27 de julio de 2007

SANDRA PALO




Lo hemos hablado muchas veces aunque tú no me quieres escuchar. La quiebra del periodismo actual arranca de su escaso interés por la verdad. Un desinterés desganado, posmoderno. O, más concretamente, del cansancio que le produce la mera búsqueda de la verdad. Es pura pereza, muchas veces no hay que ir mas allá en las razones.
La quiebra del periodismo es la quiebra del paisaje moral de una sociedad concretado en la ausencia de una opinión pública vigorosa. Y viceversa. La opinión pública española habla de cuatro temas contados, muy globales y genéricos (macroeconomías, terrorismo, nacionalismos, etcétera), y se olvida rápidamente de los pequeños asuntos cotidianos, que son aquellos en los que nos jugamos cosas tan importantes como la justicia. Y luego viene la ligereza con la que se habla de cuestiones graves. Lo dice muy clarito el famoso opúsculo de Harry G. Frankfurt: no hay mayor enemigo de la verdad que la palabrería, la «bullshit». Peor que la mentira es la palabrería, el hablar por hablar. Peor que mentir, fíjate.
Te recuerdo el caso que vuelve a los papeles de donde no debió salir como salió. Sandra Palo era una joven discapacitada psíquica de 22 años que fue violada, atropellada quince veces y quemada viva hasta morir en mayo de 2003. Lee bien. Repasa.

Palabras clave: discapacitada, violada, atropellada y quemada viva. Se escribe fácil. Se detuvo a cuatro individuos por ello. Tres menores y un adulto. Uno de los condenados, el Rafita, abandonará esta semana el centro de menores donde ha estado ingresado. Ha cumplido cuatro años de condena y pasará a «libertad vigilada» durante otros tres años.

La madre de Sandra Palo no se conformó nunca con la sentencia. Ha seguido a los condenados durante estos cuatro años. Piensa que ninguno de ellos se ha rehabilitado. Por eso se ha ido a las puertas del centro de menores a esperar la salida del Rafita «para que me mire a los ojos, para que nunca se olvide de mi mirada». La madre de Sandra Palo se presenta como víctima. ¿De qué otra forma podría hacerlo? Y aquí empieza a sufrir el periodismo porque donde hay una víctima hay que buscar un verdugo y eso es más difícil. Cuesta y duele hablar de verdugos.

Y luego, el recuerdo de los muertos. El castigo ha de ir vinculado al recuerdo y la memoria es frágil. La madre de Sandra quiere que varias personas luzcan camisetas con el rostro de Sandra para que las vea el Rafita cuando salga. Para que recuerde el Rafita. Porque si a ella, que fue su madre, le cuesta muchos días recordar el rostro de su hija, ¿cómo va a recordarla el agresor? Quiere que los que la mataron no se olviden nunca de sus ojos de víctima ni del rostro de su hija.
Recuerdo cuando detuvieron a los implicados en la muerte de Sandra Palo. Te pareció muy mal que un periodista le acercase un micrófono a la madre de Sandra y le preguntase a bocajarro ¿cómo se siente? esperando el vómito de rabia de aquella pobre mujer. Sé que esa secuencia sigue pareciéndote la máxima degradación del periodismo. La concreción de lo amarillo. Volvemos a no estar de acuerdo y te lo diré mil veces. Eso no es nada. El naufragio del periodismo se concreta en las dificultades que suele tener para distinguir a la víctima del verdugo. Hay una especie de estupor que impide romper esa equidistancia. Un estupor que esconde la cuestión jurídica en un magma fuliginoso de consideraciones antropológicas o psicosociales. Un estupor que nos aleja peligrosamente de la justicia y de la democracia.

29 comentarios:

PIDIENDO EL MARMOL dijo...

devisita dijo...
San Viernes.
Estoy molida.
Y asqueada de la política en general y canarias en particular.
Conozco bastantes nuevos altos cargos y no eran los mejores de mi clase.
Claro que la mejor era yo.
Lo que es la vida.
Y tan feliz.

9:22 AM

TheoSarapo dijo...

Doña devisita tiene toda la razón. Yo la creo. Me pasa lo mismo que a ella.

TheoSarapo dijo...

Mecanikong, vaya juventud tan anglófila... de Torres de Mallory a Australian Blonde y luego por casa en Kimono...

Así da gusto.

Anónimo dijo...

En esta sociedad suceden tantas cosas repelentes y a una tan velocidad endiablada, que nuestra percepción es incapaz de procesar tanto suceso.
Crea una costra de insensibilidad, que aísla al individuo del entorno en el que transcurre su rutina.


Abate Marchena.

mecanikong dijo...

No se entiende la aplicación de la ley del menor en un caso así.

British, of course. Con acento irlandés para más señas.

Y no me gustaban Australian Blonde.

Anónimo dijo...

Excelente Sarapo. Igual que el Arcadi de hoy. Hay días que uno sabe porqué busca lo que busca.

Yo en mi clase era medianía basurilla. De los del montón. Me nombraron delegado de asuntos literarios, pero sólo porque el profesor era un fanático del Valencia. Curso 86-87, en segunda división.

viejo Casale

chema dijo...

No creo que haya un estupor de la prensa que le impida contar la realidad. Más bien hay un vicio por lo correcto, por no atreverse a aportar luz a lo fuliginoso.

En fecha tan reciente como el pasado miércoles el fiscal de menores de León decía a propósito del caso de Sandra:
"Casos como el de Sandra Palo se han extendido como un reguero de pólvora. Creo que la última reforma de la ley del Menor tiene que ver con el dolor de una madre. La función del legislador no puede ser pasional, sino todo lo contrario. Las reformas que se están haciendo en ese sentido, sobre todo la ley del Menor, son inadecuadas; puede haber sensación de impunidad, pero eso es algo mediático. Las penas pueden llegar hasta los 10 años en algunos supuestos. Me parece que ya está bien imponerle a un joven que se está desarrollando una pena que toca con la mínima en los casos de homicidio para mayores".

Amaya P.G. (la periodista que firma la entrevista con el fiscal) no le repregunta sobre el caso (o si lo hizo la entrevista publicada no lo recoge), con lo que me quedo con las ganas de repreguntar por qué la sensación de impunidad es sólo algo mediático, por qué ese límite en diez años.

Entre el asesinato de Sandra (17/05/03) y la libertad vigilada de Rafita (Rafael G.F. que tenía 14 años cuando cometió el asesinato) hace dos días han pasado 4 años, 2 meses y 8 días. Ni la mitad de esos 10 años que el fiscal considera demasiados par alguien que no ha mostrado ningún signo de rehabilitación.

Entre el asesinato de James Burger (12/02/92) y la libertad de Thompson y Venables que tenían 10 años cuando cometieron el asesinato (23/06/01) pasaron 9 años , 4 meses y 11 días.Creo que este caso es diferente, que sí se rehabilitaron y que hoy hacen una vida normal y con arrepentimiento de lo que hicieron.

No es solo cosa de niños, uno de los asesinos de Anabel Segura (12/04/93) disfruta de permisos carcelarios desde 2005 y la colaboradora en su secuestro salió en libertad en cuestión de meses.

El periodismo recoge la confusión de la justicia que dice que la sensación de impunidad es algo mediático. Ninguno de estos casos ha ocupado ni la décima parte del tiempo en los medios que la novia del hijo de la Pantoja, no hay una repercusión mediática de la impunidad o de lo barato que resulta asesinar. No es culpa del periodismo.
En fin, no sé.

chema dijo...

Después de toda la "bullshit" que he soltado tendré que decir algo útil:
Woody Allen rodará el lunes por la tarde una escena al lado de la casa de Sarapo.

Lo he leído en el periódico.

estupor dijo...

"No tengo paz, vivo al día, uno detrás de otro. Ni espero ni deseo, todo ha acabado para mí, y lo único que me queda por ver es que se haga justicia con mi hija", confiesa con desgarro, en el hilo que deja una voz ahogada por un puño invisible. Parece que sus palabras van a desaparecer, a tragárselas una sima, pero hay una fuerza interior que las hace salir a flote, exhaustas pero vivas. Así es María del Mar Bermúdez.

Mantiene una relación casi mitológica con los asesinos de su hija, imposible de reducir a los esquemas simples del odio o la venganza.

El seguimiento, meticuloso hasta la obsesión, que ha hecho del itinerario penal de los cuatro la ha convertido, paradójicamente, en su mejor tutora, ante el abandono o el repudio de sus respectivas familias.

En una ocasión, llegó a avisar personalmente a la Comunidad de Madrid de que dos hermanos de uno de los asesinos se habían escapado de un centro de régimen abierto y dormían en la calle, sin techo.

"Esa gente es un peligro. Creciendo así, ¿qué vas a esperar? Acabarán como sus hermanos, robando, violando y matando", justifica aquel aviso, que, por otra parte, revela el conocimiento de sus verdugos y la dedicación que ha llegado a prestarles, mucho mayor, desde luego, que la de sus propios padres.

No quiere ni oír hablar de compasión. Ha llegado a saberlo todo de los monstruos y de sus parientes, hasta convertirse en su "sombra" y "su pesadilla", como ella misma se define, lo que a menudo se ha confundido con ser su benefactora, en una compleja relación que repele cualquier estereotipo.

De hecho, cuando piensa en la justicia, en un ideal de la misma que la alivie del persistente dolor de imaginarse a su hija Sandra golpeada y violada repetidas veces por los cuatro, estampada contra un muro, mientras se vestía, por el coche que habían robado, atropellada ocho veces, rociada con gasolina y quemada viva; cuando considera el tipo de justicia capaz de abrirle el puño interior y devolverle la voz, ve a los cuatro que la torturaron y mataron "encerrados en un nicho, tapiados por una lápida sin nombre. Los dejaría allí, que se comieran unos a otros", da rienda suelta, consciente de que necesita ese desahogo para seguir resistiendo.

En libertad, después de cuatro años

La puesta en libertad de Rafael García F. le ha devuelto al estado de humillación de los primeros días, cuando iba conociendo a cuenta-gotas lo que le hicieron a Sandra.

Se ha apoyado en algunos periodistas con contactos en la Administración y en sus propias fuentes, laboriosamente ganadas después de cuatro años de lucha, para descubrir que El Pumuki saldrá este martes, durante la mañana, del centro de menores con medidas penales Renasco, de Madrid.

"Sé que han dictado una orden de alejamiento y que se lo llevan fuera de la Península, posiblemente a Canarias, donde cumplirá cinco años de libertad vigilada", indica María del Mar Bermúdez a LD, basándose en la información ha podido recabar extra-oficialmente.

"Voy a estar allí, no me moveré hasta verle salir. Tengo que verle, tenerle en frente, que me mire a la cara", acaricia ese momento, sin saber ni siquiera para qué.

"No lo sé, mi médico me ha recomendado que no lo haga, pero ya nada puede hacerme más daño del que me han hecho, necesito sacar algo de la rabia que me arde dentro", explica.

Los hechos, según El Pumuki

Rafael García F. tenía 14 años cuando el 17 de mayo de 2003, en compañía de otros tres jóvenes, secuestró, torturó, violó y asesinó a Sandra Palo, de 22 años, discapacitada psíquica.

Durante el juicio contra Francisco Javier Astorga Luque, El Malaguita, el único que era mayor de edad cuando se ensañaron con la joven, Rafael García El Pumuki confesó al juez que Sandra repetía: "no me hagáis daño" mientras la conducían en un coche robado a un descampado de la carretera de Toledo.

Al día siguiente, el hermano de Sandra hacía la Primera Comunión y ella se lo contaba a sus raptores para que la dejaran ir. "Sandra estaba muerta de miedo y sabía perfectamente lo que se le venía encima", dijo El Pumuki al juez el 25 de enero de 2005.

"Cuando llegamos al descampado, me dijeron que la iban a violar. Bajaron a la chica del coche y empezaron a desnudarla entre los tres mientras yo permanecía dentro del coche", dijo también, entonces. Según su versión, la sujetaron "por las muñecas y los tobillos mientras la violaban".

Los hechos probados durante la investigación indican, en cambio, que El Pumuki participó, como el resto, en la violación.

Sandra había empezado a vestirse cuando el Citroen ZX rojo robado empezó a embestirla hasta estamparla contra un muro y partirle las piernas, "con los cuatro dentro".

Habían decidido matarla "para que no dijera nada". Rafael García F., también conocido como El Rafita –además de cómo El Pumuki– señaló durante el juicio a El Malaguita, su primo, como el conductor del coche y quien tomó la decisión de asesinar a Sandra.

Los otros dos inculpados, José Ramón M. El Ramoncín, y Ramón S.G. El Ramón, de 16 y 17 años –cuando mataron a Sandra Palo–, también señalaron a El Malaguita, de 18, actualmente en la prisión de Alborote (Granada), cumpliendo una condena de 64 años.

El Ramoncín y El Ramón saldrán próximamente de los centros de menores de Madrid en los que están recluidos, al igual que El Pumuki este martes, beneficiándose del régimen de tolerancia que inspira la Ley del Menor.

Después de pasarle el coche por encima durante "ocho o diez veces" –dijo El Pumuki en el juicio–, Sandra "todavía estaba viva".

Decidieron ir a una gasolinera próxima "para quemar" a la joven. "Antes de quemarla", dijo este asesino "Sandra movía un poco los brazos, porque miré para atrás cuando fuimos a comprar la gasolina".

Su cuerpo fue encontrado por un camionero al amanecer del 17 de mayo de 2007.

Cuando este martes salga del centro de menores de Renasco con 18 años cumplidos, y después de haber pasado sólo cuatro encerrado, Rafael García F. "estará muy lejos de la rehabilitación y el arrepentimiento que el sistema debe garantizar a las víctimas", comenta la madre de Sandra Palo, que sigue una lucha sin tregua contra la impunidad de los menores asesinos, "para evitar que en el futuro haya nuevas familias rotas como la mía que tengan que llorar a sus seres queridos porque la Ley protege a sus verdugos sólo por el hecho de que su partida de nacimiento dice que son menores para entrar en la cárcel, aunque no sean para cometer crímenes que no se le ocurrirían ni al peor sádico".

estupor dijo...

Mantiene una relación casi mitológica con los asesinos de su hija, imposible de reducir a los esquemas simples del odio o la venganza.

El seguimiento, meticuloso hasta la obsesión, que ha hecho del itinerario penal de los cuatro la ha convertido, paradójicamente, en su mejor tutora, ante el abandono o el repudio de sus respectivas familias.

sarapo dijo...

el señor allen. otro enamorado de estas arenas. pero creo que le interesa el balneario. y la tierra de los ledo, allá por zeluán.

recién llegada dijo...

Querida XX: seguro que está genial el disco de Pereza (el anterior nos encantó), pero...sueño con el día en que ÉL se aprenda más del estribillo que "sólo una aproximación...", con lo que me deleitó casi incansablemente durante todo el fin de semana pasado (exagerando un poquito), o por fin nos hagamos con el disco y diversifiquemos las pistas. :-)

James Boswell dijo...

Reflexionemos: toda la información que usted aporta sobre el caso, Sarapo, es gracias al periodismo. El oficio está mal, qué duda cabe, pero prefiero una intoxicación de salsa rosa o de prisa a que me contagien un sidazo vía intravenosa unas enfermeras o a quedarme cadáver en un quirófano. Sobre todo porque la injusticia mediática se combate desde la trinchera periodística.

Evitemos el populismo estridente, please. Y cambiemos de canal.

sarapo dijo...

No, Boswell. Lo triste es que lo que sé del caso lo sé por la madre de Sandra Palo y por otras vías.

fernando terreiro dijo...

Lo siento pero por una vez estoy más de acuerdo con boswell. Y creoq ue la mayoría lo que sabemos del caso, y puede ser mucho si nos interesael caso, es por los periodistas.

De todas maneras lo que hace falta son muchos Dutton Peabody, director, editor , redactor y reportero del Shinbone Star.

eduardo dijo...

Yo creo que nunca han estado los periódicos tan cerca de la deformación de la realidad como en este caso. ¿Sabemos algo de lo que han hecho los condenados en el reformatorio?

chema dijo...

Yo lo que sé de Sandra lo sé por los periódicos y la televisión, pero sé poco.
Mariola hoy en LNE:
Contra lo que algunos pudieran pensar, corren buenos tiempos para la libertad de prensa en España. Así lo sostuvieron ayer en La Granda el escritor y jurista Pedro Crespo de Lara y el periodista asturiano Diego Carcedo, que participaron en una mesa redonda sobre esta materia.
____________________________
Boswell, si lo que dice:
"...que me contagien un sidazo vía intravenosa unas enfermeras"
es por lo de las enfermeras búlgaras le recomiendo que lea las noticias sobre el caso completas y no solo los titulares.
Los contagios acontecieron antes de la llegada de las enfermeras y se debieron a las malas condiciones del material y del hospital. Las enfermeras fueron sometidas a palizas y electrodos para que confesaran lo que no hicieron.8 años en la cárcel.

mecanikong dijo...

¿Qué es más importante: contar la verdad en las noticias o ejercer la medicina/enfermería?
Voy a parecer Ana Botella, y mira que me fastidia: las peras con las peras y las manzana con las manzanas.
Me he levantado espesa.

mecanikong dijo...

Ya no hay trincheras, lo dijo Aute.

chema dijo...

Nos han engañado, la Nasa es un fiasco ¿Dónde está mi coche volador? ¿Dónde mi mochila de autopropulsión? ¿Por qué no hay bases en la Luna? A cambio solo tenemos internet, una manera más eficaz de distribuir pornografía.
_____________________________
La puntilla para la Agencia:
"Ad astra per aspera" (Un Camino duro lleva a las estrellas).
"Porque una investigación interna de la agencia espacial estadounidense ha puesto de manifiesto «algunos episodios en los que los astronautas bebieron en grandes cantidades en los momentos inmediatamente anteriores a los vuelos, provocando preocupación sobre la seguridad de las misiones».
El informe detectó «dos casos específicos en los que los médicos de los vuelos y/o otros compañeros astronautas transmitieron su preocupación por la seguridad a los responsables en la zona. Sin embargo, y a pesar de eso, se permitió volar a los individuos». La anécdota revela el curioso concepto de seguridad de la NASA, dado que el transbordador alcanza los 27.000 kilómetros por hora en vuelo, velocidad que parece recomendar un consumo de alcohol lo más moderado posible.¿Cuántos casos ha habido de astronautas que se van a viajar por las estrellas después de tomarse unas copas? Nadie lo sabe. En buena medida porque «los análisis médicos de los astronautas en misiones de vuelo no están estructurados para detectar estos episodios». En otras palabras: a la NASA nunca se le ocurrió que sus astronautas le dieran a la botella. El mismo estudio declara que «el alcohol se usa de forma generalizada en las estancias de los astronautas»".
(Tomado de El Mundo).

chema dijo...

Y un recuerdo para Gabriel Cisnero, que ayer se murió.
A Otegui la noticia le sorprendió en prisión, él intento matarlo después de secuetrarlo hace muchos años.
Prensa:
"El silencio se cortó con un sollozo interrumpido pero inconsolable. Eran lágrimas de mujer, pero no pertenecían a ninguna de las dos hijas que custodiaban el ataúd desde las 18.00 horas. Quien lloraba era Carme Chacón, tan de negro como las demás, y desconsolada. Ministra de la última hornada, compañera de 'Gaby' en la Mesa del Congreso, la joven socialista no parecía despedir a un padre de la Constitución, sino a su propio padre.

sarapo dijo...

Me parece increíble que Cisneros solo tuviese 66 años al morir.
Pues se pasó 50 años al servicio de lo mismo.

Anónimo dijo...

Todo el proceso que está teniendo que volver a pasar la madre de Sandra Palo, ese meticuloso estudio que hace de las evoluciones de los asesinos y todo el rosario de intervenciones mediáticas tiene un nombre técnico: SEGUNDA VICTIMIZACION. En román paladino, volver a hurgar en la herida, en una herida que la justicia debió encargarse de cerrar para siempre con la sentencia. Que es lo que pide esta madre.
El Rafita sale del reformatorio teniendo en contra un informe de los profesionales que le han seguido estos años.

sarapo dijo...

Hablando de manzanas ayer tomamos sidra de selección por segunda vez en nuestra vida. UUUUmmmmmmmmmmm¡¡¡
Pura manzana asturiana. En eso somos asturianistes ¡ho¡

sarapo dijo...

Boswell, el periodismo, la enfermería...qué me va a contar usted.

aguilar dijo...

El periodista Miguel Angel Aguilar culpó a los compañeros de profesión, y a 'la basura que se ofrece en la televisión', del escaso interés de los ciudadanos hacia la información parlamentaria.



En su ponencia dentro del curso '25 años de Parlamentos Autonómicos', con el que la Universidad de Cantabria cerró hoy los cursos de verano en su sede de Reocín, Aguilar se mostró partidario de establecer un tiempo mínimo de intervención a los diputados, 'lo que cambiaría mucho los debate', y de impedir que se lean los discursos o que se puedan proyectar gráficos durante las exposiciones.



Respecto a la profesión periodística, lamentó, por un lado que la prensa que cubre la información de esta Cámara no sea más activa, y por otro, criticó lo que calificó como 'deserción' de los periodistas de las tribunas de prensa del Congreso de los Diputados. Igualmente, lamentó la pérdida del género de 'crónica parlamentaria' en favor de la 'mera información de agencias', según ha informado Europa Press.

Anónimo dijo...

Un gran Contador...

Amapola dijo...

Disculpa mi atrevimiento pero ..........................................Te agradecería a tí a cuant@s pasan por tu blog entréis en este blog y apoyéis .
http://justiciaparamaores.blogspot.com/
Era hija de una amiga mía ,solo pedimos justicia y con ello vuestras firmas, pásalo a cuantos conozcas por favor.
MUCHAS GRACIAS
PD: Si pudiera contacta con la madre de Sandra Palo os lo agradecería,cualquier información entrar e el blog.

Rafael del Barco Carreras dijo...

PEDRO JIMÉNEZ. LA REHABILITACIÓN Y LOS PERMISOS CARCELARIOS EN BRIANS.

Rafael del Barco Carreras

No es que en Brians hayan fracasado los tratamientos de rehabilitación, es que el concepto en si mismo es una gran mentira alimentada por cientos de “profesionales”, políticos o “intelectuales”, ¡un inmenso negocio! Un negocio de cloaca, de asco. Sicólogos, siquiatras, asistentes sociales, médicos (muchos contratados y pluriempleados), funcionarios, abogados especialistas en penitenciario, juntas de tratamiento, direcciones generales, políticos con “amigos”, y juzgados de vigilancia penitenciaria. Pretender que un psicópata drogadicto se rehabilite es de chiste si no fuera tan trágico. En definitiva, nadie pretende nada… siguen el “cuento”. Enormes carpetas bajo el brazo, entrevistas con profundas reflexiones… ¿a quien se le ha ocurrido que a un perro enjaulado y “torturado sicológica o a palos” al soltarlo se habrá convertido en un manso caniche? ¡Programas de rehabilitación, que sandez! El preso, supervivencia y la fuerza obliga, se adaptará más y mejor según su grado de inteligencia. Cuanto mejor pelotee más se acerca la libertad, pero en el caso de los violadores y asesinos su ego se pudre a límites que jamás comprenderemos los “normales”. Me decía uno, “cuando salga lo primero que haré es cagarme en la tumba de mi mujer…”, y a otro compañero de celda, justificando sus violaciones, tuve que “pararle los pies” confundiendo mi relativa condescendencia por el bien de la convivencia. Me lo impusieron en la celda por su seguridad. A Pedro Jiménez, por suerte, le conocí pero no conviví.
El lunes 1-03-10, cuando llegué al Palacio de Justicia para asistir de oyente al juicio por la corrupción en la Delegación de Hacienda de Barcelona, las teles y medios copaban la entrada. Días antes el despliegue por la ocupación de las pistas del Prat, y antes por las declaraciones de Josep Borrel o Lluis Prenafeta, ya me habían acostumbrado. Pero cuando, para mi gran sorpresa, alguien me advirtió sobre la repetición del juicio contra el asesino y violador Jiménez que cito en mis escritos aludiendo a la corrupción en Brians, me tentó la idea de cambiar de Sala.
Me decidí por Hacienda y De la Rosa, aunque estos días toque a Núñez y Navarro. Jiménez me repele, y recordar mi último año en Brians, 2004, cuando a violadores con asesinatos pasados y después de REHABILITADOS, o simplemente cuando a De la Rosa le concedían los terceros grados a ritmo de “plena corrupción”, y yo salí, tras un torturante proceso burocrático, SIETE DIAS después de cumplir la condena, no me apetecía.