14 de enero de 2009

JULIO, JODER



Si hay algún escritor con el que debería disculparme por haber dudado insistemente de él, ese hombre es Julio Llamazares, el escritor leonés más conocido y valorado por el público en general. Llamazares arrancó muy fuerte con su novela Luna de Lobos. Se consagró para muchos de nosotros mediados los años 80 con el gran relato sobre los pueblos abandonados que se tituló La lluvia amarilla. Pero a partir de ahí empezó a meterse en novelitas y polémicas absurdas y fue perdiendo gas. Aunque de repente se echaba a andar y escribía el inconmensurable viaje El río del olvido. Y así han pasado algunos años en los que ha vivido de rentas con alguna mala novelita más. Pero poco a poco han ido ganando peso y forma sus artículos de opinión. Su actitud y su pensamiento se han serenado y ha ganado en independencia frente a los poderes públicos que en otro tiempo le neutralizaron por la vía de la subvención. Y mira que es difícil decir que no a los jugosos premios apañados por Zapatero para sus amistades leonesas. Ahí parece que Julio ha estado fino y no se ha dejado atrapar como cortesano de cámara. Hace un par de años que decidió dar a conocer las catedrales de toda España y le ha salido una magna y entretenida obra que se titula Las rosas de piedra.
Tiene Llamazares un especial gusto para escribir sobre viajes, para captar la sociología oculta de las gentes con las que se encuentra y la paciencia y el lirismo apropiados para transformar esas notas a pie de calle en brillantes relatos sobre el arte de viajar y el de vivir. En ambos tercios Julio se maneja bastante bien.
Llamazares es asiduo frecuentador de la vida leonesa y afamado gourmet de cócteles y combinados, de partidas de cartas y de amigos para siempre. Julio, en fin, es de Vegamián, un pueblo fantasma, anegado bajo el pantano del Porma que construyó ¡paradojas! Juan Benet.
La lengua bífida de Umbral trató así al Llamazares de finales del pasado siglo. "Un chico joven que colecta plurales premios locales, provinciales y regionales. Tiene un perro."
Pero Umbral lleva ya tiempo muerto.


Cuaderno del Duero. Todo lo que un ser humano debe saber sobre un río, sus navegantes y sobre quienes habitan en sus orillas.


_________________________________________________________________________________________________________________________



Francesc Borrell Carrió y Andrés Pandiella están cocinando un maravilloso blog.

28 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Un día que será recordado por la llegada a la blogosfera de Laura Durán Sordo

Anónimo dijo...

Vale.
Pero the best one es....
ANDRÉS TRAPIELLO

Amos, amos.

dv

Catalino dijo...

¡Hala! Otra.
¡Bravooo, Correctora!
Parientes masculinos: les toca pagar la próxima ronda, y la otra, y la otra, ...
Laura, ssuuussuuuuuiiiit [silbido admirativo]

vegamián, donde más corre el agua dijo...

Vegamián es un municipio desaparecido, perteneciente a la comarca de Montaña Oriental (noreste de la provincia de León), que estaba situado a la ribera del río Porma. El municipio desapareció definitivamente el 23 de junio de 1969, bajo las aguas del embalse Juan Benet, proyectado casi 15 años antes. (Este embalse fue llamado hasta 1994, y todavía hoy popularmente, "embalse del Porma", y desde 1994 es llamado "embalse Juan Benet", por haber sido construido por este ingeniero y famoso escritor madrileño).
Vegamián quedó incorporado al municipio de Boñar, siete kilómetros aguas abajo del Río Porma, según el Decreto 970/1967, publicado en el Boletín Oficial del Estado número 111, de 10 de mayo de 1967.
Junto con Vegamián, desaparcieron el resto de municipios afectados por la construcción del embalse (Utrero, Lodares, Armada, Quintanilla y Ferreras). Todos ellos aprobaron sus disoluciones durante el verano de 1967.
Hijo ilustre de este municipio es el escritor Julio Llamazares, nacido en Vegamián en el año 1955.

chema dijo...

Felicidades a los padres y abuelos de Laura.
---
Yo de este Julio leí una de esas novelitas titulada "El cielo de Madrid", no le daré otra oportunidad a autor semejante.

Ártabro dijo...

Como portavoz autorizado de la familia recojo todas las felicitaciones y parabienes y procedo a prorratearlas equitativamente entre los afectados por el feliz acontecimiento. No siendo procedente, en este caso, el simple reparto proporcional, me permito la licencia de adjudicar una porción más importante a los directamente implicados, Correctora y Simón, exactamente en este orden.

Anónimo dijo...

Felicidades a los padres.

Por cierto Sarapo, le recomiendo no perderse el artículo del viernes en últimesvesprades...

La foto le causará envidia y el texto le maravillará. Ahí va el título: "Y un poquito del Athletic".

vCasale

gamonedo a mi pesar dijo...

Lo siento Devisita, pero la obra de Llamazares es de una calidad literaria muy superior a la de AT.
Y como escritor sobre León, no hay posibilidad de engaño-

Todavía si me hablase de Pedro Trapiello...

cristina dijo...

Ya que escribe sobre mi tierra me tengo que pronunciar.

En mi familia siempre nos ha parecido que el pantano le gastó tres bromas pesadas a Vegamián:

.- Una, que el pueblo y la comarca, quedaron ahogados y enfangados en sus aguas. Y fíjense bien que uno de los pueblos afectados se llama “Lodares”, y nunca fue más cierto que ahora, el lodazal que allí se forma.

.- Dos, que por aquello de las casualidades, quiso el pantano que la que fuera coplilla popular, se convirtiera en sarcástica cancioncilla ¿Qué si no se entiende hoy, si se canta que soy de Vegamián de la Villa más guapa, que soy de Vegamián donde más corre el agua...”?

.- y tres, que una vez más pretendieron ahogar a Vegamián, esta vez apagando su nombre. Y aunque es cierto que intentaron nombrar al embalse como “de Joan Benet”, en vez de “pantano del Porma” o “pantano de Vegamián”, creo que las autoridades sólo consiguieron que así se llamara la presa que aquel construyó, pues fueron muchas las protestas de los vecinos.

Bruno dijo...

Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

samaritana dijo...

Bruno, hacía mucho que no leía esos versos. Viví muchos años en Tordesillas aun que creo que Gerardo Diego habla del Duero a su paso por Soria.

Anónimo dijo...

Gamonedo, a tu pesar y como no sé que entiendes por calidad literaria,
lo podemos dejar en una cuestión de gustos. Plano subjetivo.
He leído libros de ambos.
Muchos más de Trapiello (unos 18) que de Llamazares (creo q 3).
Las "obras" esas que dices, no sé.
Como novelista Trapiello es cuestionable. Como diarista y poeta no.
La diferencia puede ser que a Llamazares le podría molar que a mí me molase ser de su club de fans. A Trapiello, seguro que no.
No andaba descaminado el cadáver Umbral, ¿o debería decir finado?.

devi

río duero dijo...

No nos une el amor sino el espanto;

será por eso que lo quiero tanto

sirkan dijo...

Con el Dr. Borrel coincidimos algunos, hace años, comiendo una merluza a la sidra en Oviedo.Ya de aquella era una especie de referente para los Residentes de Familia ( ahora Puertas sólidas del Sistema )en cuestiones pseudopisicológico/psudopsiquiátricas de la consulta diaria del médico general inaplicables en la práctica.
Me pareció ,como tantos otros , que le hubiese gustado ser otra cosa diferente a un médico general .
En fin , cada uno intenta escapar del duro día a día como puede...

gavilán o paloma dijo...

Un buen día de los ochenta desapareció. Tras de sí dejó las dos aves más populares de la música melódica en español, un 'bigotón' y una melena rubia hipnótica y millones de hispanohablantes de más de cuarenta años que nunca fueron capaces de borrar de su disco duro canciones que escucharon hasta la saciedad. Inmunes a sus 'gavilanes y palomas' quedaron pocos. Uno, él mismo, Pablo Abraira (Madrid, 1949) . «Esas canciones ya no me pertenecen, me aburre escucharme».

gavilán o paloma dijo...

Un buen día de los ochenta desapareció. Tras de sí dejó las dos aves más populares de la música melódica en español, un 'bigotón' y una melena rubia hipnótica y millones de hispanohablantes de más de cuarenta años que nunca fueron capaces de borrar de su disco duro canciones que escucharon hasta la saciedad. Inmunes a sus 'gavilanes y palomas' quedaron pocos. Uno, él mismo, Pablo Abraira (Madrid, 1949) . «Esas canciones ya no me pertenecen, me aburre escucharme».

I. dijo...

Para iniciativas contra la crisis, Telecinco, que ha inventado una nueva profesión: tronista, con una lucrativa industria auxiliar.

jose maría dijo...

Breaking news:
Cae un avión comercial de US Airways en el Hudson.

josé maría dijo...

Tremenda imágen de la cola del avión saliendo del agua en el Hudson. Pero queremos el vídeo.

TheoSarapo dijo...

Sí, gran caída en el Hudson.

jose maría dijo...

Parece que un pájaro ha tirado el avión al río. Quizás una oropéndola de las que nos habla Andrés Trapiello en su novela en marcha.

el gran manzanedí dijo...

Por doquiera que va la vida lleva consigo su novela

autobús urbano dijo...

Probablemente Messi existe, así que deja de preocuparte y disfruta del fútbol

nou camp dijo...

Yo también estuve en la asamblea del madrid.

Anónimo dijo...

Y yo conocí al hijo de Pablo Abraira.

dv

I. dijo...

Gavilano palomaaaa!!!!!
De pequeño yo creía que gavilano paloma era un tipo de pajarraco.

I. dijo...

¿Qué pájaro es ese? Me preguntaba un amigo.
Un gavilano paloma.

naturaca dijo...

El nuevo héroe americano, el capitán Sully-Sullenberger, tiene aspecto de hacerse varias limpiezas de sable al mes.