4 de diciembre de 2005

VICTIMA Y VERDUGO

En 1980, Cándido Azpeitia mató a Ramón Baglietto que, años atrás, le había salvado la vida.
Octubre de 2005: El terrorista de ETA; Cándido Azpeitia que mató en 1980 a Ramón Baglietto compra una cristalería en los bajos de la casa de Azkoitia donde vive su viuda, Pilar Elías, actual concejal del PP.
Víctima y verdugo. Arriba y abajo. Dentro y fuera. Todo menos equidistancia.
Sigo pensando que para las víctimas el olvido es la mejor venganza y el único perdón.
Pero no para los políticos. Tienen que actuar de oficio. Su oficio.

2 comentarios:

chema ledo dijo...

El olvido nunca puede ser venganza. Si hay olvido no hay venganza.
La historia del niño salvado por un hombre en la calle. El bebé crece y mata al que le salvó.Historias de eta.

Jordi Bernal dijo...

Las cotas de inmundicia han alcanzado niveles insoportables. Ni perdón ni olvido para los asesinos.