25 de septiembre de 2008

EL ESCRIBIDOR

Conocí al escribidor hace quince años y ya hablaba sin freno de Alfredo Vidal. Si me apuran mucho podría decir que todos estos últimos años en la vida del escribidor no han sido sino una excusa para acabar construyendo este noble asunto que ahora tengo entre mis manos: La vida y la muerte de Alfredo Vidal.
Alfredo Vidal. Un personaje brillante, seductor. Un icono intelectual en aquel país de curas con sotana, guardias civiles, moscas y rastrojeras quemadas. Durante muchos años yo también quise ser como Alfredo Vidal. Y como yo, tantos otros. Sin embargo, con el tiempo, la figura de Alfredo Vidal se me ha ido haciendo cada vez más antipática. Cuanto más cerca le sentía a él, a su obra o a sus seguidores más incómodo me sentía. Me ha sorprendido la fidelidad que el escribidor ha mantenido a su recuerdo. El escribidor, modelo de pragmatismo y razón, rendido a los pies de un especulador, de un soñador, de un cuentista. ¡Quién lo diría!
Atrás quedan muchas discusiones. Que si el novelista, que si el periodista, que si el historiador…Que si El corto verano de la anarquía, que si Enterrar a los muertos, que si El barón Corvo…Pero no podía ser que con una vida tan viva y explosiva se hiciese una novela. En eso creo que acierto.
Por eso ahora repaso con devoción el documento. El escribidor ha trabajado varios años para reconstruir la vida de Alfredo. Pero no hay párrafo incierto. Por suerte estos papeles solo informan de hechos. Por eso, si el escribidor quiere hablar de literatura está en su derecho. Lo difícil ya está hecho. Y No hay ningún cuento.



___________________________________________________________________


Esperanza, lux mundi.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Vista La Conjura de El Escorial.

Una pena.

kilroy dijo...

Actualizado jueves 25/09/2008 18:59 (CET)
EFE
ROMA.- Corrado Balducci, una de las máximas autoridades en Demonología de la Iglesia Católica y conocido como "el exorcista del Vaticano", falleció a los 85 años de edad, según informaron este jueves los medios de comunicación italianos.

Murió el pasado 20 en su casa de Roma, pero los familiares no dieron la noticia a la prensa hasta este jueves.

Balducci trabajó como exorcista para Archidiócesis de Roma, asistiendo a las personas que creían estar poseídos por el demonio, y fue miembro de la Congregación para la Evangelización y la Sociedad para la Propagación de la Fe.

catalino dijo...

Uno que tengo ingresado ha escrito su biografía. Otro escribidor.
Sé que por aquí los hay entusiastas de ese tipo de literatura ... o lo que sea.
Copio.

"Recuerdo que una noche yo dije que no quería sopas de ajo y nadie me hizo caso, a pesar de que tenía un llanto de "muy señor mío"; mis hermanos y mis padres se pusieron alrededor de la cazuela y, la verdad, es que daba gusto verlos comer. Yo, por otro lado, estaban pensando si sería posible que se las comieran todas y no me dejasen nada. Así que cuando quedaban cuatro sopas, como veía que no cenaba, le dije a mi padre que sí quería sopas; mi padre me dijo que comiera, pero solo quedaban unas pocas y, a pesar de que procuré comer muy deprisa, nadie dejó de comer para que me quedaran más, y empecé nuevamente a llorar porque quería más sopas, pero fue inutil, nadie me las hizo, y me sirvió de lección para no volver a poner pegas a la comida. Entoces fui comprendiendo que mis padres no tenían la culpa, que las cosas eran así porque no había más comida y tenía que conformarme con lo que tocase."

Debe dar gran importancia a este sucedido ya que titula su biografia con un escueto "Sopas de ajo y algunos recuerdos"

TheoSarapo dijo...

Vayan apurando sus últimos comentarios. Dice el culigordo Gabilondo que el mundo se acaba.
¿no tienen la sensación de un fin de fiesta?

m.a. dijo...

1-6 y 7-1. Sí, el mundo se acaba.