28 de junio de 2006

TRAS UN MUNDIAL


Ya pasó. La ración cuatrianual de angustia cósmica. Ya estamos en casa.
Estoy harto convencido de que nunca veré a España ganar un Mundial de fútbol. Una convicción ahíta de pesar, dolor y sentimientos de minusvalía. A la selección le pasa lo que al país: tiene serias dificultades para decodificar la realidad.
Anoche reconozco que me costó dormir, ¡válgame Dios¡Pero esta mañana me he despertado aliviado, como si me hubieran aligerado unos cuantos kilos del peso que tanto me cuesta perder para dar bien en las MAPAS y algo mejor en las fotos.
Supongo que la monotonía de la repetición, el aprendizaje de la decepción tendrá que ver en este desenñace feliz ligado a nuestra salida del Mundial.
Por lo demás, un Mundial robotizado, predecible, inexpresivo. Baste ver al Káiser Beckenbauer, presidente del comité Organizador. Una momia sin vendar. Podrido por dentro, hortera por fuera.
Le tomo prestado el párrafo al gran Gandarias:
"....Es un tedio nuevo, de chicos guapos un poco ausentes, que se trasladan de la pasarela al prado quizá de manera un tanto brusca, en helicóptero o así, mientras su sastre personal les cambia de prendas. Hay tanta admiración afuera que es difícil concentrarse en mirar lo de dentro: ¿qué es el fútbol frente a la posibilidad de que millones detecten una mala sesión de peluquería, un exfoliante equivocado o un calzado que no da en televisión? Antes, lo que ocurría con la pelota era el origen de la admiración. Ahora, la admiración desemboca en el pretexto del fútbol, su lamentable epílogo, su intimidad vergonzante, el sudor en cuerpos Armani.".
Ah¡ y si hay una brizna de libertad o de improvisación...ahí están los árbitros.
Pues sí, futbolistas sin esperanza, faltos de ambición y ahítos de admiración. Y además felices, como una papaya al sol. Un coñazo.


PD. Lo siento mucho por la cadena Cuatro y la Plaza de Colón que tanto han hecho por el nacionalismo español.

37 comentarios:

James Boswell dijo...

Frente al aburrimiento de Cuatro y sus banderitas en Colón, las idas de pelota de Montes, al que se le nota a la legua que el futbol se la trae floja y pendulona. Sólo le interesan las buenas comilonas, ¿verdad, Salinas?

Melò Cucurbitaciet dijo...

Cuando hay pelas de por medio resurge la Nación, la madre que la parió, y los camiones de naranjas.
Pero si hubiera ganado, ¡ay, amigo! igual nos bailaba y todo.

recién llegada dijo...

Yo me quedo con las lágrimas de Cesc al acabar el partido, y cómo los veteranos, primero Míchel, y luego Raúl fueron a abrazarle. Cuando este último pasó la mano sobre su hombro, puso su experiencia al servicio de la ilusión del que empieza. Apuesto a que le dijo: no te rindas, todavía te quedan muchos mundiales que jugar. Porque a veces, en la derrota, no queda sino alimentar los sueños.

Simón Suerte dijo...

Este año la decepción fue menor, debo de estar curtiéndome, cada vez espero menos de nuestra selección de futbol.
España es ese lugar donde hasta hace poco se desdeñaba lo propio. La frase de Made in Spain evocaba un "menuda mierda debe de ser" hasta hace dos días. Pero esto no vale para la selección. Siempre somos derrotados por el arbitro o por las circunstancias o por la mala suerte. Jamas reconoceremos que no hemos podido enviar un grupo de alto nivel competitivo.

Hace tiempo que me he pasado al balonmano (ya en la época de los quintos puestos en europeos, mundiales y olimpiadas), esos chicos sí son la aútentica furia española. "La roja", un bluf, ahora y en el pasado.

Viejo Casale dijo...

Tengo un problema con el mundial. Quiero, pero no puedo. Soy incapaz de sentirme partícipe de las victorias y jodido con las derrotas. Veo los partidos de España con una distancia que no se corresponde con la normalidad con la que asumo mi condición de ciudadano español.
Todo lo contrario me pasa con el VCF. Intento distanciarme pero cada partido lo vivo con el estómago en la boca y el corazón en vilo. Soy español claro, pero sólo el Valencia me conmueve. Una explicación quiero.

ana dijo...

Algunos comentarios sobre el Mundial:
-Leticia está esquelética, lo primero es lo primero.
-¿Por qué los jugadores llevan ahora los pantalones tan grandes? ¿Acabarán como los de baloncesto que con un par de pantalones cubren la piscina en invierno?
-Qué bien les queda a los negros el uniforme blanco (el más bonito por cierto).
-Henry no parece un jugador de fúbol, ¡qué elegancia, rediós!
-Beckham se hace bordar un dibujo distinto en el par de botas que estrena en cada partido, ¿no sería mejor bordarle un par de ostias?

Acaba de salirme la Anamari que llevo dentro; sucede a menudo.

heptafon dijo...

¿Quién cree a estas alturas que el Mundial de fútbol es otra cosa que un negocio? Claro ejemplo de lo que el el fútbol de máximo nivel: un espectáculo deportivo, que no deporte.
Además todo es bastante previsible: cuartos, 6 selecciones campeonas del mundo más Portugal más Ucrania. Uno empieza a sospechar.. Qué tiene más audiencia: final Togo - Suiza o Brasil - Alemania. Pues eso.

En cuanto a la imagen del "Made in Spain", no llegan al 20% los europeos que asocian España con la idea de calidad, o sea, están de acuerdo con nuestra percepción.

Pablo dijo...

Lo peor de este Mundial: los comentaristas de La Sexta.

Ártabro dijo...

A POR ELLOS, OE

Año 1588, España prepara una escuadra que es la hostia: “la Armada Invencible”. Le vamos a dar a la Pérfida Albión hasta en el carnet de identidad, declara el rey (Felipe II). El seleccionador, Medina Sidonia, antes de zarpar del puerto de Lisboa, reúne a todos los capitanes de navío (no recuerdo sus nombres, ¿Raúl, Casillas y Puyol quizás?) y en una corta, pero patriótica, alocución les dice: “ustedes son mejores que esos ingleses de mierda. Así que ya saben, a por ellos, oe, a por ellos oe...”
Días después, en declaraciones a la prensa, aclararía que él no tenía un pelo (de gamba) de racista, que a él tanto le daba un inglés como un hijo de puta de un francés y que era bien sabido que él tenía algunos amigos sexadores de doncellas a los que no les hacía el menor asco.
En fin, que él 20 de mayo la escuadra zarpa de Lisboa y llegando a la altura de Finisterre: que si un temporal, que si unos barquitos ingleses en pequeñas escaramuzas, nos empiezan a tocar las pelotas y hay que arribar a la Coruña para protegerse y reparar desperfectos. El 22 de julio, tras unas nuevas declaraciones: “somos mejores, pero el partido dura 90 minutos”, “los defensas ingleses se emplearon con excesiva dureza”, del seleccionador nacional MS y tras renegociar con los capitanes de navío la cuantía las primas por ganar (¡ja!,¡ja!) la escuadra parte de la Coruña rumbo a Inglaterra. Son despedidos por lo aficionados gallegos que enarbolaban banderitas españolas y coreaban: “campeones, oe, campeones, oe...”
A los pocos días llegan al canal de la Mancha donde se encuentra con avanzadillas de pequeñas naves incendiadas (los ingleses se empleaban con mucho ardor) que les embarullan la zona media y, el seleccionador (MS) que no es un cobarde, se lanza hacia delante, o sea hacia el mar del Norte, que no al ataque, y mientras tanto el tiempo empeora, las pequeñas naves incendiadas les siguen zurrando la zona media sembrando el desconcierto en toda la escuadra. Llegado aquí, el seleccionador (MS) no se atreve, o no sabe atacar el campo contrario y, como tampoco se atreve a cubrir la defensa (ordenando un “ataque elástico hacia la retaguardia”, o sea, la retirada pero en versión heroica), no se le ocurre mejor cosa que enredarse cincunvalando las Islas Británicas dejando, en medio de la tormenta y en los arrecifes de las costas de Irlanda y Escocia, la mayor parte de la flota. Nos habíamos quedado sin media y sin delantera. Los ingleses, pasmados, decían: “joder, pues no es tan difícil marcar”.
Los restos de la escuadra regresaron a España donde fueron recibidos por unos cincuenta hinchas que los jaleaban: “ánimo, dentro de cuatro años van a saber esos lo que vale un peine”.
Medina Sidonia declaró: “tengo que pensarme si dimito, habíamos formado una buena escuadra, joven y con mucho toque”.
Preguntado el Rey (Felipe II), que tenía mucha baraka, respondió: “Yo no mandé mi escuadra a luchar contra ESOS elementos”.

Caín dijo...

Bueno, ya está aquí el habitual rosario de expertos que ya sabían lo que iba a pasar pero no dijeron nada antes por no quitar la ilusión al pueblo llano futbolero . También están los que relacionan gloriosas (y pasadas) vivencias personales con "el auténtico furbo de antes".

Simón: si a usted le gusta más el balonmano, enhorabuena. No haga análisis sociológicos de mayor calado, no se vaya a encallar.

Heptafón:encantadora su teoría económico-conspiranoica, lástima que sea una patochada. Desde el primer mundial sólo han sido campeonas 7 selecciones (nunca Togo, ni Suiza)¿Significa esto que el contubernio viene de atrás o que (habitualmente) en el deporte suelen ganar los mejores? (repásense los campeones olímpicos andorranos para confirmar este dato).

Conclusión sencillota:A mí me gusta mucho este mundial y , por supuesto, el señor Montes.

Ártabro dijo...

A Caín le gustan mucho el mundial y el señor Montes, por supuesto. Pues muy bien. Allá cada uno con sus preferencias.

Caín dijo...

Efectivamente Ilustre Artabro, todas las opiniones y preferencias son respetables. Mis argumentos son pobres: me gusta y punto.Entiendo lo que dice Casale y puedo compartirlo o no pero ná más. Me irritan la argumentación pretenciosa y el mezclar churras con merinas.

Por cierto, mañana los cuartos y después las uvas.

Caín dijo...

¿O tampoco se puede hablar de las opiniones ajenas y los gustos propios?

Ártabro dijo...

Caín dijo...
¿O tampoco se puede hablar de las opiniones ajenas y los gustos propios?

Claro, ¿no es eso lo que se hace aquí habitualmente?

Pero coño, es usted el colmo de la manipulación. Entra, como siempre, dando mandobles a diestro y siniestro y ante una mínima respuesta se molesta y clama en defensa de la libertad de expresión.
Cómo se llama eso, ¿hipocresía?

Caín dijo...

Hipocresía: Fingimiento de cualidades contrarias a las que verdaderamente se tienen o experimentan.

Clamo luego existo.
Más calma con los colmos por favor.

Anónimo dijo...

Ufff...menos mal que los franchutis les han dao el pasaporte a los pobres españolitos.

Aborrezco el fútbol como espectáculo y desviación de pasiones.

Digo viva Francia y la madre que la parió.
El martes por la noche canté la marsellesa, puesto de pié y con la mano en el corazón.
La emoción me embargaba.

Charnego...vocero republicano y afrancesado.

procopio dijo...

pues sí, pero para mí todavía el despertar fue triste. ya no cabreado, pero sí triste. ahora ya me cabreo de verdad solo por cosas del trabajo, que tienen que ver, claro, pero sobre las que tengo alguna competencia. sobre la selección, no. y sin embargo, quelle merde. es que es simplemente un torneo de fiesta, para darnos una fiesta, lo que queremos, nada más. pero nada.

visita si tienes tiempo juanjo la web de perarnau: allí hay un análisis muy bueno y los comentarios están bien. a pesar de todo, seguiremos luchando, seguiremos intentando mejorar lo que -por lo menos parece que empieza a reconocerse- hay que mejorar.

pero ya te digo que el sistema educativo público español es aun peor que la selección. o sea, que hay cosas peores.

y sin embargo...: ¿cómo se puede perder ese partido después de ir 1-0 jugando mal? etc., etc.

lo psiquiátrico lo dejo a vuesa merced, doctor.

James Boswell dijo...

Caín dijo...
Hipocresía: Fingimiento de cualidades contrarias a las que verdaderamente se tienen o experimentan.

Clamo luego existo.
Más calma con los colmos por favor.
-----------

Oiga, pequeño Caín, con Ártabro ni un pelo. Pero ni un pelo. M'entens? O te lo repito a hostias.

mecanikong dijo...

Me gusta ver deporte, competición de élite. Lo máximo son los Juegos Olímpicos. No soy, ni muchísimo menos, tan hooligan como alguno de ustedes; ni siquiera soy una apasionada de ningún equipo de fútbol. Pero, coño, que ganara la selección española estaría bien. Fue una desilusión. Y eso que Zidane es un madurito explosivo. Por lo demás, totalmente de acuerdo con Ana.

Avilés, 30 de junio de 2006, escrito humildemente en un foro de fanáticos futboleros.

mecanikong dijo...

¡Ah! ¿Y qué me dicen de esos personajes tan estilosos que pueblan las gradas de los estadios? Al principio pensaba que sólo eran los aficionados españoles los que perdían la vergüenza, luego comprobé aliviada que la pérdida de papeles era cosmopolita.

ana dijo...

Ártabro, hemos disfrutado con su relato.

Sr. Verle dijo...

Sr.J.: Por casualidad, siguiendo un rastro de espacios para la resistencia, he topado con Guillermo Rendueles, al que en un panfletillo le he leído, como profano, alguna idea de interés sobre el extenso y trivial territorio moderno de la locura.

ana dijo...

¡Hostias! Estoy perdiendo facultades: ayer las ostias (sin hache) me quedaron bordadas.

Viejo Casale dijo...

¿horchata lleva hache?
claro, contesta el otro, si no sería Orcata.

Palabra jodida. En castellano horchata. En valenciano Orxata.

sarapo dijo...

Verle, brevemente. Guillermo Rendueles es, en sí, un espacio para la resistencia.

catalino dijo...

Buen aviso sobre Rendueles, Sr verle. Merci bocú.

devisita dijo...

Desde tierras astures: más libertad que nunca y la hospitalidad a flor de piel(debería decir "ospitalidad"?).
Cómo se come en este país !
Los amigos también molan.

devisita dijo...

Hoy empiezan las rebajas.
Eso explica el silecio del blog? o es que todavía duele la derrota de España?

recién llegada dijo...

Dormir, dormir, dormir. Despertar sólo cuando los ojos decidan, sin agudos ruidos que marquen el comienzo del día. Y dar media vuelta y dormir, dormir, dormir. Y despertar sólo cuando los ojos decidan. Y mirarse al espejo y descubrir una sonrisa.

Protactínio dijo...

Casale: yo no tengo ninguna explicación, pero sí una constatación. Si cambia usted VCF por el Atleti, su post lo podría haber firmado yo.

(Me pasa exactamente lo mismo.)

(("Y no sé por qué motivo,
y no sé por qué razón..."))

sarapo dijo...

Don Protac ¿qué tal el viaje?

sarapo dijo...

Recién, están por aquí unas amistades canarias que se sienten reconfortados al leerla a usted. No falte a su cita.

marni dijo...

¿Qué día es hoy? Reconozco mi exaltación cuando juega la selección o algún jugador español en los deportes que me gustan, claro. Supongo que esto surge de un cierto sentir patriótico o nacionalista, como se quiera llamar. Al viejo Casale le ocurre eso porque es nacionalista valenciano y a protactinico lo mismo pero en vasco (atletic de Bilbao?). Es normal, sanote y divertido. Me decepciona mucho que pierdan, pero se me pasa pronto y a otra cosa... Me hace gracia ver las pintas de los que se disfrazan o se pintan cuando pierde su equipo.La cara del español todo serio o llorando con su sombrero cordobés o la del danés con unos cuernos de vikingo, con su bigotazo y todo...es muy fuerte.Ana, a los negros y más deportistas, les queda bien cualquier camiseta que se pongan, blanca, negra, naranja. Me gusta ver el intercambio de camisetas entre los jugadores cuando acaba el partido, es fascinante. Salud, para todos.

marni dijo...

Ahora ando leyendo una estupenda y valiente novela de Laura Restrepo, "Delirio". La recomiendo.
Sarapo, me alegro de leerlo, hacía tiempo.

el pastelero trotskista dijo...

Hola Marni, guapa, la verdad es que no soy nada patriota valenciano. Más bien me sonrío cuando veo al personal enalteciendo la ristra de tópicos locales. Ni fallas, ni virgen, ni lengua propia me conmueven. Hablo valenciano por la inercia de ser hijo de padre valencianoparlante pero el origen apátrida de mi madre es un bálsamo contra toda tentativa identitaria. En cuanto al genial Protactínio es del Atleti...pero de Madrid.

Hoy es mi penúltimo domingo laboral por este curso. Me parece que el año que viene seguiré dándole al pan los festivos. Paciencia.

devisita dijo...

¿Quién será mostrado hoy en el Factor Humano xxy?

James Boswell dijo...

Creo que el factor humano es la foto que cuelga en el post actual. Yo ya lo tengo: el núcleo astur después de una noche de sidras.

Chema anda algo moreno con el verano.