27 de abril de 2007

SECUENCIA


27 comentarios:

chema dijo...

"Los amantes de la noche"

devisita dijo...

Me gusta la indicación de los usuarios en línea. ¿Quién es el otro?

I. dijo...

Yo.

heptafon dijo...

Sarapo, eche un ojo a mi blog que ha sucedido una cosa inquietante.

ana dijo...

¿Y el artículo de LNE?

chema dijo...

Ha muerto Rostropovich.

DEVISITA dijo...

Mi más sentido pésame a SSMMRR

devisita dijo...

Debería el webmaster introducir en el blog una sección de obituario a cargo de nuestro Chema, quién puntualmente nos recuerda que polvo somos y en polvo nos convertiremos.

SARAPO dijo...

Cho, el coreano
JUAN JOSÉ MARTÍNEZ JAMBRINA









Entre los principales descubrimientos que he ido acumulando sobre el funcionamiento de un sistema democrático está el hecho de que la calidad de la democracia depende de su sistema de comunicación. El periodismo es una pieza clave en la construcción de la sociedad democrática.

Uno se imaginaba siempre al periodista llegando a la noticia como llegaba el teniente Colombo al lugar del asesinato: con su gabardina raída, su barba de varios días, el pucho en la boca y una pequeña petaca con whisky peleón en el bolsillo. Eran tiempos en que los poderosos temblaban con sólo saber que un tipo así llegaba a la ciudad. El periodista era un tipo incordión, que no dejaba de hacer preguntas hasta cumplir con la función del periodismo, que es contar lo que ha pasado. Aquel periodista llegaba a los hechos, se enteraba de qué había pasado, cómo habían ocurrido, cuándo y dónde había sido. Y se dejaba el porqué de las cosas para los expertos, para los profesionales. Nunca debió el periodismo aventurarse a buscar el porqué de las cosas. Aquel periodista daba miedo a los poderosos del lugar.

Luego, la psicología, la psiquiatría. Si algo he acabado concluyendo es la tremenda importancia que adquiere un servicio de salud mental en las sociedades democráticas económicamente desarrolladas.Una importancia tan desmesurada para su escasa consistencia epistemológica que dispara la vanidad del colectivo.

Hay avances. El periodismo goza hoy de potentes medios técnicos para poder contar lo sucedido. Y hemos conseguido que el psicólogo Steven Pinker haya escrito «La tabla rasa», ese terremoto que ha sacudido la pastueña y psicosocial explicación de la conducta humana. Pinker niega tres veces, dando rotundas cabezadas: niega que la mente nazca lisa y llana, niega que nazcamos siendo buena gente y que sea la sociedad la que nos corrompa y niega que podamos controlar nuestra biografía al margen de la biología. Un peligro este Pinker, al que no han leído los periodistas ni siquiera ¡ay¡ los psiquistas. Pinker, que escribe sobre la naturaleza humana, algo que no tiene que ver ni con la prensa ni con el diván ¡qué va a tener que ver...!

Llega Cho Seung Hui, el brutal asesino de la Universidad de Virginia. Y le entrega al periodista el trabajo hecho. El periodismo empezó a contar bien. A contar cadáveres. Y desde ahí arriba, cuando todos escuchábamos, le entró vértigo y se agarró al ambiente: fueron las armas, claro, recuerda Columbine y la película «Oldboy». Eso sería. Y la presión ambiental, la competitividad del campus. Y cuando quisimos darnos cuenta, resultó que el criminal Cho había estado en un psiquiátrico. Y ahí se acabó la narración. Para qué seguir hablando. Enfermo mental y con armas en la mano. Ésa fue la conclusión a la que llegó «El País» y el «ABC», e incluso Cho fue portada de LA NUEVA ESPAÑA apuntando con una enorme pistola desde la portada al lector. Ya era el loco Cho.

He revisado el informe psiquiátrico que emitió la clínica donde Cho estuvo internado un breve tiempo en el año 2005. No se detectó anomalía alguna en su proceso de pensamiento. Su ánimo era triste y su afectividad, decaída, y no había ideas de suicidio. Y se le dio el alta con un tratamiento antidepresivo que no se sabe si siguió o no. Como una innumerable legión de adolescentes introvertidos, con problemas de relación social. Y es desde ahí que se reclama la incompetencia de la psiquiatría, su incapacidad para predecir las conductas violentas. Se reclama del psiquiatra una nueva astrología. Y ahí tenemos a los psiquistas expertos que se niegan a opinar con rotundidad pero que insinúan. Porque todos han insinuado diagnósticos sin saber apenas de los hechos. La psiquiatría que busca el lugar de la astrología y elude la prudencia.

Ignoro si Cho era un enfermo mental. Solo sé que fue un asesino, un criminal brutal. Me parece una injusticia achacar la causa de la masacre de Virginia a un problema mental o a la falta de control sobre la venta de armas. Porque si analizamos fríamente el testamento del asesino Cho, sus vídeos y su autobiografía, parece que lo que ansiaba era salir en los medios como fuese, mediante una imitación de películas o de episodios similares previos. Ante lo cual lo que habría que prohibir sería el periodismo y el cine. Todo un drama...
Para explicaciones simplistas y reales ya teníamos a la cantante Jeannette, que fue rebelde porque el mundo la hizo así y porque nadie la había tratado con amor. O más recientemente, al periodista Ian Buruma, que explicaba el asesinato del cineasta holandés Theo Van Gogh así: «Cuando el resentimiento se acumula en gente que se siente vulnerable, desplazada, marginal, solamente se requiere un hecho determinado, una desilusión, para transformar a personas obedientes en rebeldes violentos. Tenemos ejemplos en la literatura de Dostoievski o de Joseph Conrad».

Realmente, cuando no se sabe de qué hablar, lo mejor es callar. Porque captar la realidad conlleva un notable esfuerzo intelectual. Y es más cómodo creer que pararse a pensar. O a observar.

nando dijo...

No sé, Devisita, pero para el recuerdo del polvo y casi prefiero a Elsa Pataky o a Lafoca....

chema dijo...

DEVISITA dijo...
Mi más sentido pésame a SSMMRR
....
Yo diría S.M., es decir La Reina (SSMMRR creo que es el plural) ya que lo que se dice es que Rostropovich fue amante de la Reina... aunque no sé yo.

Existe entre los españoles un cierto reparo a cotillear estas cosas excepto en periodistas valientes como Pedro J. que en uno de sus libros cuenta con pelos y señales lo de el Rey con Barbara Rey, claro que también cuenta lo suyo con Exuperancia.

sarapo dijo...

¿Qué no se sabe en Sánchez Calvo?

catalino dijo...

De Mstislav tengo y escucho su J.S.Bach Cello-Suiten.
Ritmo con palillo en la boca

Adarga es fácil; lo del HTML me costó mucho más.

platillo

lafoca dijo...

A Chema se le está pegando la forma de actuar de Pedro J. Miente, por ignorancia o a sabiendas. Como Pedro J, que usa las dos formas dependiendo del día. En "El Desquite", que es el libro en el que el director de EM narra el episodio de Bárbara Rey, no hay una sola línea en la que se nombre explícitamente al monarca en relación con tan libidinoso asunto. O sea que de valentías, las justas.

chema dijo...

- A ver... sí:"En la primavera de 1996 se distribuyó por todos los medios de comunicación de este país un panfleto en el que se hablaba de una relación que había existido durante varios años entre Su Majestad el Rey y Bárbara Rey, dando incluso detalles de la misma y acusando a Bárbara de intento de chantaje a Su Majestad ya que, como prueba de tal relación, Bárbara había grabado un vídeo a cambio del cual pedía 400 millones, consiguiendo al final un contrato multimillonario en televisión..."
"El Desquite".Primera EdiciónPágina 171.
_____________________

No sé que quiere decir exactamente Foca con "...no hay una sola línea en la que se nombre explícitamente al monarca en relación con tan libidinoso asunto" pero queda claro que se habla de el rumor de esa relación. Quizá la fórmula "con pelos y señales no ha sido agraciada".

chema dijo...

"Qué idioteces podemos hacer y decir los humanos cuando creemos que nadie nos mira o nos escucha. Qué ridículos pueden ser nuestros gestos, qué grotescas nuestras reacciones, que torpes nuestras experiencias...Buuuf, qué desagradable, qué vergonzoso, qué humillante resultaba aquello. Qué cuesta arriba se me iba a hacer explicarlo...Pero a la vez que injusticia, qué indignidad, qué cabronada.[] De todos los coitos ridículos que políticos, jueces, banqueros, militares o periodistas habíamos consumado alguna vez en la vida, esos desalmados habían tenido que ir a grabar precisamente el más estrambótico de los míos".
"El Desquite".Pedro J. describiendo el momento de ver el vídeo con Exuperancia junto a compañeros del periódico.

lafoca dijo...

Vale, ahora rectifico yo también ya que usted reconoce que su fórmula no fue agraciada. Sí, se nombra al Rey y a un panfleto -"libelo difamatorio" según el drae-.

heptafon sin ojo dijo...

Si quieren ver a alguien meterse con la familia real, siempre puede comprar "el jueves". Cierto, son historietas, (recopiladas en "tocando los borbones"). Pero se meten, vaya si se meten.

Y como rumores jugosos (aunque probablemente falsos): el del príncipe con Constantino Romero, la reina con Alaska y el rey con KArmele Marchante...

chema dijo...

El de la Reina con Alaska es la primera vez qu elo oigo.

chema dijo...

Ha muerto Antonio Garmendia.
Descanse en paz.

lafoca dijo...

Especializando el blog.

Ha muerto Jack Valenti.

lafoca dijo...

Ha muerto María Asunción Macho, presidenta del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas.

lafoca dijo...

Después de tanta tristeza me voy a poner guapa que el mañico ya está a la altura de Llanes. Cuídense y feliz fin de semana a todos.

chema dijo...

Los socialistas ya se sabe...hasta son capaces de abandonar a su perro.
Lean, lean:

Carmen Martínez Ten, nombrada recientemente presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), fue sancionada con una multa de 2.405 euros por el abandono de su perro. La infracción cometida por la cirujana y ahora responsable de controlar la seguridad de las centrales nucleares está tipificada como muy grave por la Ley 1/1990 de la Comunidad de Madrid. Los hechos se remontan a marzo de 2004, cuando la Asociación para la Liberación y Bienestar Animal (Alba) denunció a Martínez Ten por el abandono del can. Tras ser rescatado, el animal, que recibió el nombre de Royal, pudo ser identificado gracias a su chip: número 982009100767419. En abril de 2006 -dos años después de los hechos- la Consejería de Economía de Madrid decidió imponer la multa, que la asociación Alba considera mínima, dado que entre las sanciones tipificadas éstas pueden alcanzar los 9.000 euros, e incluso dos años de prisión si hay malos tratos con ensañamiento.

chema dijo...

Hoy en el diario de la derecha se menciona una estrecha relación entre la Reina y Rostropovich que se ilustra con una foto en que ella le coge del brazo a él.
Googleando se encuentra un artículo de J. Peñazofiel en el que habla del amor platónico entre SM y Rostropovich.
El asunto no da para más.

catalino dijo...

Ya me voy más tranquilo, Chema.
¿Eres tú el segundo usuario?
Buenos días

chema dijo...

Pues creo que no era yo.Ahora estoy solo.