7 de agosto de 2006

EL HADA MADRINA

Nunca he podido comprender las razones que nos llevan a prestarle atención a Eduard Estivill. Ha hecho falta que llegase el científico Estivill para que resuciten obras desahuciadas para la razón, como la de Carlos González.
Estivill escribiendo merluzadas con spray. Una entrevista "entre las dos Españas", en los abismos de la noche.Casi nada.¡Quiaaaaaá¡ ¡Milana bonitaaaaaa¡





En camisa de once varas / Eduard Estivill
«Yo siempre duermo con tapones y antifaz»

De los abismos de la noche llegan unos berridos, chantaje de bebés para que papá y mamá piquen y los duerman en brazos. Son los 'niños Estivill', los dueños de 'Duérmete niño', el libro de los padres valientes. Tranquilos, con el libro aprenden a dormirse solitos. Y los niños, también.

RAFAEL J. ALVAREZ

Este hombre es las dos Españas. A un lado, la de los padres que abrazan su libro y logran hijos de dormir independiente. Al otro, la de los padres que harían con sus páginas una pira para quemarle bajo el run run de una nana. Unos le agradecen la extinción nacional de las ojeras. Otros creen que es un abandonaniños en libertad. Suma 1,5 millones de ejemplares vendidos en 18 idiomas, números para dormir a pierna suelta...
Pregunta.- Señor Herodes, ¿ha recibido anónimos manchados de potito?

Respuesta.- (Risas) Algunos padres no se leen bien el libro y otros tienen problemas entre ellos, cosas que hacen que no apliquen bien el método. Eso les hace no comulgar con el libro. No se trata de comulgar o no conmigo. Yo no soy un gurú, ni un inventor. Soy un científico que recoge información de otros que me han precedido. Los que dicen que soy Herodes es que no se han leído el libro.

P.- Entonces, ¿no tiene que mirar todas la mañanas debajo del cochecito?

R.- Todo lo contrario. Nuestro reconocimiento viene de la comunidad científica. Yo he visto recetas de pediatras que ponían: «Apiretal, gotas para el resfriado y Duérmete niño».

P.- ¿Qué tiene su método que no tenga una nana?

R.- Las nanas son imprescindibles, pero no para dormir al niño. Antes de que el niño duerma necesita unas rutinas, unos minutos de espacio de comunicación. Le sentamos en el sofá, le cantamos canciones, le contamos cuentos, le hacemos caricias... Pero no para que se duerma, sino para transmitirle nuestro afecto. Así, el niño sabe que estamos por él, le comunicamos afecto. Luego, sabe que llega a su cuna y se duerme solito.

P.- ¿Por qué será que lo contrario de Duérmete niño es Bésame mucho?

R.- Ése es un libro de Carlos González, con el que no he tenido el gusto de coincidir en un debate científico. La psicología conductual se basa en experimentos científicos. La psicoanalítica son opiniones indemostrables y tú te las crees o no. Para enseñar a dormir es mas útil lo conductual. La corriente psicoanalítica dice que si los animales duermen con sus hijos, los humanos también deben hacerlo. Bueno, por suerte no somos animales, hemos evolucionado, si no iríamos haciendo pipí por la calle. Nuestros detractores deberían publicar sus artículos en revistas científicas y exponer sus teorías en congresos para que discutiéramos allí.



P.- ¿Con qué cosas se duerme usted?

R.- Intento leer u oír música antes de dormirme. Yo siempre duermo con tapones y antifaz, porque el ruido y la luz influyen en el sueño. Y me pongo en el mismo lado de la cama.

P.- ¿España duerme bien?

R.- Como en el resto del mundo, un 30% de la gente duerme mal. Lo peculiar de España es que dormimos menos que los europeos, 40 minutos menos. Aquí terminamos de trabajar más tarde y nos levantamos a la misma hora que los alemanes o los ingleses. Todo se retrasa. Ellos a las ocho de la tarde están en casa cenando y aquí por la noche no duerme ni Dios.

P.- ¿Para cuándo la siesta como derecho fundamental?

R.- El cerebro necesita sueño en dos momentos: de noche y unas ocho horas después de habernos levantado. En esa segunda vez, basta un cuarto de hora. Todo el mundo que duerma bien, o sea, ocho horas nocturnas, debería dormir 15 minutos de siesta.

P.- Postúlese para chica Almodóvar.

R.- Almodóvar cree que dormir es perder el tiempo y yo ya le he dicho que no, que es muy importante. Haría el papel de enseñar a dormir a los actores para que saliera mejor la peli.

P.- ¿Por qué el currículo sexual es siempre más extenso en los sueños que en la realidad?

R.- Porque los sueños son información recogida de día que por la noche se mezcla de forma desordenada.

P.- ¿Es usted lesbiano?

R.- (Risas) Soy amante lesbiano. Soy amante de Sampedro, un escritor que me cautivó.

P.- ¿Por qué queda mejor decir que se duerme poco a ser un dormilón?

R.- La gente cree que dormir es perder el tiempo, lo que se pensaba hace 100 años. Hoy sabemos que si llegamos a los 90 años habremos dormido 30. Pero hemos dormido 30 años para poder estar 60 despiertos.

P.- ¿Dónde se pierden las horas de sueño perdidas?

R.- El sueño no se recupera.

P.- ¿Por qué el subtítulo de su libro es Cómo solucionar los problemas del sueño infantil en lugar de Duérmete ya, que viene Estivill y te comerá?

R.- Porque mis normas no son una imposición, sino sólo una herramienta científica para los padres.

P.- ¿Es seguro un país con sus astrólogos en libertad?

R.- Yo soy un ignorante en astrología, pero sé que en los países nórdicos hay hasta cátedras, que son científicos y algo tienen que decir.

P.- No me diga que usted cree que la astrología es una ciencia...

R.- Respeto lo desconocido. Si la Luna influye en las mareas, alguna cosa debe haber. Como científico, soy escéptico ante lo que no me demuestren, pero a la vez estoy abierto a que me demuestren cosas y a aceptarlas.

P.- Entonces, ¿qué planeta tiene la culpa de que no me toque la lotería?

R.- Seguramente el mismo que de que no me toque a mí. Uno que hace que no compremos números.

P.- ¿Toros o civilización?

R.- Son compatibles. No soy un fan, pero respeto que puede haber arte en los toros.



P.- ¿Por qué bostezamos por aburrimiento?

R.- Los fetos bostezan y no creo que estén muy aburridos. El bostezo es un reflejo, pero no se sabe muy bien por qué se produce.

P.- ¿Por qué las etiquetas de la ropa de bebé son más grandes que la ropa?

R.- Porque hay un negocio impresionante con el tema de los bebés. Ahora hacen falta 20.000 cosas, pañales, etcétera. Es un montaje de la sociedad de consumo.

P.- ¿Sabina o Ramoncín?

R.- Sabina mil veces, pero me refiero a la música, eh. Su conflicto por lo del top manta es puntual, pero tienen muchas ideas en común. Ramoncín es padre y sé que aplica muy bien mi método. Incluso nos presentó un libro en Madrid. Joaquín me consulta muchas veces temas de sueño.

P.- Tiene usted enfrente una pared y un spray. Haga uso.

R.- Como yo creo en las hadas, haría esta pintada: Las hadas existen, pero no todo el mundo puede verlas.

P.- Según el CIS, la profesión más valorada por los españoles es la de médico y la menos la de militar. Déle un consejo a un médico militar...

R.- Son gente completamente normal. Yo estoy en contra del militarismo, prefiero un ejército como el de Suiza a uno para invadir países.

P.- Pues, nada más, duérmete niño.

R.- Mejor le recomiendo mi último libro, que es para todas las edades: Recetas para dormir bien.

77 comentarios:

chema dijo...

No les voy a aburrir con mis problemas de sueño.
Me asombra la capacidad de algunas personas de mantener siempre la sonrisa, en cualquier circunstancia. La facilidad de otras en lanzarte dardos envenenados y hacer como si nada, de revestir la dejadez de cómoda ignorancia, y de otros más en hacer los mismos chistes en cada día de la semana, y hoy ha tocado el chiste del lunes.

Después de una celebración familiar demasiado larga retoco las fotos, quito ojos rojos, mejoro colores, contrates y me asombra como con la misma mitad de genes unas pueden ser tan guapas y otros no.
_______________________________
La manía de Jambrina de no citar sus fuentes.
Lo de hoy es de "El Mundo" en su sección "En camisa de once varas" dentro Opinión.

sarapo dijo...

Chema, esa observación sobre los genes me recuerda a la capacidad deductiva de cierto compañero que, cada vez que teníamos ingresado a un paciente de una zona rural, aventuraba diagnóstico infausto porque según su teoría de la evolución "en los pueblos solo queda gente muy cargada genéticamente que no ha podido escapar".


Herencia y ambiente, querido, herencia y ambiente...


PD1. El compañero en cuestión, era muy a su pesar, de pueblo.

PD2. No he conocido espacio más saludable para los nervios que los tranquilos pueblos de mi tierra.

sarapo dijo...

Hay fuentes que cuesta citar, Chema.
La entrevista es realmente vergonzosa

recién llegada dijo...

Hace casi una hora que sonó el teléfono. Ya respira el primero de la cuarta generación. Con suerte crecerá sano y feliz. Una, que es muy sentimental y a veces vive horas en los recuerdos, piensa en las navidades pasadas con su padre, en las risas, en cómo nos hicimos mayores sin darnos apenas cuenta. En el mundo, que gira y hace posible que se mezcle la sangre, aunque sea la de dos tierras distintas y acaso lejanas.

Ártabro dijo...

Enhorabuena,recién, por el sobrino, supongo. Los propios no los mandan por teléfono, de momento. :-)

Anónimo dijo...

Igual es un primo, Artabro.

chema dijo...

Sarapo, todos (o casi) somos de pueblo. Con mucha alegría y ningún pesar.

Fernando Terreiro dijo...

La entrevista es pésima. A mí me dan a elegir entre Sabina y Ramoncín y cometo un periodisticidio.
Uno es de ciudad, pequeña pero ciudad. Los pueblos de Castilla siempre me parecieron un poco mezquinos, con la gente asomada tras las cortinas vigilando tus movimientos, y la llave de la iglesia en casa de la Sra. Tomasa.
En Asturias todo es más idilico (consultar etimología) y confiado.
En los pueblos de Castilla cuando vas a ver una iglesia mozárabe se cierne la tormenta y el aguacero te impide traspasar los veinte metros desde el coche hata el templo, y te deja una sensación de impotencia y de vaho en el coche que se calma justo cuando el sol sale otra vez, cuando no hay posibilidad de vuelta.

James Boswell dijo...

A Estevill lo que le mola es tocar la guitarra. Tiene su grupito folk. "Vale, hablamos del libro, pero también del último disco". Y así el plasta Estivill, con chantaje al periodista, amansa fieras en los medios. Y, según dicen, en la vida verídica.

James Boswell dijo...

"Fernando Terreiro dijo...
La entrevista es pésima. A mí me dan a elegir entre Sabina y Ramoncín y cometo un periodisticidio."

Reconozco mi debilidad babosa por el baboso Sabina. Yo me acuso.

chema dijo...

JLGM en LVdAvilés. 8 de Agosto de 2006.

Pequeños y grandes secretos.

Sentado en una terraza de Marina Grande, hacía tiempo a la espera del barco para Nápoles. De pronto, muy cerca de mí, apareció Luca, el atolondrado matón napolitano con el que había llegado vagamente a intimar. Levanté la mano para saludarle y él volvió el rostro en mi dirección. Me miró un instante, como sin reconocerme, y siguió su camino. «Será alguien que se le parece», pensé. Pero yo sabía que era él. Y me había mirado como a un extraño, con un rostro duro que yo no le había visto nunca. Daba un poco de miedo. Y me cambió el buen humor del día.

Una anciana tropezó entre las mesas de la terraza y estuvo a punto de caer al suelo. Me levanté para socorrerla. «¿Se encuentra bien?», «Gracias, gracias, estoy bien». La invité a sentarse a mi mesa y tomar algo mientras se recuperaba y ella aceptó enseguida. «Estoy esperando a un matrimonio amigo que viene de Nápoles a pasar unos días conmigo». «Yo tomaré ese mismo barco de regreso».

Era una mujer locuaz. «Viví con muchos secretos. Los secretos ayudan a vivir, pero ahora ya no tengo ninguno. Quizá porque ya sólo sobrevivo».

«A veces lo que nos salva la vida es descubrir a tiempo un secreto y huir antes de que rechine el cerrojo en la cerradura y nos quedemos dentro para siempre».

«Yo de secretos sé más que nadie. Viví treinta años con un hombre y hasta que no se murió no supe su verdadero nombre y su verdadera historia. ¿Habrá oído usted hablar de Graham Greene, el famoso escritor? Tenía una casa aquí en Capri y en ella pasaba largas temporadas con Yvonne, su mujer. Mi marido y yo éramos muy amigos suyos. Cuando coincidíamos aquí cenábamos juntos al menos una vez a la semana. Hablo de su mujer y de mi marido, pero legalmente no eran ni una cosa ni otra. Graham estaba casado, Ivonne también; los dos eran católicos, nunca se plantearon el divorcio. Yo también estaba casada cuando conocí a Bernard. Y nunca me separé del que legalmente era mi marido. Yo tenía dos niñas y hasta que no fueron mayores nunca les conté nada. Su padre, que trabajaba en una multinacional, estaba fuera diez meses del año. Pasaba dos meses con sus hijas y conmigo. Hasta que la menor cumplió veinte años mantuvimos la ficción del matrimonio. Figúrese usted si yo seré experta en guardar secretos. Bernard viajaba durante ese tiempo. Viajaba mucho, imprevistamente, y a veces pasaba días sin comunicarse conmigo. Pero yo aprendí a confiar plenamente en él. Me costó. Al principio me habló de su matrimonio en plena juventud, pero no de las tres o cuatro largas relaciones que había tenido después. Con su última amante no había roto del todo. Yo los sorprendí una vez, pero él me aseguró que aquella cita era sólo para arreglar asuntos pendientes. Y yo le creí. Siempre le creí. Él vivía en Londres, yo en Montpellier. Le conocí en la fiesta de una amiga y me enamoré de él la primera vez que lo vi. A él, me lo dijo después, le ocurrió lo mismo. Dejó Inglaterra y se vino a vivir también al sur de Francia. Hasta que mis hijas no fueron mayores no compartimos casa. No me importó. La clandestinidad tiene su encanto, y yo hice lo que creía mejor para mis hijas. Eran otros tiempos. A Graham Greene y a Ivonne los conocimos aquí. Bueno, mi marido y Graham ya se conocían. Durante los años de la guerra habían trabajado juntos en el MI6, el servicio secreto británico. 'Un aburrido trabajo de burócrata el nuestro', me decían. 'No vayas a pensar en James Bond y cosas así'. Yo no pensaba en nada. Ni siquiera cuando supe que habían trabajado en la sección de Kim Philby, el famoso agente doble que se pasó a Moscú. Tampoco es que hablaran mucho de aquellos tiempos. Graham era un escritor famoso, pero no quería que se supiera mucho de su vida privada. También Ivonne tenía, como yo, un marido y unos hijos y una ficción de matrimonio. Graham era un personaje encantador, pero a veces perdía los papeles y se convertía en otro. No soportaba las preguntas indiscretas ni que le contradijeran. Cuando se ponía así, y dos o tres veces le vi ponerse así en público y a Ivonne palidecer sin atreverse a decirle nada, daba miedo. Se contaba de él que había matado a un hombre. En aquellos momentos le creía capaz de aquello y de mucho más. Mi marido nunca perdió los nervios, al menos mientras estaba conmigo. ¿Cuál era su trabajo, que le llevaba a viajar tanto y a desaparecer de vez en cuando? Estaba tan enamorada que me creí las vagas explicaciones que me dio. Murió repentinamente poco después de cumplir los ochenta años. Parecía mucho más joven, gozaba de perfecta salud. Quizá, si hubiera previsto su muerte, me había preparado para lo que se me venía encima. Pero no lo hizo. Sin duda se creía eterno, como yo le creía. Yo había sobrepasado en poco los cincuenta y me sentía tan enamorada como la primera vez que nos vimos. Con el papeleo del entierro nos enteramos de que mi marido no se llamaba Bernard y que tenía un lucrativo negocio en el borde mismo de la legalidad. Era intermediario en secuestros. Comenzó con secuestros políticos. Ayudó primero a liberar a dos directivos del Banco de Inglaterra que habían sido secuestrados por la guerrilla de El Salvador. Pero luego intervino también en otro tipo de secuestros. Negociaba el rescate y se llevaba un sustancioso tanto por ciento. Dos o tres veces había sido procesado como cómplice de los secuestradores, pero siempre tuvo buenos abogados que le libraron de consecuencias graves. Pero no fue esa actividad semidelictiva, o delictiva por completo, lo que más me sorprendió descubrir. Había otra mujer, también joven, más joven que yo, y con ella había tenido tres hijos. Los conocí a todos en el funeral. Un funeral curioso, de película. Apareció por allí también un inspector de policía, que le seguía la pista (también había tenido tratos con el cártel de Medellín y los hermanos Ochoa, ya sabe usted esos cubanos a los que fusiló Castro), y algún antiguo secuestrado que le quería mostrar su agradecimiento. Yo tenía la sensación de que el hombre al que se enterraba no era el que había convivido conmigo, el que yo había amado. Quienes no aparecieron por el funeral fueron los Greene. Al parecer, al saberse todo aquello, Graham se asustó mucho. Temió que salieran a la luz ciertos contacto suyos. Ivonne me contó que su intervención había sido decisiva para que se produjera el encuentro entre Margaret Thatcher y Gorbachov. Es posible que también interviniera en otras cuestiones. Al parecer nunca dejó de colaborar con el servicio secreto. Pero no tenía otra mujer como mi marido. ¿Habría sido mejor que me enterara mientras él vivía? Quizás sí. Le habría pedido explicaciones. Pero ¿qué explicaciones me habría podido dar? Mi marido era un canalla, y sin embargo yo sigo sin ser capaz de verle como un canalla. Conmigo fue siempre encantador. ¿Volvería a compartir mi vida con él sabiendo lo que sé ahora? Probablemente no, pero me alegro de no tener que tomar esa decisión».

Llegó el barco, bajaron los amigos de Martine, «no deje de llamarme cuando vuelva a Nápoles, en mi casa hay una habitación para usted», volví a ver a Luca, hizo todo el viaje acodado en la barandilla, sin volver ni por un momento la vista hacia mí, que le estaba mirando extrañado. Sí lo hizo al bajar, fríamente, profesionalmente. Tuve entonces la certeza de que si le hubieran ordenado asesinarme lo habría hecho, sin pensarlo dos veces. Me alegré de que no volviéramos a vernos.

mecanikong dijo...

Sabina comentó recientemente que necesitó 19 días y mucho más de 500 noches (imagino que sin dormir) para aprender a olvidar(lo tengo catalogado en los de pena nunca).
Estivill tiene problemas de sueño, vive en una zona muy ruidosa, en su casa le torturan o es un histérico: duerme parapetado tras el antifaz y los tapones.
Un encantador de serpientes el doctor. Creo que le ha puesto su nombre al sentido común. Y funciona.

Debe ser muy duro ser la compañera de un espía. Me quedo con Maxwell Smart.

sarapo dijo...

¿Sentido común es lo que te lleva a ser tan servil? ¡Coño con el Eduard¡ No deja pasar un culo sin lamer, que si Sampedro, que si los militares. ..Al menos se callará por la noche

mecanikong dijo...

No habla de ponerse bozal.
Sentido común es lo que llevan aplicando años los buenos pediatras cuando reciben consultas de insomnio. El método Estivill es el método del sentido común aplicado a estos tiempos modernos.
Ya le contaré :-)

Fernando Terreiro dijo...

El otro día hubo redada en una conocida zona de copas vallisoletana. ¿Camellos de cocaína? ¿Pastillas indefinibles? Quiá. Más de una docena de policías entraron en algunos de los bares musicales para registrar sus soportes músicales y encontrando multitud de Cds grabados, bajados de la red o piratas se llevaron, esposado en algunos de los casos, a los encargados o a los propietarios del local hasta comisaría donde dspués de interrogarlos fueron puestos en libertad. Todo ello debido a denuncias de ls SGAE, unos inadaptados patológicos y fascistas a esto que se viene en llamar siglo XXI.

Fernando Terreiro dijo...

Elijanme entre Ramoncín y Sabina.

Simón Suerte dijo...

Maxwell Smart=Superagente 86 ¿verdad?
Me encantaba esa serie de pequeño.

simón Suerte dijo...

"La psicología conductual se basa en experimentos científicos. La psicoanalítica son opiniones indemostrables y tú te las crees o no."
__________________________________

Lo más sensato de la entrevista, el resto pura palabrería.
El periodista se luce, merece la picota y ser expuesto al escarnio público en la plaza mayor de esos pueblos que tanto parecen denostar todos ustedes.

Suerte de Galaredas dijo...

Sabina sin lugar a dudas.

Simón Suerte dijo...

Hace bien poco se consideraba como un atraso vivir en los pueblos: gentes rudas, analfabetos, poco cultivados, cotillas, ningún evento cultural, sin servicios...
Ahora todos nos morimos por ir a vivir al pueblo: gente agradable, sana, no vanidosa, abierta, charlatana, tranquilidad, ausencia de ruido, contacto con la naturaleza...
__________________________________

Qué alguien me explique porque tan malo antes y porque tan bueno ahora.

Anónimo dijo...

Sabina - Ramoncín: distintos perros, el mismo collar-

simón suerte dijo...

Los por qués del mensaje anterior son, por supuesto, separados.

Simón Suerte dijo...

Fernando lo de la SGAE, no tiene nombre. En Galicia están en peligro las fiestas de los pueblos pequeños, pues la Sgae demanda cifras fabulosas por la audición publica de la música. Hasta ahora los tribunales menores no les han dado la razón, pero quien sabe cuando llegen un poco más arriba.

Simón Suerte dijo...

Chemari nos falta Temperatura y Humedad de la Atenas del Cantábrico.

recién llegada dijo...

Gracias Ártabro, pero como bien apuntaban por ahí, fue el hijo de mi primo quien nació ayer noche. Así escrito queda frío y parece alguien lejano, pero en la realidad nuestras madres se ocuparon de que nos quisiéramos más allá del parentesco. Supongo que con el tiempo también seré tía (aunque a veces me cueste aceptar que mi hermano crece y no es ya el niño que piensa mi cabeza).

Ártabro dijo...

Entonces: sobrino 2º.
El anónimo estaba "casi" bien informado.

recién llegada dijo...

Visto así, parece un tío en Granada...
:-)

chema dijo...

Hoy viene en "El País" que contra la depresión lo que realmente viene bien es un chute de Ketamina.

chema dijo...

Hoy viene en "LVdAvilés" que las fracturas de cadera en esta ciudad superan en 3 puntos la media nacional.
Sale una foto de3 del servicio de Traumatología.
Es la noticia más importante de hoy en el periódico, pero yo le pondría encima un rotulito de "Publicidad".

chema dijo...

El hermano del señor que me vende el periódico ha ganado uno de los 2 coches que semanalmente regala LNE.
Al final del verano sortean un apartamento que tampoco me tocará a mí.

chema dijo...

¿Y qué me dicen del argentino ese que después de engendrar a 37 seres humanos pide que le hagan la vasectomía?
Por lo visto en Corrientes (Argentina) esta prohibida la esterelización de las personas, pero van a concederselo.

chema dijo...

Ayer ví un capítulo de "Urgencias" de no sé que temporada y resulta que le pegeban varias puñaladas a Carter y a Lucy.
Carter salía pa´lante, pero Lucy tenía una embolia en el postoperatorio y palmaba.
Me ha dejado muy mal cuerpo.

chema dijo...

Lo que más me jode es que me cojan el periódico en el trabajo y me lo devuelvan todo arrugado y descolocado.
Un día le faltaba una hoja y otro se lo llevaron directamente.
Esto debería estar más castigado que robar un coche o aparcar en un vado.
... Oigan, no me dejen hablando solo.

chema dijo...

Dice Trapiello que un día escribirá un libro de aforismos y lo titulará "Pajaritos Fritos".

Me han regalado por mi cumpleaños "Los Hemisferios de Magdeburgo". Todos los libros de Pre-Textos son hermosos por su tamaño, su portada y contraportada y hasta por sus solapas pero ese perfil de Trapiello siempre me deja desconcertado, no sé si está orgullosos de su nariz o de sus gafas.

chema dijo...

Hoy hablo por teléfono con una compañera de trabajo y le propongo hacer un trabajo (nada interesante) a medias.
Me contesta:
"Es que yo no quiero saber hacer más cosas".
No sé si es muy inteligente o muy cómoda. Me inclino por lo primero.

chema dijo...

Me encuentro con un superior jerárquico en el ascensor, me mira y me dice:
"Tienes que dormir".

Esta tarde he ido al hospital donde trabajé hace ya unos años. Al irme me acercaba a la pared y bajaba la cabeza por no encontrarme a nadie o disimular si me encontraban.Gané la calle después de saludar a una sola persona que tampoco tenía ganas de hablar conmigo.

mecanikong dijo...

¿Algo más?

acracia dijo...

No se muy bien q hago volviendo a comentar en estas tierras y libertades, tan propias y dueñas ellas. Debería haberme enganchado, no sé. Espero q por lo menos no se me considere demasiado intrusillo...

Pues ha sido una gran satisfacción volver aquí viendo como el autor se encara directamente con su pertinaz, y admirada, bilisiosa sarna, a esta durmiente jeque bestseller, sonriente de pseudociencia.

A mí tb m carga q se vendan sonrisas por ciencia con nombre de doctor y encima se hagan millonarios. No?

Pero por mí una de cal y otra de arena, espero me perdone, porque con la misma fina ironía d su casa tb he visto pegar duro a la amada Elena Ochoa, "la reina salonetti" o algo así.

Yo siempre me lo he pasado teta leyéndomela, su psicología, sociología, ultralight, rápida, fastuosa; todo un relax. Al contrario dl Castilla.

Sumamente contradictorio, si se me permite, theosarapo.

Yo es q a mí lo psi plin. Todo se ve mejor en la literatura.

chema dijo...

Mecanikong, opinen sobre lo del hermano del señor que vende periódicos.
Ustedes también le conocen.
Yo le he dicho: "Le has dado el periódico con la tarjeta buena".
Al día siguiente (por ayer) me recordó que le diese la tarjeta con mis datos y durante un momento pensé:
"Aquí hay tongo. Esta semana es para mí".

chema dijo...

La Ochoa, que antes hablaba de sexo en la tele, ahora edita unos libros que no se sabe si son libros o ladrillos de Chillida.
Se la ve muy segura de sí misma, muy altiva y muy en su papel de Lady.

recién llegada dijo...

El capítulo de Carter y Lucy es muy triste. Ella quería hacer psiquiatría. Y la habían admitido en ese hospital. Como consecuencia de su muerte, o por el shock, o porque se hartó de tanta realidad...él se hizo adicto al fentanilo.

chema dijo...

Me acabo de quedar de piedra leyendo LNE on line.Un tonto hace un ciento.
¡¡Atención.Atención!!Para todo el que lo viere y entendiere.

Titular:
"El Principado y Fernando Alonso alcanzan un acuerdo para construir un museo dedicado al piloto".

mecanikong dijo...

Yo me enganché a "Perdidos". También hay un médico, y un paciente PSI.
Señor Acracia, adelante.

El hombre del kiosko no ha hecho tongo, difamador.

recién llegada dijo...

Yo era aún pequeña cuando Elena Ochoa salía por la tele. Sí llegué a las parodias que de ella hacían Martes y trece. Ya sé que a algunos de ustedes les gusta el humor más sesudo...si es que se puede llamar humor, o sesudo. Leí alguna entrevista con ella en la revista del domingo acerca de esos libros-arte taaaan económicos. Ya no se sabe si es cultura o esnobismo. Decía que había conocido a su marido es una cena. Que se sentaron juntos y desde el primer momento supo que estaban destinados a entenderse porque era el único comensal que no llevaba traje oscuro, sino beige claro.

sarapo dijo...

Museo del Holocausto avilesino. Un nuevo Museo al lado del Niemeyer.

recién llegada dijo...

Lo de "Perdidos" es increíble. Todos en vilo "a ver por dónde salen esta vez los guionistas". Con ese médico, a lo mejor a mi no me importaba caer en esa isla, XX. :-)

Anónimo dijo...

¿Ya dijimos aquí que Elena Ochoa era nieta del General López Ochoa, dramáticamente linchado por los revolucionarios en los primeros días de la Guerra en Madrid?.
Familia de abolengo conservador para la progre Elenita.

Anónimo dijo...

Reciénllegada, observo que usted es de las de culo veo, culo quiero- Eso está bien.

recién llegada dijo...

No sé quién es el anónimo, pero me ha hecho reír.

mecanikong dijo...

¿Elena Ochoa es progre? No sé, no sé. Si la comparamos con Ana Botella puede que sí.
A la isla de cabeza, Recién.

acracia dijo...

Qué alucinación. Curioso este barrio, sobre todo el panadero de barrio sésamo... Espero no m manden Emilios sustituidos. Yo si q tengo los ovarios de corbata. Agg!

foca sorprendida dijo...

¿López Ochoa (de la nieta es la primera vez que oigo hablar) fue asesinado por los revolucionarios? O sea por alguien que apoyaba alguna revolución ¿Cuál?

Anónimo dijo...

Buena pregunta, Foca.

Anónimo dijo...

¿Sabe alguien por donde anda Chema? Extraño y largo silencio el suyo.

Caín dijo...

Que desconocía mi mal dormir y prometo leer el libro del sabio para mejorar mi estilo (sobre todo la braza). Que Ramoncín se ha degradado tanto que ya no engaña a nadie y Sabina todavía pretende (y consigue)dar gato por liebre a princesas y plebeyos. Los dos son gatos de poco pedigrí. Que a Elena Ochoa "le encanta" Sabina y lo encuentra "auténtico". Que entre los que cuentan revoluciones de más y los que cuentan putas de menos para justificar revoluciones aquí se habla mucho de política y a nadie le salen las cuentas.

Anónimo dijo...

Saxto.

Caín dijo...

Sétimo

Abelito dijo...

No robarás.
Caincito, querido, por fin te aprendes los mandamientos.

Caín dijo...

Eso son mandangas del progre de Moisés. Lo de la quijada sí que era un buen mandamiento.

chema dijo...

Curioso este acracia. Tiene un blog en el que yo he sido el único en escribir un comentario, al que me respondió amablemente.
Bueno, otro día también le colgaron un anónimo.
Sobre mi tocayo en Barrio Sésamo y sus compañeros de serie le dejo a acracia esta dirección:
http://www.lacoctelera.com/
quefuede/post/2005/
09/01/los-actores-
barrio-sesamo-

Espero que no se hayan leído todos los comentarios que he escrito seguidos. Ya saben que nada de lo que yo escriba o copie o pegue tiene la mínima importancia. Sucede lo mismo con las cosas que digo.

chema dijo...

En la dirección que he colgado más arriba hay una foto que demuestra que el actor que interpretaba a Chema (en Barrio Sésamo) años antes interpretó a uno de los enemigos de Supermán en su primera parte (1978 , creo).

acracia dijo...

Sr. Chema no me lo tomé a mal, yo ya estaba un poco quemado con el sitio. Me va lo caledoidoscópico, se lo aseguro, pero lo de negociar con la propia personalidad supera ya cualquier trapo sucio por muy lisérgico q parezca. Tampoco sé si es asunto suyo...

chema dijo...

JLGM en LVA de 9 de Agosto de 2006:

Soldados y campesinos

A veces las cosas inexplicables son las que tienen más fácil explicación. Las actividades del congreso literario comenzaban a las diez.
Yo solía levantarme temprano y para esa hora ya había dado mi habitual paseo por los alrededores del hotel. Lo primero que veía, al asomarme a la ventana, era en el centro de la plaza el gris obelisco dedicado a Vassil Levski, el héroe nacional ahorcado en aquel mismo lugar por los turcos. Me gustaba el bullicio matinal de Sofía, el frescor de los parques (mi preferido el Doctor Park, detrás de la Biblioteca Nacional), los restos arqueológicos esparcidos entre la yerba, las vendedoras de flores que se colocaban en la acera...
El cambio de régimen había traído, como en los otros países del Este, la súbita fortuna a unos pocos y una creciente miseria a la mayoría, pero al contrario que en ellos no iba acompañado del odio a los rusos. El monumento al ejército soviético seguía alzándose imponente al comienzo del Borisova Gradina, los jardines de Boris. A mí me gustaba aquel magno ejemplo de realismo socialista, el alegre pueblo de bronce que recibía alborozado a los guapos soldados. Todas las mañanas pasaba un rato contemplándolo. Aquel rincón del parque, al menos cuando yo lo visitaba, solía encontrarse solitario. A veces paseaba por allí un hombre de unos setenta años, todavía vigoroso, con aspecto de haber sido militar. Al tercer día se me acercó a preguntarme algo. Le respondía, en inglés, que no hablaba búlgaro, que era español. En seguida pasó a hablarme en español con acento cubano.
«He vivido algún tiempo en La Habana. Aquí en Sofía hay mucha gente que habla español, ya se habrá usted dado cuenta. Puede usted llamarme Petko. ¿Le gusta a usted este monumento? Ahora todos abominan de él. Incluso hablan de derribarlo. Sin duda para poner en su lugar otro dedicado a Al Capone o a Mr. Bush. Pensará usted que soy un nostálgico del anterior régimen, y bueno, sí, de alguna manera lo soy. Había entonces cosas malas y cosas buenas, como ahora, pero entonces las buenas eran más que las malas. ¿Sabe usted cuál es mi jubilación del ejército? Y eso que tengo todas las condecoraciones posibles. Pues menos de lo que gana en propinas una de esas camareritas de dieciocho años que enseñan las piernas en las nuevas cafeterías. Pero no vengo aquí por nostalgia. Vengo... ¿Tiene usted prisa? Le voy a contar una historia. No sé si me creerá. Es absolutamente verídica. Me ocurrió a mí, y yo todavía no soy tan viejo como para no saber distinguir el sueño de la realidad. Es verídica, pero no tiene explicación».
«Todo tiene explicación», dije yo, después de sentarme a su lado en un banco, contento de tener un pretexto para perderme alguna de las tediosas sesiones del congreso.
«Me gusta pasear, practico el senderismo, todos los fines de semana me hago mis buenos kilómetros a lo largo del Vitocha. ¿Conoce usted los frescos de Boyana? Son anteriores a Giotto, no los hay iguales en el mundo. El Vitocha, tan cerca de la ciudad, se llena de excursionistas. Pero yo sé rincones a los que no acostumbra a llegar la gente. Tenga usted en cuenta que supera los dos mil metros de altura. Puede uno encontrarse solo e incluso fácilmente perderse. Yo me perdí un día. Comencé a caminar con un sol espléndido y de pronto, súbitamente, sin aviso, me rodeó una niebla tan densa que no podía ver donde ponía los pies. Tropecé y caí por un desnivel. Afortunadamente no era muy pronunciado. Caí sobre la hierba muy mullida y al levantarme comprobé que la niebla había desaparecido. No reconocí el lugar. No parecíamos encontrarnos en la alta montaña, sino en un valle. De una cabaña del fondo salía humo, y risas. Un arroyuelo se oía cerca».
«Perdone usted que le interrumpa, pero ya antes de que termine de contarme su historia le he encontrado yo explicación. Es un tópico literario: el del otro lado, el jardín escondido, la puerta secreta. Muchos escritores han hablado de ello. La explicación la da Yung».
«Yo no sé quién es ese Yung ni si es o no un tópico literario, pero creo que no debería usted interrumpirme ni pretender explicar nada antes de escuchar lo que tengo que contarle. Claro que si no le interesa...»
«Me interesa mucho. Disculpe. Continúe, por favor...»
«Al otro lado del arroyo había varias casas más. Unos niños correteaban por allí. De pronto se oyó ruido de motores y todos se asomaron extrañados a la puerta. Había algo raro en su apariencia, la vestimenta, sin duda, pero también algo más. Lo que se acercaba era una columna motorizada del ejército ruso. Al distinguir la bandera roja comenzaron los gritos de alegría, los vivas a los liberadores. La columna se detuvo. Los campesinos se acercaron a ellos llevándoles agua, comida, flores... La mujeres besaban a los soldados. Los niños se querían subir a las motos. Yo pensé, claro, que era una especie de fiesta para celebrar la liberación, algo como una representación teatral. Pero ya no se festeja esa liberación. Ahora lo único que festejamos son los bombardeos de la OTAN sobre Serbia y cosas así».
«Perdone usted. No es que no le crea. A mí me ocurrió algo semejante. Fue en Valdediós, un monasterio cisterciense en un valle asturiano, yo también creí encontrar la grieta que lleva al otro lado en tiempos en que no era especialmente feliz. Yung, un discípulo de Freud, ha explicado muy bien el papel del inconsciente mítico en estas fantasías que se perciben como reales y que, de alguna manera, lo son».
«No me ofende que no me crea. De los pocos a los que se lo he contado, todos gente de confianza, ninguno me ha creído. Si me lo contaran a mí, tampoco lo creería. Pero no me lo han contado».
«Seguramente se trajo de ese mundo una rara flor que nunca había visto antes, que no crece en ninguna parte, pero esa rara flor siempre se extravía, no se sabe por qué. Siempre hemos de creer la palabra del narrador. Y yo creo la suya».
«La flor que yo me traje del Vitocha no se ha secado ni ha desaparecido. Por ahí se acerca».
Una guapa muchacha, con pinta de robusta campesina, caminaba majestuosa hacia nosotros.
«Observe usted a esa mujer de bronce en el centro del grupo. La que está de perfil y sostiene un racimo de uvas a la altura del seno mientras alarga el otro brazo. Mírela usted bien».
La muchacha besó a Petko, me dio la mano a mí mientras él me indicaba su nombre (algo así como Vanya), susurró luego algo en búlgaro. «Dice que había prometido llegar pronto a casa, que hoy vienen sus amigas a visitarnos. Gente de allá, sabe usted. Deberá disculparme».
Vi a Petko, erguido y marcial, alejarse muy feliz del brazo de la joven. Observé el grupo escultórico, me detuve especialmente en una de las figuras, corrí tras ellos.
«Por favor, por favor. ¿Va usted a dar pronto otro paseo por el Vitocha? ¿Podría llevarme con usted?».
Petko acercó hacia sí a su mujer, a la que abrazaba por la cintura, me guiñó un ojo malicioso y luego dijo: «Sin duda, sin duda. Si es que para entonces no ha regresado ya usted a España. Pero siempre puede volver».

chema dijo...

La ministra de Cultura hoy en EM:

P.- ¿Qué dirección general le va a dar a Ramoncín?

R.- Que yo sepa, ninguna. A mí no me han llamado para decírmelo.

P.- ¿Quién es la copia pirata de Ramoncín?

R.- Había alguien que se parecía a él en un programa. Ramoncín está en la antipiratería. Es difícil que tenga una copia pirata de sí mismo.

P.- ¿Quién es la copia pirata de Joaquín Sabina?

R.- Joaquín está en lo mismo.

mecanikong ocio dijo...

En una web muy guapa, efimera.org, encontré esto. Me viene muy bien, sigo dándole vueltas a eso de la madurez.

Juan Benet, "Volverás a región".

Creo que la vida del hombre está marcada por tres edades: la primera es la edad del impulso, en la que todo lo que nos mueve y nos importa no necesita justificación, antes bien nos sentimos atraídos hacia todo aquello ‚—una mujer, una profesión, un lugar donde vivir‚— gracias a una intuición impulsiva que nunca compara; todo es tan obvio que vale por sí mismo y lo único que cuenta es la capacidad para alcanzarlo.
En la segunda edad aquello que elegimos en la primera, normalmente se ha gastado, ya no vale por sí mismo y necesita una justificación que el hombre razonable concede gustoso, con ayuda de su corazón, claro está; es la madurez, es el momento en que, para salir airoso de las comparaciones y de las contradictorias posibilidades que le ofrece todo lo que contempla, el hombre lleva a cabo ese esfuerzo intelectual gracias al cual una trayectoria elegida por el instinto es justificada a posteriori por la reflexión.
En la tercera edad no sólo se han gastado e invalidado los móviles que eligió en la primera sino también las razones con que apuntaló su conducta en la segunda. Es la enajenación, el repudio de todo lo que ha sido su vida para la cual ya no encuentra motivación ni disculpa. Para poder vivir tranquilo hay que negarse a entrar en esa tercera etapa; por muy forzado que parezca, debe hacer un esfuerzo con su voluntad para permanecer en la segunda; porque otra cosa es la deriva.

chema dijo...

Decidamente estoy en la 2ª etapa Benetiana con grandes ramalazos a la 3ª, como ayer.

A los avilesinos: Hoy a las 20:30 concierto en el parque de canciones de The Beatles por un grupo ("Abbey Road") que no conozco.

viejo casale dijo...

Hostias chema;
chema, el panadero de barrio Sésamo. Justo ayer mi novia y yo discutíamos sobre si era gay o no. A continuación pasamos a hablar del padre de los niños, al que ví por última vez en una peli de el lute. Era inspector de policía y pasaba a la historia por una intervención en la que le pegaba una patada a Imanol Arias mientras decía: "¡degenerado!". Me parece un momento cumbre en la historia del cine y no sé como ese señor, el padre de los niños protagonistas de Barrio Sésamo, no ha trabajado más. ¿alguien sabe que fue de él? gracias

foca musical dijo...

Pues se va a encontrar usted con cuatro señores con la estética beatle, cantando como los beatles y contando anécdotas de los beatles. Eso fue lo que hicieron en Pravia hace unos días. Están considerados como uno de los cinco mejores grupos "beatle" del mundo.

mecanikong dijo...

En el enlace que nos colgó nuestro chema dicen que el que llama degenerado a Imanol Arias ha fallecido. Lo siento mucho.

foca buscadora dijo...

Para viejo casale, aunque sea en inglés.


José Enrique Camacho is a Spanish actor who played Antonio in the Spanish Sesame Street co-production Barrio Sésamo.

Camacho had previously acted on prestigious TV series for Televisión Española during the 1970s, including four guest appearances in Estudio 1 and one in directress Pilar Miró's Silencio, estrenamos. His only cinema movie, however, was Ramón Fernández's Cuando los maridos se iban a la guerra (1976).

He was then selected to play one of the adult characters for Barrio Sésamo in its second chance at Spanish TV. His character, Antonio, was mainly remembered as the husband of Matilde from the drink cafe. He would be credited as "José E. Camacho", shortening his name. He played his role during all the series, from 1983 till 1987.

While acting in the series, Camacho found time to appear in a TV movie for Vicente Aranda, dramatic thriller La Huella del crimen: El crimen del Capitán Sánchez (1984).

Before 1987, he also appeared in another movie, Crimen en familia (1985), so briefly that his character was not given a name (He was only the "immigrant worker")

Since then, Camacho appeared in short, secondary roles in movies such as El Lute: camina o revienta (1987, again for Vicente Aranda, and alongside Alfonso Vallejo) or Solo o en compañía de otros (1991). He passed away at some point during the 1990s.

foca buscadora dijo...

Y acabo de descubrir que Espinete y Chema están casados. Ya lo estaban antes de hacer Barrio Sésamo.

Viejo Casale dijo...

Joder, que mal rollo. Lo siento mucho.

Viejo Casale dijo...

Caray Chema, ese blog es una mina, están Enrique y Ana. Dicen que estudió informática y que ahora trabaja en una multinacional. Yo creía que le había pasado lo mismo que a Sonia Martínez.
Me acuerdo que a mi clase venía el hijo de uno que era locutor de la radio y vinieron al colegio a cantar. Nunca he sentido tanta vergüenza ajena como ese día. Yo sólo tenía 7 años pero me parecieron patéticos. Sobre todo mis compañeros de clase que se acercaron a que les firmara un autográfo la niña. Recuerdo que hacía dibujitos. A uno un árbol, a otro una casita. Y bajo ponía Ana. Ese día empezó a dividirse la clase. Por un lado, los futboleros. Por otro los pintamonas.

acracia dijo...

Menudo mareo... Donde digo tomé diga tome. Joder con el programita

catalino dijo...

Sol gitano" llena de Agosto.

Ninguna medusa. Sólo he visto una muerta el día antes de que saltara la noticia. Pienso, disfrazado de reportero (aletas, gorro y gafas) vigilar una vez al día si entran en la zona de baño.
Si aquí llueve, (fuerte,mucho, en poco tiempo, todo, de golpe, a cántaros) en Galicia hace calor y arde.
El desierto avanza y Vd de cháchara. No hay petrodólares ni euroverduras para dar con la maquinica no contaminante de energía solar que el agua solventa: de marina a fluvial.
¡Si es q no hay amoosfera!!!

Steiner ¡Anda! Menudo era éste puntuando de viaje. Otro sentimental. KRK ed.

Fernando Terreiro dijo...

No estaría de más que nuestros amigo artábricos, que tienen un gran sentido común, nos dieran su visión, nublada supongo, de los fuegos que asolan esas tierras.

Y el pazo de nuestro amigo Catalino ¿esta amenazado?

Yo tengo otro amigo veraneando por Pontevedra y dice que la humareda es impresionante.

Anónimo dijo...

 
 
 
AVILÉS
Salud insiste en el reparto de los folletos sobre drogas sin controlar su difusión entre menores

El fiscal antidroga advirtió en abril de que demandaría a la Consejería si no se paralizaba la distribución entre jóvenes de menos de 18 años

Soto del Barco,
Mariola RIERA
La Consejería de Salud mantiene el reparto de los polémicos folletos que explican cómo drogarse sin riesgos sin controlar que lleguen a menores de edad, tal y como ordenó el fiscal especial antidroga de Asturias, José Perals, al Principado el pasado mes de abril. La fiscalía dio entonces a la Consejería un plazo de quince días para que paralizase la polémica campaña «Zona Clave» entre jóvenes de menos de 18 años, después de una denuncia del Colegio Oficial de Médicos al entender que los folletos «atentan contra la salud de jóvenes y adolescentes».
La falta de control sobre la distribución de los folletos se puso ayer de manifiesto, durante la presentación de una feria contra el consumo de drogas destinada a jóvenes de 15 a 30 años, que se celebrará mañana en San Juan de la Arena (Soto del Barco). En el evento, entre otras actividades, se tiene previsto instalar una mesa informativa de la campaña «Zona Clave» en la que se repartirán los folletos entre los asistentes, entre ellos, menores.
Los organizadores -el Ayuntamiento de Soto del Barco, el plan de drogas de la mancomunidad y colectivos sociales- explicaron que la campaña cuenta con el «aval» de la Consejería de Salud, que no ha hecho ninguna indicación sobre la forma de reparto ni a qué público deben ir destinados los polémicos folletos, en los que se aborda el consumo de distintos tipos de droga (cannabis, LSD, cocaína, alcohol), el efectos de su consumo y cómo evitar los daños asociados.
El alcalde de Soto del Barco, el socialista Jaime Menéndez Corrales, anunció ayer -horas más tarde de la presentación de la feria- que se pondrá en contacto con la Consejería de Salud para que ésta le informe de las «precauciones» que hay que tomar con la campaña y cuáles son los requerimientos de la fiscalía. «Desconocemos oficialmente el problema y no pretendemos incumplir ninguna orden. Hablaré con la Consejería para que me informen y veremos qué hacemos con la campaña», dijo Menéndez Corrales. Además, desde la organización se especificó, ya de tarde, que se controlará que los folletos lleguen sólo a mayores de 18 años y que se centrará en el consumo de alcohol y tabaco.
Si bien el fiscal asturiano optó en abril por archivar las actuaciones de tipo penal, la resolución fue muy crítica con el contenido de los folletos. José Perals advirtió de que demandaría al Principado si no paralizaba el reparto a menores. Entre los argumentos empleados, la fiscalía explicó que los folletos «más parecen invitar a consumir drogas que a abstenerse de dicho consumo» y que «no indican de una manera clara los riesgos del uso, abuso y dependencia» de las sustancias.