gozar de Langella en su papel de presidente de los EE.UU. pasemos a señalar uno de los males más extendidos del cine contempóraneo: los epílogos. Hay una tendencia fatal a alargar los finales de manera inútil, a valerse de una retórica innecesaria qu había estado ausente durante el resto de la película, lo que implica una desconfianza absoluta en la inteligencia del espectador al que hay que darle aún más claves y más definitivas de lo que se nos ha querido decir. A los que odiamos que se nos intente establecer un sentido tutor sobre lo que la película plantea estos finales se nos hacen patéticos. En la película de Howard vuelve a suceder: advertimos la intensidad del momento en que Nixon firma su final político definitivo, per el directo continúa durante diez minutos innecesarios (esos que hubiera podido aprovechar antes para otras cosas) en hacernos ver que es lo que queda tras ese momento. Y la cosa queda ridícula, inevitablemente ridícula.

      Mención especial para el diseñador de vestuario de la señorita Cushing, la novia de Frost en aquel momento.

      acraciacosmopolita dijo...

      Prime a mí me sorprende la cara de extrañeza. Trabajo,pan y circo se dice siempre igual. Y qué hay quien lo llevamejor quizá que antes. Lo que escandaliza es la amorfización dla masa actual. El soma al pueblo. Setóman su ricino funcionario como si un tratamiento de fertilidad se tratase. Cría conejos y no te sacarán los ojos. Esta es la catadura moral deuna sociedad y su tiranìa.

      mecanikong dijo...

      Madre de dios, donde vamos a llegar. Yo les juro que no paso de algo de DEC (el hortera de Cantizano) mientras dormito en el sofá los viernes. Y no todos. De verdad. Se lo juro.

      Les confieso que el caso Maddie y la actitud general y propia hacia los McCaan me han hecho reflexionar sobre estos temas. Nunca mais.

      fernando terreiro dijo...

      Casi había conseguido olvidarme del franquismo cuando apareció el ministro Bermejo.

      Anónimo dijo...

      ¿golpe de estado en Guinea?

      lafoca dijo...

      "Su padre era toxicómano. Su madre, lesbiana. Careció de educación y de expectativas."

      No me parece suficiente, quizá uno de los dos fuera negro.

      acraciacosmopolita dijo...

      Bien Foca ya vale tanto sensacionalismo. Esas cosas ocurren, siempre. Que el derecho penal juzgue y un juez dicte sentencia. Sin jurado of course. Que los higienistas nos vengan con la pretensión de erradicar la altura porque allí hay menos gravedad es tomarnos x imbéciles y lo que es peor, volvernos a todos enanos.

      Catalino dijo...

      "...un hombrecillo de pequeña estatura, afirmado en dos muletas, sembrado de chichones mayores de marca, calabacino de testa y badea de cogote, chato de narices, la boca formidable y apuntalada en dos colmillos solos, que no tenían más muela ni diente los desiertos de las encías, erizados los bigotes como si hubiera barbado en Hircania; los pelos de su nacimiento, ralos, uno aquí y otro allí, a fuer de los espárragos, legumbre tan enemiga de la compañía, que si no es para venderlos en manojos no se juntan. Bien hayan los berros, que nacen unos entrepernados con otros, como vecindades de la Corte, perdone la malicia la comparación...
      el Cojuelo le dijo:
      -Don Cleofás, desde esta picota de las nubes, que es el lugar más eminente de Madrid, mal año para Menipo en los diálogos de Luciano, te he de enseñar todo lo más notable que a estas horas pasa en esta Babilonia española, que en la confusión fue esa otra con ella segunda de este nombre.
      Y levantando a los techos de los edificios, por arte diabólica, lo hojaldrado, se descubrió la carne del pastelón de Madrid como entonces estaba, patentemente, que por el mucho calor estivo estaba con menos celosías, y tanta variedad de sabandijas racionales en esta arca del mundo, que la del diluvio, comparada con ella, fue de capas y gorras."

      acraciacosmopolita dijo...

      Mañana vuelvo, Inmigro desde donde estoy no soy profeta. "Se pueden tocar las estrellas nReflejo de las botellas". Estoy pensando en ELLa.

      ACraCiAcosmopolita dijo...

      Hi nice zone! Converse is arrived. We wil dance in the translation. Excuse our fly on. Future made a new reload. The just part reelec. Bye. Thank you.

      ch dijo...

      Garzón y los médicos de familia de asturias sufren una crisis de ansiedad.
      Se espera la evolución y recuperación de los médicos.