16 de enero de 2009

COSAS, COSAS, COSAS DE LEÓN



* Escribe el periodista local que la vida de las ciudades se escribe a través de pequeños acontecimientos. Éste que sucedió ayer puede que sea uno de ellos. Ayer volvió a su emplazamiento en la céntrica Plaza de Santo Domingo una escultura que se ha ganado su hueco en el alma de los leoneses y que faltaba de su aposento desde que hace más o menos un año un conductor borracho se estrelló contra ella. La Negrilla representa a una figura humana en ademán de incorporarse desde el suelo. Su autor, el escultor Amancio González, quiso representar el intento de recuperación de la provincia leonesa a través de uno de su símbolos de siempre, ahora en peligro de extinción: el negrillo, el árbol que durante siglos pobló los sotos de los ríos leoneses. A La Negrilla, antes de barro, le han puesto bronce. Y vuelta a jugar.








_______________________________________________________________________________


La Cultural, esa Cultu que siempre quiere y que nunca llega. El ascenso está complicado pero a tiro. El equipo se refuerza. Ahora llega, desde el Girona, un tipo llamado Héctor Simón. Un tipo que iba para gran figura del fútbol y que un día sufrió un terrible accidente que le sacó del anonimato y le lanzó, para su desgracia, a la fama. Un tipo con muchas ganas, una moral de hierro y que necesita minutos. ¡Animo, Héctor!






9 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Señorita Cristina: maravillosa su defensa del soto de Boñar.

Cristina dijo...

No me tire de la lengua que me lanzo con una oda al "Negrillón"...

Catalino dijo...

Supongo que se trata del Ulmus minor y no del Populus nigra (álamo negro) ya que ambos viven en las riberas y se les llama negrillos; lo supongo por lo de en peligro de extinción y que a la robusta estatua de bronce le pega más representar a un olmo que a un chopo aunque con los artistas nunca se sabe.
Desde la casa del, entonces, extrarradio que estrené cuando vine aquí se veía una vereda llena de grandes olmos alineados que se murieron todos, salvo uno, cuando la grafiosis. Era el único que estaba metido en zona urbana y aislado. Sigue aguantando y soltando semillas todos los años rodeado de extraños primos.
Los servicios municipales replantaron un tipo de olmo siberiano de rápido crecimiento, madera blandurria que se rompe a la mínima, porte feo de c., a los que ni los pájaros ni yo le tenemos querencia.

TheoSarapo dijo...

Cat, creo que es el ulmus minor. Cierto que lo de la estatua no se entiende demasiado bien pero chopos sigue habiendo a montones. Negrillos, no tantos.

Laura Suerte de Galeradas dijo...

Simón sentado frente la ordenador, Correctora y Laura Suerte de Galeradas disfrutando de uno de esos momentos de intima unión a los que mecanikong tuvo que renunciar por la moderna vida.

Recién llegados del hospital, tres días, tres personas, tres agotados, y la vida que sigue igual, pero distinta.

Les dejo, me espera un pañal y muchos mimos. Mañana prometo contarles algo más.

Muchisimas gracias a todos ustedes por sus amables palabras

lafoca dijo...

Sabela y Laura nacieron ¿el mismo día? ¿una el 14 y otra el 15?

pedrowesterman dijo...

Que nivel Foca.
Sabela un 15 de Enero y Laura el 14.

fernando terreiro dijo...

El intercambio
de Clint Eastwood

Eastwood es, sin duda uno de los grandes. y esta es una de sus buenas películas. No es Mystic River, ya lo sé, pero las obras maestras no se venden a cinco duros.El film triunfa en donde otros fracasan estrepisomante (ver la última de los Cohen), es precisa y mantine la tensión incluso más allá de donde era previsible: Una vez que todo el caso está resuelto, la película continúa y logra algunos de sus mejores momentos. Una Angelina excelente (a mí no me gusta particularmente) y un elenco masculino que está en su sitio, una increíble fotografía que refleja un Los Angeles de los años veinte que parece a veces demasiado real, a veces de ensueño en el recuerdo, una música bastante bella del mismo Eastwood y una psiquiatría para la que Sarapo no estaría preparado. Todo eso es lo que supongo que debe ser la película si no fuese por la peste de un doblaje indecente. Le falta el dilema moral que de una u otra forma plantean las mejores obras de Eastwood. Aquí está bien claro quienes son los buenos y quienes los malos.

TheoSarapo dijo...

Vicente Boluda, presidente del Madrid. No veía a nadie tan zafio desde Lorenzo Sanz. Pero ¿es que en ese club no hay nadie que aparente ser una persona normal?