10 de octubre de 2008

A PLACE TO BE




Comprendiendo poco a poco porque es imposible que en Espana pueda haber una ciudad similar. Y que toscos quedan los imitadores.

11 comentarios:

TheoSarapo dijo...

Collins Street,21 hs 39 m pm.

pipurrax dijo...

Yo dudaba si era Las Palmas o Avilés (por el fuego), pero si dices que no es España, no caigo.

Bruno dijo...

y qué tal lo de andar boca abajo?

----

a mí me da que con una crisis como esta se pueden volver a extinguir los dinosaurios

y decían que la otra vez había sido un meteorito... ya

buen artículo. dijo...

Política y cerebro
ARCADI ESPADA

Cuando George Bush fue elegido presidente el 20 de enero de 2001 (en unos días, por cierto, donde la economía también tenía graves problemas y Alan Greenspan advertía que el crecimiento de Estados Unidos se aproximaba a cero), triunfaba en política el hombre corriente. La tendencia había comenzado modernamente con Ronald Reagan: a pesar de que sus carencias se exageraron hasta la grosería encarnó perfectamente la displicencia antiintelectualista. La reconocible inteligencia de Clinton se proyectaba, sobre todo, hacia la marrullería de la política de Washington; y su normalidad la reflejó como nada el asunto Lewinsky: se trataba de un hombre con las urgentes ¡y ovales! necesidades de cualquier hombre. El que estaba llegando no desmerecía de sus sucesores: y añadía un pasado alcohólico nada menospreciable. Su presidencia no había cumplido el año cuando se produjo la destrucción de las Torres Gemelas. Al margen de su crueldad, los atentados de septiembre significaron una burla para América. Es horrible decirlo: se trató de atentados muy ingeniosos. Inútilmente se quiso dotarlos, tanto por los filoterroristas como por las autoridades, de una suprema aureola de complejidad: en realidad había bastado con Alá y un cúter para poner en jaque a la potencia. La reacción del comandante en jefe no destacó por su inteligencia: pura fuerza bruta del hombre herido y vulgar. Es ocioso enumerar los desgraciados jalones de una Presidencia marcada por Irak, el Katrina o el crash de Wall Street. Su responsabilidad en estos tres asuntos es diversa. Y si se le adjudica el crepúsculo financiero lo mismo deberá hacerse con el pasado amanecer: probablemente el mundo (y España en él) nunca vivió años de prosperidad y crecimiento como los que atravesó su Presidencia. Pero el terrorismo o los desastres naturales o económicos exigen hoy de la política algo más que decisión, firmeza y sentido común. Exigen inteligencia. Una inteligencia, además, nueva, donde la política aparezca más adherida a la tecnología y a la ciencia. Se ve muy bien en la actual situación económica. Las autoridades no parecen enfrentadas a otro enemigo que no sea el de su propia ignorancia. «No sabemos por qué ni hasta cuándo» es la respuesta sincera más habitual. Las autoridades ofrecen el aspecto de chamanes desconcertados ante una sucesión de cataclismos que sus pócimas y rezos no logran conjurar.

Se ha acabado el capitalismo de cowboy, vienen diciendo. Tal vez. Pero será por el cowboy.

(Coda: Zapatero es la clase de individuo que me recuerda la necesidad de un liderazgo americano inteligente. De hecho, me recuerda por qué, habiéndome criado en Europa, decidí hacerme americano». Roger Cohen, Herald Tribune, 10 de octubre.)

ole dijo...

Fortis gastará 150.000 euros en una cena en un lujoso hotel de París para 'celebrar' su rescate.

catalino dijo...

¿Se habrá ahogado v. Casale?

pipurrax dijo...

Felicidades a don´t and wife por su cumpleaños.

Anónimo dijo...

Eso, felicidades.
fanny

don´t dijo...

Oído barra.

pedrowesterman dijo...

Felicidades...

Loiayirga dijo...

Felicidades, dont