8 de marzo de 2006

MARY McCARTHY


La autobiografía, las memorias, ofrecen una atalaya excelente desde la que apreciar la estima en que una persona se tiene a sí misma. Hace tiempo que leo todo tipo de autobiografías y diarios personales. Como diría Catalino, debe de haber algo de deformación profesional en ello. Pero ¿a quién no le interesa saber cómo funciona esa cosa llamada ser humano? Es cierto que yo me regodeo con sumo placer en la contemplación de nuestra pequeñez, tan convencido estoy de mi insignificancia. Les ahorraré detalles de la relevancia en la que tengo a la mayoría de los otros.
Volvamos a la gestión de la memoria, de los recuerdos que eso y no otra cosa es en lo que consiste hacer una autobiografía. Tenemos escritos de toda laya y variedad, que diría un clásico. La gran mayoría de los que se autobiografían lo hacen para quedar bien en la foto. Y a fe que lo consiguen. Nos suelen dejar abundantes testimonios de su fortaleza mental o profesional (Espartaco Santoni, Castilla, Juan Luis Panero, Salinas, etc); en otros casos, se alivian el vientre y salen reverdecidos (Laín) y otros, más mundanos, se limitan a describir una época, a contar chascarrillos de los amigotes y entonar el "que tiempo tan feliz..." (Pardo, Caballero Bonald, Martínez Sarrión, etc). También sirven las memorias para salir antes del talego, caso de "Camina o revienta", memorias de El Lute o para ganarse unas perrillas con las que apagar la sed en la vejez (La Mayoría)
Una de las muchas cosas que me sorprenden es que trabajando con un material tan endeble como es la memoria, tan sometido a desconfianza como son los recuerdos personales, no he leído ninguna autobiografía en la que el autor se cuestione la veracidad de lo narrado. Nadie desconfía del valor de sus recuerdos. Nadie tiene en cuenta que "la memoria siempre trabaja con el presente". Da que pensar y hace desconfiar tanta solvencia mnémica.
Mary McCarthy (1912-1989), una de las intelectuales yanquis más destacadas del siglo XX, es una gozosa excepción a esta regla. Su biografía "Memorias de una joven católica" (1958) constituye un ejemplo de solvencia personal y de aceptación resignada de los límites que impone nuestra humanidad. Trabaja con la presencia constante del "claroscuro" en su memoria o sea, que narra los acontecimientos que considera claves en su vida pero señalando que es posible que sus recuerdos no se correspondan con los hechos que en realidad sucedieron. Para ello, contrasta continuamente sus testimonios con los de otras personas y convierte su trabajo en una especie de pesquisa policíaca en busca de la verdad renunciando a su versión de los hechos. Hechos que en el caso de McCarthy fueron especialmente duros: huérfana de padres desde muy joven se crió con sus hermanos en casa de los diferentes parientes que se prestaron a acogerles en plena Depresión americana.
Para exponer su investigación se sirve de capítulos paralelos: en uno cuenta su película de los hechos y en el otro presenta sus motivos de desconfianza con lo narrado y descubre los artificios literarios que usó en el relato paralelo.Todo un hallazgo y un refresco esta señorita Mary.
Mc Carthy, por decir algo, fue buena amiga de Hanna Arendt a la que defendió cuando la comunidad judía quiso lincharla tras su libro sobre Eichmann. Escribió varias obras más aunque yo conozco sus Memorias solamente. Su nombre aparece vinculado a la homosexualidad femenina (????) aunque Félix de Azúa contaba el otro día en su blog que la buena de Mary era una "pájara de cuidado" porque le gustaba viajar en los trenes que tenían un pasillo central con una fila de asientos a cada lado. Se divertía avanzando bamboleante entre las miradas de los hombres "con todos los trapos al viento". A saber qué quería decir Don Félix.

69 comentarios:

fanny dijo...

Dentro de un ratito vuelvo a la vereda del post.

Ahora les cuento que en Tenerife ha sido detenido un alemán con antecedentes por violación por contratar a dos sicarios para que asesinasen a su mujer a cambio de 40.000 €.

¡Cómo está el patio!

celia p. dijo...

La memoria de Mary ¿ se puede comprar o hacemos fotocopias?

fanny dijo...

¿Cuántos años se deberían haber cumplido para publicar memorias?

Hace ya unos años Chabeli Iglesias sacó las suyas en la revista Hola, creo.

sarapo dijo...

Sí Fanny, el listón está bajo. Habría que pedir unos cuantos años en barrica de roble.

Patas Negras dijo...

La editorial Penguin paga siete millones de dólares por las memorias de Alan Greenspan
Todas las grandes editoriales anglosajonas han pujado por hacerse con los derechos de la autobiografía



Jua, jua, jua.

sarapo dijo...

Celia, yo las pillé en Iberlibro, la mejor empresa asturiana del mundo.

Ártabro dijo...

Uno estaba acostumbrado a las películas americanas, en ellas cuando un alguien contrataba a un sicario para cometer un asesinato tenía que pagar una buena suma de dólares. Aquí, no sólo te matan sino que les sale barato. Recuerdo que hace unos años hubo un caso similar con un torero, Rafael de Paula, que también había contratado a un asesino a sueldo para, creo recordar, matar a su mujer y al tipo con el que le había puesto los cuernos. Aparte de los trágico del asunto, ya en aquel momento me llamó la atención lo barato que le había salido.

chema dijo...

No la conozco.

PAISANOS DE ASTURIAS dijo...

Por no poder atender, por razones personales, se traspasa el blog "Paisanos de Asturias"
www.paisanosdeasturias.blogspot.com

Interesados en obtener sus claves para publicación dirigirse a este foro.

Un saludo.

sarapo dijo...

Una vez me dijo una amistad de cierta edad que los pobres que no podían cargarse a sus esposas por falta de liquidez se daban a la bebida. De hecho, para él esa era la causa más frecuente de alcoholismo en los varones.

sarapo dijo...

La citada amistad, con la que compartí trabajo en la A Primaria leonesa acostumbraba gastar un frasco de colonia para perfumar el consultorio cada vez que tenía que auscultar a alguna oronda y sudorosa leonesa de los valles. Ahí veía el hombre la razón para cargarse a la parienta, en El perfume, como SusKind.

recién llegada dijo...

Querido catalino: imagino habrá leído el libro "La casa de Dios" en la que el protagonista comienza su residencia en medicina interna. Pues bien, al cabo de un año se toma un año sabático tras el cual decide que se especializará en psiquiatría, punto de partida del libro "Monte Miseria", que si no ha leído, le recomiendo fervientemente. Es una sátira mordaz despiadada del mundo PSI, escrita por Samuel Shem, a la sazón también PSI. Quitando algunos pasajes (desde luego el sexo está mucho mejor escrito en otros libros), está muy bien. El entorno en que se desarrolla la novela consta de distintos pabellones, explanadas...muy del tipo que usted describe cuando habla del lugar donde trabaja.
Ah! me encantaron las flores de nombre impronunciable del otro día! :-)

mecanikong dijo...

Sabino Méndez llama a su libro "Corre, rocker (crónica personal de los 80)" crónica de emociones subjetivas, autoficción o egodocumentalismo. Lo cuenta en el prólogo. Me parece justo que nos adviertan de esto a los lectores en las primeras páginas.

fanny dijo...

Gracias a algunos libros de memorias he conocido autores que merecen la pena.

Por ejemplo:
Julio Feo (Aquellos años) >>
Alfredo Bryce Echenique (Permiso para vivir) >>
Julio Ramón Ribeyro.

Tras leer los Cuentos Completos de este último quedé tan impactada que una vez que saludé a D. Alfredo Brice que paseaba por la Playa de Las Canteras, emocionada por el momentazo, le di las gracias ... por haberme descubierto a Julio Ramón Ribeyro.

sarapo dijo...

Ok, Mecanikong. Hay todo un espectro de planteamientos pero nadie llega al nivel de la McCarthy. La subjetividad no nos exime de decir la verdad. Y no se deberían llamar Diarios a una novela en marcha por muy bien escritos que estén.

devisita dijo...

Pero don Sarapo, si Vd es de la PSD (Policía Secreta de Diarios), que diría el bueno de A.T.

sarapo dijo...

Fanny, es usted mundial. Yo también leí los Cuentos excelentes de Ribeyro, gracias a su insistencia de usted y también he vuelto a leer a Bryce ¡qué cojonudo es¡¡ y qué gracioso¡

sarapo dijo...

Doña Fanny, cada día me hago más integrista.¡ Viva Fernando Rodríguez Badimón¡¡Viva Anna Caballé¡¡Viva el diario a palo seco, la narración desnuda del día más coñazo¡

sarapo dijo...

Mecanikong, sé de su pasión por Méndez el cantante. Yo también creí que existía el Mervellé y que ¡Corre Rocker¡ tenía un correlato en lo real.
Empiezo a creer que Loquillo era tal y como nos lo imaginábamos de lejos.

sarapo dijo...

Recién llegada: Monte Miseria, La casa de Dios, House, Anatomía de Grey...tenemos que revisar esa bibliografía que maneja usted.¡Jesús¡ ¡¡¡y su compañero en Wisconsin comiendo auténticas hamburguesas de vacuno¡¡¡
Les falta cantar el Born in the USA.

sarapo dijo...

Fanny, las memorias de Julio Feo ¿están bien? ¿dónde están?
Tengo hambre de memoriassssssssss

fanny dijo...

Espere que cojo el libro.

Julio Feo: Aquellos años.

(Prólogo de Sabino Fernández Campos)

Cuando las leí en 1993 me gustaron.
¡Vaya Vd. a saber ahora!


Ediciones B, Grupo Z, Serie Reporter
ISBN: 84-406-3648-2

mecanikong dijo...

Ser objetivo con la vida pasada de uno es imposible.
Loquillo no entiende cómo Sabino el troglodita pudo escribir una crónica de un época en la que se pasaba la mayor parte del tiempo colocado :-)

Protactínio dijo...

Alfredo Bryce, su sillón Voltaire y la cama con pozo de potencial en el centro son lo mejor de la literatura en español de los últimos treinta años.

(Así de lapidario.)

((Pero me lo creo profundamente.))

chema dijo...

Tengo ese libro de Julio Feo, fue retirado de las librerías por alguna denuncia.
Lleno de datos para comprender aquellos años.

catalino dijo...

Recién Llegada: Sí, es un libro que he leí. Nunca me acuerdo de todas los nombres.
Ártabro: supongo que no creerá que mi comentario de ayer de la residente trataba de ser ofensivo o gracioso o intimidatorio para con Soni ( sea quién sea ese nick). Un día le contaré una historia de matones, burlones, fútbol y un chaval amanerado.
Voy a leer el post de JJ.

Viejo Casale dijo...

La de Bioy Casares no está mal.

Por cierto, pedazo de siesta me he pegado. De 15'00 a 20'00. El día que me propongo trabajar en casa soy el puto amo. ¿algún remedio contra la perrería?

catalino dijo...

"Por mucho que se quiera ser fiel a lo vivido, se empieza por recordar, que es un acto psicológico y sumamente personal; se sigue por buscar las palabras hasta conseguir adaptarse a su tiempo, a su secuencia, y aquí hay todavía mayores sorpresas. En fin, es complicada por eso lo intento de frente y a la que salga, sea lo que sea."

Me gustan las biografias y ocupan, todas juntas, (es la única zona de temática agrupada de mis estanterias) algunos metros de acumular polvos. Los diarios, menos. Yo también me quedé con la copla al leer al Bryce Echenique del "Julio Ramón Ribeyro" y esta vez, esta vez Fanny ¡Vive Dios que caen! Merci por recordármelo.

mecanikong dijo...

"En el ocaso de la vida se impone la necesidad de recoger el mayor número de sensaciones que han atravesado el organismo. Pocos lograrán hacer con ello una obra maestra, pero todos deberían preservar algo que sin ese pequeño esfuerzo se perderá para siempre. Llevar un diario, o escribir, a cierta edad, nuestras memorias, tendría que ser una "obligación impuesta por el estado". Al cabo de tres o cuatro generaciones se habría recogido un material precioso, y podrían resolverse muchos problemas psicológicos que acosan a la humanidad. No hay memorias, por insignificante que haya sido la persona que las escribió, que no encierren valores sociales y expresivos de la mayor importancia.."

Giuseppe Tomasi di Lampedusa

mecanikong dijo...

Viejo Casale dijo..
Por cierto, pedazo de siesta me he pegado. De 15'00 a 20'00. El día que me propongo trabajar en casa soy el puto amo. ¿algún remedio contra la perrería?


Hombre, por una siesta de perro (los perros no trabajan) no sea así de duro.

Ártabro dijo...

Catalino, supone usted bien, ni por un momento me ha pasado nada de eso por la imaginación. Quedo a la espera de su historia.

Viejo Casale dijo...

José Angel de la Casa ha cantado un gol que no ha sido con el fervor de un ultra sur. Qué triste.

joselopez dijo...

Buenas, Juanjo y compañía.
‘Nadie desconfía del valor de sus recuerdos. Nadie tiene en cuenta que "la memoria siempre trabaja con el presente". Da que pensar y hace desconfiar tanta solvencia mnémica.’ J J

Las autobiografías, como ejercicio literario, pueden tener tanto de biografico o de inventado como una novela, pero eso tal vez no es lo importante, lo importante en la honestidad de lo que se cuenta (si lo que queremos es conocer los hechos) o el ‘valor’ literario de cómo se cuenta (si pretendemos disfrutar leyendo). Creo que existen falsificadores, revanchistas o ególatras con gran memoria que tergiversaran los hechos a su antojo, pero también desmemoriados que nos acercarán a la… ¿verdad?
Ya que mencionas a Martínez Sarrión, ni miles de fotografías ni narraciones de otros, me han acercado tanto al Albacete de los 50 como 'Infancias y Corrupciones'.

Ana dijo...

Tengo un amigo que dice que hay personas para las que su pasado es una auténtica afición. Cree, además, que yo soy una de ellas.

sarapo dijo...

Ana, esa afición parece importante según la cita de Lampedusa que aporta la simpar Mecanikong. Espero que no sea también por su pasado como ficción...

Pablo dijo...

Viejo Casale dijo: "José Angel de la Casa ha cantado un gol que no ha sido con el fervor de un ultra sur".

No me lo creo, hace tiempo que José Ángel de la Casa, cuando comenta un partido, es más monótono que el ruido del microondas.

Gracias a José Ángel de la Casa, a Míchel y a Paco Grande, me quité del fúrbol.

TheoSarapo dijo...

Las autobiografías, como ejercicio literario, pueden tener tanto de biografico o de inventado como una novela, pero eso tal vez no es lo importante, lo importante en la honestidad de lo que se cuenta (si lo que queremos es conocer los hechos) o el ‘valor’ literario de cómo se cuenta (si pretendemos disfrutar leyendo)



Jose, si se es honesto no se puede una autobiografía un relato de ficción. El gran emblema lo tenemos en uno de mis escritores favoritos, Trapiello, que vende como diarios "una novela en marcha". Vamos a ver si es novela o es novela, si son diarios, son diarios y hay otras reglas que seguir, entre ellas ser un coñazo porque los buenos diarios son plomizos a ratos.Pero son diarios.

TheoSarapo dijo...

Quise decir Jose, que no se pueden vender como autobiografías unos relatos de ficción. De acuerdo contigo en que llegados a un punto el valor literario de lo que se cuenta es importante.

TheoSarapo dijo...

Pablo, diga la verdad, se quitó del furbo gracias a Marta y a Elena. Diga más verdad, que piensa en volver cada vez que escucha razonar a Poli Rincón.

TheoSarapo dijo...

Acabo con Jose, en el buen sentido. Sarrión, muy por encima porque solo he leído el tercer tomo Jazz y días de lluvia, la vida social madrileña de aquél tiempo tan feliz, los sesenta y tal. Los mejores fragmentos de las memorias suelen coincidir, como no, con la infancia. Impagables Recuerdos de infancia y juventud, de Ramón y Cajal, por ejemplo.
Sarrión escribe bien, fino, lo que pasa es que hay demasiados nombres propios y demasiado alcohol y demasiada mixtificación en su narración.
Buscaré el tomo que me cuentas porque es un hombre que me gusta, me parece un tipo honrado.Resulta curioso que siendo amigo de Benet, ambos tengan tan buenas obras sobre aquellos tiempos. El Madrid del tiempo de silencio no lo ha esculpido nadie como Benet en "Otoño en Madrid hacia 1950". solo falta saber si fue o no así.



Por cierto, algún boxeador de este blog le conoce mucho más de cerca que yo

recién llegada dijo...

Quede claro que House lo maneja usted. Ya dije en uno de los últimos comentarios al anterior post (otra vez me pasó hoy lo de aquella vez en que se rió tanto)lo que opino al respecto. :-)

recién llegada dijo...

Yo, la verdad, no he leido creo que ningún diario. Ni siquiera el de Ana Frank (no he tenido valor...). De todas formas habría que preguntarse primero si la persona escribió el diario con la intención de publicarlo después, en cuyo caso me resultaría demasiado parecido a una novela. Y si no lo escribió con esa intención, y alguien lo publica tras su muerte...no sé, creo que siento que estoy invadiendo la intimidad de alguien sin haberle pedido permiso, o algo así.

TheoSarapo dijo...

NOTICIA DE ALCANCE:

Comentaba el otro día Simon Suerte la posibilidad de colgar afotos los domingos a sugerencia blogger. Me parece bien. Incluso aún diría más. Si alguien quiere extender su contribución a este blog y enviar un post sobre algún tema concreto, que lo haga con toda tranquilidad, que se publica y así relajo paquete un día más que esto del blog diario aunque apasionante es cansado (por eso al llegar la noche...me quedo despierto escogiendo lentejas pal día después).
Sé que el compañero Chema acoge peticiones similares en paisanosastures. En cualquiera de ambas direcciones pueden ustedes contactar.


PD. La sesión de fotos sobre la inmarcesible Artabria será limitada por cuota paritaria.O por decreto-ley.

Anónimo dijo...

Coño, ¡el muerto al hoyo y el vivo al bollo.¡ ¡Imagínese que es alguien que le pone a usted a parir¡

PAISANOS DE ASTURIAS dijo...

Eso, eso...
Bueno, de momento tienen nueva entrada.

recién llegada dijo...

Es como los libros que reúnen las cartas enviadas por alguien destacado, a otras personas, la mayoría de las veces queridas, que se publican tras la muerte del remitente...no me parece que esté del todo bien leerlas, la verdad. Un antiguo amor me regaló en una ocasión "Aire de las colinas" de Juan Rulfo, que contienen sus cartas a la mujer de su vida. Leyéndolas...y eso que hay párrafos bonitos, me pregunto si tengo derecho a entrar de esa manera en los sentimientos de otra persona sin haber sido invitada.

Caín dijo...

Diario de un madridizta:
8 de marzo: No pudo ser. Once inmigrantes privilegiados han impedido el pase a cuartos del rey de reyes europeo. La flema británica ha muerto tras esta elemental falta de etiqueta. Raul ya sabe lo que sintió Cardeñosa. Mañana no compro ni el As, ni el Marca y firmo lo del PP para joder al Barça.

La memoria, esa gran mentirosa.

recién llegada dijo...

Supongo que todos habrán tenido un "amor a los quince años". De ésos de escribir su nombre en el pupitre, y en el tocho del libro de sociales. Y puede que alguno de ustedes incluso se haya atrevido a escribirle alguna carta. Imagínense que ahora salieran a la luz.

sarapo dijo...

Sabias palabras Caín, las más sabias que le he leído.
Yo compraré de todo. Por lo contrario.


Recién llegada, no hay cosa más maravillosa que encontrarte por la calle con 40 años con tu amor de los 15 años que también tiene 40 años. Eso se borra y se escribe que "ella sigue teniendo 15 años". Y que lo publique el que quiera.

devisita dijo...

Comparto lo que dice, Recién Llegada.
Las cartas enviadas al otro deberían tener fecha de caducidad y autodestruirse cuando se termina la relaciòn que las sustentaba.

Como la canción que decía "...de devuélveme el rosario de mi madre y quédate con todo lo demás..."

TheoSarapo dijo...

MODELO DE DIARIO PERSONAL SEGUN LOS PURISTAS:
A las ocho menos diez llegó JK, "la asturiana" que está escribiendo una novela ambienatada en un pueblo en dos épocas distintas. Entre pitos y flautas, comentarios sobre un reportaje televisivo.
Cené y poco fue lo que tardé en acostarme, a las once y media apagaba la luz. Tres horas después me levantaba para ir al lavabo. a las siete de la mañana preferí guardar un poco más de cama por compensar las últimas noches insomnes.
El corazón vacío, el alma relajada, la cabeza activa y la confianza en que lograré salir del atolladero mucho mas alta de lo que se imagina el entorno.




¿ven? un diario verité.
Espero que su autor lo publique alguna vez.Su trabajo se lo merece. Y su honradez.

joselopez dijo...

Juanjo escribí una sesuda réplica que desapareció en el ciberespacio, la volvería a escribir pero seguro que falsearía el contenido (sobre todo por la mala leche que se me ha puesto) y según está el tema mejor dejarlo así. Sólo una idea de las que quería compartir: en un diario, la inmediatez hace que lo que se cuente deba ser más o menos fiel a lo ocurrido, de otro modo sería un fraude. En una autobiografía, la memoria nos puede llevar a, por ejemplo, convertirnos en actores de algo de lo que sólo fuimos observadores. Pienso, que lo importante no es que esto suceda (que ocurrirá muchas veces), sino por qué y para que ocurre.
Lo de Sarrión lo tomo como un cumplido.

catalino dijo...

Ártabro
Es en uno de los patios del cole, apartado, pequeño y sin vigilancia.
En clase hay un chaval distinto a todos, nadie se mete con él pero, si se le amenaza, gesticula de una forma poco común y muy cómica.
Un grupito decide pasarselo bien lanzándole pelotazos fortísimos.
El resto de la gente se va a los otros patios. Los pelotazos en la pared hacen un ruido que da miedo.
(no suelen acertarle, en parte tampoco quieren)Es acoso y juerga. Yo no puedo dejar de mirar, algo escondido, con una puntita de agua en los ojos.
Aparece "el portero". Se pone, con sus guantes y sus rodilleras, delante de él a pararlas todas. Sin una palabra. No se rinde.
La cosa pierde su gracia. Se van.
Uno de los matones, al pasar a mi lado, me lanza un chorro de agua con la boca a la cara. ¡Nenaza!

Muchos años después supe que tanto el portero como el gracioso gesticulante eran gays.

Marni, no me lo he inventado. Si la historia la conoces es que me roban mis recuerdos (no es la primera vez que lo cuento).

catalino dijo...

juamjom no se preocupe mucho que la panda el moco que sa juntao aquí es muy capaz de tirar de la sabana sin que Vd se destape.

Viejo Casale dijo...

Mi diario.
He ido al hotel Inglés. Me han hecho la ola. Zurullo de qualité y vuelta al ruedo. Después he vespeado por la ciudad. Luces y olores a refrito. Ya hay fallas en las calles. Un tostón. He visto el partido del Madrid y he sufrido un poco. Siempre he simpatizado con el Arsenal. Es mi equipo inglés.

Caín dijo...

Catalino, temazo para arrasar en lo próximos Goyas. Mantenemos el personaje del portero y el gracioso gesticulante lo convertimos en árbitro (que no ártabro). No hay Crash que nos frene. Se admiten sugerencias para el título del filme.

catalino dijo...

Vale. Tenemos que meter también al cojo (de las dos piernas)huido y caido en la zanja descubierto por el manager en su mejor momento.

Fernando Terreiro dijo...

Yo, que soy un esteta, siempre mido casi todo lo que leo por su calidad literaria, o lo que yo creo que es calidad literaria. Por eso creo que mis gran libro autobiográfico es En busca del tiempo perdido, poco importa que nada fuera como lo cuenta, pero lo verdaderamente autobiográfico es el ver la lucha del hombre con la memoria y con la obra. Ningún libro dice más de su autor que ese. No he leido lo de bryce, me apunto la falta y les recomiendo, a los carácteres fuertes la autobiograía en varios libros de Thomas Bernhard, el libro de memorias de Carl Seelig sobre sus paseos con Robert Walser.Y por supuesto a Imre Kersetz y Primo Levi para saber loque dió de si el siglo XX.
Sr.JJ le tomo la palabra, ya le mandaré algo.
Ah! Perdonen el horario, hoy no pude en otro momento. Creoq ue habría que hacer algo para que soni, sea quien sea volviera. La letra de la ópera de ayer iba, secretamente dedicada a ella.

Anónimo dijo...

"La vida no es lo que uno recuerda, sino cómo lo recuerda"

G.GARCÍA MARQUEZ.

Anónimo dijo...

Más bien: "La vida no es lo que uno recuerda, sino lo que recuerda y cómo lo recuerda".

G.GARCIA MARQUEZ.

Simón Suerte dijo...

Más bien diría que somos nuestros recuerdos. Construimos nuestra personalidad con las instantaneas que retenemos en nuestra frágil memoria. Por eso en las reuniones de los amigos del alma, los de toda la vida, nos contamos una y otra vez las mismas anécdotas, porque son esa lo que nos une como grupo y nos proporciona integridad como seres humanos.

Simón Suerte dijo...

"inmarcesible" que bella palabra señor Jambrina.
Me alegra que haya accedido a mi sugerencia de las fotografias dominicales. Creo que de esta manera los participantes en este foro podremos conocernos un poco mejor. Y no se preocupe no pienso colapsarle el correo con fotos de la artabria.

Ártabro dijo...

Catalino, bello y triste relato de un episodio de infancia. Todos nosotros, probablemente, tendríamos alguno que contar. Los nuestros, no obstante, no trascendían de lo sucedido en el patio del colegio: unos cabrones abusaban de un tipo débil. Pero, la triste belleza del suyo surge, con el paso de los años, al conocer un íntimo dato del portero que en aquel momento desconocía.
El portero, con su muda y valiente aparición, se come a todos los demás personajes.

Sigue preocupándome de quién huía el cojo (de las dos piernas). El hombre tenía que estar aterrado, para armarse de valor tuvo que ponerse hasta las cejas de alcohol ¿de la enfermería? Sospecho que en su particular Monte Miseria sucedían cosas más propias de una película gore que de un hospital del INSALUD.

Anónimo dijo...

A mí me encanta encontrar a esos seres malvados del Colegio y ver en qué se han convertido.Sé que no soy nadie para meterme en su blog,pero el tema de patio de colegio me indigna.Yo ahora me siento persona, encuentro a esos tipos y no puedo por menos que saludar y reirme para mis adentros.
Todo se paga.Me siento con dignidad ante ellos.
Ya ha dicho mucha gente que el tiempo es el juez más insobornable que pone a cada uno en su sitio.

Fernando Terreiro dijo...

A mí esos tipos me violentaban mucho. Lo pasaba mal con ellos. Pero tampoco nos vamos a poner demasiado estupendos. Todos, aveces, y sobre todo en la vorágine de esa edad adolescente hemos abusado de alguien de alguna manera. Recuerdo un compañero de clase al que desde el principio toda la clase le cogió manía, le llamábamos "cebolla". Incluso ahor acuando pienso en él sigue sin caerme bien. Pero el trato que le dimos la totalidad de la clase fue infame, no hubo ningún héroe que se rebelara contra ello, en fin, la condición humana.
Por otra parte, cuando veo uno de los más "macarras" (palabra de la época)de la clase convertido ahora en un indigente, al que ni siquiera reconocí hasta que alguien me dijo que era él (parecía 20 años mayor que yo) no me parece un acto de justicia. Me parece una mierda.

Viejo Casale dijo...

Cierto. Recuerdo a una chica de mi clase. Todo en ella era un drama. La llamábamos el lagarto Guancho. En una ocasión amenazó con suicidarse y todos le sugerimos que no se lo pensara. ¡qué auténticos hijos de puta fuimos con la pobre chica!
Hay un momento en la adolescencia en que se roza la crueldad con bastante ligereza. Me hubiera gustado ser mejor persona.

marquesdecubaslibres dijo...

Señores dotores, tienen en el Zulo a su disposición, un enlace con mi obra magna "Ensayos clínicos con medicamentos". Entiendo que es obra amena y entretenida. A su disposición.

Ártabro dijo...

Para Soni de la que añoramos sus sueños de algodón y sus alegres buenos días.
Deseamos que regrese pronto de las “vacaciones” que se ha tomado.
No nos olvide ¿Quién va a arrullar nuestros sueños?

Canciones del mar (Mario Benedetti)
TU QUEBRANTO

Tu voz no quiere cantar
tu voz se esconde en el llanto
si pregunto tu quebranto
es sólo por preguntar

desde que tu pena existe
como un ileso sentido
todo está triste y cumplido
todo está cumplido y triste

no tiene melancolía
el limpio dolor que tienes
ya que no quedan rehenes
para obtener la alegría

tu voz no quiere cantar
tu voz se esconde en el llanto
si pregunto tu quebranto
es sólo por preguntar

tu pena no es tu tortura
tu pena es tu peregrina
quién sabe como termina
si termina tu aventura

tu pena es un cautiverio
sin mar sin cielo y sin rosas
por sobre todas las cosas
tu pena es como un misterio

tu voz no quiere cantar
tu voz se esconde en el llanto
si pregunto tu quebranto
es sólo por preguntar

tu voz se calla por sabia
y ese silencio es mejor
si tu dolor no es dolor
es que tu dolor es rabia

tu dolor es una espada
que hiere o corta o libera
tu pena es una manera
de vencer la madrugada

tu voz no quiere cantar
tu voz se esconde en el llanto
si pregunto tu quebranto
no me vas a contestar.

Dum Dum Pacheco dijo...

Por alusiones:
Martínez Sarrión, paciente de mi consulta, me regaló sus memorias ("Infancia y Corrupciones") dedicadas ("...médico ejemplar, hombre de bien...", ¿qué sabrá él?, me pregunté) y me gustaron. No tanto como aquellas (iconos adolescentes) sobrevaloradas de Neruda y Buñuel. Pero me sentí más cercano y emocionado en algunos paisajes.

Sarrión es imponente en físico y entrañable de caracter, y tras intentar conversar conmigo por activa y pasiva en los últimos 10 años, ha terminado asumiendo mi silencio. Por una parte,¿de qué hablar con quien, por profesión, lo tiene (casi) todo dicho en sus escritos?. Por otra, lo que él espera de mí es la palabra más bella del idioma: Benigno.

Me gustan más la memorias que los diarios. No veo engaño alguno en las memorias. Son eso: memorias (a veces desmemoriadas y a veces manipuladas). Creo que dan una visión del autor en el momento que las escribe (esa es la clave)y no de cómo era, o piensa que fué en un determinado momento de su vida.
(Recomiendo "Prisionera de Stalin y Hitler" de Margarete Buber-Neumann a los hooligans del género).
Los diarios me resultan más coñazo. Sólo soporto la abstracción y los "mames" reflexivos a lo Cioran o Pavese. Lo otro es de "Vivir Cada Día". Leí de un tirón el Cuaderno Gris y estuve estreñido una semana. Grandes partes del libro sólo aptas para amantes del terruño. Los de Kafka: mejor escritos, menos sutiles, más psicoanalícos, pero igual de tochos.
A mí con los diarios me ocurre lo mismo que con las tertulias de la radio: me dan verguenza ajena por la sobreexposición de manias, defectos y vanidades de los autores. Lo prefiero más adulterado. En plan memorias, ya digo.