27 de enero de 2006

TERRORISTAS

El terrorismo. Hemos sabido hasta la saciedad del terrorismo etarra. Y parece que acabaremos soñando con terroristas islamistas.
El tema de la agresividad siempre me ha atraído y el debate sobre la personalidad de los terroristas me ha apasionado últimamente, máxime desde la aparición de los terroristas suicidas o mártires mortíferos.
La presión social intentando obviar el tema en cuanto debate científico ha sido grande; apenas hay estudios con terroristas. No hablemos ya de la clásica investigación neuropatológica basada en las biopsias cerebrales de terroristas fallecidos, como se hace con otros homicidas.
Tras un par de años de leer casi todo lo que he podido sobre el tema puedo decir que la bibliografía actual es mala y escasa. Y escrita por gente que no solo no ha visto un terrorista en su vida sino que dudo que haya conocido a un hombre que haya matado a otro hombre. Así está el patio donde bailan primeras figuras como Alonso Fernández, Rojas Marcos, Echeburúa, Garrido, Andrade y otros varios.
Ayer estuvo en Oviedo el Profesor José Sanmartín, director del Centro Reina Sofía para el estudio de la Violencia y dejó un par de frases que me parecen revisables.
Entre noticias rappelianas sobre el fin de ETA dijo que había una diferencia entre el terrorismo nacionalista y el islamista:«La diferencia entre un terrorista nacionalista y uno islamista es que los primeros temen matar más allá de lo que su sociedad de referencia puede tolerar», explicó.
Miren por donde el ex ministro del Interior Acebes Paniagua va a servir para algo. Su obstinación en acusar a ETA de los atentados del 11 M en Madrid nos sirvió para saber lo que hubiera pasado si los atentados los hubiese cometido la banda etarra: "Se suspende por unas horas la campaña electoral. Ibarretxe no retira su plan. Carod pide diálogo. Rajoy quiere convocar el pacto antiterrorista. Zapatero dice que está al lado del gobierno. Vuestro Rey sufre con todos vosotros. Tv3 interrumpe por un momento sus emisiones y sigue con la entrevista a un monje." En fín, Sanmartín. Busque las diferencias entre Antza y Atta en otro punto, hombre. Pero busque sin miedo.
Otro tranco del teórico: "....explicó Sanmartín, quien aseguró que «un terrorista no nace, sino que se hace fruto de una educación a través de una ideología destructiva, en un proceso de socialización que le enseña a no ver a las víctimas y a ver sólo el escenario del atentado, el escenario de su obra».
Tengo a mi lado el libro de Sanmartín "El laberinto de la violencia", lo abro, capítulo uno, escrito a solas por Sanmartín: Primera línea, primeras palabras: El agresivo nace. Ya ves Sanma, y no han pasado tres años desde que lo escribiste, copiando a Lorenz y a otros. ¿Por qué ahora el terrorista es una construcción social? ¿Por qué no devolverle al hombre sus atributos de alimaña? ¿Por qué privar a los etarras y a los islamistas de sus instintos más primarios?
La única aproximación sensata al tema la he leído en el texto "Mártires Mortíferos" del catalán Adolf Tobeña. En el prólogo se cuenta que: "Se puede acometer el estudio del doctrinarismo combativo y del martirio exterminador desde una perspectiva biológica. Estamos ante una conducta excepcional, en absoluto anómala o patológica, que depende de unos ingredientes neurocognitivos discernibles que deberán interconectarse con los factores sociales que le dan curso".
Hay dos razones que han mantenido la biología del terrorista lejos del análisis técnico: o bien han sido razones ideológicas o bien hay que hablar de una seria falta de conocimientos científicos.
Ustedes verán.
De todas formas, también disiento en parte del planteamiento de Tobeña: creo recordar que el catedrático vasco de Psiquiatría José Guimón dice haber evaluado a miembros de los comandos juveniles de HB, los llamados "jarritxus", y haber encontrado una mayor incidencia de trastornos psicóticos.
¿Por qué corres, Sanmartín?

63 comentarios:

Ventura dijo...

El aspecto que más me interesa es cómo se puede lavar el cerebro a las personas, de forma que se autoinmolen. Pongo por ejemplo el suicidio masivo de Guayana, donde palmaron cientos de personas simultáneamente. Creo que yo no sería susceptible de ser abducido de esa forma, pero tampoco creo que los que sí lo son, tengan alguna alteración biológica previa.

Arturo Fournier dijo...

Siempre he creído que el terrorista se hace, se construye y crece en un determinado ambiente sea este islámico, vasco o irlándes. Pero también debe haber algo más, una predisposición por la que algunas personas concluyan que el asesinato es una solución para algo. No he leído a Sanmartín pero si algo de Rojas Marcos que no me ha aportado nada.
Por lo demás parece que Jambrina no es muy partidario de Acebes Paniagua, creo que han convenido no hablar de política en este foro. Ahora, que si quieren quebrar esas normas y hablar del 11-M y los 3 días siguientes nos lanzamos y haber que pasa.
Saludos a todos.
Les leo.

Simón Suerte dijo...

¿El terrorista nace o se hace? Creo recordar que llevamos varias semanas a vueltas con Paulov y la inevitable interacción entre la carga genética y el ambiente.

chema dijo...

Tiendo a pensar que el terrorista se hace, igual que se hacen curas, papas de Roma, médicos o protésicos dentales... salvando las distancias claro. pero creo que es una cuestión ambiental.
Claro que estoy dispuesto a recibir aportaciones que me hagan cambiar de idea.
Respecto a Acebes y el 11M estoy tan cansado de leer del tema que no voy a comentar nada más por respeto a todos y para que sigamos hablando sin hablar de política.
Me han dicho en lo de ayer que hay más Internet además de Tierra Libertad y lo de Espada... voy a ver que encuentro, me dicen que hasta hay porno.
Gracias ártrabo por su información sobre el libro. Esta mañana he estado en la Casa del Libro y no lo tenían allí pero pensaba y pienso pedirlo por internet.

Simón Suerte dijo...

Ventura habla usted del lavado del cerebro, y creo recordar que nuestro anfitrión sabia algo a cerca del que realizaron los norcoreanos durante la Guerra de Corea con marines que, tras ser capturados y posteriormente liberados, cometieron actos de sabotaje contra el propio ejercito americano. Señor Jambrina espero no haberle estropeado un futuro post con mi pregunta, sino es así agradecería información sobre el tema.

Simón Suerte dijo...

No se arrepentirá Señor Ledo

mecanikong dijo...

Me remito a post previos. El hombre no escapa a su medio. Somos donde estamos.
Debate científico sobre la agresivida- terrorismo- psicopatología: por Acebes Paniagua no me viene nada.

don´t touch my balls dijo...

Ya tengo internet en casa. Ya tengo casa. Ya tengo tiempo por las tardes para decir pijadas, porque aunque soy majete como Acebes Paniagua, digo unas pijadas de la hostia.
Parece dificil hacer un estudio con terroristas, por lo del consentimiento informado y las citas previas sobre todo.
Algo influirá el ambiente en su conducta porque la mayoría de los etarras nacen y se crian en el país vasco y algo habrá de innato porque no todos los vascos son terroristas (salvo para Acebes Paniagua).
Estoy de acuerdo con Sanmartin in the fields en que el terrorista vasco no puede traspasar los límites violentos de la aceptación social (Miguel Angel Blanco, Hipercor...)y por tanto la clave está en desactivar a todas esas Sras. de 50 para arriba que inundan los plenos del Ayto de Azcoitia llenas de rencor por no sé qué agravios.
El otro terrorismo, el que tiene que ver con los asuntos de la fé,también tiene un vínculo con lo social, con la pobreza y la opresión ( medio oriente), o con un factor subestimado (in my modest opinion) que es la humillación (racismo y menosprecio en los guetos ingleses:atentados de londres. La humillación como motor de cambio histórico. Infórmense los desocupados.

El ártabro mirón dijo...

Bravo, Jambrina un gran tema.
Bien se que por mi condición de currito no puedo, ni debo, meterme en el terreno de la psiquiatría ni en el de la filosofía. Pero en mi opinión, a veces, las cosas más complejas se explican de la forma más sencilla y en este asunto del terrorismo me parece que los desencadenantes primigenios son dos primos hermanos: el sectarismo y el fanatismo.
Y para tratar sobre el fanatismo nada mejor que las reflexiones sobre el tema de un pesimista genial:
CIORAN

Genealogía del fanatismo
En sí misma, toda idea es neutra o debería serlo; pero el hombre la anima, proyecta en ella sus llamas y sus demencias; impura, transformada en creencia, se inserta en el tiempo, adopta figura de suceso: el paso de la lógica a la epilepsia se ha consumado... Así nacen las ideologías, las doctrinas y las farsas sangrientas.
Idólatras por instinto, convertimos en incondicionados los objetos de nuestros sueños y nuestros intereses. La historia no es más que un desfile de falsos Absolutos, una sucesión de templos elevados a pretextos, un envilecimiento del espíritu ante los Improbable. Incluso cuando se aleja de la religión el hombre permanece sujeto a ella; agotándose en forjar simulacros de dioses, los adopta después febrilmente: su necesidad de ficción de mitología, triunfa sobre la evidencia y el ridículo. Su capacidad de adorar es responsable de todos sus crímenes: el que ama indebidamente a un dios obliga a los otros a amarlo, en espera de exterminarlos si rehúsan. No hay intolerancia, intransigencia ideológica o proselitismo que no revelen el fondo bestial del entusiasmo. Que pierda el hombre su facultad de indiferencia: se convierte en asesino virtual; que transforme su idea en dios: las consecuencias son incalculables. No se mata más que en nombre de un dios o de sus sucedáneos: los excesos suscitados por la diosa Razón, por la idea de nación, de clase o de raza son parientes de los de la Inquisición o la reforma. Las épocas de fervor sobresalen en hazañas sanguinarias: Santa Teresa no podía por menos de ser contemporánea de los autos de fe y Lutero de la matanza de los campesinos. En las crisis místicas, los gemidos de las víctimas son paralelos a los gemidos del éxtasis... Patíbulos, calabozos y mazmorras no prosperan más que a la sombra de una fe, de esa necesidad de creer que ha infestado el espíritu para siempre. El diablo palidece junto a quien dispone de una verdad, de su verdad. Somos injustos con los Nerones o los Tiberios: ellos no inventaron el concepto de herético: no fueron sino soñadores degenerados que se divertían con las matanzas. Los verdaderos criminales son los que establecen una ortodoxia sobre el plano religioso o político, los que distinguen entre el fiel y el cismático.
En cuanto nos rehusamos a admitir el carácter intercambiable de las ideas, la sangre corre... Bajo las resoluciones firmes se yergue un puñal; los ojos llameantes presagian el crimen. Jamás el espíritu dubitativo, aquejado de hamletianismo, fue pernicioso: el principio del mal reside en la tensión de la voluntad, en la ineptitud para el quietismo, en la megalomanía prometeica de una raza que revienta de ideal, que estalla bajo sus convicciones y la cual, por haberse complacido en despreciar la duda y la pereza —vicios más nobles que todas sus virtudes—, se ha internado en una vía de perdición, en la historia, en esa mezcla indecente de banalidad y apocalipsis... Las certezas abundan en ella: suprimidlas y suprimiréis sobre todo sus consecuencias: reconstituiréis el paraíso. ¿Qué es la Caída sino la búsqueda de una verdad y la certeza de haberla encontrado, la pasión por un dogma, el establecimiento de un dogma? De ello resulta el fanatismo —tara capital que da al hombre el gusto por la eficacia, por la profecía y el terror—, lepra lírica que contamina las almas, las somete, las tritura o las exalta... No escapan más que los escépticos (o los perezosos y los estetas), porque no proponen nada, porque —verdaderos bienhechores de la humanidad— destruyen los prejuicios y analizan el delirio. Me siento más seguro junto a un Pirrón que junto a un San Pablo, por la razón de que una sabiduría de humoradas es más dulce que una santidad desenfrenada. En un espíritu ardiente encontramos la bestia de presa disfrazada; no podríamos defendernos demasiado de las garras de un profeta... En cuanto eleve la voz, sea en nombre del cielo, de la ciudad o de otros pretextos, alejaos de él: sátiro de vuestra soledad, no os perdona el vivir más acá de sus verdades y de sus arrebatos; quiere haceros compartir su histeria, su bien, imponérosla y desfiguraros. Un ser poseído por una creencia y que no buscase comunicársela a otros es un fenómeno extraño a la tierra, donde la obsesión de la salvación vuelve la vida irrespirable. Mirad en torno a vosotros: por todas partes larvas que predican; cada institución traduce una misión; los ayuntamientos tienen su absoluto los templos; la administración, con sus reglamentos —metafísica para uso de monos...— Todos se esfuerzan por remediar la vida de todos: aspiran a ello hasta los mendigos, incluso los incurables: las aceras del mundo y los hospitales rebosan de reformadores. El ansia de llegar a ser fuente de sucesos actúa sobre cada uno como un desorden mental o una maldición elegida. La sociedad es un infierno de salvadores. Lo que buscaba Diógenes con su linterna era un indiferente...
Me basta escuchar a alguien hablar sinceramente de ideal, de porvenir, de filosofía, escucharle decir «nosotros» con una inflexión de seguridad, invocar a los «otros» y sentirse su interprete, para que le considere mi enemigo. Veo en él un tirano fallido, casi en verdugo, tan odioso como los tiranos y los verdugos de gran clase. Es que toda fe ejerce una forma de terror, tanto más temible cuanto que los «puros» son sus agentes. Se sospecha de los ladinos, de los bribones, de los tramposos; sin embargo, no sabríamos imputarles ninguna de las grandes convulsiones de la historia; creyendo en nada, no hurgan vuestros corazones, ni vuestros pensamientos más íntimos; os abandonan a vuestra molicie, a vuestra desesperación o a vuestra inutilidad; la humanidad les debe los pocos momentos de prosperidad que ha conocido; son ellos los que salvan a los pueblos que los fanáticos torturan y los «idealistas» arruinan. Sin doctrinas, no tienen más que caprichos e intereses, vicios acomodaticios, mil veces más soportables que el despotismo de los principios; porque todos los males de la vida vienen de una «concepción de la vida». Un hombre político cumplido debería profundizar en los sofistas antiguos y tomar lecciones de canto; y de corrupción...
El fanático es incorruptible: se mata por una idea, puede igualmente hacerse matar por ella; en los dos casos, tirano o mártir, es un monstruo. No
Hay seres más peligrosos que los que han sufrido por una creencia: los grandes perseguidores se reclutan entre los mártires a los que no se ha cortado la cabeza. Lejos de disminuir el apetito de poder, el sufrimiento lo exaspera; por eso el espíritu se siente más a gusto en la sociedad de un fanfarrón que en la de un mártir; y nada le repugna tanto como ese espectáculo donde se muere por una idea... Harto de lo sublime y de carnicerías, sueña con un aburrimiento provinciano a escala universal, con una Historia cuyo estancamiento sería tal que la duda se dibujaría como un acontecimiento y la esperanza como una calamidad...

uno que pasa dijo...

La cobardía y el miedo nos impide hacer barbaridades.

Arturo Fournier dijo...

Me han regalado este libro que va a ir a la basura.
Jambrina ¿usted que opina?:

"Hoy, aquí y ahora: estás a tiempo de cambiar tu vida."
por Bernabé Tierno.

James Boswell dijo...

¿Hay porno en internet, ChemaLedo? ¿Alguna sugerencia interesante? El dominio más caro es sexo.com, pero yo pensé que se trataba del blog de Lorena Berdún.

Pido desde aquí la jubilación anticipada de Acebes a Pan-y-agua.

Hoy mucho frío en la vida. Habrá que calentarse con unas cervecitas heladas. Mi acompañante se está lavando el pelo, y a mí ya me coge el tembleque de la hora cervecera. Todo queda entre rubias.

el ártabro mirón dijo...

Fournier, no se lo que opinará Jambrina -aunque me lo supongo- pero si quiere una opinión no profesional: tírelo, tírelo inmediatamente, vade retro.
Bernabé Tierno es una especie de Elena Francis con alzacuellos.

chema dijo...

Boswell, amor, queremos escrituración en directo.

Simón Suerte dijo...

Jesús!!!! Bernabé Tierno!!!!!! Empacho de buen rollito!!!!!!!!!!!

marquesdecubaslibres dijo...

Un caballero nunca habla de política, ni del tiempo, la religión o las enfermedades.Menos todavía dando sus propias opiniones o experiencias. Son temas prohibidos. ¿De qué se debe hablar pues? Del vino, es el mejor tema. También puede hablarse de música o literatura, pero sin manifestar opiniones propias. Debe de utilizar una técnica narrativa. Ello vale incluso para los sentimientos, tema tabú por excelencia. Puede hablarse de ellos narrando una pequeña historia, como si fueras un espectador de ella.

Ventura dijo...

Me gustaría pedir consejo al marqués sobre la conveniencia o no, de asociarse a un club de vinos y en tal caso a cuál.

marquesdecubaslibres dijo...

Ventura, no lo recomiendo, le obliga a ir a piñón fijo. Busque webs sobre el vino, lea, beba, y forme su propio criterio.
Les sugiero que visiten mi nuevo blog musical: marquesdecuvaslibres.castpost.com

Ventura dijo...

Gracias marqués.

mecanikong dijo...

INSTINTO O COSTUMBRE

El instinto (en este caso el agresivo) se hereda. Las costumbres (de tolerancia, razón y buen juicio) no se transmiten a la descendencia. Un individuo con instinto agresivo en un ambiente adecuado, ¿podría llegar a ser un terrorista? ¿Podemos relajarnos y dejar de insistir en la tolerancia, razón y buen juicio?

Piccolo dijo...

Hace poco murió uno de los testigos de la locura de My Lai. No hace falta ir tan lejos, ni en el espacio ni en el tiempo. ¿A qué familia,género o especie pertenecen los seres que estampan un niño contra una pared, degollan a su madre acto seguido y le meten los cojones en la boca a su padre para terminar cantando una estúpida canción de navidad, horas, días o meses después junto a otros niños y otras madres? A la nuestra. Compartimos biología y cultura. Mal que nos pese, son nuestra sombra. Sólo nos diferencian "los papeles que ha de llevar el viento". Humo. Mierda.

TheoSarapo dijo...

Piccolo, la historia del soldado Thompson merece ser reflejada en un post. Lo haré un día de éstos. La locura de Mai Lai. Mejor dicho, la locura de un teniente del ejército americano.

TheoSarapo dijo...

Fournier: perdone si yo mismo he pasado los límites. La cita a Acebes Paniagua era necesaria. No mi opinión, es cierto.
El post intenta dar una aproximación al problema de si el terrorista nace o se hace.
La reinserción tiene un serio problema si el terrorista nace...

mecanikong dijo...

"¡Asesinos instintivos! ¡Terroristas ambientales!" - gritaba el centollo resistiéndose a entrar en la pota.

Acompañaremos el crustáceo con un vino blanco argentino. Un Sauvignon Blanc de las bodegas mendozinas Tapiz.

Marqués, sea benevolente con nosotros, estamos en período de formación.

Ventura dijo...

Yo creo que la influencia de los genes es mucho menor de lo que pensamos. Desde luego lo que no me creo, es que pueda existir un gen del terrorista. Igual que no creo que exista un gen del adicto al juego. La obsesión por buscar enfermedades nuevas ha llevado a que en psiquiatría se hayan pasado de 26 a 300 y pico diagnósticos en 50 años.Ni siquiera el terrorista tiene que ser una persona especialmente violenta, sino simplemente un técnico (un ingeniero como llamaban a uno de los teroristas palestinos, al que se cargó el Mosad con una bomba en su móvil). No hay un perfil, como no hay un perfil del torturador. Cualquiera, en las condiciones adecuadas, puede serlo.

catalino dijo...

¿Celoso, marques? ¿Prohibir?
Díganos Jambrina las recomendaciones del buen comentarista (dijo...) de blog.
Si no la vieron, no dejen pasar la de mañana (EP) "El festín de Babette" cuento de la baronesa Karen Blixen y el mejor de Anécdotas del Destino (Viernes cine,¿no)
De matemáticas voy muy pez y confundo a los herniados con los quebrados y paso las de Caín para pesar y calcular luego los mg/kg/día. Me suena la campana de Gauss pero borroso me quedo cuando no sé si estoy donde engancha el badajo o donde golpea. Los sabios a discutir el si es, no es del asesino: yo me conformo, prácticamente, con que se les aplique la ley con pocos y medidos eximentes.
Si Sony se calla yo me voy. He dicho y puesto al día

TheoSarapo dijo...

No sé Ventura. Yo creo más en lo contrario.Los genes pesan más de lo que pensamos. Y cualquiera no puede ser torturador. Y no sobrevive cualquiera a un asesinato. Cargar con la culpa requiere una estructura caracterial muy concreta. Es como ese Gran Hermano. No todos aguantan una situación tan interesante durante tanto tiempo.
No es un gen del Gran hermanismo sino un gen que se expresa en determinadas circunstancias y que permite, por ejemplo, que la noción de culpa o de verguenza caiga fuera del alcance de la conciencia.
Lo que comentabas al principio. Hay varias especies animales que se autoaniquilan siguiendo al líder de la manada. Lógicamente, sn especies que suelen extinguirse con prontitud.

TheoSarapo dijo...

mecanikong dijo...
"¡Asesinos instintivos! ¡Terroristas ambientales!" - gritaba el centollo resistiéndose a entrar en la pota.

Acompañaremos el crustáceo con un vino blanco argentino. Un Sauvignon Blanc de las bodegas mendozinas Tapiz.

Marqués, sea benevolente con nosotros, estamos en período de formación.

10:30 PM


Mecanikong andros, creo recordar que yo cuando viajo me acuerdo de los colegas borrachones y traigo unas botellas.
Marqués, sepa que en casa Mecanikong se ha bebido durante tiempo un excelente Dinastía Vivancos, recomendación que usted tuvo a bien repartir entre esta sencilla plebe norteña. Botellas que yo mismo adquirí en el Museo del Vino de Briones, a un precio graciosamente superior al de la tienda de debajo de la casa Mecanikong.

Qué ratas¡¡ Vino mendocino y centolla¡¡¡

TheoSarapo dijo...

Bernabé Tierno. Benito Peral. Miguel Silveira. Enrique Rojas.
La gran Enciclopedia Meliflua está en marcha¡¡¡

quítese la peluca dijo...

Lo que más me gusta de éste blog es el pseudónimo Mecanikong y la dulce Soni. Me recuerdan a Rank Xerox y Lubna. Me falta la foto.

Dum Dum Pacheco dijo...

Camino como un perro, con sed y a la deriva (Gamoneda).

Osvaldo, Dick y Bob. dijo...

Chiripitiflaútica es la sonrisa de mamá...

Falsaria dijo...

Il diábolo in corpore.

Brutus Doncaster dijo...

23 años de luto. Lex Lutton de fiesta. El perro andaluz y las vanguardias. Así lo aprendí yo.

Ventura dijo...

Dum dum pacheco es fijo JJ y Oswaldo, Dick y Bob es el mismo o el Capurro ¡dad la cara! (el 1º no hace falta es JJ)

mecanikong dijo...

¡El blog está plagado de demenciados!
Jambrina ponga orden y concierto.
Todo muy rico, gracias.

Caín dijo...

Catalino: Aplicándome a los tiempos (ambos) no me queda más remedio que decir aquello de... "cuando el badajo vuela bajo, hace un frío del carajo".

fanny dijo...

Todo lo que cuenta en su comentario de hoy se puede extrapolar a Lombroso, quien combinando psiquiatría-psicología y derecho, estableció los criterios para distinguir al criminal, supeditando las características criminales al aspecto físico.
Manicomios para criminales.
Lo mismo pensaba el, para mí, deleznable premio Nobel C J Cela, que señaló los signos del HDEP Hijo De Puta (PEDRO DEL HIERRO, osea, y al revés), en Mazurca para dos muertos.

Rafa71 dijo...

vengo de ver Brokeback Mountain. He soltado una lagrimita. Notable película. Y un final que recuerda al mejor J.Ford. Esa chaqueta en el armario es como el cactus que Vera Miles deja en la tumba de "el hombre que mató a Liberty Valance".
Creo que me estoy haciendo un poco gay.

chema dijo...

Vengo de una cena de antiguos compañeros de estudios.
10 años más viejos, algunos 10 años más gordos y con 10 años de menos pelo. Algunas chicas han mejorado, pero es la excepción.
En general todo gente estupenda y principal.
Me habría quedado más rato pero empezó a nevar y temí el aislamiento en la carretera así que ya estoy en casa.
En general vuelvo con un tono algo triste.
Solo una alegría: El japo ya tiene quien le escriba. Visiten la página de nuestro Blog hermano y lean que alguien le ha puesto un comentario:
http://honantong.blogspot.com/

Soni, desee al personal los sueños de algodón... que si no me quedo insomne.

Rafa71 dijo...

las cenas de clase. Vaya marronazo. Nunca he podido con ellas. Hoy, casualmente, me he encontrado con una compañera de academia de hace 14 años. "Estás igual" me ha dicho.
Es lo bueno del invierno, que el anorak disimula...

Anónimo dijo...

Soy el marqués:

He pintado en rojo en la espalda de mi chupa las palabras "Forget me" y debajo una calavera. Aunque lo he hecho por motivos sentimentales, se ha mostrado de gran practicidad. Esta noche deambulaba por al gran Vía y las negritas me decían eso de "¿Tú querer que yo chupar polla?". Cuando salían detrás de mi y veían el cartel, dejaban de seguirme. Lo mismo con los dealers que me querían vender chocolate del guarro, el "Forget me" les dejaba bloqueados. Me voy a poner esta chupa a todas horas.

James Boswell dijo...

Mientras ella baila "Rescue my", yo me pido subrepticiamente otro gin. Hoy incluso he sonreído cuando sonaba "Ritmo del garaje". Eso de que me miren mal...

James Boswell dijo...

No se quejará de la escrituración en directo, ChemaLedo.

soni dijo...

Como intenta demostara Paulov en terrorista se hace a sí mismo, no nace.
Chema:¿Qué hace a estas horas en casa?.....yo sali con las amiguinas y estuvimos esperando su llamada.
Chema: y el paraguas de Boswell?????
seguro que no lo llevó. ¡Cómo se comportó el Dr Moro?. Y ame contarás......

Yo seguiré escribiendo, pero por si acaso les deseo sueños de algodón a todos ( hoy algo etílicos.....)

soni dijo...

Boswell:
es usted un "cielín " en todo lo que escribe.
Que lo sepa,...... aunque ande paseándose con rubias.....

James Boswell dijo...

¿Levantada a estas horas, Soni?

soni dijo...

Todavía despierta Boswell.....
Y Chema????.....no me creo que esté en la cama....
Para dar vidilla a este blog, cuéntemos con qué rubias anda y qué hacen un friday´s night.....si no es indiscrección...

James Boswell dijo...

Las rubias sirven las copas con una profesionalidad admirable. Incluso invitan a algún que otro chupito: cosas de la estrategia de empresa.
Yo soy un cartujo, Soni. Ya veo que usted hoy se lo pasó en grande. Y ChemaLedo en casa. Cómo son ustedes las amigas... Qué vergüenza.

chema dijo...

James, su escrituración ni es escrituración ni es ná, cuente algo.

La noche de ayer me ha dejado melancólico de verdad. Soni el Sr. Moro el alma de la celebración, pero no siempre es una buena idea reunirse con gente a la que hace años que no ves y con la que ya no compartes casi nada.

chema dijo...

Hablando de terrorista, hoy o mañana me arrastraré a un cinematógrafo a ver Munich. Está recibiendo críticas de todo tipo.
El amigo de este Blog Tino Pertierra dice que está bien.

Coto y pego. Today in LNE:

La Guerra de dos mundos.

Uno de los escasos momentos de humor que alberga este prodigio de película muestra cómo un judío y un árabe de mirada amartillada que están obligados a una convivencia inesperada y absurda llegan a un tácito acuerdo para elegir qué emisora de radio escuchan... La música como puente hacia el entendimiento. Parece una broma, pero es una de las muchas cargas de profundidad que un Spielberg envalentonado (ya tiene poco que ganar y nada que perder) suelta en un largometraje excepcional: por su calidad arrolladora y por el coraje que muestra a la hora de plantear un conflicto de solución imposible.

Spielberg, al que tantas veces se ha criticado (con razón) su tendencia al sentimentalismo falsamente ingenuo (es decir, a la inmadurez más recalcitrante), no tiene reparos en romper con todo lo que se interpone en su camino, incluido el tabú que impedía mostrar las Torres Gemelas. Aquí no hay héroes ni villanos: sólo asesinos. Todos con sus motivos, ninguno con razón. Y casi todos tienen un lado humano que no se escamotea: un tipo querido por el barrio, amable con todos y ciertamente ilustrado, puede ser un eslabón más en la cadena del odio terrorista. Otros tienen hijos y son dulces con ellos. Y el protagonista, un magnífico Eric Bana, puede ser un soldado fanático que se acaba acostumbrando a matar, pero también un hombre que llora cuando habla con la hija a la que no puede ver, que se estremece ante el cadáver de un compañero/amigo, que titubea ante un enemigo con el que acaba de mantener una conversación a cara descubierta y que finalmente se pregunta por qué y para qué.
Es tanta la riqueza creativa que anida en Munich (cómo se nota la mano del gran guionista Eric Roth en muchos diálogos) que intentar resumirla es perder el tiempo. Perdámoslo. Como artefacto de intriga es perfecto, sin fisuras. Narrar en dos horas y media tantas peripecias con una estructura férrea (buscar, encontrar, matar) y hacerlo con tanta agilidad, rigor e inventiva está al alcance de muy pocos. Y Spielberg, seguramente el mejor narrador cinematográfico de la actualidad (repasen la memorable primera parte de La guerra de los mundos), se destapa con un cruce de estilos que siguen el rastro de Hitchcock (esa niña que vuelve a donde no debe, ese teléfono que suena, esa bomba que explotará de un momento a otro, esa carrera contra el tiempo...) y también de Coppola a la hora de mostrar asesinatos como simbólicas ceremonias de confusión y venganza (esa leche emponzoñada de sangre...). Pero también se destapa Spielberg con estallidos de inusitada violencia surrealista cuya crudeza casi hace de Tarantino un inocente colegial: el asesinato de una mujer letal en la barcaza exhibe, además de un mensaje demoledor sobre la verdadera esencia de los ejecutores, una crudeza desgarradora por la naturalidad con la que todo fluye.

La precisión absoluta de este explosivo mecanismo de relojería tiene su máxima expresión en los distintos asesinatos: desde el bombazo en un hotel que arranca de cuajo paredes y pasiones hasta la operación de comando que llena un edificio de cascotes llameantes y cuerpos reventados, pasando por los flashbacks de la matanza de deportistas en Munich, mostrada por el director con una estética diferente al resto, acorde con su condición de pesadilla que atormenta al protagonista sin piedad. Sin descanso.

Cuando Munich rebaja sus tensiones para dejar escapar ya sin recato su desesperanzada mirada a esta guerra de dos mundos que jamás se entenderán, el recuerdo de Coppola vuelve a hacerse presente, esta vez de la mano de La conversación, aquella genialidad en la que un tipo que se dedicaba a espiar a los demás terminaba destrozando su casa en busca de micrófonos ocultos. Esa obsesión también alcanza a Eric Bana cuando llega al final de su viaje, cuando se encierra en un armario porque es el sitio más seguro que puede encontrar, cuando tiene miedo de todo y de todos.

Con su abierta crítica a los terrorismos de cualquier condición (quien vea la menor tibieza en Spielberg en este asunto ha visto otra película o debería ir al oculista), Munich no se corta ni un pelo en poner a cada uno en su sitio, incluidos los políticos de Israel que tomaron una decisión que sólo sirvió para engendrar más violencia. Y, por el camino, se deja caer información desasosegante sobre quienes manejan en la sombra los hilos del terror: espléndida la secuencia en la granja de ese francés tan hogareño y tan mortífero.

Justa y necesaria como pocas películas de su director, Munich deja un poso de amargura (por lo que cuenta) y admiración (por cómo lo cuenta). Magistral.

chema dijo...

La crítica de Carlos Boyero a "Munich" hoy en EM:

Un consejo a los amantes de cierto y simplista cine de acción, de venganzas sin matices, de identificarse emocionalmente con los héroes y de que el bien y el mal sean transparentes, de salir del cine con la sensación de que la luz vence a la oscuridad.Que no les confunda el argumento de esta película. Se sentirán decepcionados con el complejo desarrollo, la turbiedad psicológica y el amargo desenlace de una intriga que inicialmente posee elementos para que un artesano eficaz la convirtiera en una película vendible, convencional, previsible, tramposa, olvidable o rutinaria.

Pero Steven Spielberg, además de una imaginativa y pragmática fábrica para vender entradas, de ser conciente de que se mueve en una industria que exige permanente rentabilidad, de adaptarse muchas veces como productor a los gustos del mercado, de su olfato para crear modas o explotar las que se han inventado otros, también es un artista, alguien que a veces se exige a sí mismo un nivel muy alto de compromiso estético y ético, y en esas ocasiones al creador de las extraordinarias Tiburón y E. T. le salen desasosegantes, pensadas, sentidas, estremecedoras obras maestras, como La lista de Schindler o Munich.

Y comprendes las razones de que el sionismo se haya sentido traicionado por la vision sobre las diversas variantes del terrorismo que nos ofrece un judío nada veleidoso en su apoyo a Israel, el autor de un retrato inmejorable de la barbarie del Holocausto. Y comprendes que los árabes reciban Munich como otra interpretación sesgada y partidista de la Historia. Que la ortodoxia de ambos coincida en su molestia ante esta película hace sospechar que Spielberg ha hecho lo que le ha dado la gana, sin servilismos hacia los que esperaban un panfleto en el que se justificara el terrorismo selectivo, la metodología del Estado para borrar maquiavélicamente del mapa a los villanos.

Munich comienza con un tono cercano al documental, describiendo la masacre que provoca Septiembre Negro en los Juegos Olímpicos de Munich y la creación por parte de Golda Meir y del Mossad de un comando clandestino que, sin implicar al Estado de Israel, elimine a cualquier precio a los responsables palestinos que planificaron ese horror, que con esa venganza implacable aterroricen perdurablemente a sus enemigos.

Spielberg nos muestra con lenguaje poderoso, con narrativa sabia, con tensión y claroscuros, con apabullante sentido del cine, el sangriento y modélico trabajo de esos guerreros. También lo horrible de esa patriótica actividad, la temible aparición de los dilemas morales en los ejecutores, el espanto generalizado, lo jodido que puede llegar a ser asesinar de cerca a otros seres humanos, la imposibilidad de que lleguen a entenderse los que intentan mantener a bocados el territorio y el hogar con los que habían soñado sus castigados ancestros y los que han sido condenados a perder sus raíces.

Hay muchos tiros, bombazos y sangre en esta película, pero esa violencia no nos exalta o gratifica. Nos salpica, hace que el espectador se sienta mal, que comprendas que las víctimas y los verdugos pueden ser intercambiables, el hastío, las pesadillas y el derrumbe psíquico del matador, que te impliques en el pavor del cazador a que su familia se vea acechada por idéntica amenaza e infierno al que él crea en sus presas, el sucio mercadeo internacional y la venta de información homicida en el universo del espionaje, los interrogantes y las incertidumbres del que ya no tiene claro que lo único correcto es acatar ciegamente las órdenes para cumplir con el deber y salvar a la patria, el cuestionamiento de que el fin siempre justifica los medios.

Munich dura un montón, pero, como siempre ocurre con el gran cine, se hace corta. Desprende sensación de veracidad en ambientes, diálogos, personajes y situaciones, elude el peligroso y tentador maniqueísmo, retrata con inteligencia y profundidad las luces y sombras de luchadores al límite. Las imágenes, el tono, la ambientación, la humanidad y la adecuación física de los actores te meten en esta dura e inquietante historia, te la hacen vivir y sufrir.

Spielberg puede dormir tranquilo. Tal vez ya no sea una visita honorable en Israel, pero ha hecho magistralmente sus deberes con el cine.

chema dijo...

Me acabo de enterar que hoy es Nochevieja, otra vez.
De la prensa:

Será el año del perro. Aunque la fecha exacta es la noche de hoy, la comunidad china de Avilés adelantó al pasado jueves la celebración de su tradicional Año Nuevo. Según el calendario chino, el que comienza es el 4704, una cifra celebrada en la noche del jueves con cenas y reuniones por parte de la comunidad china que reside en la ciudad.

fanny dijo...

CANARIAS 7: "Tras la experiencia de Londres con el zifio que remontó el Támesis, la Unidad de Investigación de Cetáceos de la ULPGC se desplazó ayer a Almería para investigar las causas del varamiento de cuatro zifios. La ciencia determinará si los cetáceos murieron a causa de unas maniobras militares.
La experiencia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) volverá a ser fundamental para poder determinar si unos zifios murieron como consecuencia del uso de sónares antisubmarinos. La coincidencia de unas maniobras militares en el Mediterráneo con el varamiento atípico de cuatro zifios de Cuvier (Ziphius cavirostris) en Almería encendieron las alarmas: había que llamar a Canarias. Allí están los expertos."

¿Qué está pasando?

fanny dijo...

Un virus conocido como el "gusano Kamasutra", programado para atacar el 3 de febrero y que asegura contener material pornográfico, ha infectado ya a más de medio millón de ordenadores, dijeron hoy expertos informáticos.
La compañía anti-virus IronPort calcula que, debido a su gran alcance, el "gusano" puede ocasionar un gran desbarajuste cuando se active el próximo viernes y borrando los ficheros de los ordenadores afectados.

El "gusano", cuyo nombre técnico es W32/Nyxem-E, llega en un correo electrónico con encabezamientos sugerentes, como "Miss Lebanon 2006", y un texto que promete referencias al "Kamasutra", el antiguo libro indio del arte erótico, que explica las diferentes posturas sexuales.


"Este gusano se alimenta de las ganas de la gente de recibir contenido sexual en sus ordenadores", dijo Graham Cluley, de la firma Sophos.

Abstenerse curiosos y viciosillos

Arturo Fournier dijo...

Buenos días a todos.
Veo que a determinadas horas esto se convierte en pseudochat y la gente llevada por algún exceso etílico dice cosas que de otra manera no dirían, o dirían de otro modo. Se llaman "cielin" y nos cuentan cosas.
Eso está muy bien y les animo a seguir por el camino.

Les contaré algo. Como hace unos meses mi pareja (es mujer) me dejó por otro, ahora disfruto de mi amplio loft para mi solo. Dedico las noches de los viernes a ver cine en mi plasma de gran cilindrada y la de los sábados a beber en soledad.
Por mis contactos recibo dvd´s de estreno (nada de e-mule, pero no puedo contarles) y ayer ví la película esa de la que habla chema, que anda jodido el hombre por descubrir que el tiempo pasa.
"Munich" es una jodida gran película y a pesar de sus casi 3 horas después de verla he pensado que esta noche haré una excepción y la volveré a ver sin ingerir alcohol para razonar con más claridad.
Tengan buenos días.

TheoSarapo dijo...

Fanny, siempre me ha llamado la atención esa palabra, Zifio, con la que la prensa y televisión canaria denominan a todo cetáceo que pase por sus costas.
(léase "sifio", claro).
Lo que pasa es que la fauna muere con tal de ir a Las Palmas.

TheoSarapo dijo...

Fournier, esperamos su crónica. Gracias por el avance. Intentaremos verla también hoy si es que quedan entradas. Y es que cuando Pertierra recomienda algo en Asturias, se agotan los billetes.
La que no iré a ver de momento es la de los vaqueros gays. Dejaré a Vera Miles que cuelgue tranquila lo que sea. Algún día habrá que hablar sobre la actitud de los lobbys gays en ciertas profesiones.

TheoSarapo dijo...

Por cierto, Rafael, creo que la bellísima señorita que le acompaña le va a poner en su sitio respecto a su lugar en la Brokebak Mountain.

mecanikong dijo...

Buenos días. Vaya nochecita, ¿eh?
Chema, Soni, si quieren podemos arrastrarnos mañana a ver lo que quieran, Brokeback Mountain o Munich.

mecanikong dijo...

Chemaledo, si me permite la osadía le diré que usted ha ganado con el paso de los años.

chema dijo...

Mecanikong:
Yo me apunto a "Munich".
La de los vaqueros mariquitas la veré en dvd cuando salga.
Gracias por lo de ganar con el tiempo... veo que ustedes ayer quedaron in casona.
Voy a la calle a disfrutar del fresco.

mecanikong dijo...

Vale, hombre, no se ponga así. Munich para los chicos duros.