3 de junio de 2006

INTIMIDADES

Ayer, a la entrada de un centro comercial, un hombre alto y fuerte, trajeado y engominado, hablaba a voces por el teléfono móvil. Inquieto, alborotado, gesticulaba con las manos. Yo, que estaba sentado en un banco leyendo, le escuchaba con atención. "Nunca me has querido, siempre me he sentido como un cero a la izquierda, es lo que me duele, que en el fondo nunca me has querido......¿pero yo qué soy para tí? ¿un pañu de lágrimas? ¿eh? ¿un pañu? ¿qué soy para tí? ¡dí¡...."
La gente pasaba a su lado y él seguía como si estuviese solo en el mundo con su desesperación. Yo le escuchaba y cada poco le miraba de soslayo. De repente, presionó con fuerza una tecla, guardó el teléfono y tras componerse un mínimo la figura revuelta, se introdujo en un coche de gran cilindrada. Arrancó y se fue.
La telefonía móvil saca a la calle la intimidad reservada a las estancias privadas del alma y de la casa. Esta escena que he contado se produce muy a menudo. Cada vez es más frecuente asistir a un acto social y observar cómo para muchos asistentes el teléfono móvil empieza a sustituir esos minutos de relax que nos daba el cigarrillo, ese dios caído. Para los ansiosos, para los fóbicos, el móvil se transformado en un arma de combate. Yo mismo, gran cofrade de la orden del miedo, no salgo de casa sin mi revólver en plenitud de facultades. Solo me separo de él en momentos ciertamente íntimos como cuando salgo a hacer footing por la playa. Mi móvil, mi tesoro.
Ayer tarde, cuando me recogía, pensaba en qué habría sido del varón doliente y abandonado a su suerte....busqué en el menú del móvil la tecla que activase esa función recién descubierta: ponga una telenovela delante de sus narices. Con las antiguas cabinas, esa escena habría acabado con el cable arrancado y una patada en los cristales al salir. Y así ¡mira qué bien¡ el "señor del llanto íntimo hecho público" se fue en su coche ¿en busca de un nuevo amor? ¿en busca de la causa de su tortura?
Mientras pensaba todo esto, ya tenía tres llamadas perdidas en mi móvil.
Si es que no puedo parar........¡Dígameeeeee¡¡¡¡

28 comentarios:

Fernando Terreiro dijo...

Un hombre y una mujer comienzan a frecuentar el bar juntos cuando antes lo hacían por separado. Se les ve una semana adobando una especie de idilio con demasiado alcohol, pero, al fin y al cabo, el mismo que cuando iban solos. tras unos días, de nuevo comienzan a ir por separado. Un día ella está sentada en una mesa al fondo, y el entra y se dirige a la barra. Allí se queda con su copa, sin mirar más que la pared de los licores, a veces al barman. Entonces la mujer coge su móvil, marca, el móvil de él suena. Él, que está junto a mí, dice solamente: No, ya te había visto.
Cuelgan. Al rato ella se va.

devisita dijo...

Soledado día dedicada a ELLA. FELICIDADES!.
El móvil de la susodicha no deja de comunicar. Echará fuego me imagino.
Un ABRAZO muy fuerte.

devisita dijo...

Aclaración para Gorgorito: Pipurrax reside en Canarias pero es de León.
Por si.

James Boswell dijo...

Tengo los ganglios como dos pelotas de golf y casi no puedo hablar. Me duele el cuello al beber y ya no me planteo la comida más allá de yogures, zumos y sopas.

El médico, después de revisarme la garganta, me dice que lo mejor sería cortarme el cuello (desde la serie "House" parece ser que todos los médicos se las dan de bromistas sin gracia), pero finalmente me receta unos antibióticos potentísimos (me dejan para el arrastre), ibuprofeno (mi patria) y gelocatil para los dolores.

En el contestador de mi móvil, unos asturianos hasta las cejas de sidra me hablan del Estatut y no sé qué más. Creo que entre ellos está el último Factor Humano.

Simón Suerte dijo...

Érase un hombre a un móvil pegado. Ese es nuestro querido sarapo.

ártabro dijo...

Fue a mediados de los años 60 cuando se empezó a generalizar la instalación del teléfono en todas las casas (ya se sabe, el boom económico de los tecnócratas). Tenía yo un amigo que se negaba a instalarlo en su casa y, cuando de decíamos que era un anticuado, él siempre insistía en sus argumentos: pérdida de intimidad, estar siempre localizable, etc. Ahora, con los móviles, sucede algo parecido; los detractores emplean, casi siempre, los mismo argumentos que utilizaba mi amigo. Lo cierto es que salvo el dato sociológico que apunta JJ (el airear, a veces con impudicia, en el ágora las intimidades) probablemente, a pesar de que pueda parecer lo contrario, fue mucho mayor el impacto en las relaciones sociales, la generalización del fijo que el que ahora puede suponer la del móvil.
Creo, además, que siempre suele ocurrir así:
Revolucionario es el primer tren, aunque en principio sólo alcance los 30 km.hora; todas innovaciones posteriores hasta llegar a los modernos y velocísimos monorraíles japoneses, nos causan un “pasmo” limitado. Lo leemos en el periódico y, a lo sumo, lo comentamos con el de al lado.
Lo mismo podríamos de decir de primer avión y los modernos reactores.
Lo rayos X y la resonancia magnética. El fonógrafo de Edison y el moderno MP3. etc.
O sea, que después del primer artefacto de Graham Bell todo los demás: simples innovaciones.

sarapo dijo...

Coño, Artabro, me supera. Viví en una casa sin telefono hasta los 12 años. Una felicidad. No recuerdo de manera especial la llegada del teléfono fijo. El móvil, ya le digu...

sarapo dijo...

Devisita, efectivamente.
ELLA y el móvil. Ustedes los canarios es que son de un cumplido...
En cambio los recios leoneses,ya se sabe...

TheoSarapo dijo...

¡Y no se pierdan El factor humano de mañana¡
La historia de España pasará ante los ojos de los visitantes de TierraLibertad.

TheoSarapo dijo...

Creo que ha llegado el momento de que alguien presente a Gorgorito.

Viejo Casale dijo...

El móvil mola para el trabajo. Para el mío por lo menos. Me permite estar tocándome los huevos en la playa y dar la sensación de que estoy trabajando. Pedazo invento. Como la gaseosa.

Para historias íntimas una que me cogió a mi el pasado lunes por medio. Otro día quizás.

Me voy a disfrutar del día. Es espectacular. Saludos a todos.

Viejo Casale dijo...

Ah coño, Mejórese Boswell.

Ártabro dijo...

Fernandooo, ¿estás ahí? Manifiéstate.
Fernando, en los últimos tiempos he oído voces que dicen, que aseguran, que tú no existes en carne mortal; que eras una creación, ¿o recreación?, de algún bloguero bromista. No me lo quiero creer. Tú, el barman ilustrado y letrado, que con tan buenos y atinados comentarios nos deleita diariamente (y a cualquier hora por cierto) no puedes ser un ente de ficción, no puedes el simple producto de la mente de un creador alucinado que te “parió” en una noche de juerga etílica y que ahora, superado por su criatura, no es capaz de deshacerse de ti, no es capaz de vivir sin ti. No puedo, no quiero, creer que seas el álter ego de un jodido borracho noctívago.
Por eso te convoco, Fernandoooo, ¿si estás ahí manifiestate, manda una señal?
¿Qué tal una foto?

PD. Las voces no sonaban dentro de mi cabeza. Por si las fly.

Simón Suerte dijo...

Acabo de salir del mi error, gorgorito no es quien yo pensaba. El traje de novio del que yo creía gorgorito es de color beis, no salmón. El resto de los datos aportados coinciden plenamente. He aquí un caso evidente de suplantación de personalidad. Esto necesita de la intervención de CSI. :-)

simón suerte dijo...

Jambrina si sabe quien es gorgorito, me da la impresión. Gorgorito manifiestese y sáqueme de mi tremendo error. Le juro, que todos sus datos excepto el color del traje de boda coinciden con el amigo con quien lo confundí.

Ch.L.C. dijo...

boswell, un respeto al último FH.

Fernando Terreiro dijo...

Joder Artabro. He dejado un rastro por aquí como para que todos sepan mi nombre verdadero. No soy ninguna recreación. Soy barman. Es más soy el barman. Busqué en www.1898unplugged.blogsot.com. Una entrada de noviembre o diciembre: 15 pingüinos, yo soy el barman. Y prometo que cuando alguno de ustedes venga para mí les serviré una caña.

paco maigo dijo...

Simón, todo la que ha montado para despistarnos sobre la identidad de Gorgorito.

paco maigo dijo...

¿Recuerdan su primer móvil?

mecanikong dijo...

Pudiera ser que Simón sea daltónico. Gorgorito tiene que ser quien todos pensamos: un valenciano, farmaceútico para más señas, que trabaja rodeado de esos seres tan antipáticos que son los médicos de hospital. Y paradojas de la vida, se casó con una doctora. Pero de las buenas. Espero no haberme colado.
Las sospechas sobre la existencia de Don fernando las ha levantado esta noche Don Chema en su blog. Sembró la duda y suprimió el comentario. Un ser malvado, sin dudas.

Ártabro dijo...

Disculpas Castrillón. En qué carallo estaría yo pensando. Senilidad le llaman.
Es que a mí me cambian de acera y ya no sé volver a casa. :-)

Melò Cucurbitaciet dijo...

Yo no tengo móvil, ese instrumento que permite disimular a los van hablando sólos por la calle. Eso me convierte en una anacoreta del siglo.

Una vez asisití, en un semáforo, a un desahogo. Un hombre vociferante, en una calurosa tarde de un sábado, hacía descender del coche -"es que ya no aguanto más, por favor"- a su suegra. Su mujer, y sus dos hijas miraban descender a la corrida abuela estupefactas. Los coches tocaban la bocina.
Me da que la historia habría acabado muy mal. Hay cosas que no tienen perdón de Dios.

Fernando Terreiro dijo...

No hacen faltas disculpas, querido Artabro.

cat dijo...

Yo he llegado tarde a casi todo: escuela, amores, curro, coche, internet, móvil, flores a ELLA, etc.
La vez que más imbécil me he sentido ha sido el día que me senté en el AVE con un libro estupendo que me tenía preso de patas en él. A mi lado una gastó dos pilas de movíl parloteando toito su finde; enfrente uno desmontó un andamio dando voces a toda su cuadrilla y para remate detrás un adolescente lloró e imploró a su chica que no le abandonase.
A propósito ¿quién hoy a las 7.30 AM hizo una llamada perdida a mi móvil?
James, cuídese.

devisita dijo...

Nadie puede gastar dos pilas de movíl parloteando. Anacronismo impostado. Por eso me gusta Caín. Porque es un sensible.

Un globo, dos globos, tres globos...la luna es un globo que se me escapó.
Un globo, dos globos, tres globos...la tierra es un globo donde vivo yo.

cat dijo...

Cierto, devisita.
Dijo: "he agotado una pila y de la segunda me queda muy poca"
Suficiente para dos horas.

Anónimo dijo...

Hey what a great site keep up the work its excellent.
»

Anónimo dijo...

Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»