23 de mayo de 2006

PUBLICADO EN TORONTO


Toronto es una ciudad de más de dos millones de habitantes situada en la margen del Lago Ontario. Toronto es la Manhattan canadiense, o sea, como Albacete, esa Nueva York de La Mancha, pero bastante más grande y activa.
Toronto es una ciudad demediada.Tan pronto te atrae como te frena. Iroquesa de concepción, sajona de nacimiento. Por un lado, el Toronto comercial (Yonge Street), financiero (Bay Street), sofisticado, con la CN Tower, de 553 m. de altura y el Dome Stadium donde juega Calderon y los Blue Jay Sox, de béisbol.
Hay otro Toronto, popular que crece a los márgenes de amplias avenidas, en casitas de dos pisos, que mantiene mercados callejeros, individuos a los que cuesta ubicar en una etnia concreta y definida, cafés y teatros. Tienen fama los clubs de jazz de Toronto...En este lado de la ciudad encontramos barrios conocidos: Chinatown, Little Italy. Ayer a la tarde paseamos varios de ellos. Todo vida y color, casas de madera de una curiosa arquitectura, las escaleras de incendio colgadas de casas de ladrillo rojo...Nos detuvimos al llegar al barrio de Corea. No pude pasar. Fue algo irresistible, un temor atávico. ¡Barrio de Corea¡ ¡No me jodan¡¡¡
Dicen que fue en Toronto, en el Toronto Star, donde el joven Hemingway acabó de concretar su estilo. Desde luego, sus crónicas escritas en Toronto Star dan fé de ello (publicadas en De Bolsillo, lujo de libro). Su sello, sus mandamientos:“Decir lo que hay por encima de lo que no hay”, “oraciones cortas”, “primer párrafo siempre breve”, “usar el lenguaje más vigoroso”, “ser positivo, nunca negativo”, “no dejar lugar a dudas sobre lo sucedido”, etc. Su biografía sucinta es la siguiente:
At the age of 17 Hemingway published his first literary work. He died aged 61, of self inflicted gun shot wounds. He was the greatest of writers.
En Toronto, Hemingway dejó como siempre: un restaurante donde cómió, una taberna donde bebió y una tienda de tabacos donde cargaba la pipa.
También dejó una familia llena de problemas mentales.
Esta tarde dentro de la 159 Reunión de la Asociación Americana de Psiquiatras, tendremos la oportunidad de conversar largo y tendido con Muriel Hemingway, aquella novia que tuvo Woody Allen en Manhattan. Ha escrito un libro titulado Finding my balance (2003)y la nota del programa nos cuenta que "Mariel^s book details her quest for balance in a family well known for his legacy of mental ilnesses. Most recently she has become a mental health spokesperson and mental health".
Será esta tarde en el Toronto Convention Centre.

21 comentarios:

Viejo Casale dijo...

Joder, yo de mayor quiero ser Jambrina. Un día en Bilbao, otro en Toronto. Así cualquiera.

Anónimo dijo...

No se lo aconsejo Casale. Ya no puedo ni comer huevos ni tomar nada salado. Y es que no quiero ser pesimista.

devisita dijo...

Gracias Simón por el esquema.
¡Qué suerte tienen sus residentes!

Ártabro dijo...

Ya me parecía a mí: este Jambrina no tiene un pelo de Toronto.

heptafon dijo...

Yo también quiero. A mi, sólo me mandan a Barcelona (en dosis masivas, eso sí).

Muriel Hemingway, (o Mariel Hemingway según fuentes) es nieta de Ernest y hermana de Margaux, otra ilustre suicida.

Por último el barrio de Corea en León recibe ese nombre por los follones que había en la época de su construcción (coincidente con la guerra de Corea).

Salu2.

Simón Suerte dijo...

De nada Devisita. Lamentablemente no tengo residentes que martirizar, en mi área de salud no tenemos residente de psiquiatría todavía. El año que viene comienza el primero.

chema dijo...

A mí al año me permiten 6 días para formación (cursos y congresos)... No me salen las cuentas de Jambrina

Simón Suerte dijo...

A Bilbao fue como ponente, igual que va a muchos más sitios, así si le saldrán las cuentas.

viejo Casale dijo...

A mi me gusta mucho el torontontero, toron, toron, torontontero.

Chema dijo...

TORON,TORON,TORONTONTERO, TORON,TORON,TORON,TON,TON...

devisita dijo...

Bueno, entonces esto de la locura es hereditario?

simón Suerte dijo...

Chema se quejaba ayer de la poca formalidad en el fútbol. Anímese hoy en Ferrol solo eramos 3 para el partidito semanal.

chema dijo...

Simón, aquí somos 7... es que desde que falta usted....

chema dijo...

La verdad es que lo de Juanjo tiene mucho mérito. Yo creo que si estuviese en Toronto pasaría de actualizar el blog. Aunqe ahora que lo pienso ¿que se podrá hacer en Toronto además de ver a la Hemingway?

pipurrax dijo...

Yo no he visto a Mariel, pero me he cruzado hoy con la morena Goya Toledo que es más guapa y no tiene hermanas suicidas. Al contrario, las buenas de Cira y Jose Toledo están espléndidas.

Fernando Terreiro dijo...

Los faulknerianos como yo leemos los mandamientos de Hemingway y nos quedamos anodadados. Todo lo contrario de lo que me gusta.

Simón Suerte dijo...

Nembutal (Javier Krahe)

Ella se quita la vida a diario,
y no sé por qué
no se convoca a un ilustre notario
para dar fe
de que sin duda es la mayor artista
del desvivir,
no la supera ningún trapecista,
ningún fakir.
Basta que un cerdo le pegue algún chasco
sentimental,
y acto seguido ella toma del frasco
de Nembutal.

Como practica el suicidio a destajo
más pertinaz,
por la mañana antes de ir al trabajo,
voy a La Paz.
Mientras mojamos tortell con microbios
en el café
le repetimos a coro los novios:
anímate,
que la montaña a Mahoma no vaya
es lo normal,
pero a tu alcance está siempre la playa
y es casi igual.

El primer día que llega a la playa
suele pasar,
que ella persiste en tirar la toalla,
tirarse al mar.
Gracias a Dios siempre va en su socorro
algún delfín,
que nos la salva atizándole un porro,
¡ostras Pedrín!.

Si por azar le ha tocado la china
de un buen hachís
aplazará su entrevista Alfonsina
su vis a vis.
Porque -ésa es otra-, la literatura,
su otra pasión,
y cuanto más sea contra natura
su defunción
un autor tiene mucha más garra,
más interés:
todos tenemos un póster de Larra,
pues ella tres.
Virginia Woolf nos la vuelve tarumba,
y hasta un jersey
le ha tricotado a la cruz de la tumba
de Hemingway.

Pido perdón por hacer un inciso
tan funeral,
retomo el hilo de aquel paraíso
artificial,
que junto al mar le ayudó, sin embargo,
para que no
atravesará por un trago amargo
de H2O

Pero es inútil. Si se recupera,
cuando está bien
un par de días ya se considera
Matusalén.

Y agarra el coche, que aunque es un cascajo
se pone a mil,
y echa en cualquier curva por el atajo,
rompe el pretil.
Un precipicio le va cantidubi
si es eficaz
para ingresarla de nuevo en la UVI.
Vuelta a La Paz.

Y el traumatólogo le dice: Hola,
cómo te va.
Y ella musita desde la escayola:
ni fu ni fa.

Y en un arranque pueril que revela
su torpe afán
se comerá toda la mortadela
que allí les dan
Con la esperanza de alcanzar su norte
con la ilusión
de darle al mundo un penúltimo corte
de digestión.

Y dado que en cada intento de ésos
sufre un revés
van a sacarla en un libro de excesos
que hay en inglés.

Van a decir que es la mayor artista
del desvivir,
no la supera ningún trapecista,
ningún fakir.
Basta que un cerdo le pegue algún chasco
Sentimental
y acto seguido ella toma del frasco
de Nembutal.

Que se convoque a un ilustre notario
para dar fe
de que se quita la vida a diario,
no sé porqué.

Ella se quita la vida a diario,
no sé porqué.

devisita dijo...

PUBLICADO EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA:

Golpeada una joven en la iglesia por llevar minifalda
Un feligrés le asestó un golpe en la nuca en San Agustín, en Vegueta.

El párroco no lo vio, pero sabe que el lunes, día de Santa Rita, entre los cientos de fieles que pasaron por su iglesia en Vegueta, hubo un incidente. Una chica joven fue reprendida y agredida por un feligrés por llevar minifalda dentro del templo.

Dum Dum Pacheco dijo...

Yo también fuí marielito. Sin embargo el Chambo y el Txus son un poco "coreas". Y así les va.

Ártabro dijo...

Como siempre, en estos casos, la “perversión” está en la cabeza del “ofendido” feligrés.

Fernando Terreiro dijo...

Que fuera de juego tan absoluto. que poco sé de Cánada. De literatura cero. De cine Denis Arcand que no me gusta y Jean Claude Lozeau que, por desgracia, se murió a la primera. Ah! y el gran Atom Egoyan De música Neil Young que encima es más americano que otra cosa. De deporte lo poco que sé queda empañado por la increíble figura de Ben Johnson. Quizás fagocitados por el gigante del sur.

¿Han tenido los PSI algún paciente con Munchausen como ayer House? ¿Existe eso? Son simples hipocondríacos, pero a lo bestia ¿no?

Y el ciclismo a la puta mierda.