25 de noviembre de 2005

BAJO INTOLERANCIA

Miedos y temores. Esta mañana he visto muy triste a un buen amigo. Al buen amigo lo tiene uno como modelo superyoico. Vive en un infierno, dando la cara a a diario, bajo intolerancia.
Durante 10 años se ha dejado la salud y el sueño trabajando con los mas pobres, recibiendo poco o nada a cambio.
Es un tipo honrado y nada, nada cínico. Ha mantenido contra viento y marea ciertas convicciones en materia profesional. Le han pasado factura. Prefieren la torpeza que no molesta a la competencia que cuestiona.
Los cínicos son mayoría en nuestro oficio.





Recuerdo lo que Bryce Echenique escribió hace casi 20 años en sus Crónicas Personales:


"Creo que Enemigos de la promesa es un libro que todo escritor debe leer, de la misma manera en que a tantas izquierdas les haría bien leer El Hombre rebelde, de Camus, a ver si de una vez por todas empiezan a entender que a veces el otro también tiene razón, y que es un maravilloso descubrimiento el que podamos permitirnos el lujo de seguir siendo nosotros sin tener que tener la razón que a veces no tenemos todo el tiempo."
(A. Bryce Echenique, Crónicas Personales, Anagrama, 1988)

1 comentarios:

Chema Ledo dijo...

Juanjo, le ha salido hoy un comentario muy a la manera de Umbral. No sé quién es su amigo pero se intuye lo sucedido, transmitale mi apoyo.
Esperaba a su llegada a la cornisa respuesta a algún e-mail sobre los que se cuelgan medallas, sigo esperando.
Gracias por la cita de Bryce Echenique.
Que maravilla de día, sigue lloviendo...