1 de diciembre de 2005

ARGENTINA (I)

Argentina. ¿Dónde está la Argentina? ¿es una potencia o una impotencia? ¿somos el rabo del primer mundo o la cabeza del tercero?Estas y otras preguntas se las plantea el escritor tucumano Tomás Eloy Martínez en su libro Réquiem por un país perdido (Aguilar, 2003) donde recoge una serie de artículos publicados entre 1993 y 2003.
Argentina es una desazón continua pero estimulante, es una continua interrogación sobre el porqué las cosas les han ido como les han ido. Es un chasquear los labios y un ¡mecachís la mar¡ ¡con lo listos que sois¡
Muy pocos veces me he sentido tan latino como en Argentina. Y precisando más, me he sentido tan español en la cancha de Boca como en la Cartuja de Sevilla. Todo ello pese a que las ideas de España, Argentina, Sevilla y Boca, me la sudan. Las ideas, como dicen.
Pero ¿qué coños le ha pasado a Argentina? ¿cómo coños han conseguido alcanzar las mas altas cimas de la miseria en tan poco tiempo?
Argentina es un país confusamente y profusamente ideologizado. Y digo confusamente porque la razón ideológica apenas si está presente en la vida de la calle. En la calle hay emoción ideológica. Hay muchas fotos del Che. Hay muchas pintadas antiamericanas. Muchas pintas exigiendo justicia social.Pero no hay comunistas. Por ejemplo. Hay varios partidos que pugnan por liderar el peronismo. Y Perón dejó de funcionar allá por los finales de los años 50. Pero Perón y Evita siguen siendo discusiones entrañables, diarias y siempre mejorables en la discusión de mañana.
Perón y Evita.
Bueno, todo esto lo cuenta con suma precisión Tomás Eloy Martínez en los dos primeros capítulos de su libro. Es más, le bastan a TE Martínez dos frases para descifrar el jeroglífico secreto de los argentinos.
"Mucha de la infelicidad argentina nace de una lección que la realidad siempre contradice. Se nos enseña que somos grandes y a cada rato tropezamos con la pequeñez".
O ésta otra:"La Argentina fue fundada por ficciones".
La lápida y la cruz.
La realidad. El conflicto con la realidad. El imperturbable avanzar de esa locomotora llamada FACTION.

6 comentarios:

Chema Ledo dijo...

"Todo ello pese a que las ideas de España, Argentina, Sevilla y Boca, me la sudan. Las ideas, como dicen".
Jambrina, a usted no se la sudan ninguna de esas ideas. Usted necesita esas ideas y muchas otras.Lo sabe.

Jordi Bernal dijo...

Joder con el Chema. Tiene pinta de llevar la banderita rojigualda en el reloj. Para trapos sucios colgados de un palo:

Versión Varela:

"Aquellas banderas de la patria de la primavera/a decirme que existe el olvido,/esta noche han venido..."

Anónimo dijo...

No sé qué demonios hice yo viajando a Chile, chéee

Chema Ledo dijo...

Jordi, no llevo la rojigualda en el reloj.
La verdad es que hace años que no se ve a nadie con la banderita en el reloj, era muy gracioso.
A jambrina no se la suda ni la idea de Asturias.

roberto dijo...

¿Y qué estado no fue fundado con ficciones?
¿Y dónde no se enseñan la grandeza, los honores y demás fanfarrias de patrias y naziones?
A mí, más que sudármela, me la pelan.

TheoSarapo dijo...

Chema, tienes razón.No me la suda Asturias, ni España, ni Argentina. Me la sudan las ideas de... (Savater and Espada dixit)