18 de febrero de 2006

COMO DAR MALAS NOTICIAS


Cómo dar malas noticias de forma que se noten lo menos posible y que la persona destinataria del "paquete" lo asuma sin estruendos y con resignación. El cine enseña mucho. Escuela de vida. EL PADRINO muestra cómo deben llevarse las riendas en un familia.
De vez en cuando aparecen en algunas películas maravillosas secuencias que la industria del marketing de la comunicación personal propone como modelo a seguir.
LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO es una excelente película que Jaime Chávarri rodó en 1984 sobre una obra teatral de Fernán Gómez. La película recrea la vida de una familia madrileña de clase media durante los inicios de la Guerra Civil. Un excelente película protagonizada por Agustín González y Amparo Soler Leal (los padres de familia), Gabino Diego( Luisito, hijo) y Patricia Adriani (María, asistenta).
Entre bombas y alarmas de ataques aéreos, Luisito, adolescente, comienza a visitar la habitación donde duerme María, la atractiva y complaciente chacha.
La mamá, Amparo Soler Leal, descubre el juego y se lo cuenta horrorizada a su marido ( A. G.). Ella le pide a su marido que hable con Luisito ("¿Tú crees que hablando yo voy a contener las fuerzas de la naturaleza, el genio de la especie?") y que la asistenta se vuelva a su pueblo de origen, Torrelaguna. Es la única solución posible al conflicto. Pero ¿quién y cómo se lo dice a María?

La secuencia, que dura unos cinco minutos, es maravillosa:
María, la asistenta está en la cocina, escogiendo lentejas mientras tararea una canción. Distraída y alegre.
Entra el matrimonio y la Señora ( A. Soler Leal) no se puede contener y le aborda hablándole nerviosa:
-María, he estado pensando en eso que dijiste el otro día de irte a tu pueblo...
-Señora, yo no dije eso¡¡
-Bueno, eso que dijiste que allí había más comida y que podías ayudar a tu tía porque su marido y su hijo se habían ido a las milicias...
-Ah sí, eso sí lo dije.
-...y que aquí en Madrid con los tiros y el frente tan cerca y la aviación te encontrabas mal..y la falta de víveres...
-Ahora me encuentro mejor, responde María, que se ha puesto de pie, expectante. Con lo de Basilio, mi primo, lo de los víveres lo vamos solucionando, ahora anda en Abastos , insiste, ilusionada. La Señora tiene el gesto cada vez mas crispado.
El Marido, A. González, da un paso al frente al ver que la estrategia de su esposa ha fallado.
-Oye, a ver, déjame a mí¡ Y se pone cara a cara con María. Habla despacio, pausado:
-María, mi hijo Luis tiene 15 años y ya es un hombre y afortunadamente he podido comprobar que le gustan las mujeres. A su madre hasta hace poco la espiaba mientras se bañaba, a su hermana le da achuchones cada vez que se cruzan en el pasillo...
y a ti se te mete en la cama una noche sí y otra no. (María escucha muy atenta con las lágrimas a punto de brotar).
-Pero señor ¿qué....?
-Afortunadamente también tú estás estupenda María y como es lógico y natural te gustan los hombres y Luisito ya lo es y en fin....antes que prosiga ¿Habéis llegado ya a mayores?
-¡No¡ ¡Por la Virgen de la Fuencisla¡ ¡Le juro que no¡ (y empieza a lloriquear, derrotada)
-Bueno, bueno. Calma, calma, dice el Padre. Que esto no es para llorar, que a este vale de lágrimas hemos venido a llorar lo menos posible¡¡¡Lo que pasa es que de momento y hasta que las cosas no se arreglen es costumbre que entre hombres y mujeres haya por medio un poco de dinero..o un poco de amor y claro vosotros no estáis ni en un lado ni en el otro. EL Padre toma aire y con voz queda y serena le dice a los ojos de María: ES MEJOR QUE VUELVAS A TORRELAGUNA A AYUDAR A TU TÍA Y ALLI ENCONTRARAS UN BUEN MOZO ALGO MAYOR QUE LUISITO CON EL QUE PODRAS CASARTE. Y que Luisito se quede aquí estudiando la Física y solucionando los problemas de su desarrollo como Dios le de a entender ¡¡que para eso fue de la Juventud Católica¡¡¡TIENES QUE IRTE MARIA, TIENES QUE IRTE PORQUE ESTOY CONVENCIDO Y TU TAMBIEN LO ESTAS DE QUE TIENE QUE SER ASI.
María, azoradísima, solo acierta a pedir permiso para irse a su cuarto. ¡Y vete haciendo el baúl¡ le grita la Señora mientras la pobre sale corriendo.
La cara del Padre refleja disgusto tras la tensión contenida y dice ¡¡¡La madre que los parió¡¡¡
-¿A quiénes? pregunta su esposa
-Y yo qué sé¡¡¡¡



A la hora de comunicarle a alguien un cese, un despido, una mala calificación o un castigo, parece que envolver la sentencia entre unas cuantas flores hace más llevadero el tránsito. A mí me lo parece.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

No nos asuste Sr. Jambrina. ¿Nos quiere decir algo malo?

Lo que dice sirve muy bien para los adultos. De las cosas más duras que he conocido es decirle a un niño que un familiar querido ha muerto. Hay se mezclan nuestra inexperiencia, los tontos métodos que leemos o nos recomiendan la compresión sesgada, nuestros propios sentimientos que bañan de tristeza todo, incluso aquello que el niño no comprende. Aunque al final, quizás el único que comprende, el único que es capaz de expresar la verdad desnuda y sin retóricas, de enfrentarse a ella cara a cara es él, cuando me dice ¿Y por qué la abuelita se murió tan pronto?

Fernando Terreiro dijo...

El comentario de arriba es mío. tengo una increíble capacidad de olvidarme de firmar, aún con mi nombre falso

TheoSarapo dijo...

Don Fernando, no es para asustar a nadie. Hágase idea de que este tipo de técnicas son muy útiles para casos como el que se plantea o los demás ejemplos que sugiero.
Las habilidades de comunicación forman un cuerpo de conocimineto amplio y dilatado. En la empresa privada son indispensables. Uno no entiende porqué ciertos hábitos no están presentes en la vida cotidiana.
Lo que queda claro es que la confrontación brutal y dictatorial suele ser mala compañera de viaje en estos asuntos.
Pero no se asusten, que todo es tan divertido como la secuencia que cuento.
En días venideros seguiré contando algún que otro guión de cine, escuela sobria de vida.
Lástima que no hya podido conseguir el programa para cortar secuencias de películas y colgarlas con el youtube. Sería la leche¡¡¡

sarapo dijo...

Rafa, esta Tierra espera con ansiedad que nos cuente quién fue Raúl Núñez, esa gran influencia en la obra del Viejo Casale.

soni dijo...

Buenas tardes...yo ya sabía de qué iba el post de hoy...me encanta esa peli...cuando Juanjo me dijo ayer sobre qué iba a hablar hoy....recordé lo mucho que me había gustado esa peli....tengo que hacerme con ella!!!!
Besos a Lovely Rita!!!!...guapa y encantadora!....que lo sepa!

TheoSarapo dijo...

gracias, soni.
Lo de guapa y encantadora se lo digo muchas veces pero no se lo cree.
Lo mismo para usted.

chema dijo...

En la manera de comunicar una mala noticia importa mucho más el ánimo y la preparación del receptor que la manera en que lo hace el que la comunica.
En mi caso nadie me ha enseñado como hacerlo, esto se ha reducido a ver como lo hacen otros y después hacerlo como lo he creído mejor.
Cuando he recibido malas noticias no me las han envuelto en "la forma en que se note lo menos posible" ni han adornado "la sentencia en unas flores", de nada hubiese servido.
Creo que yo tampoco lo hago para los demás.

Supongo que al hacer la referencia a "El Padrino" en el post de hoy, Juanjo estaba pensando en la escena en que el consiglieri Tom Hagen le debe comunicar a Vito Corleone el asesinato de su hijo Santino (Sonny).
Tom en su día fue un niño huérfano del barrio que se hizo amigo de Sonny y este convenció a su padre para que formase parte de la familia convirtiéndose en un hijo más.
Sonny es asesinado por los Tattaglia y por la noche Vito que aún no conoce lo sucedido habla con Tom.
Vito le dice a Tom: “Mi mujer está llorando en su habitación”, “Tú has tenido que beber para decirme algo”, supone que son muy malas noticias. Tom Hagen se lo confirma y Vito Corleone suspira y le dice que avise a Bonasera (funerario)… eso es todo.
Ya no sabes quien ha dado la noticia.

"Las bicicletas son para el verano" no me entusiasma, ahora solo se recuerda como el debut de Gabino Diego con una crítica horrorosa de no recuerdo quien, y que ahora le sirve como un gag en su espectáculo "Una noche con Gabino".

el ártabro mirón dijo...

Forma gallega y sutil de comunicar una mala noticia.

Señor Manuel, vengo a pedirle la mano de su hija Pilarita.
-y eso.
-Es que creo que está un poco preñada.

mecanikong dijo...

El lenguaje no verbal es igual o más importante. A vees n hace falta hablar.

mecanikong dijo...

A veces no hace falta hablar.

soni dijo...

Yo creo que si las noticias son malas....da igual el cómo y el cuándo...no el porqué, of course.
Chema, esa escena del Padrino gusta mucho!!!!....y la desgarradora muerte de su hija en la tercera parte??...allí, en las escaleras....desencajado...

catalino dijo...

El abuelo, tras la G. Civil, dio trabajo a todo jornalero que se lo pidiera (una lucrativa y urbana profesión lo permitía)
Cuando la necesidad de rotarlos se imponía les daba un copazo de Soberano, un paquete de Ideales y la pasta diciendo: ahora nada de vino, te vas con tu mujer...
Ellos se embromaban diciendo: Ideales, coñá y c... igual puerta.

Su muerte coincide con el éxodo del campo a la ciudad (año más, año menos) ¡Menos mal!

Rafa71 dijo...

Me encantó la película. Nos la puso la profesora de historia en 8º de EGB. En el curso 1984-85. Recuerdo que esperaba un bodriete y sin embargo me pareció muy buena. Excelente Agustín González.
-------------
Lo de Nuñez está contado en algún nickjournal. Y si he de ser sincero ahora no me apetece nada rememorarlo. Vengo reventado de la feria de muestras. Me voy a dormir.

Fernando Terreiro dijo...

Cuando llegó el mensaje sobre Pete, padre y yo ya nos habíamos ido al campo. Madre lo sacó del buzón después que nos fuimos y lo llevó hasta la cerca, y ya sabía por adelantado lo que era porque no llevaba siquiera su capota para el sol, así que debía haber estado mirando desde la ventan de la cocina cuando paró el cartero su coche. Y yo también sabía qué había en él. Porque ella no hablaba. Nada más que estaba quieta ante la cerca, teniendo en la mano ese sobrecito pálido que ni siquiera necesitaba sello, y fui yo quen aulló a padre, desde el otro lado del campo, de modo que él alcanzó primero la cerca donde esperaba madre aunque yo ya estaba corriendo.
-Ya sé lo que es -dijo madre-. Pero no lo puedo abrir. Ábrelo.
-¡No, no es eso! -aullé, corriendo-. ¡No, no es eso! -Luego me puse a aullar-: ¡No, Pete, no Pete! -Luego seguí aullando-: ¡Que Dios maldiga a los japoneses! ¡Que Dios maldiga a los japoneses! -y luego fui yo a quien padre tuvo que agarrar y sujetar, tratando de calmarme, teniendo que luchar conmigo como si yo fuera otro hombre en vez de un niño de nueve años.
Y eso fue todo. Un día hubo un Pearl Harbor. Y a la semana siguiente Pete fue a Memphis, a alistarse en el Ejercito para ir allá a ayudarles; y una mañana madre apreció junto a la cerca del campo con un pedacito de papel ni siquiera lo bastante grande como para empezar una hoguera, y que ni siquiera necesitaba sello en el sobre, diciendo: Había un barco, Ya no. Su hijo era uno de ellos. Y nos tomamos un día para afligirnos, y eso fue todo.

No perecerán. Malas noticias versión William Faulkner.

TheoSarapo dijo...

Tiene razón Rafa es del año 1984 y no de 1986. Y a descansar¡¡¡

TheoSarapo dijo...

Formidable la descripción de Faulkner.

James Boswell dijo...

A mí de las "Bicis" me mola cuando Soler Leal y González hablan de la intención de Diego de convertirse en actor:

"-En el teatro hay mucho invertido-comenta preocupada la madre.

-Como en todas partes, mujer, como en todas partes-responde González."

Anónimo dijo...

Hombre, pienso de que el rescate final que A González le promete a la chacha en forma de "matrimonio con un mozo de su pueblo" abre una vía de esperanza con la que ilusionarse tras la expulsión del paraíso. De eso se trata, de que no todo sean negros nubarrones.

soni dijo...

Supertormenta en tierras astures.....parece que vamos a salir "volando",el mar bravíssssssimo......mola!!!

Protactínio dijo...

De "Las biciletas" me quedo con la secuencia final y la tristeza cristalizada. Y, como ahora, no va a ser la paz: va a ser la victoria.

(De los malos.)

((Como entonces.))

Fernando Terreiro dijo...

Protactinio me parece que usted no se ha enterado que ahora no va a haber ni vencedores ni vencidos

¡Qué triste! Y mil perdones por el paréntesis político.

Un baloncentista como yo se vuelve a ver la segunda parte del Tau-Madrid. Ustedes sigan con el fútbol

TheoSarapo dijo...

Amaina el temporal. Todo va estando más tranquilo.

Catalino dijo...

Aquí ha dejado de llover.
Hoy veo que las chicas no aparecen.
Buenas noches y hasta el lunes.

soni dijo...

Sueños de algodón a todos.....

James Boswell dijo...

"De "Las biciletas" me quedo con la secuencia final y la tristeza cristalizada. Y, como ahora, no va a ser la paz: va a ser la victoria.

(De los malos.)

((Como entonces.))"

Protactinio, no hace falta que le recuerde que en España hubo cuarenta años de dictadura. Y ahora vivimos en democracia. Digo que no es como entonces. Aunque sólo sea para honrar a los que tuvieron que luchar para defender las libertades en una guerra. Perdieron los buenos frente a los malos. Ahora los malos están acorralados. Veremos cómo acaba la cosa de los etarras.

marquesdecubaslibres dijo...

La noche es joven, la vida bella y las mujeres, mi felicidad. Flaca.

marquesdecubaslibres dijo...

No me claves, tus puñales.

otra de Lendoiro dijo...

Lendoiro dixit: "El baloncesto es un deporte de maricones".

sarapo dijo...

Esto está a punto de reventar. Solo recuerdo un vendaval similar, en 1999.
¡Qué noche¡ Baten sin cesar puertas y ventanas¡¡¡

Protactínio dijo...

"Ahora los malos están acorralados. Veremos cómo acaba la cosa de los etarras."

Ojalá, Boswell, ojalá sea verdad que los malos estén acorralados.

Fernando Terreiro dijo...

otra de Lendoiro dijo...
Lendoiro dixit: "El baloncesto es un deporte de maricones".

Eso no se lo dice Lendoiro a un negro de dos metros a la cara.

En Valladolid impresionantes las olas del Pisuerga, el sonido de las jarcias...Snif

Simón Suerte dijo...

Mecanikong dijo: "El lenguaje no verbal es igual o más importante. A veces no hace falta hablar."

En esta ocasión, completamente de acuerdo, Mecanikong. Los médicos nos enfrentamos ante la difícil situación de dar la mala noticia de la muerte, tanto la física como la psíquica, y ante esto no hay preparación ni entrenamiento que valga. Su parte XX se ve bligada a lidiar con la muerte física, y su parte XY y un servidor con la psíquica. Les puedo asegurar que comunicar a una familia que su hijo tiene una psicosis esquizofrénica, probablemente irreversible, se asemeja mucho a decirles que se va a morir. He estado en las dos situaciones y puedo decir que no es tan importante lo que se dice sino el cómo se dice. Si uno consigue transmitir un poco de cariño y comprensión, habrá hecho mucho más de lo que cree. Y eso no se puede aprender en ningún manual.

Simón Suerte dijo...

¡Y que alguien me diga ya en qué post hay que escribir, carallo!