6 de junio de 2006

PERIODISTAS CON UN PAR


Un paso más

JORDI BERNAL

No es bueno que, en un Estado de Derecho, un periodista sea noticia. No es bueno, ya digo. Pero peor es que un ciudadano sea agredido impunemente. Y el adverbio no sobreviene como reflejo condicionado por la rutina redactada de los papeles ni por el colchón del sufijo que amortigua la caída libre por una oración abrupta como un acantilado. Impunemente responde a la incompetencia de unos policías con cinturón negro de karate y nivel C de catalán. Mucha posturita y poca calle. O pocas ganas de calle. O connivencia con las malas calles. En fin, que con el cineasta Hawks creemos que la profesionalidad es un buen método para combatir el tedio y sobre todo la maldad. Los chicos, tras la bravuconada, se están sacando fotos. Los veo en plano picado desde la ventana del cuarto piso del edificio de un patrocinador de la selección española de fútbol en Gerona. Desde la planta del Auditori Narcís de Carreras, donde ahora mismo se celebra, pese a ellos, un acto de Ciutadans de Catalunya. Una vez más la muchachada nacionalista fracasó en sus propósitos rompebolos. Mas están felices con sus juguetes. Sus estelades, sus lemas de párvulos consentidos, su pasado prestado y amañado que no alcanza la categoría épica de la aventi. Qué sabrán ellos, si utilizan la Historia como si comandaran una play-station. A su gusto y antojo volátil. Se sacan fotos. No hubo, sin embargo, cámaras antes cuando la entrada. Por no haber, no hubo ni policía. Así que si les parece y tienen cinco minutos, les cuento. Con una cámara portátil, antiquísima, que llevo a todas partes y cuya especial película no es en blanco y negro sino en negro sobre blanco, registro los hechos con la verídica perspectiva del plano subjetivo, que no entiende de “según” ni de la caterva de plumillas pilatos que jalean a diario dicha preposición.






Son unas escaleras ocupadas por veinte chicos silenciosos. Hay que subirlas. Arcadi Espada pone un pie en el escalón y suenan automáticos los primeros insultos: “Hijo de puta”, “fascista”. Braceamos con el único fin de conquistar el primer peldaño, ya que parece ser que no existe voluntad de dejarnos pasar. Banderas alzadas, gritos y una mano protegida por la barahúnda golpea la cabeza del escritor. Me giro y veo a éste encarado con los agresores. El plano se convierte en un temblor que se pierde en el vértigo de los acontecimientos. Un pierna que busca la consecuente entrepierna. Caras desencajadas, el eco de los gritos en la lóbrega escalinata, cuerpos que se abalanzan, brazos en el aire. Aparto a Arcadi Espada y me llevó agarrones y zarandeos en el intento. Un rostro conocido (muy participativo en el pasado acto de Ciutadans en Gerona: ver “Opresión”) me grita hasta el grana cómico de la epidermis facial: “¡Y tú qué cojones quieres, fascista!” Cuando pasa la línea roja del metro de distancia entre nuestros cuerpos, suelto el brazo en empujón, pero el inevitable giro de 90 grados del eje de la cámara encuadra el rostro en sonrisa perenne de Arcadi Espada atendiendo con cortesía a otro grupo de insultadores. Se repite la misma acción y otra vez conseguimos avanzar hacia la puerta. Me deshago de uno de los cuerpos al paso con un manotazo. Y se queja (¡Se queja!). La puerta está cerrada. El bullicio en las escaleras es puramente animal. Finalmente conseguimos superar el umbral de la puerta y llegamos hasta los ascensores. Queda el difícil trabajo de contención de los veinte maulets para los organizadores del acto. Difícil. Reciben escupitajos. Se llevan golpes incesantes, insultos y son premiados con contusiones. Uno de los juegos preferidos de los niños neorrepublicanos es pellizcarles el culo a las mujeres. Qué typical machos hispanos son estos maulets...

Subo y bajo. De la cuarta a la primera planta. Y viceversa. En uno de los viajes coincido con un mosso de paisano en el ascensor. Lo deduzco en ese momento y luego lo constato. Como quien hablase del tiempo, me dice con una sonrisilla cómplice: “Parece ser que la cosa está movidilla...”. Se me queda la cara de cuando a uno le preguntan por las lluvias. Definitivamente, en estos instantes, hay tres mossos. En el cuarto piso. Ante las exigencias vehementes de seguridad por parte de Espada nada saben/no contestan. Ante las noticias de su agresión, le sugieren poner denuncia. Un periodista, que habla como un hombre civilizado, exige a los policías una explicación por no haber evitado los incidentes en el vestíbulo. Ellos reciben órdenes. Y por qué no hay agentes uniformados en los aledaños del edificio. Curtido en mil gimnasios, un mosso le perdona la vida exponiéndole las reglas básicas de la nueva seguridad ciudadana: “Está demostrado que, en estos casos, los grupos de exaltados responden con mayor violencia al ver ante ellos uniformes policiales”. ¡Fantástico! Sobre todo que las pobres criaturas no sufran en su delirio. Que peguen cuatro guantazos y vuelvan a la cama sin traumas ni contusiones.

Retazo de la conferencias entre llamadas varias. Espada responsabiliza de la impunidad de este tipo de acciones a los partidos catalanes “con clara voluntad de situar extramuros de la democracia a los disidentes”. En este punto, recordó la campaña del PSC basada en la demonización del PP. Asisten al acto 40 personas. Las que han podido entrar. Las que han braceado para entrar y han soportado golpes y pellizcos. En la puerta, los maulets dicen a los curiosos que el acto se ha suspendido. Por razones de seguridad, la policía recomienda una salida por la puerta falsa. Resulta ser una emboscada involuntaria. Nada más pisar la calle, los maulets nos reconocen y nos rodean. Así que se produce la exasperante situación de andar en grupo, confundidos entre mossos y rodeados por veinte chicos de analfabetismo endémico y un par de carcamales que no paran de insultar y amenazarnos: “Inmigrantes” (éste es nuevo), los viejos conocidos “Hijos de puta”, “fascistas”, “ojalá os maten”, “Visca Terra Lliure”, “fuera de Cataluña”. El paseo es todo menos gratificante. Vamos en comitiva por las calles de Gerona como en un “via crucis” (laico, apostilla luego por teléfono María Teresa Giménez Barbat). Todo indica que la policía no sabe muy bien cómo deshacerse de nosotros, así que nos improvisa un refugio mientras llegan los coches patrulla que deberán conducirnos a nuestros vehículos. Un portal cualquiera. Allí estamos. Una vecina que llega de pasear al perro se encuentra en la puerta de su edificio a cinco personas (José María Villegas, la periodista Victoria Prego, Arcadi Espada, su mujer Patricia y un servidor) a los que desde la calle se profiere todo tipo de insultos. Uno de mis preferidos es “Si esto os gusta... Si es lo que queréis”. Se asemeja a la concupiscencia perturbada del violador. Llegan los coches patrulla y queda la desagradable sensación de la subida rauda del fugitivo. Sin embargo, uno no puede espetarles aquello que realmente le viene en gana: “pues para vosotros vuestro pueblo, ¡provincianos!”, por la sencilla razón de que allí hay gente que diariamente da la cara para que los totalitarios (siempre sabiamente adiestrados por los viejos luchadores antifranquistas a partir de la democracia) no den un paso más. El paso del insulto al golpe.

Girona, 5 de junio de 2006

23 comentarios:

Ártabro dijo...

Por venir más a cuento cuelgo aquí el comentario de hace unos minutos en el post anterior.



Todo tiene su explicación, resulta que hoy es el día de la Bestia: 06-06-06. Los nazindependentistas de ayer, angelitos, celebraban las vísperas de su gran día. Lo que pasa es que los demócratas como Arcadi son unos aburridos, no tienen sentido del humor, y con esa actitud no se puede captar el sentido lúdico y desenfadado de los actos “festivos” de ayer. ¡Es intolerable! ¿Por qué alguien, por el simple hecho de conocer la historia sin tergiversaciones, se atreve a estropearles la fiesta a las criaturitas?
Protestaron los de Ciutadans porque los Mossos no acudieron en su defensa. ¿Pero que pretenden estos “provocadores”?. Los nenes iban desarmados sólo utilizaron sus “limpios puños” y hay cientos de personas que pueden atestiguar que el portavoz de Ciutadans, el tal Arcadi, llevaba encima la ESPADA. Lo dicho, un provocador.

sarapo dijo...

Yo creo que lo peor de un problema no puede ser algo de una naturaleza distinta al problema en sí.
El problema es que le han pegado a un periodista que dice cosas que la mayoría no quiere oir pero que ni siquiera se para a pensar si son verdad o no.
Antes,hace pocos años, hubiésemos muerto por un tipo así. Ahora, nos da tiempo a compararle intelectualmente con los agresores, como si fuese provocando y a medirle el flujo salivar.
La generalización de la condena está por venir...Me preocupa más la andanada de hijosdeputa del otro lado que encontrarán coartada para su próxima fechoría, que será en breve.

chema dijo...

Enhorabuena por el artículo, Jordi.
Siento lo que ha pasado. Realmente estos tipos se creen lo de que los que no somos como ellos no tenemos derecho a la vida.
Pues yo no quiero ser como ellos.
Visca terra Lliure, dicen, pues eso.

Ártabro dijo...

Joder, que pesimista estoy: pesimista y desesperanzado.
Ánimo Jordi, no os dejeis amedrentar por esa panda de descerebrados hijos de puta.

Anónimo dijo...

A un cerdo no le regales perfume, porque no lo sabrá utilizar. (Sustitúyase cerdo por los energúmenos nacionalistas-independentistas o como quieran llamarse, y perfume por libertad).

Fernando Terreiro dijo...

Según V. Prego se les insultaba al grito de BILINGÜES. Toma ya, pues a uno que hable tres o cuatro idiomas le decapitan allí mismo.

Simón Suerte dijo...

Ánimo Jordi, no se dejen amedentrar. Lo sucedido demuestra que son ustedes más necesarios que nunca. Mi más completa solidaridad con Ciudadanos.

Anónimo dijo...

Mi solidaridad con Ciudadanos de Cataluña.
M. RIERA

Simón Suerte dijo...

Lo sucedido me recuerda a un incidente que sucedió en mi pueblo hace unos dos años.
En este mi pueblo mira que no ha habido huelgas, encierros, y manifestaciones múltiples durante el largo proceso de la reconversión naval. Actos de violencia durante esa reconversión no recuerdo ninguno. Pues, durante una protesta laboral unos energúmenos de la CIG (sindicato nacionalista, ¡que tendrán estos chicos nacionlistas que tanto les gusta la camorra, y tan poco usar la palabra!) zarandearon, envolvieron en una bandera y tiraron al suelo al teniente de alcalde. En las fotos del periodico se veía claramente a los autores, no se lo pierdan, con cara divertida y riendo. Estoy esperando que los implicados pasen por el juzgado y pagen por lo que han hecho, de no ser así estaremos dando un mensaje inequivoco: los violentos tienen impunidad para desarrollar sus actos delictivos.

Lo dicho vale para lo sucedido ayer.
¡Ánimo Jordi!

Jordi Bernal dijo...

Gracias a todos por sus ánimos.

Un fuerte abrazo.

lafoca dijo...

Sarapo, ¿de verdad que hace unos años hubiese muerto, aún metafóricamente, por un tipo así? Hace unos años, casi treinta, había un tipo así, menos pedante, más inteligente, menos creído de sí mismo, con bastante más humor, pero con una línea argumental y de pensamiento muy en la onda Espada. Si tiene o si puede conseguir (en ebay los subastan con frecuencia) números de la revista "Diwan" podrá comprobarlo. Si se lee "La cultura española y el nacionalismo", también. El tipo se llamaba, se llama, Federico.

chema dijo...

Federico Jiménez Losantos nació en Orihuela del Tremedal (Teruel) en 1951. Hijo y nieto de maestros estudió bachillerato en Teruel -donde tuvo de profesor al cantautor y político José Antonio Labordeta y al dramaturgo José Sanchis Sinesterra- y los dos primeros años de Filosofía y Letras en Zaragoza.

En 1971 se trasladó a Barcelona para continuar sus estudios universitarios y licenciarse en Filología Hispánica con una tesis sobre Ramón del Valle-Inclán. Fue uno de los fundadores de la Biblioteca Freudiana de Barcelona, director de Revista de Literatura y, en enero de 1978, fundador y director de la revista de literatura y pensamiento Diwan junto con Alberto Cardín que fue considerada por el diario El País como «la revista cultural más importante, abierta y viva del momento».Introdujo en España la obra del filósofo Frangois Lyotard con su edición crítica de Discurso, figura (1979).

chema dijo...

http://www.arrakis.es/
~corcus/losantos/federico.htm

Dum Dum Pacheco dijo...

Tiene razón Sarapo y por tanto rectifico: lo peor no es lo que pueda venir sino lo que ha sucedido. Aunque, discrepo, no tiene porque ser así en todos los casos.
Lo otro era un pronóstico. Que ya se ha empezado a cumplir.

marni dijo...

Cuenta Labordeta que a la edad de más o menos 10 años el pequeño Federiquito Jimenez Losantos corregía en clase a una profesora suya que hablaba con acento andaluz. Apuntaba maneras el pequeño pedantillo.

James Boswell dijo...

Apunte: a día de hoy Losantos habla de la balcanización de España, de la maldad inherente al pensamiento de izquierda, de la panacea del neoliberalismo. A día de hoy, Losantos pide el boicot para los productos catalanes (o sea españoles). A día de hoy, Losantos confunde las preocupantes deficiencias en un sistema democrático con el nacionalsocialismo alemán (seis millones de asesinados). A Esperancita Aguirre le pasa lo mismo. Pide además que el Psoe se disculpe por los gulag. Yo también le pido a Aguirre que se tire la noche pasando el rosario por las tropelías de la clase aristocrática en España durante siglos. Unas tropelías sólo controladas con la llegada de la II República. Y en los treinta aún se hacían de derechas en las castillas (como el abuelete materno del presi). Tócate los cojones...

A día de hoy, Losantos está acabado. La mula Fracis mañanera, of course.

Fernando Terreiro dijo...

Hombre James. Yo no aguanto a Federico, me parece que cualquiera que incita al odio le hace un flaco favor a este país. En Valladolid durante la républica siempre hubo alcalde socialista, la represión contra la casa del pueblo fue brutal, los caminos están llenos de cadáveres. Luego, en Castilla mas o menos como en todos los sitios durante el franquismo: Mucho miedo, mucha resignación y a intentar moverse por los arrabales del régimen para poder sobrevivir. Pero no crea que no hubo gente de izquierdas y crítica con Franco sobre todo a partir de los 60. Aquí había importantes empresas industriales, sobre todo Fasa Renault, la universidad fue un foco de protesta de los mayores de España, llégando a ser cerrada. Se lo digo yo que me pasé seis meses con 9 años yendo una vez por semana a ver a mi hermano a la cárcel, separados por dos rejas y ocho metros de distancia mientras otras diez familias se intentaban comunicar a gritos. En Valladolid hubo mucho fascista, incluso después de Franco. Ahora ya no lo hay tanto gracias a la normalidad democrática y a que no hay nacionalismos exasperados, y si gana el PP normalmente no es porque le voten las aristocracias castellanas, sino por otros problemas mucho más profundos.

Simón Suerte dijo...

Que pasa en este blog últimamente. Ayer no pude entrar en toda la tarde-noche. ¿Soy el único o hay más afectados?

Simón Suerte dijo...

Espada=Federico.
Un dislate.
El primero crítica al nacionalismo desde la moderación, valiéndose de argumentos racionales.
El segundo desde la crispación, apelando al miedo y a la visceralidad.

marni dijo...

yo también he tenido problemas para conectarme

lafoca dijo...

Por si el "igual" de simón suerte va por mi comentario, aclarar que nada más lejos de mi intención que comparar al Federico actual con el Espada actual. El Federico de hoy da miedo, o risa, depende del día que tenga una. También aclarar que estoy lejos de igualar al Espada actual con el Federico de Diwan. Losantos le daba mil vueltas en todo, argumentos incluídos.

mecanikong dijo...

Pues vaya horror de evolución la del orate gangoso.

ana dijo...

Simón, las dos últimas noches el blog estaba "unavailable" (al menos "for me").